Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 07, 2016 3:46 pm


Narra Sigma

Perdida, ir sola en esa oscuridad, dormida... no quiere ver la realidad.
Sigma acababa de abrir los ojos, miró el reloj que había sobre su mesita de noche para ver la hora... 5:00 am, era pronto pero demasiado tarde como para poder volver dormir, la pesadilla de hoy la había quitado cualquier gana de descansar...- ¿Por qué despertar en este lugar... es.. como si fuera un sueño muerto? Se preguntaba mientras iba levantando su cuerpo de la cama. Quedó sentada un largo y tedioso tiempo como si esperara algo, una respuesta que no llegaría nunca. Suspiró, no quería darle más vueltas a la cabeza, no serviría de nada. Se puso en pie para ponerse sus "mejores galas" nada del otro mundo, unos buenos y bonitos pantalones pitillo acompañado de una buena blusa blanca que no tenía un escote demasiado pronunciado, todo sea dicho. Y encima de todo ello un abrigo bastante normalito de color negro sin mucho detalle a destacar. Todo eso lo culminaba unas zapatillas de deporte azules y blancas, todo obviamente de diseño, Sigma era rica, podía derrochar dinero como hacía su hermano.

Decidió que hoy se tomaría el día libre de sus quehaceres, no le apetecía ser mafiosa, no le apetecía estar encerrada en casa esperando ordenes de su hermano. Seguramente se llevará una buena regañina por escapar pero hoy quería sentirse libre, inventarse por un día una vida diferente y quizá poder sentirse viva por primera vez en su vida. No quiso levantar sospecha y se marchó lo antes posible sin hacer demasiado ruido, y lo mejor para ello era mantener la forma humana, pasear por la casa en su forma dragón sería demasiado llamativo y estúpido que denotaría una falta de neuronas por su parte altamente alarmante, y Sigma podía hacer tonterías pero de ahí a exponerse de forma innecesaria pues no, la chica tenía sus dedos de frente eso había que admitirlo.

Caminó sin rumbo fijo, caminaba sin pensar, sin mirar sin volver la vista atrás, se sentía en cierto modo un poco alegre y seguramente su cara era una pequeña muestra de esa pequeña alegría que sentía en su interior. Sin saber muy bien como acababa de llegar a las Ruinas, curiosamente lugar donde solía trabajar con su hermano para negocios que estos tenían. Suspiró decepcionada, tanto andar sin pensar para acabar de todos modos en el "trabajo", el destino era caprichoso y un poco hijo de... que remedio, ya que estaba allí aprovecharía para cerrar un trato que tenían pendiente con un mafioso mas bien tirando a patético que poseía gran fortuna, lo único bueno que salía de ahí es que podría tener una excusa para que Zeta no la pegara para castigarle por su ineptitud.

Según tenía entendido ese bicho que se hacía llamar mafioso solía aparecer por las mañanas en un puente derruido que estaba cerca de una gran torre también destrozada, solía estar allí para recopilar información que pudiera ser útil pero realmente eso no era la utilidad de este. Llegó al punto donde debería aparecer el mafioso de palo, pero quizá era demasiado pronto para que este llegara y lo mejor que podía hacer era esperar sentada cerca del puente y ver el tiempo pasar... o el amanecer que estaba ya casi terminando, al menos tenía una buena vista para distraerse. Se sentía bien en las ruinas, aunque se respirase un aire perturbador y nada agradable, en realidad no era un mal sitio, los que allí hospedaban eran los malos y los que intoxicaban el aire con su mal... aunque Sigma no podía explicar lo que está mal realmente y quejarse de ello ya que era una contribuidora, se odiaba por ello y por mil cosas más.

Miró al cielo, estaba despejado y... daban ganas de... echar a volar, si de volar, de usar la forma de dragón y ponerse rumbo al infinito y ser libre en su verdadero ser. La idea no era mala y demasiado buena para ser cierta... Aun había tiempo, sí, podía ¿Por qué no? Era demasiado pronto nadie sería testigo de su verdadera forma, su hermano la tenía prohibido transformarme pero a falta de hermano falta de reglas. Era un buen momento, sí lo era ¿Lo era? Claro ¿Segura? Sí ¿Entonces porque esta sarta de preguntas? No sé... Se armó de valor y quiso transformarse en dragón, pero para ello debía desnudarse, mejor desnudarse a tiempo y tener ropa que no hacerlo y quedarse sin ropa después, lo-gi-ca-men-te . Y sin pensarlo mucho comenzó por quitarse el abrigo...
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 08, 2016 10:31 am

El tono de su voz era frío. Afilado, sus manos solo posadas en su rostro eran como cuchillas que penetraban la piel. Abría los ojos al escuchar su nombre "Haise..." venía desde atrás, sentado sobre aquella silla que nunca habia visto y que tan bien conocía mis ojos se abrían, sobre la espalda se deslizaba una gota de sudor tan gélido que congelaba toda la piel. "¡MIRAME CUANDO TE HABLO!" y como una sombra salida de ninguna parte aquella figura que tanto se parecía al investigador energía, él era incapaz de moverse, lo intentaba y sus extremidades no funcionaban. Su cabello era blanco, tenía una especie de máscara sobre el rostro y clavaba aquel rojo iris sobre su figura. "Tú querías esto, ¿verdad?" Pero él no sabía quien era, bueno, sí lo sabia. Sabía que esa figura oscura, agresiva, violenta y que le daba pánico era él, el mismo, pero se habia negado a aceptarlo, porque si eso ocurria simple y llanamente el desaparecería, y nada le daría mas temor que simplemente, desaparecer.

Haise vio como el otro, quien en realidad no era más que Kaneki en su estadio de ghoul agresivo inclinaba la cabeza hacia abajo antes de desplegar aquel horroroso Kagune. "No eres mas que un sucio y debil cobarde. ¡Marchate! ¡DEJAME SALIR Y DESAPARECE!" y acercó su boca de forma brusca al rostro del inspector, clavó sus dientes afilados apestando con aquel aliento sanguinolento que tenía antes de morder con fuerza y arrancarle gran parte del rostro.

Haise se reincorporó de la cama sudando como si hubiera vuelto de una maratón, y al mismo tiempo frío como un témpano de hielo. Su boca se encontraba abierta y su gaganta temblaba al son de las cuerdas vocales que lanzaron un poderoso grito que no pudo controlar. Estaba en su cama, en la residencia Le Chateau, donde convivía junto a los miembros de su escuadron. Su pecho se movía de forma agitada, sobreexcitado y con el pulso a cien por hora, algo inusual porque él no solia superar las cuarenta y tres en condiciones normales pero ahora casi parecia que el corazón se le salia del pecho. Nadie vino o bajó a mirar como estaba, su habitacione staba sellada porque las pesadillas eran frecuentes y no quería preocuparles. La de esta vez parecía peor que la cualquier otra que hubiera experimentado. Miró el reloj, las cinco jodidas de la mañana, intentó volver a dormir pero ni si quiera cerró los ojos, temúa volver a verle asi que fue directo a la ducha que tenia en su baño personal y dejó que aquella calida agua intentara expurgar aquella contaminación que afligía su cuerpo, pero no se fue.

Dado que era demasiado temprano pensó que una caminata por el exterior podría sentarle bien. Por suerte se encontraba alimentado, eso significaba que al menos el soportar el hambre no iba a ser otro factor a considerar. No sabia a donde iba y trataba mas de huir de si mismo que de un sueño que no iba a volver. Para cuando se dio cuenta se hallaba en una de las zonas derruidas, donde los edificios abandonados se esparcían como las enfermedades venereas en las chicas muy muy alegres.

Sabia que habia estado alli, esa sensacion de visitar un lugar al que perteneciste era evidente, pero no podía recordar porque. Metió sus manos en los bolsillos de su chaqueta antes de seguir caminando. Vio la figura de un puente semiderruido que permanecia estatico y por alguna razon decidió seguir al sol que comenzaba a salir por aquella direccion antes de preguntarse a donde ir de nuevo. No obstante cuando llegó a aquel puente distinguió una figura. Su cabello brillaba y era largo asi que tenia probabilidad de ser una mujer aunque estaba de espaldas a ella y a bastante distancia. Camino de forma silenciosa aunque no buscaba ser silenciosa, simplemente le salía de forma automática, estuvo lo suficientemente cerca un par de segundos despues para, por el contorno de su cuerpo, descifrar que era una mujer. Haise no sabia que hacia ni quien era pero se ssentia muy curioso y fue entonces cuando la vio quitarse el abrigo y por lo que seguía haciendo estaba desnudandose.

Y sintió dos fuerzas opuestas, una que quería avisarle a la chica de que él estaba ahí y otra que simplemente queria esperar, como un niño que mira un dulce. Trago saliva y se quedó paralizado por primera vez en mucho tiempo. No sabia quien era ella ni porque hacia lo que hacia pero al mismo tiempo quería verla terminar, porque aquello solo podía terminar bien. Y ahie s cuando se demostraba la verdadera inocencia de Haise pues aquello tenía todo el indicio de solo poder acabar mal.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 09, 2016 11:10 am


Narra Sigma

Vacía, está mi ser en este lugar, cautiva, no quiere más su libertad  
El frío empezaba a hacer mella en ella, notaba como se le empezaba a erizar la piel y eso que solo se había quitado el abrigo... Siguió con las zapatillas con sus consecuentes calcetines, cabe destacar el frío que esta sintió al notar el helado suelo en sus pies, no pudo evitar lanzar un leve gemido, pues la sensación era más de ardor, de un leve dolor. Tardó un rato en seguir desnudándose, por una parte quería volver a abrigarse pero por otra necesitaba sentirse libre y que mejor forma que siendo ella misma.

Prosiguió con lo que estaba haciendo. Se deshizo de su pantalón, ahora sí que hacía frío, no pudo evitar temblar de frío, cada vez le parecía peor idea el transformarse en Dragón en medio de la nada... Decidió que lo mejor era abortar aquella idea descabellada pero la suerte o quizá la desgracia quiso que no fuese tan fácil ponerse un pantalón, una ráfaga e viento repentina pilló a la pequeña Sigma desprevenida, lo que hizo soltar su pantalón y esta acto seguido abrazarse a si misma para intentar calentarse. Cuando quiso darse cuenta el pantalón ya había volado lejos. El mundo la odiaba y se lo decía constantemente, profirió un pequeño lamento antes de ponerse en marcha para buscar su pantalón. Cabe destacar que ni recordó volver a ponerse las zapatillas.

Fue corriendo a donde supuso que fue el pantalón según la dirección de la ráfaga en cuestión, pero al dar dos pasos no puedo evitar quedarse estática, otra ráfaga de frío asolo el lugar, Sigma chasqueaba los dientes del frío, la misión: Rescatar el pantalón fugado, iba a ser más costosa de lo que en un principio iba a parecer. Siguió caminando a paso lento, realmente quería conservar el poco calor que le otorgaba su camisa y sus panties que realmente no era mucho... Cuando consiguió avanzar lo suficiente divisó lo que en un principio pensó que eran sus pantalones, y sin tardarse mucho corrió hasta allí, ya le daba igual el frío, a fin de cuentas estaba ahí la prenda que le otorgaría un poco de calor.

Para su sorpresa lo que se encontró no fueron exactamente sus pantalones, es decir, pantalones había pero eran los de una persona y los estaba usando, Sigma se le quedó mirando, en un principio sin saber muy bien como reaccionar, pasados unos segundos notó como unos colores rojizos se estaban apoderando de sus mejillas para terminar agachándose en cuclillas en ese mismo lugar y abrazándose a si misma en un intento de tapar su desnudez y el frío que comenzaba a sentir de nuevo y cerró sus ojos en acto reflejo.¿Qué narices hacía ahí un chico? ¿Era una clase de pervertido? Bueno no era el mejor lugar y las ruinas había mucho transeúnte malo.

No se había fijado muy bien en el, apenas unos segundos, no recordaba su cara, ni si quiera el color de su pelo, tampoco iba a alzar la mirada para poder verle bien, no comprendía muy bien como se había llegado a esa situación pero estaba claro que necesitaba salir de ella, ya no solo por la vergüenza, si no por su propia salud.-¿QUIÉN ERES?, ¿QUÉ HACES?, ¿POR QUÉ ME ESPÍAS? ¡MALDITO PERVERTIDO!- No pudo evitar no gritar, tenía dentro un cumulo de emociones y sensaciones que no podía simplemente ignorar ni ser ignoradas, ella solo quería encontrar su pantalones no a un chico espiándola. Lo llevaría frente a Zeta, seguro que le encantaría torturar a alguien pervertido, bueno, cualquier cosa que pudiera matar ya le iba a gustar.

-¿A ca-caso no sabes quien s-soy? ¡Pueden ma-matarte por lo que estabas ha-haciendo!- Dijo en un intento de amenaza fallido por su voz temblorosa y no muy segura de lo que decía, pero la situación no invitaba a mostrarse frío ante un desconocido que la estaba espiando. Necesitaba respuesta y sobre todo, un pantalón.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 10, 2016 6:21 am

Las pesadillas eran algo mas que recurrente en los sueños nocturnos del inspector, hasta el punto de que era raro el dia en el que no despertaba gritando, empapado en su propio sudor y se recluía en una esquina de la habitacion repitiendose una y otra vez "no voy a desaperecer, no voy a desaparecer, no voy a desaparecer". Pero todas las pesadillas usaban el hambre como potenciador, cuanto mas tiempo pasaba desde la ultima vez que ingería, o si lo habia hecho la noche anterior, todo se descontrolaba hasta puntos en los que los terrores se volvian tan reales que el mismo dolor que experimentaba en el mundo orínico. Los dos primros años en los que habia sido voluntario para el proyecto Quinx los soportó pues el dolor fisico y extenuante que dejaba en su cuerpo casi no daba tiempo a su cerbro para trabajar en intentar recuperar "el cuerpo que él le habia robado" pero ahora que todo aquello habia pasado, estaba solo. Temía lo que pasaría si Arima conocía su estado psicologico tan inestable, o que pasaría si Akira se daba cuenta, confiaba en ella como su madre pero Arima, su padre estaba por encima de ellos.

Cuando digo que Haise no sabia que pasaba en aquella zona era que, literalmente su cerebro se habia parado entre la confusión, el interes que tenía por una escena que era ciertamente erotica y el desconcierto de que algo asi pasara cuando no hacian mas de diez grados en el exterior. La chica se quitó los zapatos y lo primero que pensó Haise era que seguía durmiendo, sí, hacía frio, pero eso no significaba nada para él, tambien habia soñado que ese monstruo de su interior le arrancaba la cara a mordiscos y no es que el dolor se sintiera irreal. Tragó saliva al ver como se inclinaba hacia adelante haciendo que bueno, lo que tuviera a la vista dada la postura fuera el trasero de la joven, que parecia bastante firme y redondito.

Sí, como sueño ea uno de los eroticos y sugerentes mas raros que hubiera tenido, ¿desde cuando esas cosas pasaban en mitad de un puente vacío y que daba señales de que se caería a poco que varas personas cruzaran por él. Y curiosamente quello era tan absurdo que tampoco hizo mucho para evitarlo. Ya estaba ahí, era su sueño asi que simple y llanamente ahora que no estaba ese monstruo de su interior era un poco mas normal y placentero para él, claro que ¿a quién le gustaria que le arrancaran la cara a mordiscos? Se retiró el pantalon y dejó a la vista una delicadas y curvilineas piernas pero un pequeño vendabal lanzó aquel pantalón con tan mala suerte que fue disparado hacia el rostro de Haise como una especie de castigo por haber mirado algo. el botón del pantalón le golpeó directamente en la fent,e lo cual fue como recibir un golpe por una moneda lanzada con guerza.

-Auch. Ittai.
-se quejó al mismo tiempo que su visión se tapaba momentaneamente por aquella tela que casi parecía asfixiarle como un pulpo engarrotado en la garganta. Sujetó tras un par de futiles intentos por quitarse aquella prenda ajena para quitasela del rostro y poder vislumbrar de nuevo aquel lugar. Pero aquella chica no solo estaba un poco mas cerca de él sino que ademas estaba abrazada a sus piernas, de cuclillas en el suelo y gritandole. -¡EH EH EH QUE YO SOLO ESTABA PASANDO POR AQUI! -se intentó defender dandole la espalda para no mirarla mas de lo necesario, él no creía ser un pervertido, es mas, siempre evitaba todas esas situaciones a toda costa. -Ademas, ¿¡POR QUE DIABLOS ME LLAMAS A MI PERVERTIDO SI TÚ ESTAS DESNUDANDOTE EN UN SITIO PÚBLICO!? -Haise desconocía que es lo que pasaba por la mente de aquella chica pero salvo que "fuera una exhibicionista sonámbula" no tenia excusa para echarle a él la culpa de nada. Bufó al escuchar aquello, ¿que si sabia quien era? Ladeó el rostro antes de mirarla de refilón y estirar el brazo para tenderle su pantalon, que era evidente que él no le habia quitado porque sin que ella se enterara era algo dificil de hacer. -Salvo que seas la famosa sonámbula exhibicionista no tengo ni idea de quien eres. -aseguró. -Y con lo de matarme, te deseo suerte. -empezó a caminar hacia ella aún dandole la espalda para acercarle el pantalón ahorrandose cualquier otra pregunta porque bueno, no era el momento mientras ella se elaba y su cuerpo aun estaba semidesnudo.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 12, 2016 6:02 am


Narra Sigma

En un segundo despierto a esta oscuridad, siento dentro una tonta soledad, en un segundo despierto, y no sé que hacer  
Hagamos repaso mental de todo lo acaecido en estos últimos momentos de su vida. Bien, digamos que llegó a las ruinas por cosas del sino, acabó en un puente medio derruido, hasta ahí todo correcto, nada de lo que preocuparse. Estaba esperando a un mafioso de pacotilla, y como aun iba a tardar y era muy pronto, recalquemos el PRONTO porque era pronto y las probabilidades de encontrar a alguien eran mínimas por no decir nulas decidió transformarse en dragón pero para ello debía quitarse la ropa si no quería romperla y no poder transformarse en humana de nuevo, bien... ¿Y POR QUÉ AHORA HABÍA AHÍ ALGUIEN ESPIANDO SU DESNUDO? Sigma no podía evitar que sus mejillas ardieran de la rojez, aquel chico... no entendía nada, solo quería morirse de la vergüenza pero sobre todo del frío, su propio cuerpo no calentaba lo suficiente.

¿Sueño o realidad? Se preguntaba Sigma, la situación se veía tan irreal y a la vez se sentía tan real... tenía sentimientos encontrados ahora mismo, pero de la única cosa que estaba segura era de que aquel chico era un real y completo pervertido espía chicas, seguro que el malvado estaba disfrutando con las vistas. Cuanto más lo pensaba más roja se ponía y más hundía la cara entre sus rodillas.

El chico contestó y parecía alterado, no era para menos, le habían pillado con las manos en la masa. Decía que no era un pervertido, JÁ, que solo pasaba por aquí, Sigma dudaba de sus palabras porque parecía estar escondido mas que pasear por ahí.-¡NO TE CREO! Estabas ahí parado mirando, lo sé, eres un... ¡Pervertido!- Intentó gritar pero el frío le impedía ser demasiado brusca.-¿A ti que te importa que hacía... desnudándome?  ¡Eso no te da derecho a espiar!- Sigma admitía que era raro que alguien se desnudara y más con el frío que hace pero... ¿Qué iba a hacer si no? No quería quedarse en forma dragón y volver a casa en ese estado o Zeta se molestaría demasiado.-No soy ninguna exhibicionista- Refunfuñó la pequeña, claro que no lo era ni mucho menos. -Soy... Soy Sigma hermana de Zeta uno de los mafiosos más peligrosos ¡ Podrían torturarte por pervertido!-Amenazó aun sabiendo que Zeta jamás le torturaría por pervertido, si no más bien por placer de el.

Alzó un momento la vista y vio que le estaba ofreciendo su pantalón ¡Oh estaba ahí! con una alegría en la cara cogió el pantalón y rápidamente se lo volvió a poner en su sitio, notó que este estaba frío y por lo tanto el calor todavía no volvería a ella, volvió a encogerse y abrazarse a ella misma pero esta vez no por vergüenza, ahora solo por frío, al final querer transformarse en dragón no era una buena idea para nada.-Gra... Gracias- Bufó como si esa palabra hiciera daño en su garganta al ser pronunciadas para ese pervertido que la estaba espiando -Ad-admítelo... esta-tabas mi-mirando - Empezaba a tiritar, se había quedado completamente fría y su abrigo estaba demasiado lejos como para ir a cogerlo y no morir en el intento a si que decidió quedarse agachada y abrazandose a si misma antes de tener ya más frío del que podía tener.

Quería saber, por curiosidad, que hacía aquel chico merodeando por estas zonas, por lo general no sería alguien bueno, pero si realmente... fuese un mafioso o cualquier trabajo ilegal, ya sabría quien es ella y seguramente la habría secuestrado para hacer pagar a Zeta cualquier suma de dinero por recuperar a su no tan querida hermanita pero si bastante util. De momento prefería no preguntar, solo por si acaso, ya encontraría un momento mejor.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 13, 2016 4:18 pm

Si habia algun tipo de marcador entre ambos, habría hecho "clin" cuando ambos lanzaron al otro sus argumentos. Ninguno de los dos tenia razon, y al mismo tiempo los dos habian acertado de lleno. Aunque el investigador Haise afirmara que habia llegado diez segundos despues de que ella empezara a desnudarse, lo cierto es que aunque hubiera, y realmente quería, avisarla, no lo hizo y se deleitó con aquella vista magistral, con un cabello rubio que podía dejar al oro con un gris sin color, como la piel de la joven era tibia y nivea y sus curvas mas que pronunciadas se contoneaban en aquella danza tan simple y corriente y a mismo tiempo exótica e inusual en mitad de un puente que era el desnudarse. -¡Tu ya estabas desnudandote cuando yo llegué y ni me diste tiempo a decir nada! -la molestia se veía reflejada en el rostro y tono de voz de Haise pero lo cierto era que mentía y eso le molestaba, le molestaba haberse dejado llevar por algo tan simple.

Siguio caminando de espaldas intentando tantear el terreno con la mano que sujetaba el pantalon, por aquello de no comerse un escombro o un coche y hacer más el ridiculo cayendose por perder el equilibrio. Cuanto ante se vistiera la escandalosa exhibicionista todos ganarían. Y no es que ella tviera la razón en aquello, que en parte la tenía, sino que en parte tampoco la tenía. Escuchó quien era, y no le sonaba de nada. Además, ¿que clase de persona era una supuesta mafiosa que iba pregonando que era una mafiosa? Probablemente la rubia no era capaz de inventarse nada mas asustadizo que eso, él podría haber dicho que entonces tenia que detenerla por formar parte de una organización criminal pero realmente el no tenía autoridad si no lo afirmaba el C.S.C antes por lo que a efectos practivos salvo que él mismo tuviera que ejercer del derecho de extension y ser juez y ejecutor (algo que por ejemplo se hacía cuando un inspector era atacado y puesto bajo riesgo de vida o muerte) no tenia mas autoridad que la de un civil, en 'teoria'.

-De nada.
-murmuró sin mirarla cuando sintió que cogía aquel pantalón y cruzaba los brazos farfullando algo inteligible antes de escucharla de nuevo, le dio unos segundos de cortesia antes de girarse. -Yo tiendo a mirar por donde voy. -dio un lago suspiro y rodó los ojos, defendiendose no iba a conseguir mucho y las mujeres podian superarle. -Sí, te miré. -confesó elevando los brazos hasta la altura de la cabeza señalando la aceptación de sus crimenes. -Pero la que se estaba desnudando en la via publica fuiste tu asi que o bien eres una exhibicionista o... -bueno, lo otro podría ser una stripper, pero no tenia ningun cliente, o una prostituta y no habia cliente, ¿por que diablos se estaba desnudando en mitad de la nada? -Y no se quien ese 'Zeta' -hizo el gesto de comillas con los dedos antes de inclinar la espalda hacia adelante para mirarla mas de cerca, aun manteniendo la evidente distancia que los separaba.

-Pero lamento decirte que tendrá que ponerse a la cola, hay mas gente que quiere matarme.
-empezando por el ser que permanecía dentro de su cuerpo y quería arrancarle la cara a mordiscos, con suerte. -Y ahora que has sentenciado mi pobre vida y que mis dias estan contados -enunció con cierta musicalidad, quitandole toda la importancia que realmente pudieran tener esas palabras. -¿vas a decirme que hace una chica tan bella quitandose la ropa en mitad de un puente entre las ruinas de una vieja ciudad? -la observó tiritar asi que lentamente desabrochó los botones de su chaqueta y la puso sobre los hombros femeninos, pasando sus brazos para colocarsela. -No te preocupes por mi -aunque quizas tampoco lo hacía- tengo la temperatura corporal alta. -lo cual significaba que aunque notaba mas el frio podía regularse bastante bien, especialmente cuando considerabas el hecho de que su kagune era como un radiador al rojo vivo. -¿Mejor? -le preguntó ladeando el rostro y buscando algun signo afirmativo en ella. El se quedó con una camisa metida por los pantalones, de un color azul marino que combinaba con el de sus pantalones, algo elegante mezclado con la corbata que tenia atada a su cuello y una sonrisa. Siempre con su sonrisa.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Corazón Salvaje . [Priv. Haise]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.