Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Jue Ago 25, 2016 8:40 pm

Aquella noche era la noche de noches, la gran apertura del restaurante que Ilias sola había sido capaz de levantar por sus propios medios pese a ser una visitante de un lejano planeta dentro del a vía láctea. Años habían pasado en que la alienígena deambulaba por las calles mendigando para sobrevivir y poco a poco fue obteniendo resultados, escalando en la pirámide social que regía a las sociedades humanas y finalmente haber conseguido el prestigio necesario para erigir un restaurante por cuenta propia.

Lo tenía todo, una construcción ni muy pequeña ni tan grande para ocupar una manzana completa, pero el estilo elegante y a la vez hogareño que tenía el local servía para hacer que todos los clientes se sintiesen cómodos y hasta cierto punto como en casa. Los empleados no se quedaban atrás con sus exquisitos modales y léxicos a la hora de tratar con los individuos que cruzasen aquellas grandes puertas de madera oscura y por suerte, todo parecía ir perfectamente tanto en el interior de la cocina como fuera.

Las horas pasaban, todo iba perfectamente y a juzgar por las críticas que habían hecho varios de los selectos clientes el restaurante tendría éxito. Esa noche al menos era seguro. ~Pronto el nombre Ilias Derraux será reconocido por toda la ciudad. ~Decía orgullosa en su mente mientras se aseguraba de que todos sus cocineros hicieran bien su trabajo.

Esa noche especial la saturniana simplemente vestía un conjunto blanco apenas holgado que en lugar de ocultar, realzaba su buen físico aunque su cabello estaba atado y sobre la cabeza traía un gorro que sencillamente era símbolo de su posición como jefa de la cocina. No necesitaba más y tampoco tenía por qué estar vistiendo nada más llamativo si la idea era que estaría en la cocina haciendo lo que cualquier chef debería de hacer… Cocinar.

Pero no todo era tan sencillo, nunca lo era y menos en esa ciudad infestada de pecado y delincuencia. ¿Qué vio la rubia al otro lado de la pequeña ventana que conectaba la cocina con el resto del local? Sencillo, una chica considerablemente voluminosa con un uniforme muy similar al de una empleada doméstica que se acercó a la caja registradora principal y por lo visto comenzó a hurgar en el aparato.

—¡Agárrenla! —Bramó la alienígena desde la cocina al mismo tiempo que lanzaba con ímpetu el cuchillo que había estado utilizando y estaba cubierto de sangre, de grasa y aceites de la carne de pavo que había estado trozeando.

Pero no, la ladrona logró escapar y para el instante en que Ilias salió de la cocina ya no había ni rastros de ella por lo que tendría que confiar en que su propio personal se encargaría de ello y… Otra peliazul con ropa similar a la anterior pasó frente a los ojos de la rubia. ~¿Es una broma…? ~Se planteó por un segundo en que tomaba el bendito cuchillo que acababa de lanzar y había clavado en la madera del mostrador.

Iba a buscarlas, claro que lo haría y pronto el cuchillo estaría también bañado en otra cosa, pero antes de lograr hacerlo un cliente la detuvo, ¿para qué? Seguramente sea algo bastante obvio.

—¡Me acaban de robar la cartera! —Exclamó el anciano.

A él le siguieron más y más personas, lo cual resultaba sumamente curioso, es decir, ¿nadie notó a aquellas dos peliazules? Y si así fuese, ¿por qué las dejaron accionar sin tantos problemas? Aunque recordando la silueta de ambas y considerando que se habían ido al baño casi podría decirse que era posible que estuviesen luchando por salir por la diminuta ventana y… No, nadie hacía uso de la razón por lo que Ilias se vería obligada a hacer uso de las reglas sagradas de todo local.

—¡Cállense! ¡Ni mi restaurante ni yo tenemos que hacernos cargo del robo y menos considerando que me están deteniendo cuando podría haber atrapado a las culpables! —Bramó a todo pulmón la rubia, esperando que todos la hubiesen escuchado.

~Además, ¿qué estaban haciendo que no miraron sus malditas cosas hasta que pensaron en pagar? ~Por un instante pensó en mandarles lejos por la posibilidad de que ni siquiera hayan tenido dinero para pagar pero considerando que el restaurante solo aceptaba gente con reservas previas no tenía mucho más para hacer. Por suerte para ella lentamente todos los clientes quejosos comenzaron a alejarse, considerablemente enojados y muy probablemente el resultado final de la gran apertura del restaurante no sería muy buena pero le valía poco a Ilias.

En un par de días todo se olvidaría o incluso atraparían a las ladronas, pero de momento la saturniana sencillamente esperaba cruzada de brazos y apoyada apenas en una pequeña mesita que tenía detrás, con una mirada bastante intimidante para asegurarse que nadie se atrevería a venir a molestar una vez más. ~Seguro se habían atorado…



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Vie Dic 09, 2016 8:53 pm

Miró una vez más el reloj que estaba en la esquina de la pantalla del ordenador, y suspiró al ver que ya era hora de empezar a prepararse para la salida que le obligaban a tener, aunque el bostezo que precedió a ese pensamiento fue lo suficientemente grande como para que los ojos le lagrimearan un poco; aun así, guardó la partida que estaba jugando mientras se entretenía, y decidió ponerse manos a la obra. Esta vez, según especificaciones de su jefe, tenía que vestirse algo más elegante para ir a la inauguración de un restaurante, el cual decían tenía muy buena pinta y el hombre conocía a alguien le había recomendado ir a la chica; la misión era bastante sencilla, al ser una youtuber famosa, su misión sería ir, cenar, hacer una opinión al respecto de su visita al restaurante, unas cuantas fotos y tal vez algún vídeo corto que acabaría subiendo a Internet para hacer el lugar más vistoso. Era algo típico, y era un dinero fácil que no le importaba conseguir, cambiar un poco de aires y comer cosas nuevas no la mataría.

Acabó dejando su habitación hecha un desastre horroroso, tirando ropa nada más tomarla por encima de su cabeza, buscando algo que le gustara y con lo cual fuera a sentirse cómoda aunque estuviera elegante para ojos ajenos; tenía tanta ropa y no sabía qué demonios ponerse, y eso la fastidiaba, sobre todo por sentirse como las típicas mujeres que siempre andaban comprándose prendas que solo se ponían una vez para luego olvidarlas en el fondo del armario. Fue cuando vació todo el armario, que una caja al fondo se dio a ver y cuando la abrió, encontró el traje perfecto para llevar, incluso le parecía bonito y no demasiado exagerado, pues iba una apertura, no una fiesta; de hombros descubiertos, pero corte de corazón que tenía sus propias mangas caídas en los brazos, aquel traje se encajaba como un guante al cuerpo de la aparentemente joven hasta la cintura, luego manteniendo una caída de campana hasta la altura de las rodillas, cuando terminaba la capa de arriba y se veía la de abajo. Unas sandalias de poco tacón y algunos detalles serían suficientes, así que se dio una buena ducha que la limpió y relajó antes de cambiarse, secando su cabello con el secador y poniéndose un broche hecho a su gusto con su marca típica del conejo, que quedaría a un lado de su cabello, medio recogido; la zona del cuello tenía una parte de tela como si fuera parte del vestido, que se puso, luchando con la cremallera tanto como lo hizo con las cintas de los zapatos.

Una maldita hora y media fue lo que tardó en estar lista, y aunque no se maquilló, al mirarse frente al espejo se sintió bonita, y fue suficiente para ella; llevando consigo el móvil, la cartera, pañuelos y las llaves en un pequeño bolso, más una chaqueta por si refrescaba, tomó un taxi hasta el lugar, que la sorprendió por lo bonito que se veía desde afuera, y toda la gente que había llegado. Se notaba que la gente iba con dinero encima, las joyas que portaban era de buena posición económica, y poco le importó no llevar nada similar para parecerse más a ese tipo de personas que, generalmente, le caían mal; intentando esperar mejor al momento en que pudieran sentarse, se acercó al baño, pasando a través de todo el tumulto, con cuidado de no chocar con nadie antes de entrar a una habitación amplia, llena de cubículos que conformaban el baño de señoras, incluyendo lavabos y una ventana que daba a la calle. No habían pasado ni diez minutos cuando dos personas como de la limpieza entraron al lugar, sin darse cuenta de su presencia mientras hablaban, aparentemente felices, sobre no se qué cosas que solo entendió al escuchar los gritos del restauran.

-¿Se os ha perdido algo? - Soltó con diversión Hana, llamando la atención de las chicas, que observaron a la castaña apoyada en los lavabos con total calma, y por ende, trayendo problemas a ella, debido a que había visto sus rostros; minutos después, salía la mar de sonriente del baño hacia la que supuso era la dueña, que seguía llevando el gorro de chef y quien recibía las quejas de los clientes, los cuales quedarían mudos cuando las dos jóvenes de claros cabellos caían atontadas e inmovilizadas entre ambos.- Creo que ellas tienen algo que os pertenece, parece que se perdieron en el baño, lo habrán confundido con la entrada.

Usaba un tono un tanto malicioso, mirando a las aludidas al saberse observada por estas de un modo bastante feo, estaba claro que desearían poder soltarse y darle el merecido que al final habían recibido ellas; estaba claro que, por mucho que solo jugara a vídeo juegos, no quitaba el hecho de que seguía habiendo sido preparada para pelear en algún momento de su vida, y seguía teniendo sus aros de oscuridad manteniendo los brazos de las ladronas bien sujetas a la espalda gracias a sus buenos reflejos para esquivarlas sin mancharse, y habiendo podido arreglar cualquier imperfecto en su cabello frente al espejo antes de salir. Tal vez la noche no iba a ser tan aburrida.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Mar Dic 20, 2016 4:11 pm

La idea de atrapar a las ladronas y exponerlas ante todos los afectados era hermosa, pero por culpa de estos últimos no había podido hacer absolutamente nada porque todo mundo tenía que ir a quejarse en lugar de permitir que alguien haga algo, para colmo estaban todos los empleados del restaurante disponibles para atenderles las inconformidades y mil cosas más pero no, todos tenían que rodear a la chef que había localizado a las ladronas imposibilitándola a atraparles.

~Estaban gordas por dios, no iban a pasar fácil por la ventana del baño. ~Se decía a si misma bastante frustrada sin moverse de su posición, incluso cuando algunos clientes se le acercaban para decir algo ella los mandaba de vuelta a su mesa con una mirada fulminante, pues seguramente querían quejarse y a estas alturas la imagen del restaurante no podía caer más bajo.

Obviamente, las cosas no iban a mejorar en lo más mínimo, era cuestión de tiempo a que llegase algún abogado imbécil a intentar intimidar a la saturniana o la típica, amenazar con hacer cerrar el local pero ya todo da igual, probablemente las culpables que estaban allí mismo junto a la multitud ya estaría lejos y…

—¿Eh…? —Soltó totalmente descolocada al momento de ver a esas dos féminas que se habían encerrado en el baño atrapadas y expuestas ante todos.

Realmente Ilias no se esperaba que alguien fuese a tomarse las molestias de hacer algo de esa magnitud, menos en aquella pútrida ciudad donde cada quien se las tiene que arreglar solo o con alguien contratado aunque esto último no termina de ser del todo fiable. Lo importante aquí era que una joven de cabellos castaños, un tanto llamativa si vamos al caso por el simple hecho de aparentar al menos, ser la chica más joven allí presente junto con la alienígena, además que a diferencia de todos los vejestorios de los clientes aquella chica no tenía joyas ni nada por el estilo, iba bastante sencilla aunque igual de elegante.

—Bien… Con eso ya no tienen por qué molestar. —Soltó con malicia dirigida a las ladronas a las que los propios clientes arrebataron todo lo robado. Claro que Ilias dejaría que les hicieran lo que quisieran además que ella tenía algo que hacer por lo que no tardó demasiado en acercarse a la de cabellos castaños. —Hey —Llamó con una sonrisa dibujada en el rostro. —Muchas gracias por atrapar a esas dos, me libraste de una buen así que dime, ¿cómo te lo puedo pagar? —Agregaría con la mejor cara y tono que tenía para no dar lugar a malas interpretaciones, pues siempre se le escapa algún comentario despectivo. —Lo mínimo que se me ocurre es dejarte todo lo que puedas comer sin pagar nada pero si hay algo más…

Y tenía que aceptarlo, la saturniana no tenía mucha idea de qué cosas podrían llegar a interesarle a esa mujer, ¿joyas tal vez? Seguramente no use nada de eso porque no quiere y no porque no pueda pagarlas, después de todo la reserva en el restaurante no es lo que uno consideraría ‘barata’, ni tampoco la comida, aunque ella a diferencia de las ladronas era considerablemente más delgada, lo suficiente como para pasar por la ventana del baño sin problemas pero la rubia no se atrevería en pensar en algo así de la persona que la acababa de ayudar.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Vie Ene 20, 2017 11:06 am

No podía imaginar, y dudaba que alguien pudiera hacerlo en realidad, que se fuera a meter en semejante suceso, y la rubia tampoco podría haber imaginado que en la inauguración tenían preparado un pequeño robo en su restaurante que armara jaleo en poco tiempo; por suerte, en aquella pequeña trifulca donde había salido vencedora, su vestido no había recibido ningún tipo de daño, pero aun así lo sacudió un poco para eliminar cualquier rastro de arruga que no tuviera que estar en el pequeño rato mientras los que estaban de comensales recuperaban los objetos robados por las jóvenes aun en el suelo. No le daba mayor importancia, y suponía que debía ser especialmente raro que alguien ayudara sin más sin recibir nada algo a cambio, el rostro de la 'joven' que se acercó a agradecerle lo mostraba; sonrió al escuchar sobre una recompensa por lo que había hecho, y aunque lo hubiera hecho sin pensar en conseguir algo parecido, el verla le hizo reconsiderarlo y acercarse un poco más a ella, con la idea de dar un poco de intimidad a lo que le diría. Poco le importaba lo que pensara el resto sobre lo que le diría, pero ya bastantes problemas había tenido esa noche como para tener rumores... Espera, en realidad le daba igual, así que tomó un mechón de la chica suavemente, sin tirar, solo siguiéndolo con los dedos de manera delicada.

-Bueno, ya que ofreces un pago... ¿Qué tal una cita o dos contigo? Hace mucho que no tengo una cita con una chica tan bonita, sería un desperdicio no aprovechar el casual encuentro.- Le guiñó el ojo coqueta y luego volvió a tomar distancia, acomodándose un mechón propio para acomodarlo tras la oreja en un acto femenino y elegante sin borrar la sonrisa de sus labios; no mentía, usualmente no tenía citas y estaba muy ocupada en su trabajo como para dar atención a esas cosas, así que lo suyo era algún que otro encuentro fortuito para satisfacer sus necesidades carnales, pero ella se veía interesante y sentía curiosidad. La curiosidad mató al gato, pero al menos murió sabiendo, ¿no? - Te dejaré pensarlo hasta el final de mi velada aquí, esperaré tu respuesta~.

No esperó mucho más, ni siquiera quiso dejarla responder inmediatamente, por lo que decidió acercarse a quien se encargaba de las reservas para que, al rato, la llevaran a una mesa en un buen lugar, en una mesa individual, con la carta para escoger su plato a pedir mientras iban a buscar su bebida, que había decidido fuera un buen vino rosado, el único que conseguía beber sin que le disgustara su sabor; cruzó una pierna elegantemente sobre la otra, acomodándose con vehemencia la falda del vestido con una mano, siendo la otra la que sujetara la carpeta de cuero que presentaba el menú a escoger frente a ella, dejando a un lado los sonidos de los otros comensales aun quejarse por lo bajo de lo que había ocurrido y empezando con las típicas habladurías y rumores que se crean cuando aparece un héroe repentinamente. Por supuesto, Hana se sentía observada, pero acostumbrada a ello debido a su trabajo, poco le importó este hecho y siguió con su atención a los platos, a los cuales no estaba acostumbrada a comer muy a menudo, siempre ayudada por algún acompañante que supiera de qué iba la cosa; la carta de vinos era mucho más extensa que la cantidad de platos que preparaban, y la mayoría de la comida le sonaba, pero le era más fácil recordar sabores que nombres, por lo que no tenía idea de si los habría comido anteriormente, pero todo tenía buena pinta.

-No me decido por nada en especial, así que un plato de cada estará bien, a excepción de si hay caracoles en la lista. -Dijo echando un último vistazo al menú antes de mirar al camarero que le estaba atendiendo, que parecía realmente sorprendido por la cantidad de comida pedida por una única persona, quien le sonrió como si nada; cerró la carta y se la devolvió cuando terminó de escribir la orden en su libreta, y le guiñó el ojo con diversión y cierta coquetería.- No te preocupes, he venido con hambre, dispuesta a probar de todo~.

Si debía hacer un comentario sobre el local para darle publicidad, le gustaba informarse adecuadamente con lo que tenían, y si esto se trataba de comer todo lo que sirvieran, allí se prepararía la coreana en tener el estómago vacío para hacer espacio a todos los platos que fueran necesarios; por supuesto, todo esto lo hacía desconociendo la cantidad de comida que servirían, pero quería suponer que el restaurante sería el típico minimalista y los platos serían más estética que llenar estómagos a la gente que había ido. “Vamos allá, Hana... No, D.Va... ¿Ellos quieren buena publicidad? Bien, entonces le daría algo que hasta un crítico gastronómico me envidiará, fuck yes!


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Dom Ene 29, 2017 9:34 pm

”Una cita o dos contigo” fueron las palabras de la youtuber al escuchar sobre el pago que Ilias estaba dispuesta a darle a cambio de aquel servicio proporcionado, consciente o inconscientemente, lo importante era que le había salvado el pellejo y seguramente la reputación de su restaurante con una acción sencilla y aquella respuesta era de todo menos esperada, tan así que la cara de póker de la saturniana era probablemente notable hasta por la gente que pudiera estar pasando fuera del local y mirase por la ventana.

~¿Citas? ~Repitió en su mente la shockeada alienígena que todavía no registraba lo que le acababan de decir y así se mantuvo incluso cuando la fémina se retiró nuevamente a su mesa. ~¿¡Desde cuando se reemplaza dinero con citas!? ~Se cuestionó incapaz de entender el razonamiento a tal magnitud que ciertamente el chip que tenía implantado en el cerebro presentó un par de fallas que la hizo alternar por segundos entre su forma masculina y femenina pero pronto cuando se internó en su cocina logró dominar una vez más, aunque en forma masculina.

—¿¡Qué pasa con esta gente!? —Se quejó allí adentro aprovechando que las gruesas paredes no permitirían el paso del sonido hasta la zona donde toda la gente disfrutaba de su cena.

No era que le disgustara relacionarse con alguien, era más bien que esa acción atentaba contra sus conocimientos terrestres y tendría que volver a internarse en alguna biblioteca pública a ver si encuentra algo en relación a esa práctica. ~¿Algo del trueque puede ser? Pero eso no se practica hace mil, ahora se usa dinero para todo… ~Razonaba hasta que llegó el mesero que atendería a esta peculiar mujer que la tenía enloquecida a la rubia.

—¿Todo? ¿Dónde carajo va a meter tanto? —Cuestionó enseguida al ver el pedido que era sencillamente todo, literalmente eso era lo que el mesero había escrito en ese papel y no pudo evitar pensarse que la chica iba a salir literalmente rodando del restaurante. —Bue, el cliente tiene la razón, yo me ocuparé personalmente de su pedido. —Concluyó buscándose su cabello para percatarse que seguía en su forma masculina.

Sus empleados ya estaban acostumbrados a esos cambios de género de la rubia por lo que no les afectó en lo más mínimo, aunque los hombres lamentaban cuando no se mostraba en forma femenina ya que no habian muchas ‘alegrías’ en la cocina.

Así que bien, siendo que se había pedido absolutamente todo lo presente en el menú, Ilias comenzó a cocinar, usualmente comenzaría por la entrada pero visto y considerando que era de noche ya no servían esas cosas por lo que directamente pasó a cocinar un bistec con salsas de distintos tipos, algunas verduras y un tanto jugosa por dentro. Le habría tomado tal vez unos treinta minutos considerando el tiempo de cocción del trozo de carne que no era muy pequeño que digamos, era tal vez la mitad de la cabeza de la propia alienígena.

Pero bien, tras ocuparse de cuidar la presentación con un círculo de verduras alrededor del bistec que estaba ubicado en el centro y bañado en salsa simplemente lo envió a la mesa de la de cabellos castaños para que tuviese algo con lo que entretenerse mientras comenzaba a cocinar un salmón. ~¿Y qué se supone que se hace en las citas? ~Se preguntaba mientras quitaba las escamas al pescado que tenía en manos.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Lun Ene 30, 2017 12:01 pm

La espera seguramente podría hacérsele eterna, sabiendo que había pedido una cantidad indecente de platos para comer, pero le gustaba hacer las cosas bien, y no quería dudas de su reacción a lo que fuera a escribir en torno al lugar; le era curioso que la contrataran para este tipo de cosas, puesto que nadie parecía saber a qué iba al restaurante, así que supuso que también podía ser alguien que, o veía mucho futuro en el local y quería que una chica famosa le diera publicidad -a gente con dinero, que el lugar no era precisamente barato como el McDonald's, no podía mandar a cualquier gamer a ese lugar o los dejaban pobres-, y otra opción era que esperaban que, si era famosa y la trataban mal o no le gustaba la comida, la crítica tendría tanto 'Boom' como el de un crítico profesional. Le había resultado curioso que le pidieran precisamente a ella -que comía mayormente comida basura, por no saber cocinar ni un huevo frito... Digamos que incluso hacer cereales puede crear un desastre nuclear en su cocina si lo hace ella- ese tipo de trabajo, pero, ¿quien era ella para discutir sobre el tema? Total, la factura quedaría mayormente a cuenta de la persona interesada, y ella ganaría una buena cantidad de dinero en cuanto subiera sus comentarios a sus redes sociales.

Hablando de eso, decidió sacar su móvil del bolso con la idea de revisar lo que pasaba, y acabó encontrándose con el hecho de que había recibido varios mensajes de su manager, haciendo que la jovencita suspirara con cierto cansancio y resignación mezclada; cruzó una pierna por encima de la otra mientras apoyaba la espalda en el respaldo de su silla, pero manteniendo una posición recta y elegante, no quería mostrarse como la joven que realmente aparentaba ser. Sabía lo que parecía, mientras las otras personas más emperifolladas que ella, comiendo ya sus primeros platos y observándola hacer, creían que solo era la típica niña de papá que se gastaba el dinero que había formado el mayor a su antojo; eso, o que era la amante de algún hombre rico, sin pensar que ella misma se había ganado su fortuna, motivo suficiente para que alzara la mirada de la pantalla de su móvil a mirarlos, captando infraganti a un par a los que sonrió con diversión y malicia, haciéndolos avergonzarse por ser pillados antes de voltear a mirar a su mesa, dejando que la coreana riera por lo bajo.

Stupidity: ¿Qué tal va la cosa?
D.va: Pues, tras un intento de robo que solucioné con mi fantástica presencia, ando esperando la comida~.   ✓ ✓
Stupidity: … ¡¿QUÉ?! ¡¿Intento de robo?!
D.Va: No te preocupes, que te quedarás calvo pronto si te preocupas tanto... Fueron dos chicas que habían robado a todos los comensales, y quisieron salir por el baño...   ✓ ✓
D.Va: Adivina quien estaba allí en ese momento~   ✓ ✓
Stupidity: No se cómo te las apañas siempre para meterte en estos líos cuando sales.
D.Va: ¡Vamos! Es interesante, y ya subí una foto al respecto a mi Instagram, mi Facebook, mi Twitter...   ✓ ✓
Stupidity: Es decir, a todas tus redes sociales, ¿no?
D.Va: ¡Yup! Buena publicidad, un robo detenido por una gran youtuber en la inauguración de un restaurante caro y bien posicionado. Es como los lugares donde mataron a gente famosa, todos quieren ir. ¿A que soy fantástica?   ✓ ✓
Stupidity: Bueno, si lo pones así... Ya me contarás más detalles al respecto cuando vuelvas a tu apartamento, supongo.
D.Va: Por mi no hay problema, no se si me dejen hacer fotos a los platos, pero iré comentando sobre el sabor de estos una vez los pruebe. ¡Deséame suerte!   ✓ ✓
Stupidity: Si si, suerte.


Terminó aquella conversación mientras intentaba no reír de manera escandalosa al imaginar a la perfección la cara de hastío y resignación del pobre hombre mientras hablaba con ella, motivo más que suficiente para hablar de ese modo, sabiendo que le fastidiaba en gran manera; dejó el aparato a su lado, siempre con cuidado de que no fuera a haber ningún accidente de golpearlo y mandarlo a volar, se mojara si caía la copa de bebida -era uno caro, y había probado que resistía ser mojado, pero era un coñazo de limpiar-, dejando de colocarlo cómodamente cuando el camarero que le hubiera atendido traía su primer plato, a lo cual sonrió con satisfacción, ya empezaba a darle bastante hambre el que aquellos deliciosos aromas llegaran a su nariz.

-Gracias. Por cierto, ¿podría hacer fotos a los platos? -Detuvo al joven antes de que se fuera tras recibir su agradecimiento, mostrándole el móvil al señalarlo con cierta cautela, tampoco era llamar demasiado la atención, aunque sus actos anteriores no hubieran tenido ese éxito; supuso por la cara extraña del chaval que no sabía qué contestar al respecto, así que mejor dejaba claro a lo que venía después de soltar un suspiro, volviendo a sonreír a este.- Me han contratado para dar publicidad al restaurante, y ya que me piden mi opinión para los curiosos, quisiera mostrar imágenes que constaten lo que digo. No me interesa sacar foto al resto de las personas si no desean salir, por supuesto.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Jue Feb 02, 2017 5:11 pm

En la parte pública del restaurante, donde toda la gente se llenaba el gaznate con los elaborados platos de carne, pastas, ensaladas y mil cosas más, todo se veía muy bien, la gente se mostraba bastante bien pese al altercado por parte de aquellas dos féminas y a vista de cualquiera que pasara seguramente pensaría que el ambiente de allí dentro sería bastante agradable —sin mencionar las constantes miradas a aquella chica que había detenido el robo por su propia cuenta—, todo era sencillamente hermoso, hasta que cruzabas la puerta de la cocina donde parecía que había un incendio por la cantidad de empleados que iban y venían casi que desesperados por la cantidad de órdenes que llegaban. Mucho dinero, mucha etiqueta pero comían como cerdos.

Por suerte ninguno de esos con aires de grandeza había tenido la idea de llamar al chef en jefe para felicitarle ni fardar de su posición, por lo que Ilias podía centrarse en su nueva ‘consentida’ de la noche preparando un plato de salmón, aunque por lo que durase la cocción del mismo seguiría con otras cosas, como una ensalada rusa para acompañar el bistec que había preparado anteriormente suponiendo claro que la chica no lo haya devorado en cuestión de segundos. ~¿Pensará comerse absolutamente todo…? ~Se cuestionaba a sí misma, aún incapaz de comprender lo que haría para almacenar tantos kilos de comida en ese delgado cuerpo suyo. ~¿Será cierto eso que dicen de que algunas personas tienen agujeros negros en el estómago? Sería interesante de ver.

Dejando por un instante de lado la cocina, el mesero que había llevado el primer plato preparado a la joven realmente no sabía qué responder ante la pregunta, nunca nadie le especificó lo que hacer en determinados casos como ese por lo que obviamente se mostraría un tanto nervioso aunque con tal explicación y teniendo en cuenta lo sucedido momentos atrás, tendría que deducir las cosas rápidamente.

—Está bien, pero asegúrese que ninguno de los demás clientes salga por error por favor. —Diría finalmente el mesero suponiendo que eso era lo mejor que podía hacer. —Pronto le traeré más platos, espero los disfrute. —Concluyó con sus buenos deseos y una notoria reverencia antes de retirarse nuevamente a la cocina donde el pobre hombre sería recibido con la ensalada rusa ya preparada y bien revuelta.

Lo que significa, que en menos de dos minutos ya estaba pasando nuevamente por la mesa de la youtuber para dejarle tanto la ensalada como distintos frascos para que condimente a antojo, entre ellos vinagre, aceite de oliva y dos tipos distintos de sal.

Mientras tanto, Ilias había comenzado a amasar tallarines mientras el pescado se cocinaba a fuego sumamente lento simplemente para no arruinarlo.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Sáb Feb 11, 2017 8:16 pm

Le enseñó con seguridad el pulgar al camarero como muda respuesta a la petición que había seguido a su pregunta, dando por hecho que no sacaría al resto de personas en sus fotos, porque ella no era ni siquiera periodista o fotógrafa profesional para querer sacar las caras de quien pudiera ser importante allí; es más, poco le importaba si fueran famosos o no, dudaba reconocer a alguno si no le hubiera interesado en su vida profesional, por lo que no tendría motivos para descubrirlo. Seguramente, alguien que trabajara en el mundo más bajo del periodismo -revistas del corazón, paparazzis...- disfrutarían de un restaurante como este, ya que la no tan joven coreana sabía que no cualquiera podría costearse los platos que allí ofrecían, y por ende requería una cartera repleta de dinero; esto solo traía a gente adinerada, y no cualquiera podía tener semejante cantidad a mano si no era del alto mundo. Ella era famosa, no tanto como para ser conocida por todo el mundo, pero si lo suficiente para estar allí sin preocuparse.

La primera foto que sacó al plato le hizo fruncir el ceño, la iluminación del lugar para la vista de la gente era perfecta, fuerte pero no dañina para la vista, y aun así no era suficiente para sacar una buena primera imagen que dejara ver toda la buena pinta que realmente tenía; esta vez puso el flash en automático, y sacó una segunda foto que logró darle un toque más auténtico al plato, dando un brillo mágico al bistec al reflejarse la luz de la cámara contra el plato y el jugo de la carne. No subió la imagen de primeras, quería probar antes de decir algún comentario al respecto, y por eso sacó otra foto cuando hubiera cortado el primer trozo y lo hubiera probado; para su suerte, no era un trozo muy grueso, y pese a que no estaba demasiado hecho, por dentro estaba al punto que a la chica le gustaba, puesto que la comida cruda, en cuando a carnes y pescado, se trataba de un tanto -bastante- quejumbrosa; sonrió con satisfacción ante el sabor, y decidió terminar el plato antes de subir un comentario por ello.

Poco pasó de ese instante para cuando trajeron una ensalada que acompañaba perfectamente al bistec, sobre todo tras aliñarla a su gusto; podía parecer prácticamente una niña cuando casi canturreaba por lo bajo una melodía pegadiza y alegre que demostraba lo que disfrutaba de lo que estaba degustando, tomando trozos pequeños y tenedores poco llenos, tomándose su tiempo para no llenar su estómago antes de tiempo. Conocía su propio cuerpo, y seguramente era el acompañamiento del ingrediente principal lo que acababa llenando a la gente, y tenía que hacer sitio suficiente para comer todo lo que había pedido; no le gustaba desperdiciar comida, y dudaba mucho que permitieran llevarse a casa lo que sobrara, aunque no tuviera vergüenza para siquiera preguntarlo.

Un plato exquisito, el bistec estaba justo como a mi me gusta y estaba sabroso, no le faltó ni una pizca de sazón y se nota que sabían hacerlo. ¡Vamos bien! ¡Ya tengo ganas de probar el resto!” Fue lo que escribió con su móvil en las páginas donde estaba inscrita, junto a las fotos que había tomado, incluyendo el plato ya vacío, y añadiendo un icono de un conejo sonriendo gracioso; se sintió contagiada por el mismo dibujo para esbozar el mismo gesto, una sonrisa leve y algo ladina que apenas se borró o modificó cuando tomó un sorbo de su bebida, simple agua pese a lo que ella solía beber. La dulzura de un té frío podría engañar a su estómago, y no quería sentirse saciada aun; de verdad ya tenía ganas de saber cómo sabría el resto de platos y cual sería el siguiente, pero sobre todo, saber qué respondería la rubia a su propuesta.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Miér Feb 15, 2017 7:38 pm

—¿Cómo que se lo comió todo…? —Preguntó atónita la rubia en su forma masculina aun.

Le acababan de informar que la youtube, aquella de esbelta figura y plano vientre acababa de terminarse el primer plato que había sido un bistec bastante generoso en dimensiones junto con la ensalada de acompañamiento que le habían llevado. El plato había sido despejado completamente a excepción de probablemente algo de salsa o alguna sustancia líquida que hubiese quedado en el mismo lo que le hizo recordar a la chef que vigilasen el pan que aquella invitada especial tuviese a su alcance, después de todo, hay cosas que es mejor degustarlas con un trozo de pan suave y caliente o mismo con un sencillo palito de pan.

Pero eso era lo de menos, el plato de salmón que la alienígena había estado preparando ya estaba próximo a terminarlo, solo necesitaba retirar el salmón de la olla, cortarlo y disponer de todo, tanto de la carne de pescado como de las verduras que le acompañarían así como alguna que otra guarnición sencilla como un poco de arroz ahí decorando, finalmente una terminación rápida con un soplete para sellar la carne y ya con el terminado especial por parte de Ilias, el humeante plato fue llevado hasta la mesa de la de cabellos castaños.

~No podrá con el menú completo, dos o tres platos y ya estará llena a explotar. ~Pensó asegurándose de haber sido generosa con la porción que en breves instantes le debería de llegar, aunque el mesero también se atrevió a preguntar una cosilla.

—Mi jefa me ha pedido que le avise que no es necesario que coma absolutamente todo ahora, de desearlo puede seguir degustando otro día en otro momento para no forzar su estómago. —Dijo con serenidad el muchacho esperando haber escogido las mejores palabras. —Y en breves le traeré algo de pan junto con el próximo plato. —Concluyó antes de retirarse no sin dedicarle una ligera reverencia a la mujer.

No era que Ilias no se sintiera en condiciones de satisfacer el pedido de su clienta al completo, sino que le llevaría probablemente toda la noche y más también, estaría prácticamente dos días completos cocinando allí atrás y habían cosas que no podían esperar como charlas con sus proveedores. Pero que va, tenía que seguir cocinando así que con mucha determinación prosiguió con la masa para la pasta.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Jue Feb 16, 2017 6:40 pm

Masticó con bocados diminutos un palito de pan que había tomado mientras traían el siguiente plato, buscando que no le hiciera sentir llena, pese a no ser si lograría aguantar todos los platos de una, pero entreteniéndose mayormente por lo que sucedía a su alrededor; el sonido suave de los cubiertos cortando la carne, o chocando la punta de los tenedores e incluso la zona cortante del cuchillo contra el plato, el leve sonido de las conversaciones en casi susurros, como si buscaran que nadie se enterara de lo que hablaban entre ellos. Mantenían un nivel de educación tan alto que Hana, mientras esperaba meciendo las piernas en el aire por debajo de la silla y algo oculta por el mantel, se sintió un poco fuera de lugar; pese al siglo que ya llevaba encima, seguía comportándose mayormente como una chiquilla por el simple hecho de que no se sentía vieja, o tal vez por el pensamiento de que actuar como una adulta siempre sonaba aburrido.

No era una niña ni de lejos, aun si aparentaba no llegar ni a la segunda década de vida si te dejabas llevar por su apariencia física, pero obtener reacciones diversas ante su actitud le entretenían; ya fueran quejas y malas caras, hasta que se sintieran enternecidos o divertidos por la joven coreana, que si bien se encontraba allí por trabajo, no se lo tomaba por completo en serio. Es decir, era un trabajo donde tenía que comer y comentar lo que probaba por Internet para que sus tantos seguidores hicieran RT y diera más fama al recién abierto restaurante; se preguntaba porqué se fiaban más de la opinión de una chica medianamente famosa por ir jugando videojuegos que de un crítico gastronómico que se haya ganado su fama, ya fuera para hundir un negocio, o llevarlo a lo más alto. Dejó de balancearse en su asiento ante la llegada del camarero que le había atendido hasta ese momento, para darle toda su atención aunque no se mostraba con aire maduro, sino mirándolo fijamente con esos ojos avellana de manera atenta, hasta el punto que podría poner nervioso a cualquiera si se esforzaba; entrecerró al final los ojos con una sonrisa que alzó sus mejillas y cerró un poco más sus orbes en un gesto encantador ante lo que era un consejo, y puede que para ella sonara una invitación.

-Vaya, ¿me está diciendo que vuelva de nuevo? Qué encanto, se preocupa por mi estómago. -Acabó por no cubrir completamente sus labios al emitir una pequeña y suave risa que, en realidad, no temía mostrar, sobre todo porque no era tan escandalosa como usualmente le salían, sobre todo cuando algo le hacía real gracia y salía desde el alma de la morena; cruzó su pierna derecha sobre la otra, balanceando esta vez esa y dejando el juego entretenido en ello mientras se apoyaba en el respaldo de su silla.- Está bien, por mi no hay problema en comer un plato más y el postre. Es decir, el dinero no es mío, y me pagarán más días si vuelvo... Y si encima veo a tu encantadora jefa, por mi no hay problema. -Se llevó los dedos índice y corazón de la mano derecha a los labios, haciendo ademán como que mandaba un beso al aire, queriendo que notara la atracción física que Hana había tenido por la rubia y el camarero, si quería, le contara sobre ello a la que suponía también cocinaba; controlaba la risa que quería nacer desde su garganta, manteniendo el mismo talante con gracia y malicia, escondiendo perfectamente la total diversión que su propio acto traía para ella.- ¿Puedo tomarlo como una invitación para vernos más veces ella y yo?


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Dom Feb 26, 2017 7:22 pm

Daba igual lo que pasara, Ilias tenía que arreglárselas para satisfacer a la mayor cantidad de clientes posibles especialmente a aquella más que deseable visita que le había hecho un inmenso favor al atrapar a dos ladronas en plena apertura. De no ser por ello, el restaurante seguramente hubiese terminado cerrando en ese preciso momento pero de todas maneras, el cocinar todo el jodido menú en menos de una noche y para una sola persona no le parecía algo posible, sin mencionar que los platos terminarían por enfriarse si es que asignaba más cocineros a preparar partes de aquel peculiar pedido.

De todas formas, allí estaba el mesero, frente a la morena que parecía divertirse bastante con los mensajes que él se veía obligado a llevar y obviamente se mostraba un tanto nervioso por ello.

—Pues… Hay que cocinar plato tras plato o se terminarían enfriando, es decir que tomará más de un día de trabajo constante el preparar todo el menú sin mencionar que por las dimensiones de los platos a usted le tomaría algo de tiempo terminar cada uno. —Explicó el hombre que ni siquiera sabía cómo interpretar los comentarios de su jefa, es decir, sí, entre los empleados coincidían en la idea de que Ilias era físicamente muy atractiva, pero nunca se les cruzaría por la cabeza el intentar siquiera tener algo con ella principalmente por su peculiar personalidad y esos cambios físicos que tiende a experimentar. —Sí usted lo desea puedo conseguirle los horarios de mi jefa ya que no siempre viene. —Concluyó el mesero que se quedaría a la espera de cualquier tipo de respuesta por parte de la chica.

La saturniana por su parte ya estaba terminando el plato y en un abrir y cerrar de ojos recuperó su forma femenina casi provocando que tuviese un pequeño accidente con los cuchillos pero nada grave. Siguió como si nada cortando algunas verduras para la salsa que acompañaría los fideos. ~Ojalá acepte, no tengo ganas de tirarme todo el día cocinando. ~Pensaba la fémina tratando de mantener el ritmo.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Mar Feb 28, 2017 12:04 pm

Contenía de mala manera la diversión que le causaban los nervios en el mesero que intentaba convencerla de no seguir con el plan de comer todos los platos de una sola vez, y si bien la idea de dividir la cantidad de platos en varias partes le parecía estupenda para no empacharse, le encantaba ponerlo en apuros porque fingía ponerse a pensar algo que realmente ya estaba prácticamente decidido en su mente; sentía algunas miradas curiosas sobre ellos, que descubrió al mirar de reojo a los que tenía más al frente, avergonzando a los que fueran pillados, a lo cual soltó una risita por lo bajo. ¿Quien decía que el dinero impide a la gente ser chismosa? Debía ser realmente curioso que un mesero estuviera tan afectado por hablar con la chica, pese a que esta no estaba haciendo nada del otro mundo; es decir, siempre mostraba seguridad al hablar con ese tipo de gente, la misma adquirida con el paso del tiempo, ya fuera actuada o real. Y no todos eran capaces de aguantar a una chica que se la pasaba en grande fastidiando a los demás, siempre de manera que no fuera obvio, solucionando cualquier rastro de dudas o acusaciones en contra de su persona con un rostro angelical -puesto que ya era un ángel, aunque ahora fuera uno caído- y alguna frase que desviara a la gente de ella; de todos modos, no le importaba demasiado que la descubrieran, y por ello no se avergonzaba en momentos como esos de soltar una carcajada cuando ya no podía aguantar más la risa.

-Pues si, sería una buena manera de convencerme. -Volvió a dirigir su mirada al joven, acomodándose un mechón de cabello tras la oreja por inercia mientras acomodaba su espalda completamente en la silla, sintiendo el alivio en su posición al hacerlo; se preguntaba cómo se tomaría la rubia la presencia de la morena, aun si fuera una clienta, puesto que ella iba a insistir en una cita.- Está bien, hagamos esto... Tráeme uno de los postres que haya pedido tras el salmón que creo ya debe estar, y daré por terminado el día de hoy. Volveré siempre y cuando esté tu jefa, y que me cocine la comida ella, por lo que el horario vendría fantástico, así no vendría tontamente. Y dile que aun sigue en pie lo que le dije antes de que se metiera a cocinas, e insistiré hasta que me de una respuesta, ¿vale? Gracias~.

No digo nada más, creía que con aquel agradecimiento dicho de manera cantarina era suficiente para dar por terminada la conversación, sobre todo teniendo en cuenta de que ya había dicho todo lo que tenía que decir para que le llegara el mensaje a la rubia; por supuesto, desconocía el desconcierto de los trabajadores que conocían los detalles de la jefa, porque apenas se habían visto por primera vez aquel día, aunque si alguien la conocía lo suficiente, sabría que Hana no era de las que rechazaban por esos detalles ínfimos. ¡Si hasta ella misma sufría unos problemas con su físico tras un poco de diversión! Algo de lo que ella aun desconocía, pese a haber tenido esos sueños tan raros hacía poco; no les daba un significado claro, y ella estaba demasiado ocupada como para darle importancia a algo que podían ser solo recuerdos mezclados con alguna pesadilla.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Miér Mar 22, 2017 7:28 pm

No es que cocinar no le gustase a Ilias, solo que estar tanto tiempo haciéndolo y de paso cocinándose ella misma dentro de la cocina no era nada interesante, era cuestión de tiempo a que también empezara a sudar y eso era inaceptable en una cocina puesto que a ninguna persona le gustará comer algo mezclado con sudor de vaya uno a saber qué tipo de persona.

Pero en el otro lado del restaurante, donde todos los clientes disfrutaban de su comida y lentamente se iban retirando dejando parcialmente vacío el local, uno de los meseros entablaba conversación con una mujer en particular cuya última respuesta hizo que el empleado suspirase en señal de alivio, pues transmitir una negativa a su jefa probablemente sería algo muy malo en esa situación, pero por suerte para él no fue así y pudo responder con una amable sonrisa dibujada en el rostro.

—Perfecto, enseguida le traeré todo. —Afirmó dedicando una leve reverencia a la chica antes de retirarse por donde había venido.

Dentro de la cocina la saturniana se las había arreglado para terminar otro de los platillos igual de abundante que los anteriores que habían sido entregados y tras unos minutos de descanso seguiría con el resto, pero el mesero llegó para comunicar todo lo que le habían dicho lo cual resultó ser todo un alivio para la rubia que suspiró aliviada.

—Bien, el postre y ya… —Repitió para sí misma mientras pensaba lo que prepararía. —Dile que vengo a diario excepto Martes y Jueves. Y de la cita arreglaremos detalles cuando cerremos. —Ordenó antes de ponerse manos a la obra para preparar un pastel circular de vainilla, crema, chocolate y alguna que otra fruta cortada en trozos pequeños sin mencionar el merengue cremoso que recubría todo el bizcochuelo y más merengue pero sólido en el interior.

Pero el mesero tenía que llevar todavía el otro plato con el horario que decidió anotar con horas incluidas. Le gustaba ser portador de buenas noticias y seguramente Hana lo notaría por la mueca alegre del hombre cuando depositaba el plato en la mesa justo frente a ella.

—De parte de mi jefa. —Dijo alegre dejando el papel a un lado del plato. —Respecto de la cita, me ha confirmado que al momento de cerrar el restaurante podrán discutir algunos detalles al respecto. En cualquier caso cerraremos en unos treinta minutos aproximadamente, probablemente discutan las cosas mientras degusta su postre. —Explicó el mesero quien se dispuso a esperar pacientemente por cualquier otro mensaje que la youtuber pudiera encomendarle o lo que sea.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Dom Mar 26, 2017 12:33 pm

Observó al camarero volver de nuevo a la cocina para dar su respuesta en torno a la cena, y volvió a quedarse sola en la mesa, con la oportunidad de estirar sus brazos hacia arriba y las piernas hacia el frente, por debajo del mantel que cubría aquel hecho de la vista ajena; si era cierto que cada vez había menos gente, y eso pudo observarlo tras desperezarse y beber un poco de la bebida de su vaso, siendo medianamente discreta. ¿Tanto tiempo había pasado desde que llegara? Suponía que se había pasado volando, mientras ella comía de los platos con parsimonia, sin ningún tipo de prisa, y ahora con mucha menos al saber que estaría dividida en más partes; eso le daría ventaja para no acabar como una foca en una sola noche, y hacer espacio para la siguiente vez, lo que le recordaba que debía informar a su manager la decisión. Tomó el móvil mientras esperaba, desbloqueando la pantalla y yendo a la aplicación de mensajes, escribiendo con bastante rapidez haciendo uso del corrector a veces cuando sus dedos no daban a las teclas que debía; tenía cierta práctica debido a todo lo que jugaba con las consolas, y podía escribir a veces medio a ciegas, pero el teclado del móvil se empeñaba en joderla.


D.va: Al final la jefa y yo hemos llegado a un acuerdo en torno a la cena. ✓ ✓
Stupidity: Ya te dije que era demasiada comida.
D.va: Si si, tú sieeempre tienes la razón. ✓ ✓
D.Va: El caso es que volveré de nuevo para terminar con los platos que me quedan, así que ya sabes qué hacer con el dinero. ✓ ✓
D.Va: Además, también gane una cita~ ✓ ✓
Stupidity: Ah, bien...
Stupidity: Espera, ¿qué? ¿Una cita? What? ¿Ya volviste a coquetear con alguien? ¿Quien es el desafortunado?
D.Va: ¡Pero qué cruel! No soy un dolor en culo como tú, soy un encanto de chica y lo sabes. ✓ ✓
D.Va: Ahora por decir cosas feas de mi, te jodes y no te cuento. ✓ ✓
Stupidity: Ya solo dime, no me seas Drama Queen.
D.Va: Habló de puta la tacones... Es la jefa, me dará su horario y ya hablaremos de la cita. ✓ ✓
D.Va: Venga, te dejo que me queda un plato más el postre, y ahí viene el camarero. ✓ ✓
Stupidity: Supondré que también lo subirás, ¿no? No te empaches.
D.Va: Eso intentaré. Dile al interesado que la siguiente cena también queda de su bolsillo, ¿si? Bye! ✓ ✓
Stupidity: ¡No me jodas, Hana!


Soltó una risa por lo bajo al quitar la conexión de datos para dejar de recibir mensajes, volvería a encenderlo cuando tuviera las siguientes imágenes para subir a la página de fotos, y eso sería también cuando hubiera saboreado lo que le quedaba de cena; seguramente cuando volviera a tener Internet en su móvil, habría recibido varios mensajes más del hombre, que estaría echando fuego, y pronto le llamó, llamada que no tomó y dejó que vibrara al estar en silencio. Recibió con una sonrisa de nuevo al chico que venía más contento por lo que habría recibido de mensaje, y alegrando a la coreana nuevamente con un papel que no tardó en saber para qué era; había ganado la contienda, conseguido una cita y dejar claro que tanto esa vez como la siguiente, la cuenta estaría en manos del interesado que la había 'contratado'.

-¡Perfecto! Entonces en cuanto termine de comer, me encargaré de pasarte la tarjeta para pagar de parte de mi jefe temporal. Ya sabes, estas visitas no son gratis. -Parecía una niña pequeña a la que le habían dicho que aquel peluche que le había gustado del escaparate sería suyo, y volvió a balancear de manera infantil las piernas en el aire por debajo de su propia silla, preparándose para volver a comer, esta vez el salmón; por suerte, el pescado no era algo que llenara realmente al comer, y dejaría espacio para el postre. Aunque, como ella decía, para lo dulce había un estómago diferente.- Dile que espero impaciente porque termine y podamos hablar con tranquilidad, ¿si? Gracias, cielo~.-Dicho eso, dio por terminada la corta conversación y se dispuso a comer del salmón que tenía una pinta tremenda, pero fue cuando iba a dar el primer bocado, que recordó su propósito; regañándose a si misma en voz baja, tomó el móvil y puso la cámara, buscando desde su cómoda posición la forma de que el plato saliera bien en la foto sin necesidad de incorporarse. Cuando terminó con aquella tarea en poco tiempo, esta vez si probó bocado, haciendo un sonido de pura satisfacción que nació de su garganta; sin duda aquella rubia cocinaba muy rico, y daría por comer tan bien en casa cada día, si fuera posible.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Vie Mar 31, 2017 7:56 pm

Lo único que quedaba por cocinar era justamente el postre que no le tomaría demasiado tiempo a la alienígena, puede que esté listo justo para cuando la clienta termine el plato que tenía actualmente sobre la mesa y que probablemente ya estaría degustando si es que realmente lo hacía y no solo se dedicaba a tragar como un pozo sin fondo —Lo cual a la rubia poco le importaba— Lo importante allí era satisfacer a la chica en cuanto a alimento y por ello Ilias era la única que se tomaba las molestias de cocinarle y no mandaba a alguno de sus múltiples empleados que dicho sea de paso ya estaban retirándose del local tras limpiar sus estaciones de trabajo.

Claro que antes de hacer nada tenían que solicitar el permiso de la jefa o de lo contrario podrían estorbarle en su trabajo, pues a diferencia de ellos, la fémina tendría que seguir trabajando aunque sea hasta terminar ese último plato que poco tiempo tenía ya para lograrlo.

«El decorado y ya… »Pensaba para animarse a sí misma en lo que tomaba una ‘manga’ para rellenarla con merengue cremoso y acto seguido comenzar a adornar cosa que le tomaría con suerte dos minutos, después de todo era cosa simple y nada de hacer dibujitos dignos de museos.

Lo malo era que todos los empleados se habían retirado ya, absolutamente todos y también la clientela quedando el restaurante entero para Ilias y la youtuber así que tras limpiar los pocos utensilios que quedaron y dejar todo en su lugar dentro de las cocinas, la saturniana se cambió nuevamente al atuendo de colegiala que utilizaba habitualmente para salir con el plato sobre la palma de su mano en calidad de mesera.

—¿Qué tal? ¿Ha disfrutado la comida? —Preguntaría con una media sonrisa tomándose las molestias de depositar el plato al alcance de la fémina.

A estas alturas, y considerando que el restaurante ya había cerrado sus puertas mucho más no le importaba a la rubia respecto de modales y demás, adicional a esto, esa mujer que tenía delante había solicitado una cita con ella por lo que creía firmemente que no hacía falta tanta formalidad como con cualquier otra persona.

—¿La molesto si me siento? —Preguntó de todas formas ubicándose detrás de la silla que estaba justo frente a la morena.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Mar Abr 11, 2017 12:59 pm

La satisfacción que le creaba comer semejante tipo de comida era totalmente plasmada en su rostro, que hasta había adquirido un suave sonrojo por el buen sabor, y también por la idea de que faltaba poco y nada para que el postre llegara y pudiera tener un bocado de algo dulce; se sorprendía a si misma empachándose a veces de cosas dulces hasta el punto que acababa empalagada por días, incluso semanas, cuando le daban ganas de un verdadero atracón. No sabía si el resto era igual, pero a veces la ángel necesitaba comer cosas dulces, sobre todo cuando los chicles no eran suficiente; todo el mundo que la veía de ese modo, pensaba seriamente si la aparentemente joven habría llegado a madurar en realidad, tras tantos años que llevaba encima era lo normal. Pero Hana se esforzaba por dejar ver una actitud un tanto infantil, traviesa y coqueta, pudiendo ponerse seria de vez en cuando, y solo cuando el momento lo requiriese; de todos modos, no es como si su trabajo original fuera algo usual en adultos, los adolescentes lo disfrutaban más, pero aquellos juegos la hacían sentir entretenida.

No pudo evitar sonreír al mirar la pantalla de su móvil, mientras se llevaba un nuevo trozo del salmón a la boca para comerlo, cuando había notado vuelto a poner la conexión de datos y la vibración de nuevas notificaciones le avisaba de mensajes en las fotos subidas; por supuesto, no muchos podían permitirse el enorme lujo de comer en un restaurante tan caro como aquel, pero solo por los comentarios recibidos ante las imágenes subidas, sabía que había conseguido su propósito, que era crear las ganas de sus fans y el resto en querer ir y comer esos platos con tan buena pinta. Podía ver que incluso gente que no seguía -pues ella solía seguir a la mayoría de sus fans, para estar informada- dejaba comentarios, y era en Twitter donde más se reenviaban sus mensajes, permitiendo el bien conocido 'boca a boca' que daría más fama al lugar; sin embargo, decidió dejar de nuevo medio off el aparato a su lado en la mesa cuando el ruido de la otra presencia le llamó la atención mientras se llevaba el último bocado del plato a la boca.

-¡Mm! -No quiso hablar con la boca llena, por lo que asintió de manera algo efusiva con una sonrisa amplia en los labios; luego masticó y tragó antes de tomar la palabra, relamiéndose el resto del delicioso sabor de los labios mientras miraba a la rubia, quien era la encargada de traer su postre en lo que ahora era el solitario local, que tenían para ellas solas.- Estaba realmente rico, he disfrutado mucho de cada plato preparado. Ya me gustaría comer todos los días así de bien. -No era una comida casera, como a ella le gustaría, pero era mucho mejor de lo que usualmente comía, totalmente diferente a lo que pedía o compraba para intentar llenar su estómago; y lo más seguro es que contratar a alguien para ese trabajo le saldría barato en el futuro, pero no a un cocinero de un restaurante caro, sería llevar el trabajo a su casa y acabar arruinada...- Oh, no, por favor. Toma asiento.

No pudo evitar mirarla, llevaba puesto ropas diferentes, algo normal si había terminado con su trabajo y ya se retiraba, en este caso, a hablar con ella, que no sabía si volvía a relamerse los labios por la buena pinta del postre o de la rubia a la que había invitado, con un ademán de su diestra, a sentarse frente a ella al otro lado de la mesa; solía fijarse más en el sexo masculino que en el femenino, pero debía admitir que la chica era realmente atractiva, y aquel uniforme le quedaba bastante lindo. “Me pregunto cómo me vería con uniforme de colegiala, aprovechando mi aspecto...” terminó por pensar con cierta gracia, y tomó un sorbo de su bebida para pasar un poco más la comida antes de tomar el cubierto a usar con el dulce, que no dudó mucho en probar, llevándose encantada la otra mano a la mejilla correspondiente.

-Esto está riquísimo... Creo que no he comido tanto en... Mucho tiempo, no sabría decir si en toda mi vida. -Sonrió a su acompañante antes de tomar otro bocado del dulce, dejando que se deshiciera en su boca ayudada por la lengua, masticando porque no quedaba de otra y por manía en realidad.- Bien, tenemos asuntos que tratar, ¿verdad? ¿Por donde empezamos, querida?


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Dom Abr 23, 2017 4:21 pm

Tras aquella afirmativa, la alienígena deslizó la silla hacia atrás y tomó asiento asegurándose de acercarse lo más posible a la mesa de modo que pudiera apoyar ambos codos y depositar su cabeza en sus manos, inconscientemente incluso sus senos habían quedado sobre la mesa aunque cierto alivio sentía, aunque era prácticamente despreciable ya que no los tenía tan grandes como muchas otras mujeres que había conocido.

—Me alegra mucho que te haya gustado. —Respondió esbozando una cálida sonrisa.

Le diría que vuelva otro día pero sonaría a que la estaba echando así que prefirió dejarlo en buenos deseos sin más, además de que estaba muy segura que vería a aquella youtuber un buen par de veces más debido a la deuda que la rubia tiene para con ella. Además, si realmente cumple con lo de comer absolutamente todo plato presente en el menú, puede que nunca termine de visitar ya que es normal que se renueven los platillos según las épocas o incluso en alguno que otro concurso que Ilias tiende a realizar para incentivar la participación entre sus empleados. De cualquier manera, tendría que acostumbrarse a ver a la tal Hana comiendo allí.

—Todavía te queda mucho por vivir, tienes muchas oportunidades de comer más y mejor que hoy. —Tras la frase soltó una ligera risa, claramente se estaba dejando llevar por la apariencia de la contraria, pues se veía considerablemente joven al igual que ella, aunque en el fondo tenía casi dos mil años ya cumplidos. —Si te soy sincera, nunca he tenido una cita así que no sé cuánto se supone que duran ni lo que usualmente se hace en una, salvo lo de caminar de la mano.

¿Lo peor? Seguramente sea que estaba siendo sincera y se la veía sumamente tranquila al respecto, como si fuese algo completamente natural en todas las citas cuando en aquella ciudad aquellos actos eran hasta extraños, después de todo es más normal tener relaciones sexuales que tener un amorío en serio, a no ser que terminen enamorándose en pleno coito…

—¿Duran mucho? De ser así supongo que lo mejor sería un fin de semana, un domingo tal vez que ninguna de las dos trabaja, o bueno, creo que tú no trabajas esos días, ¿verdad? —Prosiguió extrayendo una libreta de entre los pliegues de su falda, en la misma tenía infinidad de cosas anotadas entre ellas citas para degustaciones o charlas con proveedores de alimentos, es decir, cosas importantes para el restaurante que era por así decirlo todo lo que pasaba por su cabeza. —Sino tal vez un… ¿Miércoles? —Siguió observando algunas anotaciones.

Inclusive pensaba que una cita llegaba a durar más de diez horas, así que era normal que fuese tan precavida en cuanto a la fecha a acordar. Aunque tampoco sabía nada de Hana así que sería aceptable que ambas fechas fuesen imposibles.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Jue Abr 27, 2017 4:01 pm

Aquel sabor que provenía del dulce no tardaría en embobarla, permitiendo que la joven asiática probara cada una de las facetas del postre que se le había sido servido, pero no fue suficiente para que no le diera al menos un poco de la atención adecuada a la joven rubia; dirigió su mirada hacia esta, conteniendo una sonrisa ante la diversión que le creaba ver como no solo apoyaba su 'pechonalidad' contra la superficie de la mesa que compartían, sino también por el hecho de que fuera dicho el tiempo que en teoría aun le quedaba por vivir. Por supuesto, no diría nada al respecto, y aunque sabía que al menos le quedaba medio siglo más de vida, puede que el siglo entero, esos años pasaban volando una vez llegada cierta edad; se quedó con un trozo, no, más bien la cuchara a unos centímetros de su boca previamente abierta para recibir el postre en esta al escucharla hablar sobre su nula experiencia con las citas, pero al final tomó el dulce y lo comió con calma antes de hablar, quedando un tanto pensativa en el proceso.

-Bueno, una cita puede ser de muchas maneras, y durar distinto tiempo para cada persona. En teoría, una cita es cuando quedas con la persona que te interesa, usualmente, de manera romántica. -Se llevó la cuchara hacia el labio inferior, aun pensativa y algo dubitativa de si se expresaba bien, o si realmente era lo que decía; es más, ¿había tenido anteriormente alguna cita con alguien? Lo normal era verse atraída por el físico de alguien y coquetearle, siendo la personalidad de dicha persona la que modificara el futuro entre ambos, si seguir en contacto o solo, lo que se diría, polvo de una noche.- Debo decir que tampoco se muy bien cómo van, pero si tengo claro de que me atraes físicamente, y me gustaría conocerte, lo que pase en la cita es algo que decidirán dos adultas.

Hizo círculos en el aire con el cubierto que aun sostenía, para luego hacerlo girar entre sus dedos, como quien anda tomando espaguetis, era una manera de entretenerse y de quedarse haciendo cálculos mentales, aunque no le gustaban las matemáticas; al final, hasta que no se llevó otro trozo del postre a la boca, dejando un rato la cuchara en esta mientras la lengua se encargaba de limpiarla, no fue capaz de pensar en algo adecuado para decir que no fueran simples tonterías, aunque tal vez habría sido divertido decir algo por el estilo.

-Podríamos ir a un parque de atracciones, comer allí, pasar la tarde... Lo más seguro es que si tomaría todo el día, diría que las citas duran horas, más o menos según lo que se haga, reitero. Pero el caso es hacer algo que nos guste a ambas, que nos pueda divertir, y por el que no acabemos yéndonos a casa con mal sabor de boca por peleas sin sentido, no se si me explico. -Antes de siquiera pensarlo, entre pitos y flautas, había terminado dando el último bocado a su postre y cuando buscó un trozo de nuevo en el plato, encontrando el vacío, acabó por hacer un puchero un tanto infantil que pronto desapareció.- Todo lo bueno acaba, pero habría preferido que durara más... -Musitó acompañado de un suspiro, dejando el cubierto sobre el plato con delicadeza para no hacer demasiado ruido en sus acciones, terminando por dejar las manos como soporte de su cabeza cuando apoyó los brazos sobre la mesa; se relamió los labios en un acto de retirar los rastros de su última comida ingerida con sutileza, mordiéndose luego estos de manera previa a tomar la palabra nuevamente.- La fecha no me importa, en mi caso puedo escoger qué día estoy libre, así que me adaptaré a tu horario. Pero si decides el parque, sería mejor entre semana, los fines de semana hay muchos niños y estaría más abarrotado, por si eso pueda disgustarte. En fin, ¿qué decides?

Prefería dejar la decisión a la contraria, tal vez con lo nombrado le daba alguna idea de lo que quisiera hacer con la coreana para tener una cita, o un encuentro lo más parecido a una, que siempre podía tener ese significado para ambas; el caso era que, los vídeos, al fin y al cabo, podían esperar o hacerse un día antes o un día después, pero una cita con una chica guapa no se tenía todos los días, ni siquiera con lo coqueta que era la morena.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Esfir & Katya el Sáb Abr 29, 2017 3:07 pm

Siempre sentaba bien saber que no era la única en la ignorancia, pues la contraria afirmó que tampoco tenía demasiada idea de lo que uno hace en una cita aunque sí confirmó que la duración de las mismas era variable cosa que a la alien le molestaba un poco sencillamente porque no sabría cómo aprovechar el resto del día, si es que le quedaba algo de tiempo libre y tal, que sepa las citas podían llegar a durar incluso más de veinticuatro horas o por lo menos eso era lo que ella suponía ya que siguiendo su criterio, la vida en pareja era el equivalente a una cita extensa.

—No sé cómo organizar esto. —Respondió entre dientes mientras miraba su agenda que estaba demasiado completa para el gusto de cualquiera. —Vamos al parque de atracciones entonces, nunca fui a uno así que no sé si me gusta. —Concluyó rebuscando entre sus bolsillos tanto de la falda como de su camisa.

A simple vista, casi parecía que la rubia simplemente se estaba metiendo mano a sí misma, después de todo se estaba tanteando tanto las piernas como los pechos pero al final encontró un bolígrafo en el bolsillo del pecho y comenzó a escribir en una hoja limpia de la agenda.

—Vayamos el miércoles entonces, al parque que está por los límites de la ciudad. —Dijo la saturniana con la mirada fijada en la libreta. —A no ser que prefieras saltearte estas cosas y pasar a eso de la atracción física, creo que lo llamaban sexo, ¿me equivoco? —Agregó inmutable, como si no diera ni la más mínima importancia a aquello que acababa de decir.

Hasta cierto punto, no tenía idea, después de todo nunca tuvo relaciones sexuales con nadie y era una absoluta ignorante en ese aspecto, pero en aquella ciudad era algo tan común que ella había pasado a no darle ni la más mínima importancia porque… A nadie le importaba hablar de sexo, a nadie le importaba tener relaciones en público y en algunas ocasiones lo había visto, pero era todo heterosexual así que no tenía ninguna pista de lo que pudiese ocurrir con otra fémina.

Y claro, ella odia ser una ignorante, así que toda experiencia vendría genial según si retorcido criterio.



—Habla Esfir— | —Habla Katya— | «Piensa Esfir» | «Piensa Katya» | Narro
Links de Interés:
Búsqueda de Roles

Esfir & Katya
avatar
soberbia

¿Y eso...?
Pansexual
Alien

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Sáb Mayo 13, 2017 10:05 am

-Perfecto, el parque de atracciones será~. -¿Hacía cuanto que no iba a uno? Por memorias difusas, supuso que hacía mucho, demasiado, y sabía que una visita con una buena compañía podría ser divertida, y así averiguaría si seguía con su inmunidad a las atracciones de altura; sería curioso, que aun siendo un ángel, caído o no, no fuera capaz de soportar ese tipo de juegos donde requería una altura bastante clara.- Seguro que te gustará, me pregunto cuando habrá cambiado desde la última vez que fui a uno.

Uno de los juegos que más le gustaban, aparte de los de tiros -donde era francamente buena por pura práctica de los juegos, y los cuales probaría por si su puntería no había desaparecido- era uno de asientos dobles, dejando los pies al aire y que saltaban y/o giraban según lo que decidiera quien estuviera frente a los mandos; en ese entonces era llamado 'El Saltamontes', pero había visto de lejos como muchas cosas habían cambiado, la aparición de nuevas atracciones y la ausencia de otros, no sabía si por falta de popularidad o por fallas que debían arreglarse para evitar accidentes. El 'manoseo' que se había autoimpuesto la rubia frente a ella le hizo salir de sus pensamientos y parpadear, controlando sus labios para no soltar un silbido por las buenas vistas; disfrutaba plenamente de las vistas, y no apartó la mirada de ella aun cuando el espectáculo terminó tras un corto periodo en el que la chica estaba buscando algo que finalmente encontró, el bolígrafo le serviría para escribir algo que la coreana no llegaba a ver desde su lugar, aunque su posición fuera inclinada sobre la mesa entre ellas.

-Claro, el miér... -No terminó ni de pronunciar el dichoso día en respuesta afirmativa, cuando la siguiente frase la descolocó e hizo que se atorara con su propia saliva; la había tomado con la guardia baja, no esperaba que fuera a decir algo de ese calibre, aunque si estuviera acostumbrada a ir directa al grano.- No me molestaría tener sexo contigo, querida... Pero no siempre la diversión viene de las relaciones íntimas primero. Por ejemplo, yo me divierto con muchas cosas, aunque realmente me guste el sexo, ¿tú no te diviertes cocinando? Por ejemplo. Y no es sexo. -No sabía porqué estaba diciendo esas cosas como si rechazara el tener relaciones con la rubia, aun sabiendo que no le desagradaría aquel hecho, por lo usual no se habría negado a ir directo al tema, pero por alguna razón tenía ganas de hacer las cosas diferentes.- Y si después de la cita quieres llevarlo a cabo en mi casa, o en la tuya, adelante.

Dicho eso, tomó de nuevo su móvil, intentando parecer calmada y que no le hubiera afectado realmente la pregunta que la había llevado a ese punto, entrando en el calendario; aun quedaba poco menos de una semana para el miércoles nombrado, y quería tener una idea de cómo harían las cosas, para saber qué tipo de ropa iría bien en caso de muchos detalles, puesto que la idea de ponerse linda era algo normal en una chica, pero ir cómoda también era una cuestión importante que no debía olvidar. Luego también estaba el hecho de que debería mirar el tiempo meteorológico para evitar lluvias o ponerse ropa con la que pasara frío o calor en demasía; menos mal que ella no miraba el horóscopo como muchos asiáticos tenían por manía, siempre obsesionados con la fortuna y guiándose por esta en si salir y hacer algo o no.

-Bien, ahora es saber si quedamos en un sitio, o te recojo y vamos al parque, y la hora de ello. Si no tienes problemas con las alturas, del “transporte” me puedo encargar yo, siempre y cuando no haya mal tiempo. -No tardó nada en escribir 'Cita con...' hasta que se dio cuenta de un detalle aun más importante, por el que no dudó en alzar la mirada para verla con atención, controlando la frustración que había creado consigo misma por su torpeza.- Ahora que lo pienso, no conozco aun tu nombre, y eso me parece muy maleducado de mi parte. Yo soy Hana Song, un placer. -Extendió su mano por encima de la mesa hacia ella para que la estrechara, esbozando una sonrisa encantadora de las suyas, como si esperara que ese simple gesto fuera a hacer olvidar su torpeza.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Ilias & Val el Sáb Jun 24, 2017 4:49 pm

No pudo evitar extrañarse al ver semejante reacción por parte de la contraria, casi pareció que había dicho una barbaridad delante suyo y de paso al ahogarse estuvo a un pelo de escupirle en toda la cara. Una suerte que la morena supiera lo suficiente de etiqueta como para cubrirse a tiempo y tal.

De todas formas, Ilias la miraba con una ceja alzada, no entendía nada de la explicación ni menos el asunto de la intimidad. «¿No se supone que el sexo es algo normal en las citas?  »se preguntaba incrédula sin atreverse a interrumpir las explicaciones de parte de la youtuber.

—No te entiendo, sin sexo no hay cita, ¿o no? —respondió finalmente incapaz de comprender nada de lo dicho, siquiera entendía a qué venía el asunto de la cocina—. Me gusta cocinar, sí, pero no tiene nada que ver con esto —explicó aparte.

¿No se notaba ya que la chica era una ignorante del tema? Seguramente Hana se llevaría el gusto de quitarle la virginidad si es que no la intimidaba el asunto de tener a una alienígena —como lo era la rubia— abierta de piernas y tumbada en el colchón como una estrella de mar. Después de todo eso era lo que probablemente haría si no le daban alguna indicación aparte.

—Si es por mi podemos encontrarnos en la entrada del parque, es más fácil. —aunque tenía que aceptar que había sido desagradable para ella el encontrarse con que no se había presentado ni nada, incluso en su mirada se notaba tal molestia—Lo lamento, me llamo Ilias Derraux, tendría que haberme presentado en el mismo instante en que decidí venir —respondió la rubia justo antes de suspirar pesadamente por tal fallo.

Según ella era algo sumamente grave y probablemente haría algo como castigo por tal cuestión, aunque por Hana ya no se le ocurría nada por hacer, después de todo, ya le había dicho que comería gratis por un tiempo, también había accedido a la cita e incluso le dejó en claro que habría sexo si es que la emplumada lo deseaba.


—Habla Val— | —Habla Ilias— | «Piensa Val» | «Piensa Ilias» | Narro
Ilias & Val
avatar
ira

Seme
Heterosexual
Híbrido de toro

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Lun Jun 26, 2017 12:14 pm

Oh, ya entendía todo, al menos tras un rato de pensarlo detenidamente y de escucharla hablar, su rostro de confusión daba una clara señal de no comprender lo que quería decir, y eso tenía dos significados; uno era que estaba acostumbrada a que el sexo fuera parte de sus citas, y dos, teniendo en cuenta su nulo conocimiento sobre las citas, era que también tenía cero experiencia al respecto de todo eso. ¿Que cómo se sentía debido a ello? Enternecida, en cierto modo, y divertida, por otro; se preguntaba mentalmente donde había estado encerrada como para saber sobre el sexo y desconocer que no todo requería del contacto íntimo con otra persona, incluso para una pervertida como ella. Al final, sabías que el vacío no se llenaba acostándote con el primero que se te pusiera delante o te coqueteara y fuera atractivo físicamente, incluyendo a personas de su mismo género, por supuesto; así que, incluso para el ángel caído, el sexo era un método donde se divertía y se sentía bien, de vez en cuando, y con alguien que le atrajera lo suficiente para ello.

-Cielo, no todas las citas tienen como requerimiento obligatorio el sexo al final de esta. Puede pasar, pero no es algo que deba suceder si o si.- Sonrió levemente, poco acostumbrada a tener que explicar ese tipo de cosas, pero no incómoda por hablar de relaciones sexuales; se encogió de hombros, dándole poca importancia a esto, y alzó el índice para señalar algo cuando iba a hablar.- Hay métodos efectivos de divertirse que no tienen que ver con meterla o llegar al orgasmo, y sé que en esta ciudad es algo casi normal, pero intenta no ofrecerle sexo a cualquiera que te diga de una cita; y tampoco te extrañes si no acaba todo en la cama, hay gente que respeta y prefiere seguir las típicas pautas. Por ahora, iremos al parque y procuraremos divertirnos juntas, descubriremos las atracciones y comeremos allí, pasearemos y nos liberaremos de cualquier estrés, ¿si?

También para la morena era una manera de liberarse, y no estar pegada a una pantalla o una cámara, porque tenía más que claro que ese día la única tecnología que llevaría con ella sería el móvil, y las fotos se convertirían en recuerdos y no algo producto del trabajo extra, como aquella noche; hizo un recuento rápido en su cabeza de todo lo que se podría hacer, y volvió a recordar el inconveniente de la inexperiencia de citas en la rubia, aun más exagerado que el de ella.

-Ponte ropa cómoda, no es cuestión de que a la hora acabes muerta por llevar tacones, o te incomode llevar falda corta porque al montar en la montaña rusa se te sube y se ve todo~... -Quiso bromear un poco, y se incorporó de su silla para, al fin, levantarse y prepararse para irse; tomó un papel y un bolígrafo, escribiendo en este su número de teléfono para acercárselo a la contraria con una sonrisa.- Bien, aquí tienes mi número para comunicarte conmigo para cualquier duda o cosa que desees decirme, por lo que creo que es innecesario hablar mucho más del tema habiendo quedado ya en un lugar para encontrarnos. ¿Una hora?


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Ilias & Val el Miér Jul 26, 2017 8:02 pm

Más que convencida estaba la saturniana de que todo lo que fuese una cita terminaba con sexo, podía ser contra algún muro, sobre una mesa, un sofá, en la cama, incluso en el piso, tampoco iba a andarse de exquisita quejándose sobre el lugar donde llevar a cabo dicho acto pero tampoco ofrecería tales cosas tan abiertamente, además que desde el punto de vista de la alienígena, todo aquello iba relacionado al apareamiento y… Siendo brutalmente sinceros, esa era la menor de sus preocupaciones y en cualquier caso su mente cerrada la obligaría a retirarse nuevamente a su planeta para buscar aquello.

—¿Cómo qué no? —Cuestionó casi horrorizada, con los ojos abiertos como platos e incluso se había echado hacia atrás empujando un poco el respaldo de la silla—. ¿¡Me han engañado todo este tiempo!? —Exclamó llevándose ambas manos a la cabeza para revolverse con saña el cabello.

Podría no ser la mejor imagen que pudiera darle a una mujer que le había salvado el negocio pero realmente le frustraba ser una completa ignorante y demostrarlo de tal forma. Sin mencionar que durante su tiempo en la Tierra se había valido del internet principalmente para obtener información de todos los tipos, lo cual volvía bastante normal que ahora desconfiase de absolutamente todo lo que le dijeron.

Pero en lugar de prestarle atención a las indicaciones de la caída, Ilias se reincorporó poniéndose de pie y golpeando la mesa con ambas manos abiertas sin importarle que las cosas de encima se tambalearon, aunque nada cayó por suerte.

—¿¡Entonces no es verdad que los humanos se echan una mezcla de limón y manzanilla en los ojos para aclararse el iris!? —Y es que esa si bien no era la preocupación más grande, era una de tantas cosas que se había creído aunque no lo había llevado a la práctica… Aún.


Off:
No es que ignorara la otra mitad del post ni nada similar, es que creo que con esa interrupción de Ilias deduzco que Hana se quedaría en plan “wtf” o algo así. Cualquier cosa me dices y veo como edito para que todo tenga sentido y no se haga una conversación múltiple en distintos tiempos xD


—Habla Val— | —Habla Ilias— | «Piensa Val» | «Piensa Ilias» | Narro
Ilias & Val
avatar
ira

Seme
Heterosexual
Híbrido de toro

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Vie Jul 28, 2017 3:12 pm

En realidad solo esperaba que le dijera una hora a la que encontrarse para irse, creyendo que, tal vez, la conversación no daría para mucho más, y aun siendo una chica que le gustaba la atención, habiendo conseguido la cita, le parecía tontería quedarse más tiempo en el restaurante; pero las palabras de la rubia solo la dejaron en el sitio, enarcando una ceja por la incomprensión, sobre todo por la manera en que se comportaba ante aquellos datos dichos. Había aprendido más que de sobra la diferencia entre quedar para sexo y una cita, sobre todo teniendo en cuenta de que entre ambas la mayor diferencia era en si la persona le parecía interesante para conocerla, o solo le gustaba para tenerla entre sus piernas, fuera hombre o mujer. ¿Qué tipo de cosas le habían contado a la aparentemente joven chef que ahora se sentía como engañada por ella no sabía quien?

-Bueno, es algo que vas entendiendo con el tiempo, entre citas y quedadas... Una cita puede terminar en sexo, si en principio se ha quedado con la otra persona para ese fin, y ambos desean... -Se cruzó de brazos, aunque manteniendo una mano afuera para rascarse la punta de la nariz con el ceño ligeramente fruncido por la confusión de aquel momento; se sentía extraño explicar ese tipo de cosas, sobre todo porque con lo bonita que era la contraria, le parecía raro que no hubiera salido con nadie y experimentado estas cosas.- Pero veo una pérdida de tiempo y dinero ir a una cita si solo quieres sexo, aquí la gente no acepta ir a la cama con una si es fiel o si no le gustas, por preferencias.

Y entonces parpadeó sorprendida por semejante burrada dicha, jamás había escuchado algo parecido en su no tan corta vida, y por la estupidez en si fue que soltó una fuerte carcajada que la hizo inclinarse sobre la mesa, donde se sostuvo mientras se llevó la otra mano al vientre por el dolor que tanto reír le provocaba; no se burlaba de ella y la inocencia que estaba demostrando, características que hacía mucho no encontraba en nadie, y le resultaba hasta adorable. Cuando terminó de reírse, obligándose a si misma a detenerse para no hacerla sentir mal, se secó las lágrimas que asomaban por las esquinas de sus ojos y tomó aire; creía que la joven necesitaba una respuesta clara, y alguien debía golpear al imbécil que le dijo tal mentira.

-Pues, no se si se aclararía, pero puede que lo dejaría ciego. Imagina echarse sal en una herida abierta, dolería horrores. El iris no se aclara por algo así, cada uno nace con su color de ojos, puedes nacer con ojos claros y luego oscurecerse con el paso del tiempo, pero el limón no es un método fiable en ningún sentido.- Sonrió con diversión, aun le hacía gracia la imagen mental que se había hecho de alguien echándose limón en el ojo, algo que ella no haría ni loca, y que le hizo sentir un tanto cruel porque quisiera reírse por algo así.- La manzanilla es usada para limpiar los ojos en caso de infección, usando una gasa y limpiando con cuidado con el té de manzanilla hecho. Si alguien cambia de color de ojos puede ser algo genético, o con lentes de contacto, incluso una enfermedad, así que no intentes echarte limón en los ojos, ¿si?


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Ilias & Val el Sáb Jul 29, 2017 12:55 am

¿Pero es que le estaban diciendo que todo lo que había encontrado científicamente comprobado era en realidad una vil mentira arreglada? No podía ser, no, para nada, la que estaba mintiendo tenía que ser aquella mujer que tenía delante justamente para burlarse tal y cómo lo había hecho con esa carcajada, ¿por qué si no hubiese dicho tamañas mentiras? Tan bruta no iba a ser, no podía ser el ejemplo que daba la razón a ese dicho de que las rubias bonitas son huecas.

—Es que no puedo creértelo —respondió intentando recobrar la compostura —. Lo que me estás diciendo es que absolutamente todo lo que leí sobre este mundo está mal y no puedo aceptarlo —agregó tomando asiento y mirando a la youtuber con el ceño fruncido.

Aunque luego de hacer ello y de cruzarse de brazos, momento en el que comenzó a razonar lo dicho, tenía sentido lo que esta decía del color de ojos aunque su raza había hallado maneras de lograr un cambio en la tonalidad y todo eso, pero el limón tenía más que comprobado que ardía en contacto con el ojo ya que… Cocinando alguno que otro accidente ocurre, especialmente cuando apenas estás comenzando.

—Aunque lo del limón tiene sentido… —Razonó finalmente llevándose un pulgar a la boca para morderse levemente la uña—. Bueno, no sé lo que harán en este mundo, tendré que ver cómo descifrar si una fuente es confiable o no —comentó más para sí misma ya con ojos cerrados.

Tras ello, la saturniana suspiró pesadamente algo frustrada por las sorpresas que se acababa de llevar, sorpresas desagradables por si fuera poco ya que le estaban haciendo suponer que debía de desconfiar de todo lo que leía por ahí, aunque nunca le dijeron nada más que no intente cambiarse el color de ojos con limón.

—¡Bueno! —Se reincorporó de golpe ignorando el pedido de la contraria—. ¡La cita! A las cuatro de la tarde, ¿te parece bien? A la entrada del parque —indicó esperando una respuesta de la chica, si todo estaba en orden ya cada una debería de poder retirarse a lo suyo.


—Habla Val— | —Habla Ilias— | «Piensa Val» | «Piensa Ilias» | Narro
Ilias & Val
avatar
ira

Seme
Heterosexual
Híbrido de toro

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Hana Song el Lun Jul 31, 2017 8:29 am

Enarcó una ceja por su comportamiento, era extraño, pero no lo suficiente para hacerla arrepentirse de su decisión de querer una cita con la contraria, sino más bien todo lo contrario, hasta se divertía por sus caras; hasta ahora se había mostrado un tanto indiferente, ver los cambios en su rostro debido a lo que parecía descubrir por primera vez la entretenía de un modo diferente. No era como cuando veía los rostros de fastidio cuando veía a sus contrincantes en los juegos ver cómo ella, siendo una chica, era capaz no solo de desafiarlos, sino también de derrotarlos con suma facilidad; las reacciones de la gente ante lo que ella hacía era una manera bastante buena de pasar el tiempo, un hobbie que a veces no podía llevar a cabo, pero parecía que ahora tenía a alguien perfecto para ello.

-¿Todo lo que leíste? -No pudo evitar preguntar con cierta curiosidad, aunque no sabía si le respondería y tal vez sería un buen tema de conversación para el día quedado, algo que sacar a colación para conocer un poco más a la contraria; o más bien, conocer lo que ella había leído y creía saber del mundo. -Da igual, ya me contarás en nuestra cita.

Se encogió de hombros, dándole poca importancia a ello, y esperando no explotar de alguna carcajada mal contenida por volver a pensar en lo dicho, las imágenes seguían flotando en su mente, era inevitable sentir ganas de reír con aquellas ideas de bombero retirado; si no fuera porque se alejaba mucho, sino es que completamente, de la definición de masoquista, intentaría el experimento de echarse jugo de limón en los ojos. Aun si quedaba ciega, sabía que su regeneración resolvería ese problema, pero el dolor que sabía que le causaría ya no le atraía mucho, es más, en absoluto; le gustaba adquirir nuevas experiencias, aprender cosas que no sabía o hacer cosas que le causaban curiosidad e interés, vivir para el juego era entretenido hasta cierto punto, pero no se consideraba antisocial.

-Cualquier duda sobre este mundo, puedes preguntarme. Total, de paso descubro qué tantas cosas desconoces, y puedo ver tu cara de sorpresa al saber que algo no tenía naaaada que ver con lo que leíste.- Se acomodó un mechón de cabello tras la oreja, seguía de pie al no haberse sentado pese a todo, pero una vez que la hora y el lugar habían sido acordados, asintió con la cabeza, considerando que ya podía marcharse a su casa; la única luz que lograba colarse en las vidrieras del local eran de las farolas hacía ya mucho encendidas, y supuso que era bastante tarde, sobre todo porque la estación ya hacía que el anochecer fuera cada vez más tardío.- Bien, a las cuatro entonces. -Se inclinó hacia la extraterrestre con la intención de despedirse, depositando un beso en la mejilla ajena mientras la contraria era sujetada con suavidad por su mano; dejó un resquicio de caricia sobre la piel de la chica al separarse, un tanto coqueto mientras le dirigía un guiño de ojo para luego marcharse, con la mano en alto.- Nos vemos el miércoles entonces, Ilias~.


Hana Song
avatar
lujuria

Fufufu... ¿Quien sabe~?
Pansexual
Ángel Caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Ilias & Val el Vie Ago 11, 2017 5:21 pm

Sí, todo lo que leyó, absolutamente todo ahora estaba en duda por culpa de una sola personilla que tenía delante ahora mismo y que podría hacerle pagar por ese malestar psicológico por el que ahora la rubia estaba pasando, pero no, prefirió quedarse con cara de boba mirándole fijamente mientras esperaba algún tipo de explicación que en lugar de llegarle terminaron por decirle “hey, luego lo hablamos bien”.

—¿Bien? —Fue lo único que atinó a responderle la alienígena sin dar crédito a lo que había escuchado.

Sí, todavía estaba tonta por eso que le habían estado diciendo, podría olvidarse y seguir con alguna otra cosa de mayor importancia, como mirarle el escote a aquella chica o podría cambiar de tema, cualquier cosa era buena en una situación así pero no lo hizo, y eso significó que Hana se levantase y se retirase del lugar en el momento, no sin antes saludarle de una forma de lo más coqueta que justo un peatón logró divisar.

Nada importante realmente, Ilias estaba estúpida con todo lo ocurrido y no iba a detener a aquella mujer.

—Sí, nos vemos el miércoles —respondió vagamente permitiendo a la contraria retirarse.

«Entonces tendré que olvidarme de todo lo que aprendí leyendo, lo único que me servirá supongo que es lo que aprendí experimentando como con la comida »razonó la saturniana aún desparramada en la silla. Seguramente tenga que ponerse a comprobar cosa por cosa para asegurarse de cuales son ciertas y cuáles no, aunque eso suponía un peligro para la salud de media ciudad. «¿Significa que no es peligroso comer pez globo? »

Un verdadero peligro.


—Habla Val— | —Habla Ilias— | «Piensa Val» | «Piensa Ilias» | Narro
Ilias & Val
avatar
ira

Seme
Heterosexual
Híbrido de toro

Volver arriba Ir abajo

Re: Demasiada casualidad [Priv. Hana Song]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.