No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Lun Sep 05, 2016 5:11 pm

Los días pasaban tranquilos en la ciudad del pecado. Entre espuma algodonada que distorsionaba la visión del shinigami –mostrándole fantasías menos crueles de lo que eran en realidad- así como flores que perfumaban tanto su hogar como la cafetería de su pertenencia. Era por lejos la mejor vida que podría haber deseado y la estaba llevando a cabo con suma gratificación.
Peculiar ese día no tenía nada en absoluto aunque siempre se podían cambiar las circunstancias por capricho del destino, eso lo sabía muy bien. Cuando se encontró ya en la tienda comenzó por arreglar las decoraciones exteriores del comercio que se había alicaído debido a un constante sol que últimamente no quería irse. Des no era un gran fan del señor pero sabía que así era la vida y no podía quejarse más que con pequeños bufidos infantiles y de sonido bajo. Sus orbes dispares miraban preocupados a las bonitas flores coloridas que eran tocadas con las amplias manos del peli-rosado, quien acariciaban los tiernos pétalos para realzados con esa pequeña capacidad obtenida de su mestizaje. Su atención se vio toda, en un principio, ocupada por las bonitas plantas aunque luego de un tiempo esta pasó a un par de jovencitas que pasaban cerca de su persona. Las mismas se veían bellas, jovenes y sin preocupaciones aunque un mero instinto, de esos que no comprendes pero solo ocurren porque si, las llamó tímidamente para que prestaran unos minutos de su tiempo a su persona.
-Di…disculpen, jovencitas-
Murmuró de forma amable, muy suave, mientras sonreía inocente y de forma genuina mientras se paraba a una distancia segura de las mismas, vistiendo en un pantalón negro ceñido y una camisa blanca impoluta.
-¿Les gustaría pasar a comer algo?-
Por unos segundos dudó de su propuesta pues ¿Quién diría “SI” a un extraño que acaban de conocer? Por coherencia nadie se pondría en una situación de peligro, lo sabía bien, pero en sus intenciones estaban las de darle un desayuno a dos jovencitas que no había visto antes por la zona. Era un pésimo comerciante y encima un crédulo.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Jue Sep 08, 2016 9:47 pm

—Te digo, tienes que dar lástima para que te quieran alquilar. —Decía bastante ofendida la peliazul que estaba a punto de tener un ataque de nervios causado por la otra chica que la acompañaba, una con rasgos bastante similares a los propios.

—Pero no sé cómo… —Respondió algo tímida la segunda chica, la que tenía ambos ojos del mismo color y se notaba bastante más ‘inocente’ que la primera.

Aquellas dos siguieron su charla a lo largo de varias calles, seguramente habrían tenido algún problema con alguna de las inminentes estafas o los turbios negocios que llevaba a cabo Natsuki por culpa de Mizuki, pero ya daba igual, la primera nunca fue de llorar sobre la leche derramada y en aquella gran ciudad era muy seguro que encontraría muchas otras oportunidades de lograr obtener algún tipo de ganancia a expensas de la salud y la integridad física de su propia hermana, después de todo solo para distracciones y servicios era que lo único para lo que le servía.

La idea de la heterocroma era regresar a casa a buscarle una vestimenta algo más lastimosa a la vista a su hermana, cosa de que llamase la atención a todo el que pasara y tal vez le pondría algún collar con una correa y por qué no, un cartel en las partes ‘erógenas’ para asegurarse que así se verían cosas como precios. Aquella era una práctica relativamente habitual en la vida de estas dos féminas lo cual no implicaba que la mayor de las hermanas lo aprobase o estuviese totalmente de acuerdo.

De todas maneras, se encontraban a una buena distancia del objetivo y la hora del desayuno ya se les había pasado, después de todo se habían pasado la noche en vela robando cuanto pudieran y apenas si habían pasado por la casa a dejar unas cosas.

En ese mismo instante, Natsuki estuvo dispuesta a dar su idea de ir a algún lugar barato a comer algo y de ahí a seguir el viaje hasta la casa, pero antes de ello un extraño de cabellos rosados se les hizo presente interrumpiendo totalmente a la menor de las caídas.

—Eh… Claro, ¿por qué no…? —Respondió con una alegre sonrisita llena de hipocresía de la cual no era necesario que el contrario se enterase. —Justo estábamos pensando en dónde desayunar. —Agregó dedicándole una ligera reverencia al contrario y si no tenía problemas ella dirigiría a su hermana al interior del local.

La mayor obviamente había caído en cuenta de lo que su hermana estaba maquinando así que no dijo nada aunque se le notaba cierta ‘preocupación’ en el rostro, después de todo una vez más alguien totalmente inocente terminaría afectado para bien o para mal.

—¿Sirven postres? Siempre me gustó desayunar con cosas dulces. —Consultó sin la más mínima pizca de pudor mientras esperaba a que el teórico empleado las guiase a alguna mesa o algo donde pudieran comer tranquilas.

~Pobre... Ni siquiera tiene nada que ver... ~Pensaba en absoluto silencio Mizuki que no hacía más que mirar en direcciones aleatorias el local.

Cabía destacar que ambas peliazules vestían prendas relativamente similares, un vestido no muy corto ni muy largo de tonos azulados y blancos que servía bien para realzar la medida del busto de ambas y dejar en evidencia la estrecha cintura de ambas, aunque la silueta de la mayor probablemente se notaría mucho más estilizada que la de Natsuki que se notaba algo más robusta en especial en la zona de las caderas, después de todo siempre tuvo unas piernas considerablemente anchas.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Sáb Sep 10, 2016 1:33 pm

En verdad no se esperaba que le respondieran tan rápidamente y con una afirmación, de hecho fue tan maravilloso que el peli-rosado solo pudo darles una tenue sonrisa cálida para guiarlas al interior del local con aroma floral.
-Es un gusto que aceptaran y sí, tenemos una gran variedad de postres para que degusten-
Mencionó a la muchacha que antes había preguntado para acompañarlas a una mesa redonda, no muy grande, y que tenía un bello mantel en tono marfil así como un bonito jarrón que perfumaba la zona donde ambas podían descansar. Se disculpó por dejarlas solas unos momentos y se dirigió tras la barra para comenzar con la preparación de dos cafelattes cargados y abundantes mientras en una bandeja circular colocaba algunas tostadas tibias y pequeños cuencos con dulce, queso y manteca para que pudieran untar sobre ellas, así como dos pequeños pasteles individuales de chocolate oscuro con crema batida encima y fresas.
Pese a las malas caras de sus empleados que pensaban no era buena idea ingresar a unas niñas extrañas al café Des hizo caso omiso pues no podía pensar tan mal de todos. Si bien resguardaba todo de si por temor a sufrir no significaba que no pudiera ser amable con cualquiera que pareciera lo necesitara. Con timidez sonrió tanto a las jóvenes –en la lejanía- así como a sus ayudantes que solo suspiraron con resignación pues estaban acostumbrados ya a las rarezas de su jefe.

Con todo listo, tanto dulces como bebidas agregó una taza extra para su persona pues de momento tenía ganas de hacerles compañía. No siempre tenían bellas damas y por encima tan amables.
-Lamento la demora, aquí tienen-
Sonrió mientras dejaba el cumulo de alimentos y bebida frente a sus bellos ocelos, notando algo tan peculiar en una de las muchachas que hasta le hizo ruborizar por completo debido a que no conocía hasta el momento alguien que compartiera la heterocromia como su persona aunque el mestizo siempre ocultaba uno de sus orbes pues sentía algo de vergüenza pues siempre terminaban por mirarle como un fenómeno de circo (cabello rosado cual florecilla y ojos dispares ¡como si eso no fuera suficiente para no verse uno más del montón!)
-¿Será un problema si me siento con ustedes? Siento si me veo como un… ¿acosador? En verdad no es mi intención ofenderles es solo que nunca había hecho algo tan impulsivo como invitar a dos desconocidas porque si-
Sonrió amable y tímido mientras movía su cabello rebelde para que no molestara del todo su visión.
-Por cierto, he sido muy descortés, mi nombre es Des, Des Aeva. Es un gusto conocerles-
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Vie Sep 16, 2016 4:37 pm

Era algo sin lugar a dudas llamativo para ambas caídas que en un local de comida no se les preguntase absolutamente nada sobre lo que deseaban ingerir, en lugar el pelirrosa se alejó y podían verlo perfectamente preparando algo, ni tenían idea de lo que era pero intercambiaron una mirada extrañada por tan… Dudoso comportamiento.

—¿Será…? —Preguntó Natsuki con una ceja ligeramente alzada mirando fijamente a su hermana mayor que simplemente le respondió con un gesto hecho con los hombros.

De todas formas, no tenían mucha idea de cuál era el trato por el que habían ingresado, solo sabían que el pelirrosa prácticamente se había tomado todas las libertades del mundo para deducir por sus propios medios lo que ambas ángeles pudieran llegar a pedir y si bien no tardó demasiado, llegó y dejó una buena cantidad de cosas sobre la mesa lo que dejó a ambas peliazules perplejas.

Lo más triste del caso es que el desconocido no parecía importarle demasiado, así como a ellas poco les importaba la mirada desaprobatoria de todos los demás empleados allí presentes. ~Aquí hay algo raro… ~Era lo que pensaba la menor que no paraba de inspeccionar el alimento con la mirada.

—Por mi parte no hay problema, Mizuki es mi nombre. —Respondió algo tímida la mayor de ambas féminas, acompañando sus palabras con un ligero gesto de su cabeza.

—Natsuki, ¿puedo saber dónde está la trampa…? —Preguntó con el semblante serio, era lo mínimo que podía hacer teniendo en cuenta la ciudad en la que se encontraban. —Quiero decir, ¿se supone que paguemos por todo esto aun cuando nunca se nos preguntó lo que queríamos comer…? —Agregó desviando ligeramente la mirada al pelirrosa, pues todo ese rato había estado mirando la comida.

Cualquier cosa podía llegar a ocurrir, e incluso tal vez era algún tipo de intento de estafa y por ello les habían dejado a fuerzas tanta comida allí frente a ellas. Tentar a los clientes y que comenzaran a comer para luego llevarse la sorpresa con la cuenta era una práctica bastante habitual en algunos restaurantes menores y a Natsuki no le apetecía ser ‘estafada’ por nadie.

El lado positivo era que Mizuki sabía perfectamente que si su hermana no comenzaba a comer ella por descarte tampoco debería para evitarle molestias a la segunda mencionada.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Dom Oct 02, 2016 5:17 pm

No comprendía lo que pasaba por la mente de las muchachas y tampoco estaba seguro del todo si debía involucrarse en una cosa tan delicada así como privada (pero era estúpido pensar en ello cuando ya las había invitado a sentarse y comer pacíficamente en la cafetería). No hizo comentarios luego de sus primeras palabras y se mantuvo sonriendo mientras era molestado por uno de sus empleados que había decidido llevarle una taza de té al muchacho con el fin de que pudiera tener también una bebida de acompañamiento para estar junto a las muchachas.
-Muchas gracias, puedes ir a por otras mesas estoy bien aquí-
Sonrió al muchacho de cabello brunette que dio una mirada al adulto y luego a las jóvenes para entonces suspirar resignado y devolver la sonrisa a los tres.

Ya en soledad el mestizo se quedó un poco asombrado al ver que las chicas se mantenían estáticas, observándolo todo, sin probar un solo bocado o un poco de bebida. La mirada de Des estaba algo preocupada y por su mente se diputaban mil ideas que no lograban aclarar sus pensamientos. Era difícil para su persona el comprender a otros pues no estaba muy bien adaptado socialmente en los aspectos más básicos como la pura y sencilla “desconfianza”. Si bien su vida fue un desastre desde su nacimiento no tenía la habilidad para discernir entre picardía, nervios, dudas, odio, maldad y escepticismo –por solo mencionar algunos conceptos-. No veía a las hermanas como maleantes, mucho menos como presas de caza o algo parecido, pero ellas tampoco deberían de comprender que el tonto peli-rosado Era un bonachón muy torpe pero que picó rápido con aquello último. ¡Eso era! O imaginó que se debía a la desconfianza por el primer contacto entre los tres.
-Mizuki y Natsuki…son nombres muy bonitos ¿son japoneses?-
Mencionó de contento por la presentación para entonces reír por las palabras confusas de las chicas. Sus deducciones no estaban del todo erradas pero fue divertido notar a dos personas tan espontaneas y sin miedo a decir lo que pensaban.
-No hay truco o trampa. Solo sentí el deseo de invitarlas-
Comenzó la explicación para luego dar un pequeño sorbo a la taza de porcelana blanca que iba en juego con un bonito plato del mismo tono con la decoración de una magnolia sobre el borde. El té estaba muy caliente, en el punto que el mestizo prefería, por lo que luego de saborear el dulzor del mismo sonrió muy embriagado no solo por su paladar satisfecho sino porque en verdad disfrutaba de la compañía de las bellas damiselas.
-En absoluto deben de pagar algo aunque ¿por qué preguntan eso? ¿Acaso no han sido invitadas antes? No puedo creer que siendo tan bonitas no sean cortejadas cotidianamente…-
Les halago mientras hacía un ademán con sus manos para que se abalanzasen por aquella comida que estaba recién servida.
-Por favor, no se detengan y coman o todo se enfriará. Si quieren pagar algo me apetecería pedirles un favor-
Sus manos sostuvieron el mentón del mestizo mientras sus brazos se apoyaban en la amplia mesa
-Me gustaría que dijeran que les parece el servicio. Dulce, salado, café entre otros…estamos haciendo algunas innovaciones en el menú y  necesitamos saber de boca de los comensales que opinan ¿les parece algo posible?-
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Mar Oct 11, 2016 8:50 pm

Mizuki muy probablemente habría aceptado la invitación y la comida sin atreverse en pensar que el pelirrosa tendría alguna intención oculta pero su hermana era sumamente celosa respecto a su dinero por lo que si terminaban pagando algo, seguramente terminaría por ser la menor y eso significaba un ataque de locura y violencia para con la mayor. Pero da igual, aquel peculiar hombre explicó sus motivos y para la mayor de las caídas no había nada raro, es más, si fuese por ella ya estaría comiendo pero tenía que esperar algún tipo de señal de Natsuki para evitar problemas.

—Sí, son japoneses. —Respondió algo nerviosa la mayor sin atreverse a despegar la mirada de su hermana que se mostraba pensativa y no muy ‘feliz’ al respecto.

El lado positivo era que el pelirrosa finalmente respondió a las dudas de la menor y más robusta de las féminas pero de todas maneras no se mostraba convencida ante ello. ~Podría ser que haya echado algo en la comida. Muchos quieren comprar a Mizuki y no me sorprendería que a mí así que podría querer drogarnos para después vendernos en el mercado negro. ~Pero claro, así como ella había armado todo esta deducción en base a una sola acción, todo podría estar totalmente equivocado y con buenos motivos pero prefería no arriesgarse demasiado por lo que con una señal de su mano le dejó un mensaje a su hermana.

—Es raro que inviten sin segundas intenciones, además como dijiste, sí somos cortejadas pero por gente despreciable que seguramente nos quiera follar y luego vender, o retenernos como sus esclavas sexuales por eso… Mizuki. —Explicó sumamente seria al mismo tiempo que se cruzaba de brazos lo que realzaba ligeramente el tamaño de su busto inconscientemente.

No muy feliz al respecto, la de ojos rojos asintió ligeramente y tomó una de las rebanadas de pan tostado la cual llevó a la boca para darle una mordida algo desconfiada. Luego de masticar como debía tragó y esperó unos instantes antes de hablar, por si sentía algún tipo de cambio en el cuerpo cosa que no ocurrió en lo más mínimo.

—Está bien, no tiene nada. —Afirmó la mayor dando una nueva mordida a la rebanada de pan aunque con algo más de confianza.

—Bueno, supongo que estará todo en orden. —Confirmó la heterocroma que prefirió comenzar con la taza de café. —Disculpa pero no te puedo decir nada sobre el servicio porque nos tienes como invitadas, no clientas, respecto a la comida supongo que antes de decir nada tendría que comer cada cosa así que ahora mismo tampoco puedo aportar. —Fue lo que atinó a decir la más joven de las Nakahara, podrá sonar como una amargada de la vida pero en el fondo, la chica tenía toda la razón.

La mayor no decía nada al respecto, pero había tomado la confianza de seguir comiendo lo que tenía delante aunque claro, no perdía el control de si misma y se comportaba con cierta educación y delicadeza.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Vie Nov 11, 2016 11:47 pm

Las explicaciones que daba una de las muchachas no solo horrorizaba al mestizo sino que le hacía comprender totalmente el hecho de que ambas desconfiaran tanto, y es que la vida del muchacho tampoco había sido un sueño…por el contrario, fue una pesadilla que prefería dejar en lo profundo de su alma ya que no tenía amigos o pareja de confianza como para revelar todo aquello que había padecido desde su niñez hasta que pudo “volverse alguien fuerte” y tomar riendas de su propia vida.
-Ya veo…en verdad debe ser duro, muchas veces las personas con las que nos topamos son crueles y hacen de las suyas con impunidad, es algo muy injusto…-
Habló con suma gentileza, sin sentir enojo o frustración por la rudeza ajena, de hecho sentía con total empatía su forma de ser pues notaba que bien o mal se cuidaban mutuamente. Eso resultaba admirable y tierno al mismo tiempo.
-Aunque me pone sumamente feliz ver que se tienen una a la otra. No es fácil encontrar verdaderos lazos en la ciudad por lo que se ve esperanzador ¿no creen?-
Habló cuasi romántico para luego beber de su taza de té, saboreando aquel pequeño gusto a miel que su empleado había utilizado en la preparación. Era tan sutil y magnifico que por poco se habría perdido en sus pensamientos golosos, insistentes y desconsiderados que le obligaban a ignorar su entorno y cualquiera que estuviese en ese sitio. Que hombre estúpido era a veces.

Muy por el contrario de lo común, al verlas degustar sus alimentos una amplia sonrisa totalmente genuina y verdadera se coló a sus labios mientras unas mejillas rosaditas ampliaron el aspecto infantil y femenino del peli-rosado. Ese, otro punto espantoso de su persona, uno que no podía evitar pues la naturaleza le había “regalado” esas facciones poco usuales en un hombre, más de su edad.
-oh, pues eso puede solucionarse si ustedes lo quisieran, de hecho…-
Se lo pensó unos momentos, sorprendido de lo que diría aunque en verdad así resultaba el mestizo, buscando las mejores palabras para que nada tuviera un tinte sospechoso ni mucho menos.
-Estaría muy complacido de recibirlas cuando gustasen. Nuestro local no es tan grande aun pero es bonito tener gente aquí. Claro que no deberían de pagar nada y solo les pediría que me dieran su opinión cruda y honesta sobre lo que servimos.-
Comenzó mientras miraba de un lado a otro para centrar su mirada en las contrarias.
-Verán, no siempre tenemos la suerte de encontrar críticas reales. Todos los que vienen están contentos y felices con lo que brindamos pero es necesario tener un parámetro de calidad y pues…dado que no tienen miedo de mostrar sus ideas…eso vendría muy bien para el marketing. Claro que pensaría en un salario si lo desean y un puesto aquí también si eso les parece, en caso contrario pues simplemente son bienvenidas a comer cuanto gusten-
Des era un tonto glotón, por supuesto nadie lo dudaba, pero en verdad disfrutaba de tener personas a su alrededor, cruentas en su forma de hablar, dóciles y amigables, con rudeza…siempre se sentía bien en aquellos momentos donde el ambiente se animaba y resplandecía en conversaciones, sonrisas y alimentos. Estos últimos resultaban la esencia de las personas a su ver.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Dom Nov 20, 2016 10:40 pm

Las palabras del pelirrosa gustaban a Mizuki, le hacía sentir bastante bien la idea de que Natsuki realmente se preocupase por ella y de que ambas estuviesen juntas en todo momento en aquella pútrida ciudad, pero claro, la realidad era muy distinta y lo que pasaba por la mente de la mayor de las caídas era simplemente una imagen algo utópica de lo que desearía que fuese realmente su querida hermanita. ~Sería tan lindo… ~Pensaba con una sonrisa en el rostro mientras ideaba mil situaciones diferentes de su agrado.

Por su parte, la menor simplemente alzó una ceja al ver sonreír a su hermana de esa manera. ~¿Está tonta…? ~Fue lo único que le pasó por la cabeza en ese instante pero no diría nada, simplemente borraría su expresión de extrañeza para reemplazarla con una sonrisa hipócrita para el hombre allí presente.

—Hacemos lo que podemos. —Dijo tratando de sonar convincente puesto que la realidad era muy distinta.

De cualquier manera, la conversación volvía a centrarse en lo que ahora aquellas dos peliazules estaban comiendo sin muchas preocupaciones, aunque la menor se tomaba más tiempo con el café que con el resto, después de todo nunca fue de desayunar con alimentos sólidos aunque hacerlo de vez en cuando le resultaba agradable. Aun así… Lo que tenían en ese instante era una propuesta de trabajo de lo más extraña.

—Entonces nos quieres como empleadas pero para criticar los servicios del local, ¿verdad? —Soltó seriamente la heterocroma justo antes de llevarse la taza a los labios y dar un largo sorbo a la bebida. —Supongo que no estaría mal, pero quisiera antes de aceptar, ver un contrato por escrito. —Agregó básicamente para finalizar y dejar en clara su posición.

~Es demasiado bonito para ser verdad, o sea, comida gratis, una paga y para colmo podemos hacer cuánto se nos venga en gana aquí. ~Pensaba Natsuki sin siquiera molestarse en pedir una mínima opinión de su hermana que había estado en silencio todo el rato comiendo lo que tenía delante aunque no como una desesperada, no, se tomaba su tiempo para masticar cada cosa y no ensuciarse ni a ella ni su vestimenta ni la mesa y el mantel. Venga, comía como una persona normal.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Dom Nov 27, 2016 12:28 am

¿Acaso habría dicho cosas tontas?¿era demasiado directo? No sabía si en verdad estaba aplicando alguna falta de respeto pues a la mayoría de sus empleados los había contratado de la misma forma o similar. No todos estuvieron en la calle obviamente pero llegaban de situaciones complicadas que podrían haber generado más de un compromiso crudo en sus vidas. No era lastima, Des era incapaz de sentir esa emoción en sí, pero en verdad deseaba ayudar a quien podía.
-Claro que no será gratis...deberán esforzarse por el-
Expresó primeramente mientras se sorprendía por las palabras contrarias. Sus manos negaron mientras sus labios y su rostro completo colocaba una sonrisa comprometida y algo nerviosa. La muchacha le tomaba por sorpresa totalmente pues caía en la cuenta de cual fue su error parsa comenzar.
-Verán, como he dicho es un trabajo. No solo es probar lo que aquí creamos con mucho esfuerzo. Ardent es mi sueño y realmente siempre espero encontrar gente cualificada para el empleo y creo que ustedes podrían hacerse con las tareas-
Expresó con una nueva sonrisa mientras hacía algún que otro ademán con aquellas palmas y extremidades largas.
-Todos hemos hecho algo por primera vez, cocinar, lavar, inventar...incluso vivir como a cada uno le place. Puede sonar algo tonto pero la libertad de elegir es algo tan fabuloso que muchos no comprenden lo que ello significa. Por eso mismo...-
Miró nuevamente a ambas tan torpe y amable que era fácil ver lo simple, lo sencillo, que resultaba ese hombre. Podía ser extraño –de eso nadie tenía duda alguna- pero en su corazón había una bondad tan transparente que era por ello mismo que le timaban y embaucaban una vez tras otra. A decir verdad tal motivo le hizo perder esperanza completa en el amor (aun si guarda un amor “platónico” por alguien) mas no con las amistades. El mestizo seguía creyendo que había personas buenas y eso se debía a las personas que trabajaban en el Ardent.
-...Bueno, por eso mismo me gustaría que eligieran que hacer. Como ya he dicho todos comenzamos con algo alguna vez, incluso yo, por lo que esta sería una oportunidad para ustedes. Su trabajo consiste en testear la mercadería para la venta al publico y para ello también deben de encargarse de las relaciones con clientes así como de crear parámetros, informes de situación. No es algo sencillo de hecho pero la paga será buena y por un contrato como todos aquí-
Allí iba la explicación comercial y legal. En verdad el trabajo para las doncellas no era algo simple ni sencillo. Dulces y flores parecía una combinación torpe, estúpida, y ganadora pero aun así la rama gastronómica era por lejos voraz y cruel. Un emprendimiento que siempre tenía la obligación de reinventarse debido a los comensales, la gente nueva y que evoluciona en relación a sus gustos. Todo un arte a los ojos del peli-rosado.
-Creo que solo hay algo...que deberán de afrontar...-
Sus mejillas se pusieron rojas rápidamente y una gota de nerviosismo le corría por la nuca de solo mencionar lo que estaba a punto de explicar. No era nada perverso (o tal vez en cierta medida si resultaba grotesco) pero no podía evitarlo con su pecado y su forma de ser de por si.
-Bueno verán...yo...tengo un favor que pedirles antes de que digan que si...yo...bueno...no es algo que me guste comentar y...bueno...es...que...que...-
No quería decirlo, en verdad se cohibía cuando se trataba de si mismo, mucho más con dos damas. Bajó la mirada a la mesa unos momentitos hasta que tomó coraje para alzar el rostro, repitiéndose una vez tras otra (mentalmente claro) que no era un “freak”. O al menos no lo era del todo.
-Bueno...a veces...no cumplo con los pedidos porque...me...me los como todos y...otras veces me robo los pasteles y me escondo en el jardín a comerlos.-
La imagen mental que cualquiera pudiera tener era la correcta: un adulto de “mediana” edad arrodillado entre dulces con las mejillas sucias de chocolate, fresas y crema, y las mismas infladas de tanta comida en la boca que a duras penas podía tragar.
-Yo debería pedirles que...que cuidaran la comida de mi mismo.-
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Dom Dic 04, 2016 6:09 pm

Los problemas de estar acordando una especie de contrato en el aire sin dejar nada por escrito empezaban a fastidiar un poco a la menor de las féminas, principalmente porque las palabras del pelirrosa terminaban siendo fácilmente malinterpretadas por una cosa o la otra como lo de la comida gratis. Aunque la respuesta era obvia, después de todo nada llega a ser gratis, mucho menos un servicio de calidad aunque eso solo pudiera decirlo de la comida en ese preciso instante.

De todas maneras, ambas se quedaron en silencio escuchando toda la explicación que tenía el masculino para ofrecerles, bastante larga pero sencilla, lo suficiente para que Natsuki tomase una decisión que no alteraría por nada del mundo, después de todo no sentía la necesidad de hacer nada de eso ni mucho menos méritos para ganarse un lugar en la comunidad. ~Si me hace falta dinero prostituyo a Mizuki. ~Cuestionaba en su cabeza y al mismo tiempo sin darse cuenta se mostró con el ceño fruncido que dejaba en claro cierto grado de molestia.

—Yo no acepto, gracias. —Soltó sin más preámbulos. —Mizuki, haz lo que quieras. —Agregaría al mismo tiempo que se acercaba la taza a los labios para terminar su café y levantarse.  —Gracias por todo, pero me tengo que ir. —Diría algo fría antes de justamente cumplir su palabra y retirarse, puesto que para ella todo eso era una sencilla pérdida de tiempo. Además que todo lo servido no le iba a ayudar en su dieta.

Durante todo ese tiempo la mayor de las hermanas permaneció en absoluto silencio, alternando miradas entre el pelirrosa y su hermana e incluso de vez en cuando se daba el lujo de observar a algunos empleados que de todas formas no se mostraban tan felices pero poco a poco se iban resignando, igual no podían hacer nada con su jefe.

No fue hasta que la menor se retiró que la mirada de Mizuki no se transformó en una un tanto más alegre y segura, después de todo cualquier cosa que dijera sin autorización terminaría por asegurarle algún castigo una vez regresasen a casa así que esa libertad que se le había dado a último momento venía genial.

—Le entiendo que se tiente con la comida, me pasa lo mismo con los postres. —Comentó con una alegre sonrisa dibujada en el rostro además de que acompañó a sus palabras con una ligera risilla. —Según lo que le escuché, creo que me gustará trabajar para usted, aunque no sé si pueda dar una crítica al mismo nivel que el de mi hermana pero seguro que le seré de ayuda en términos de limpieza. —Agregó al cabo de unos instantes, para intentar demostrar la seguridad que se tenía con el trabajo que se le había ofrecido.

Además que si la aceptaban tendría una buena excusa para separarse de su hermana. Por mucho que la quisiera el trato no era nada bueno como para soportarlo a diario. Pero de todas formas había algo en el medio que la preocupaba, después de todo siempre se la pasaba con la menor y su personalidad era completamente distinta, mucho más insegura, femenina, inocente, cosas que en muchos lugares donde les terminaban ofreciendo trabajo no les agradaba en lo más mínimo por lo que tenía que sacarse la duda.

—Aunque si prefería que aceptáramos ambas lo entenderé. —Soltó esbozando una sonrisa aunque esta era algo más melancólica, también había hablado con un tono algo más bajo de voz como si se estuviese preparando para ser rechazada sin más.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Miér Dic 21, 2016 12:18 am

No se esperó esa ausencia repentina pero tampoco supo como moverse con destreza mental ante ello. Se sentía totalmente nervioso y al mismo tiempo preocupado por haber incursionado de forma tan imprevista con las muchachas. “estúpido Des” pasó por su mente mientras sonreía preocupado a la joven que aun permanecía a su lado.
-Yo...creo que me he equivocado...-
Murmuró mientras sujetaba su frente con su siniestra, frotaba la misma intentando no parecer más preocupado de lo que ya estaba. ¿por qué lo estaba? No tenía idea pero comprendía que del lado contrario solo hubiera desconfianza o desinterés. El mestizo solo era un don nadie brindándoles el “american dream” prácticamente de la nada.

Por un momento iba a comenzar a llorar, sus ojos estaban bastante cristalinos ya (y solo le habían rechazado un empleo), mas se detuvo totalmente al sentir a la fémina hablar tan gentilmente. Era tan suave que en verdad hubiera abrazado su complexión para sentirse en armonía con ella.
Con las mejillas rosadas, ahora más por vergüenza que otra cosa, asintió ante todo lo que la dama mencionaba. No deseaba perder a dos empleadas y si al menos una de ellas disfrutaba de permanecer en Ardent estaba encantado. Su ideal era que ambas se quedaran pero tampoco iba a dejar que la muchacha perdiera el empleo.
-¿Segura que podrás quedarte?-
No lo preguntaba de mala gana sino que pensaba en la relación de ambas muchachas y como se llevarían a partir de ese momento. Suponía que la mayor también se cuestionaba las mismas cosas aunque con superior profundidad debido al lazo que las unía.
-Me...me refiero que será encantador tenerte con nosotros y...y de verdad seré un torpe que no podrá contenerse pero prometo que lo intentaré-
Habló rápido, obligándose a no trabarse en sus palabras mientras se ponía de pie y llamaba a los que serían sus compañeros de trabajo. Todos eran jóvenes que no parecían superar la veintena aunque en otros turnos rotativos se encontraban personas de mayor edad quienes disfrutaban de un tiempo parcial en la cafetería.
-De...déjame llamar al abogado. Podrás leer el contrato completamente con tranquilidad y...y...podrás preguntarme todo lo que necesites. Estaré allí para ti ¿vale?-
En cuanto se movió para ir a hacer una llamada telefónica sus pies trastabillaron, dejándole de bruces en el suelo aunque lo mismo no le detuvo y corrió animado hacia el aparato tecnológico (del siglo anterior que poseía) mientras se frotaba la nariz con mimo pues no iba a mentir, si dolía. Con algo de prisa explicó al legal sobre lo que acontecía y que le esperaba en una hora. La voz en el teléfono farfulló algo incomprensible a excepción de un alto y claro: “Des Maldito”. El mestizo ni siquiera le oyó y solo cortó con una amplia sonrisa en el rostro antes de volver a la dama.
-¿Joven Mizuki, quiere ir a recorrer la tienda luego de terminar su comida? Me gustaría hacer tiempo antes de invitarle algo más, si no es de molestarla-
Nuevamente el tonto y sus misterios que podrían sonar perturbadores aunque lejos estaba de ellos. Deseaba invitarla a pasear un poco por la ciudad y con ello ir a hacer ciertas compras necesarias para su nuevo trabajo.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Dom Ene 01, 2017 3:11 pm

Lo que menos se hubiese esperado aquella mañana la peliazul era conseguir un empleo, o mejor dicho que este le cayera en la cabeza de tal manera pero que va, ya que la oportunidad se daba tenía que aprovecharla, ¿no? Tal vez estaba mal, o incluso puede que lo que tan rosado se pintaba resultase ser en verdad algo totalmente horrendo en lo que sufrirá peor que solo estando con su propia hermana pero a saber, tenía que darle la oportunidad y sentía la necesidad de confiar en el pelirrosa.

—Claro, Natsuki me ha dado permiso así que no tendrá excusa para enojarse. —Respondió con una alegre sonrisa como si realmente sonase convincente, pero es que esa era la verdad absoluta.

Aunque había que aceptar que justamente Mizuki no era la más brillante de las dos por lo que incluso leyendo el contrato cualquier cosa podía pasar, además que es considerablemente ingenua así que realmente, podría terminar vendiéndose a sí misma sin ser consciente de ello. ~¡Qué alegría! ¡Al fin mi primer trabajo! ~Pensaba sumamente ilusionada mientras permitía al que sería su jefe en algún futuro próximo hacer la llamada que le pareciera conveniente, supuestamente al abogado encargado de hacer el contrato para ella.

Aunque justo en el momento en que el contrario se movilizaba para hacer esa llamada, lo pudo ver con lujo de detalles tropezar y caer de cara al suelo. Lejos de reír o algo por el estilo la peliazul se levantó pero tan rápido como ella lo hizo el mestizo también y se alejó rápidamente como si nada hubiese pasado por lo que era fácil deducir que estaba todo en orden. ¿Verdad? De todas formas, la de ojos rojos volvió a aplastar su trasero en la silla mientras esperaba que el contrario regresase, después de todo no podía hacer más que eso.

Por suerte para ella el tiempo de espera fue relativamente corto y le ofrecieron un recorrido por el lugar, cosa que no sabía si estaba bien o no pero la traía sin cuidado por lo que alegremente.

—Claro. —Diría sin mucha más ceremonia.

Aunque había que destacar que comida técnicamente no le quedaba, más bien solo le quedaban un par de tragos del café y ya terminaba con todo. Obviamente no iba a atragantarse corriendo el riesgo de quemarse así que fue bebiendo lentamente hasta que no quedó nada y tras limpiarse con una servilleta cual dama se hallaba lista.

—Bien, ya estoy. A todo esto, ¿cómo es el uniforme de las mujeres? —Se atrevió a preguntar mientras buscaba con la mirada a alguna empleada pero no dio con ninguna. O puede que la haya visto y no recuerde, quién sabe.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Jue Ene 05, 2017 4:21 am

La emoción no era muy característica del mestizo aunque había momentos donde había un gran cúmulo de sensaciones fantásticas como la de tener a una nueva empleada.
Terminó con todos los asuntos mientras buscaba su cartera con dinero y dejaba de lado el delantal típico que utilizaba en la tienda. Debía verse presentable pues era momento de buscar ropa para la fémina.
-Bueno...serías nuestra primer empleada por lo que puedes escoger que tipo de ropa llevar. Algunos utilizan la que llevan diariamente y otros escogen delantales. No soy alguien exigente pues Ardent debe de ser un lugar que recuerde la tranquilidad, la familiaridad y el confort-
Explicó mientras quedaba con sus prendas cotidianas y listo para salir con la bella dama aunque primero se hizo del tiempo para guiarla por los sitios básicos del local: cocina limpia, barra y mostrador, despensa, armarios, sala de descanso, baños con ducha y cambiador, hasta llegar al jardín interior que cuidaba personalmente.
-Cada lugar tiene su encanto...bueno quizás el baño no pero si es muy limpio. Nos encargamos de mantener todo meticulosamente limpio pues no me gusta la suciedad ni que algo pusiera en peligro a nuestros empleados.-
Explicó mientras le llevaba de vuelta hacia el frente de la tienda ya listo para salir del local. Dio unos primeros pasos al exterior para así notar la brisa fresca aunque aun no fría o incomoda. Le encantaban todos los climas, cada uno llevaba lo suyo pero adoraba mayormente la primavera.
-Por cierto, Mizuki ¿que tipo de ropa te gusta? En la tienda tenemos algunas condiciones...nada serio en verdad pero no quiero que te sientas incomoda en absoluto-
Comentó mientras comenzaba la caminata con parsimonia. No quería adelantar nada pues estaba realmente emocionado de aquel nuevo acontecimiento en su vida. Una chica siendo nueva en el lugar era más que fabuloso y ¿por qué no? Ayudaría totalmente a que el publico se interesara un poco más en la cafetería.
-Verás, dado que no es un sitio temático siempre utilizamos ropas simples, habituales...o...bueno tal vez soy poco desarreglado pero siempre cuido de mostrarme lo más pulcro posible. Por otro lado... ¿ustedes viven cerca de la tienda? Debo pensar en si debes movilizarte agregarlo a tu suelo-
El tonto había dado en el clavo por una vez para así sonreír mientras continuaba lentamente aquella tierna cháchara que le hizo sentir unos doscientos años rejuvenecido.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Jue Feb 02, 2017 1:39 pm

~Bueno, eso explicaría por qué no veo a ninguna otra. ~Pensó en un primer momento al escuchar la respuesta del contrario, al mismo tiempo en que seguía en su búsqueda por una empleada que obviamente no completaría nunca aunque no lo hacía por desconfiar, más bien por sorprendente que eso sonaba siendo el café un lugar de encuentro habitual para gente solitaria deseosa de ver alguna que otra fémina aunque es cierto que también hay casos inversos aunque no se les presta demasiada atención a nivel social. Salvo que ocurra algún tipo de escándalo, ahí la cosa cambia.

—Entiendo, aunque seguramente lo que llevo diario será bastante llamativo. —Respondió con un dedo en la mejilla mientras miraba por una ventana a la gente que pasaba.

Usualmente la peli-azul utilizaba lo que su hermana le mandaba y muy rara vez era algo que se pudiera catalogar como normal, por lo general eran vestimentas llamativas y reveladoras si es que no eran simplemente transparentes justamente para llamar la atención de cualquiera que pasara y tuviese algo de dinero como para pagar un buen rato de placer con ella. ~Tendré que conseguirme ropa algo más casual y asegurarme que Natsuki no la romperá. ~Pensaba en silencio pero sin dejar de prestarle atención al que sería su nuevo jefe una vez firmado el contrato.

Y así fue como luego de un rápido recorrido por el local —Que era mucho más grande de lo que aparentaba a simple vista— Mizuki fue guiada una vez más hacia la habitación frontal donde la puerta de ingreso se encontraba.

—Pues… Me gusta más la ropa casual, nada que sea llamativo ni revelador. —Hizo una ligera pausa mientras pensaba en una vestimenta que realmente la haría sentir cómoda, aunque comprendería si el peli-rosa no le creía siendo que en ese mismo instante ella iba vestida como una criada. —Algo así como lo que lleva aquella chica. —Agregó señalando no muy exageradamente a una joven de cabellos rubios que iba pasando por la calle de enfrente, llevaba un pantalón de jean normal y una playera sencilla blanca de mangas cortas, es cierto que estaba ajustada a su cuerpo pero no de una forma morbosa.

La chica se mantuvo en silencio por un buen rato, viendo como aquella fémina se alejaba tranquilamente siguiendo con su vida normal y es que hasta cierto punto le tenía envidia porque se la veía sumamente tranquila a comparación de ella que tenía que preocuparse constantemente de no ofender a su hermana. Pero en un instante en que desvió la mirada hacia abajo pudo ver en su busto el llamativo moño del disfraz de criada que llevaba y rápidamente se vio obligada a retomar la conversación relacionada a su vestimenta.

—No se preocupe, no vendré vestida de maid durante mis turnos, estoy así por un capricho de mi hermana. —Se justificó con una risilla nerviosa y acompañando sus palabras con un gesto de su mano, moviéndola de un lado a otro justo delante de ella para restarle importancia al asunto. —Estoy a unas diez manzanas de aquí, creo, pero puedo ir y venir volando así que tardaría unos cinco minutos en llegar. —Explicó ante la nueva preocupación del mestizo.

A diferencia de la menor de las Nakahara, Mizuki siempre había sido honesta y no abusaría de la amabilidad de este hombre, la menor muy probablemente habría exagerado las distancias para justamente ganarse un buen bono monetario en su paga ya que se las arreglaría para convencerle de que ella se ocuparía de pagar el transporte según lo que se le deje en la paga. Pero que va, estamos hablando de la mayor, la santa que nunca abusaría de nada ni de nadie y se conformaría con que le paguen con unos pocos céntimos.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Jue Feb 09, 2017 11:42 am

El pelirosado la miró muy contento sobre la nueva información que brindaba, no era un problema la paga y de hecho estaba emocionado por tener a una muchacha tan bella en las filas de trabajo así que nada de lo que dijera le haría cambiar de opinión.
Mientras caminaba a paso tranquilo se mantuvo atento nuevamente sobre las suaves palabras de la joven. No veía problemas en sus ropas aunque la idea era que ella se sintiera lo más cómoda posible; dado que no había ningún tipo de orden de vestimenta laboral más que un delantal con el nombre del lugar de ser necesario (como en su caso, pues cuando tiende a escabullirse para comer a escondidas termina con toda las ropas sucias y pegoteadas).
-No te preocupes, si deseas venir de maid será algo bueno también. Como he dicho espero que te sientas a gusto. Es importante estar en un ambiente que te apoye y de confianza por lo que no quisiera que te sientas presionada para cambiar. Se tu misma siempre.-
Explicó mientras la miraba por unos instantes con una sonrisa amplia y blanca. Des hablaba muy en serio con sus palabras y solo deseaba encontrar personas que estuvieran felices en Ardent. No le interesaban sus condiciones físicas o médicas así como tampoco si llegaban del lugar más recóndito del planeta o eran unos matones callejeros. Deseaba hacer felices a las personas que se involucrasen con su ser. ¿Ingenuo? ¿Torpe? ¿Demasiado confiado? Si, era todo eso y mucho más para su desgracia pues con ese carácter tan suavecito siempre terminaba en los peores recovecos. Sin embargo, el joven mestizo seguía creyendo que todos podían tener algo mejor en sus vidas y simplemente tornarse almas más piadosas. Aquello lo creía con mucha fuerza pues conocía el fin de muchísimas almas que pasaban al otro lado para sufrir una eternidad. Triste era el destino y aunque no podía cambiar lo que se impuso como ley natural siempre tenía buen optimismo.
-Bueno, eso creo, a veces me encuentro con personas muy particulares que tienen una forma de ser especial, como ustedes, y se ven sometidas a las presiones sociales, laborales…Creo que es algo muy angustiante-
Hablaba claro de ambas hermanas que se presentaban sin duda alguna como féminas poderosas y de carácter temerario. Eran el tipo de chica que cualquier hombre gustaría de tener a su lado, sin duda alguna, pues la fortaleza de un individuo era lo más bello que uno podía admirar de otro par.
-Oh, mira… entremos a esta tienda, se ve muy bonita.-
Cambió de tema drásticamente al notar una boutique que tenía sus puertas abiertas y con un bello escaparate repleto de ropa femenina. Era moderno y con bonitos conjuntos por lo que supuso un buen sitio para dar inicio a las compras. El shinigami se apresuró a curiosear el interior donde varias féminas delicadas y de aroma a lilas y pasteles se acercaron sorprendidas al masculino que bajó la mirada algo intimidado para luego notar como sus mejillas se acaloraban por el contacto tan directo entre ellos.

-¿En qué puedo servirle?-
-Bu…bueno yo estoy acompañando a mi colega…-

Murmuró cada vez con un tono de voz más bajo mientras pestañeaba algo apurado debido a su falta de tacto para las relaciones informales como esas. Animó a la muchacha a entrar tomando su mano por unos segundos antes de presentarla a la joven empleada que sonrió amable.
-No te olvides de seleccionar lo que te guste y si quieres algo para tu hermana. Yo sé que aun si no le agrado un regalo la hará feliz ¿verdad?-
Mencionó a la chica para luego sentarse en un pequeño sofá individual cercano a un espejo donde las damas podían ver los conjuntos completos que se probaban.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Miér Feb 15, 2017 7:29 am

Para ser ella misma tal y como su nuevo jefe exigía, tenía que despegarse del traje de maid ya que siempre lo terminaba usando cuando su hermana buscaba algún tipo de buena excusa para provocar peatones y que terminasen pagándole alguna suma bastante variable, después de todo, a Natsuki le encantaba regatear y muchas veces se ofendía cuando no lo hacían. Pero eso no tenía importancia en aquel momento, Mizuki acababa de conseguir trabajo pese a su falta de educación terciaria, experiencia laboral e infinidad de detalles más pero no debería tener problemas, sabe cocinar y también tiene buen trato con casi todo el mundo a no ser… Que se ofenda o tenga que tratar con un potencial cliente de su hermana.

—Oh no, la especial sería Natsuki, sin ella suelo pasar desapercibida como una más del montón a no ser que tenga alguna cosa encima que llame la atención… —Respondió moviendo una mano delante suyo. —Como el disfraz de maid, hay muchos fetichistas en la ciudad que no pueden evitar clavar la mirada en cualquier chica que vaya vestida así. —Agregó aunque no muy feliz ya que justo en ese instante pudo ver a un hombre abrir los ojos de par en par mientras pasaba a su lado. Fue raro que no haya intentado tocar nada pero así era mejor para ella.

Luego de ese pequeño paréntesis que preocupaba a Mizuki, el peli-rosa cambió de tema con una facilidad incomparable, básicamente para indicarle que entrarían a un local de ropa bastante grande a decir verdad, lugar al que la de ojos rojos probablemente nunca se metería a no ser que llevase mucho tiempo ahorrando dinero pero en compañía del mestizo la cosa cambiaba y a final de cuentas terminó por internarse en aquel animado lugar.

—Buen día. —Saludaría con una cordial sonrisa. Justo para escuchar el comentario de su jefe en relación a su hermana, lo que haría que la peli-azul mostrase un rostro de frustración. —Sí bueno, la cosa es que el único regalo que sé que le gusta es el dinero, ya he intentado con ropa y no ha dado resultado. —Finalizaría la fémina en un intento por convencer al contrario de no gastarse dinero innecesariamente.

Pero nuevamente estaban allí para comprar algo para Mizuki, es decir, ropa que ella sintiese cómoda de lucir y definitivamente elegiría el conjunto más casual que pudiera imaginarse.

—Este… ¿Tienen pantalones vaqueros? No de los que quedan muy ajustados de ser posible. —Indicaría a la empleada con la corazonada de que no le darían de esos que cuestan horrores ponerse y que al final comprimen las carnes de las piernas y el trasero, eso considerando que logres calzarlo obviamente.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Vie Mar 17, 2017 11:36 pm

Mientras la muchacha se hacía con palabras, solo la escuchó metódico de forma tal que pudiera entender a su hermana. Claro que suponía estaba en una edad rebelde...de esas que dan dolores de cabeza. No creía que fuera mala pues ¿cómo entonces Mizuki había sido tan noble desde el primer momento? Resultaba poco creíble que aquella dama fuera cruel por naturaleza. O simplemente Des era un tonto sin remedio.
-En verdad ambas son especiales. Cada una a su manera, pues en este mundo tan peculiar todos cumplimos un papel protagónico en nuestras vidas- explicó con una sonrisa muy animada en los labios antes de hacerse con el momento de compras que conllevaba a sentarse en un bonito sofá de esperar mientras la muchacha se hacía con las ropas que más le gustasen –por otro lado, lo que puedo intentar es esforzarme con tu hermana. Tal vez algún día le parezca algo menos desagradable estar en Ardent o...los regalos que no sean dinero- bromeó muy a gusto mientras le comían las ansias de la espera por ver todo lo que quedaría magnifico en la dama.

Al pensar desde su posición, el shinigami estaba increíblemente a gusto fuera de la tienda –lejos de cierto demonio que era su obsesión- y muy por encima comprando ropa de mujer. Des no era un hombre de compras en verdad, siempre seleccionaba ropa por catalogo pues tenía gustos sencillos (camisas de algodón en tonos claros, pantalones de vestir negros o en su defecto algo más casual como tejanos del mismo color, calzado oscuro y abrigos algo más variopintos de lana o montgomerys). Nunca entraba en tiendas pues era bastante sobrepasado por las preguntas de los empleados y las montañas de ropas que le entregaban. Ante tal avalancha de situaciones se había resignado.

Mientras dejaba a la muchacha ser, se puso a mirar sus bolsillos para asegurarse que tenía su cartera y en ella tanto dinero así como tarjetas de crédito de ser necesarias. Tras un chequeo pequeño, y satisfactorio, volvió la vista a la vendedora que sonreía a la joven chica antes de ir por varias prendas azules y celestes que parecían se ceñirían de forma delicada al cuerpo femenino. Desde su ángulo no podía ver demasiado y esperaría paciente a ser espectador cuando Misuki saliera de su probador.
-Señorita, no olvide traer lo mejor. No importa el gasto pero por favor que sean de las mejores marcas- Habló alto, no demasiado, para que se escuchara su vocecilla varonil aunque delicada. No deseaba dejar a la chica con cualquier cosa por lo que se sentiría mejor de realizar una buena compra. Al menos la primera de varias.

-Y también prendas superiores. Misuki, no dudes en pedir y buscar todo lo que te guste. Este es mi regalo para ti así que no tienes por qué contenerte en nada. No todos los días uno puede ser consentido-
Estaba muy emocionado, a decir verdad, y se notaba en esa amplia sonrisa que destacaba su andrógina belleza. No tenía planes de moverse de su asiento así que estaba realmente ansioso de ver a la muchacha lucir sus nuevos atuendos.

-Misuki ¿sabes que desearás comprar luego? Esta es la primer parada y no tenemos mucho tiempo. Cuando regresemos seré sermoneado por mi abogado, mis empleados y posiblemente me dejen castigado sin comer dulces –explicó medio en broma y con cierta verdad en sus palabras –Así que si de todas formas van a gritarme, mejor disfrutar de nuestra salida-
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Miér Mar 29, 2017 10:47 pm

Estar en una tienda con autorización de comprarse prácticamente lo que ella deseara era algo completamente nuevo, usualmente cuando llegaban a un lugar así en realidad se trataba de una sex-shop y ella se veía obligada a probarse ropa sumamente extraña, a veces reveladora y provocativa mientras que otras veces eran extraños conjuntos que terminaban cubriéndola por completo, como el traje celeste que parecía hecho con látex, ese la cubría desde el cuello hasta los pies, tenía incorporados unos zapatos de tacón y si bien era bastante bonito, no era una prenda digna de usarse casualmente ya que con ella parecía ir con un body painting sin más, lo único que indicaba lo contrario era la zona del busto.

Siendo que se le dio el visto bueno y una empleada ya estaba recolectando prendas, Mizuki se internó en el interior del local en busca de ropa que le gustase, casual y sencilla sin mayores detalles eran lo que más le llamaba la atención hasta que al final, siguiendo las recomendaciones de la empleada la peli-azul se adentró en uno de los probadores y tras una pequeña lucha con varios pantalones encontró unos que le quedaron perfectamente.

La prenda superior no fue mayor problema, aunque la falta de sostén le complicaba un tanto el comprobar si le quedaba bien o no y al final terminó deduciendo que sí. Una playera de un celeste tan claro que parecía blanco pero con mangas de un tono más oscuro.

Y con eso se daba por satisfecha, tampoco pretendía abusar de la solidaridad de su nuevo jefe ni mucho menos darse el lujo de gastarse un dineral en ciertas cosas que podrían no serle necesarias del todo, como el sostén, eso no era vital para ninguna mujer pero si ayudaba mucho a la comodidad. Sin más vueltas que darse, regresó con su jefe, claro que antes volvió a ponerse su disfraz de maid para que pudieran cobrar la compra.

—Con esto estoy bien. —Comentó alegre con el pantalón y la playera sobre sus manos.

Pero lo que le dirían a continuación la terminaría tomando por sorpresa completamente. «¿Primera parada? ¿Se supone que compraremos más cosas? »Se preguntó a sí misma que miraba con los ojos bien abiertos y las cejas bien alzadas.

—¿Algo más? Solo con esto estoy bien, tampoco pretendo abusar de lo que me ofrece. —Fue lo único que supo responder. —Y tampoco se me ocurre nada. —Agregó encogiéndose de hombros.

«Ropa ya me comprará, en su local acabo de comer y el delantal me lo terminarían dando allí, creo que no me hace falta nada más. A no ser... »Pensaba en silencio sin siquiera saber a qué se podría referir el peli-rosa.

—¿Tengo el pelo malo? ó ¿necesito algún otro perfume? —Terminó por preguntar con cierta ingenuidad, suponiendo que eso se trataba de algún tipo de indirecta.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Des Aeva el Sáb Abr 15, 2017 1:57 pm

No pudo evitar sonrojarse al ver, fuera del probador, a la muchachita. Era un cambio radical el que generaban esas ropas tan maleables, que iban magníficamente con su cuerpo. Sin duda alguna sería el centro de atención de todo Ardent.
-Realmente queda hermoso en ti. Sin dudas eres toda una flor.- la halagó antes de ir a la caja a pagar por lo seleccionado. No había problemas de dinero de momento por lo que no le sentaba mal gastar en su nueva colega. Claro que debería de reponerlo aunque no era la gran cosa si consideraba lo bien que las cosas irían en la cafetería.

Cuando todo estuvo listo miró a la muchacha y sonrió sumamente divertido por sus palabras. En verdad era tan linda que quería abrazarla; no suponía que alguien pudiera conformarse con solo un cambio de ropa pero tampoco estaba seguro sobre que podía disfrutar más o menos la muchacha.
-¿Perfume? –ladeó la cabeza algo confundido mientras la observaba sin comprender por qué decía tales cosas aunque cayó en cuenta luego de unos instantes –Oh...no, no.- negó primeramente antes de mover su manito para acompañar su negativa –es solo que no es común que alguien quiera un solo conjunto. Además...las chicas fueron creadas para disfrutar que las consientan un poco ¿no crees?- sonreía divertido, feliz realmente, mientras tomaba la bolsa de madera, con decoraciones modernas en colores brillantes, para entregarla a la muchacha. Su mano rozó la ajena gentilmente por unos segundos antes de acercarla a sus oscuros cabellos. –Disfruta de los mimos, no es algo malo ni nada parecido- agregó antes de separar el contacto para ir hacia la salida. Esperó paciente a la muchacha antes de seguir su camino hacia una nueva tienda femenina. Aun faltaba mucho que conseguir y no se detendría por nada. O eso pensó hasta que llegaran a una tienda de lencería.

-Bueno...creo que...- no se dio cuenta de que estaba más apenado que de costumbre y se debía a su falta de conocimiento sobre las féminas. Siendo gay y por encima de ello jamás haber experimentado una relación amorosa o fraternal con una dama, se veía limitado a sentir un pudor extremo por algo tal simple y sencillo. -...También necesitarás de estas...cosas... y...- no podía ni gesticular, quería llorar de los nervios que sentía en su interior. –Ta...también necesitarás zapatos y...- no podía siquiera mirarla a los ojos. Estaba al borde de las lágrimas pero no quería hacer aun más el ridículo.
-Lo...lo siento. No estoy acostumbrado a estos sitios y realmente no sé que hacer- agachó la cabeza a modo de disculpa mientras suspiraba por su manera de ser. No quería asustarla ni nada parecido, pues ¡vamos! Cualquier hombre, generalmente, sería un pervertido en un ámbito como ese –No he comprando nunca nada como esto, bueno...es obvio porque no soy una mujer pero...tampoco he hecho un regalo de esta índole- se excusó mientras sentía como las mejillas se le estaban derritiendo de la vergüenza.
Des Aeva
avatar
gula

Ho...homosexual
Mestizo de Shinigami & Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Laika & Mizuki el Dom Abr 23, 2017 6:30 pm

No podía evitarlo pero para acompañar a su propia pregunta, la chica había tomado algunos mechones de su cabello y lo había olisqueado un poco para asegurarse que no apestase de una forma nauseabunda ni nada similar, por suerte no era el caso pero sí que pudo detectar la resequedad del mismo, cosa que tendría que tratar una vez llegada a casa y tampoco podía pretender que el peli-rosa se hiciese cargo, además que con un buen par de lavados con un buen jabón era más que suficiente.

De cualquier manera, las compras en aquel local habían terminado y pronto, tras pagar, el nuevo jefe de la caída la guió por la zona céntrica de la ciudad, donde todos los locales se encontraban abiertos y la gente iba y venía de un lado a otro sumidos en sus propios asuntos. Claro que más de uno le dedicaba alguna mirada lasciva debido al ‘disfraz’ que traía puesto pero ya formaba todo parte de la maldita costumbre que con un poco de suerte terminaría por deshacer. Empezando con la ropa que Des le había comprado.

—Es que no quiero abusar. —Respondió hinchando las mejillas con aire.

Y aunque no lo dijera, tampoco se sentía del todo bien abusando de la solidaridad de aquel hombre ya que de por sí le había ofrecido trabajo de algo normal mientras que todo el resto de la sociedad solo la veía con ojos lujuriosos o incluso para algún trabajo forzado o dañino, cualquiera fuese el caso, aquel hombre la estaba tratando como los ideales que le habían inculcado a ella decían que se debía tratar a una mujer.

Lo que sí, no se percató de que el contrario se frenó justo delante de un local de lencería, por ello siguió sola un par de pasos hasta que al fin cayó en cuenta de la ausencia de su compañero y al darse vuelta lo encontró de una forma tan…

—Tan adorable… —Susurró para sí misma al verle tan nervioso.

El mensaje por suerte le había llegado y no le forzaría a ingresar al local, es más, ni siquiera sentía la necesidad de meterse o de comprar algo de eso, después de todo, salvo alguno con vista más aguda o diestro a la hora de reconocer la presencia o ausencia de dichas prendas se darían cuenta de la verdad bajo su ropa nueva.

—No se preocupe. —Comentó haciendo un gesto con una mano para restarle importancia. —Mientras no haga movimientos bruscos nadie tiene por qué enterarse que no llevo de esas cosas. —Agregó con una sonrisa sincera y de paso acercándosele pero para rodearle y comenzar a empujarle con cierta delicadeza desde atrás. —Sigamos paseando.

Además, era consciente que lo que costaría uno o dos sostenes para ella sería el equivalente a la playera e incluso puede que también del pantalón, y por si fuera poco, realmente no hacía falta que luciera ropa interior de lujo, es decir, ni que fuese a estarla mostrando todo el rato y si bien con el disfraz de criada corría más ‘riesgos’ de quedar en evidencia, con una playera normal y un pantalón eso no pasaba.

—Recuerde, llevaré playera y pantalón, no hay problemas. —Insistió en un intento por tranquilizarle de alguna manera.



—Habla Mizuki— | —Habla Laika— | «Piensa Mizuki» | «Piensa Laika»
Laika & Mizuki
avatar
avaricia

La que convenga~
Pansexuales
Ángeles caídos

Volver arriba Ir abajo

Re: No todos seremos monstruos...[ Priv. Mizuki & Natsuki]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.