❥ Una tarde cálida — Luna D.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Charlotte S. Braun el Jue Dic 22, 2016 4:02 pm

Una pisca de calidez
La chica siempre tuvo curiosidad en ocaciones se dedicaba a conocer una parte de la cuidad por completa, en otras pasar a la playa, en los lagos, en bosques no entendía por que se emocionaba tanto en ver tantas cosas nuevas. Esta vez quiso hacer algo distinto, ocultó sus alas vistiendo de una forma simple quizás coqueto dio un suspiro fuerte arreglando su boina con una pequeña sonrisa en su rostro, Caminó por las tiendas mirando todo como si fuera una niña pequeña, emocionada por todos los colores, olores, soltando pequeñas risas mientras daba saltitos —Tiene un buen olor ¿Será un pastel?— pensó buscando ese olor tan dulce. Llegó al lugar era una cafetería muy linda y en ella tenían muchos pasteles, la chica se sentó en las mesas de afuera tomando el menu —Hay muchas cosas dulces... y me gustan todas...— murmuró en voz baja estirándose para seguir viendo la carta hasta que se decidió por su pedido. Había pedido un café con un pastel de frutas con cobertura de chocolate, hace mucho que no comía algo dulce además el día estaba perfecto.

Mientras esperaba su pedido, cantó una pequeña canción cerrando sus ojos moviendo sus pies, pues la silla era algo alta para ella —Se tardan demasiado...y tengo hambre— habló en voz alta escuchando una voz y viendo su pedido, ocultando un poco su mirada pues lo había gritado  —Aun que si lo pienso bien me gustaría alguien con quien hablar— pensó mientras revolvía su café agregando los cubo de azúcar suspirando, tarareando la misma canción de antes mirando hacía un lado probando un poco su pastel.  
Luna Daniels Medio DíaCafetería.




VeneLotte <3:


Charlotte S. Braun
avatar
Ángeles

¿Galletas?
Hetero curiosa.
Angel

Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 24, 2016 8:31 pm


— Una tarde cálida. —

Privado Charlo & Luna — Soleado — Cafetería  


Hacía ya unos meses en los que mi hermano Izaak y yo habíamos decidido hospedarnos en Londres. Los días eran eternos y la mar de aburridos ya que no conocía a nadie y después de todo, aún no me había tomado el gusto de inspeccionar la ciudad por mi propio pie. Siempre iba en la moto con él o compras tontas, y la verdad, ya se me estaba antojando caminar por las calles, ver las personas que residen y comparte ciudad conmigo y que decir de las zonas verdes. Me encanta la naturaleza, ¿a quien no? Me gusta tomarme mi tiempo para mentalizarme de las cosas y creo que hoy es él día, o quizá no... Aunque, ¿por qué no? Vamos, si no cojo ganas algún día, nunca lo haré. Y hoy hace un magnifico día, pero no todo es tan sencillo. Existe un gran impedimento que me limita y asusta en mayor medida, para mí el echo de salir sola es un suplicio; acabo llena de moratones, insultos y pitadas de los autos sin contar la de múltiples veces que necesito sentarme porque uno de mis mareos repentinos aparece.  Siempre que salgo es con la compañía de Izaak, pero por dios, ¿quién quiere tener pegado a su hermano las veinticuatro horas del día? Aprovechando de la ausencia de él, decidí vestirme con unas medias oscuras, unos shorts y encima una camiseta blanca de manga corta junto una camisa de cuadros roja y negra, unas bambas y mi mochila; en ella metí lo indispensable y salí lo más rápido posible de casa.

Empecé a caminar por las calles, metiéndome por callejuelas y algún que otro suburbio. Un pequeño detalle sobre mi seria decir que tengo menos orientación que un murciélago sordo, fuera broma y aunque parezca imposible soy capaz de perderme en una rotonda, pero demos gracias al magnifico invento del GPS que sino, no seria capaz de volver a casa jamás de los jamases. Mientras caminaba sin un rumbo fijo, mirando todo a mi alrededor me encontré en una amplia plaza en la que en cada rincón había una pequeña cafetería o eso podía intuir por la mezcla de olores a bebidas y comidas que se apreciaban. Una en concreto se llevo toda mi atención y mis pies como por arte de magia empezaron a caminar hacía allí. Fui dando con el hombro a todos con quienes me topaba, escuchando insultos de todo tipo y aquella dichosa frase:

“Mira por donde vas”

¡Ya lo hago! Pero ya os veo, el problema viene que no atino con la maldita distancia, ¡jo! A veces me parece de lo más molesto, si ven que yo no me aparto en vez de chocarse conmigo, ¿por qué no se mueven? Quizá pido mucho, pero me harían un gran favor... ¡Qué la medio ciega soy yo! Mientras me perdía entre mis pensamientos llegue a mi destino, era una pequeña cafetería en la que sin tener necesidad de entrar se apreciaba el amargo olor a café recién molido, la dulzura del azúcar moreno siendo espolvoreado y que decir del aroma del chocolate... La boca se me hacia agua con solo imaginarlo. Di un vistazo rápido y todas las mesas parecían estar ocupadas, menos una y  rápida como un cohete fui pasando entre las sillas hasta sentarme en la que para mi estaba “libre”. — Menos mal... Necesito probar esa tarta. — Me dije a mi misma con una amplia sonrisa dibujada en el rostro. Alcé la mano para pedir a un caballero un café con nata montada y una tarta de chocolate, pero este resulto ser un cliente normal y corriente que sin decirme nada se marcho dejándome con la idea que había encargado mi pedido. Mientras esperaba algo que jamas llegaría, mire al frente y allí sentada había una muchacha joven con una larga melena rosada, di un respingo hacia atrás al percatarme de su presencia, ¿se había sentado o ya estaba aquí cuando yo llegue? Me pregunte de manera idiota, ya que conociéndome, fui yo que me senté sin ni tan solo comprobar que estaba libre. — ¡D-di-disculpameee! No t-te vi, ah-ahora mismo me marcho, l-lo siento de verdad... S-o-soy una mal educada, pe-pero le juro que no l-la vi. — Tartamudee nerviosa mientras mis mejillas se bañaban en un tono rojizo. Mi pronunciación era un poco lamentable, el acento español se dejaba ver en pequeños matices. — Veo un poco mal y, y... — Añadí bajando la mirada, escondiendo mi rostro en la palma de mis manos. Me había topado en situaciones similares miles de veces, y aún así seguía sin saber como actuar... Tierra tragame.


Última edición por Izaak & Luna Daniels el Dom Ene 15, 2017 7:49 am, editado 1 vez
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Charlotte S. Braun el Lun Dic 26, 2016 1:00 pm

Una pisca de calidez
El olor del café y el sabor de la tarta le hacían activar todos sus sentidos, realmente era algo que estaba esperando,  dejó que una pequeña brisa recorriera  pero de alguna manera seguía sintiéndose un tanto sola, no fue hasta cuando una chica de cabellos oscuros se sentó en donde ella estaba, se le quedó mirando un momento quizás la había confundido con alguien. Se quedó en silencio como tomó la orden de un cliente más, hasta que vio la reacción de la chica, soltando una pequeña risa sonriendo con suavidad, pues al parecer no la había visto y fue comprobado por ella misma cuando le contó que no veía bien  —Oh...— suspiró  viendo como esta retrocedía apretó un poco sus manos, mirando a a joven —No te preocupes...es más siéntate— comentó mirando a la chica  para pararse haciendo que se siente para tomar la orden que ella había pedido. —No tienes por que avergonzarte, se entiende además no me molestó nada...es más me gustaría que te quedarás aun que sea para tomar el café juntas— comentó cerrando uno de sus ojos, siguiendo —Me pondré triste si te vas ahora— el pedido que hizo la chica había llegado, y de alguna manera la compañía de la desconocida no la hacía sentir tan sola como antes, aun que  nunca la había visto  le daba confianza, quizás un sentido especial realmente no sabía explicarlo —Su compañía realmente me hace bien...por primera vez en años me siento bien— pensó sonriendo con suavidad tomando su café —Se ve delicioso lo que pediste...Oh me llamo Charlotte.— se presentó  esperando el nombre de la chica, era la primera persona con quien hablaba, con quien podía quizás mantener una conversación fluida y más adelante alguien con quien pasar el tiempo.

No se cansaba de pensar que realmente por años se sentía mejor en compañía, la soledad de un ángel podía ser cruel y este era el caso de Lottie.
Luna Daniels Medio DíaCafetería.




VeneLotte <3:


Charlotte S. Braun
avatar
Ángeles

¿Galletas?
Hetero curiosa.
Angel

Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Invitado el Miér Dic 28, 2016 11:43 am


— Una tarde cálida. —

Privado Charlo & Luna — Soleado — Cafetería  


Y de nuevos allí estaba, Luna Daniels liandola y fastidiándola desde el principio de los tiempos. ¿Algún día haré algo bien a la primera? Porqué desde pequeña todo lo que me he propuesto he fallado una y otra vez, aunque gracias al cielo que no me deprimo e intento superarme hasta conseguirlo... Aunque ahora supongo que entenderéis mejor porque no salgo sola. Si lo hago acabo herida o molestando a quienes me rodean y hoy le había tocado el premio a esa muchacha de cabellos rosados y grandes ojos caramelo. La mire fijamente unos instantes dudando completamente de su edad, parecía solo una niña por lo menuda que se apreciaba sentada en aquella silla, aunque claro, ¿quien no es pequeño a mi lado? Me tape rápidamente el rostro y no era capaz de soltar una palabra por mi boca sin titubear o tartamudear, llegando a parecer aún mas estúpida de lo que podía aparentarlo a primera vista. Estaba claro que me superaba a cada paso que daba. Tomé aire varias veces, entreabriendo mis dedos para volver a fijar mis ojos en ella. — ¿S-sentarme? ¿Pero no estas esperando a nadie? No quiero ser una molestia... — Musite en un suave hilo de voz, intentando bajar mis manos de apoco, aunque parecían ventosas que no querían despegarse. ¡Vamos, hazlo y no sigas siendo maleducada! Pensaba una y otra vez hasta que logre llevarlas sobre la mesa, cruzando mis dedos. — Eh... y-yo... — Titubeé ladeando mi rostro como si se tratara de un perro confuso. ¿De verdad me había pedido que me quedara junto a ella? ¿Por qué? Ni que fuera yo la mejor compañía... No Luna, lo esta diciendo por decir, lo mejor que puedes hacer es ir a dentro pagar e irte lo más lejos que puedas, pero esos pensamientos fueron cortados con una frase que se marco en mi frente en permanente.

“ Me pondré triste si te vas ahora.”

Solté un largo suspiro, inspirando de nuevo con ganas, llenando mis pulmones de aire y valentía para intentar proseguir con aquel encuentro. — ¿Triste? ¿Estas sola... eh Charlotte? Pensé que estabas esperando algún amigo o familiar... ¿Te ocurre algo? — Cuestione en un tono dulce y amigable. — Gr-gracias, amo el chocolate sobre todas las cosas y el café, son pequeños placeres que pocos somos capaces de apreciar. — Dije feliz y con mis mejillas rojizas. Era tímida cierto, pero si me daban cuerda no me callaba; otro defecto que debía arreglar, pero por el propio pudor hablo hasta por los codos. — Uy, q-que mal educada de mi parte, mi nombre es Luna y me encantaría poder compartir mesa contigo... Yo también andaba sola, aunque estaba deambulando por la ciudad sin un rumbo hasta que sentí este olor tan dulce... — Explique mientras veía al camarero traer mi pedido, di las gracias repetidas veces hasta que este se marcho, mis ojos brillaron más de lo normal, ante mi tenia un hermoso y majestuoso pedazo de pastel de puro chocolate. Tenia una pinta estupenda. Tarde poco en agarrar la cuchara y llevarme un trozo a la boca. — Qui guico... — Chapurré con la boca llena, mostrando una amplia y sincera sonrisa. Quienes no saben disfrutar la comida no saben de lo que se pierden. — ¿T-tú que pediste? Oh, ¿quieres probar el mio? — Ofrecí aún con la boca llena y manchada, la feminidad es un factor que perdí con el tiempo, vivir con Izaak tenia pros y contras.


Última edición por Izaak & Luna Daniels el Dom Ene 15, 2017 7:52 am, editado 1 vez
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Charlotte S. Braun el Vie Ene 06, 2017 10:29 pm

Una pisca de calidez
La chica que acaba de conocer no dejaba de hacer preguntas apesar de que la pequeña ya le había dicho que no se había molestado ni mucho menos le molestaba su compañía, su rostro cambio un poco cuando la chica   había dicho unas palabras "Pensé que estabas esperando algún amigo o familiar." con aquello soltó un gran suspiro bajando su rostro, realmente ella no sabía si tenía un familiar o  si alguna vez tuvo uno, por un momento se perdió en sus pensamientos sacudiendo luego su cabeza para volver a  la realidad  —El café se puede disfrutar en todo momento en realidad amo todo sus sabores—  comentó emocionada y aún más cuando ella se presentó al fin sabía el nombre de su acompañante de mesa por el día —¡Un gusto Luna!— exclamó sonriendo con toda emoción siguiendo escuchándola —A mi me encanta que estés aquí ahora—  comentó comiendo un poco de su pastel dejando que aquel dulce sabor la invadiera por completo, estaba teniendo la misma actitud que Luna sobre lo dulce que todo estaba —Pedí una tarta de frutas con cobertura de chocolate— Respondió dando contra probada —¡Oh claro!   ¿ y tu quieres un poco del mio?— comentó para luego dar un gran suspiro  desviando un poco su mirada —Sabes...yo igual caminaba sin rumbo...en realidad no se si tenga familiares o alguna vez tuve amigos...me borraron la memoria al acender a los cielos.—  comentó sonriente —Por aquello me alegró mucho que te hubieras sentado aquí, me agrada mucho tu compañía..y bueno Luna dime algo ¿Tienes algún familiar? ¿Que te gusta hacer?.—  Si la curiosidad fuese un pecado Lottie sería la cabeza principal, pues su curiosidad era mucha y claro no estaba de más decir que siendo un ángel la protegían mucho  ocultando algunas muchas cosas que preguntaba, cosas que aprendía sola
Luna Daniels Medio DíaCafetería.




VeneLotte <3:


Charlotte S. Braun
avatar
Ángeles

¿Galletas?
Hetero curiosa.
Angel

Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 16, 2017 11:04 am


— Una tarde cálida. —

Privado Charlo & Luna — Soleado — Cafetería  



Su mirada por un momento se vio triste, ¿había dicho algo malo? ¿La había importunado? ¿Molestado? Quizá me comía demasiado la cabeza con aquellas cosas, pero estaba tan acostumbradas a fastidiarla que más valía ir con cautela e intentar medir mis palabras y actos en todo lo posible por más minúsculos que fueran. Charlotte con decir que le gustaba el café ya se había convertido en mi mejor amiga para toda la vida. Czarina lo siento... Con aquel comentario me hizo feliz y se noto ya que en mi rostro se esbozo una gran y estúpida sonrisa. ¡Café te amo! No hay sabor más exquisito, ni olor más agradable que el suyo. Y a modo de critica, me parece una falta de respeto aquellos que meten mil cucharadas de azúcar... Un poquito para endulzar me parece genial, ¡pero todo en exceso es malo! ¡Aquello era un sacrilegio! — ¡E-el gusto es mio! La verdad es que no conozco a mucha gente, así que siempre es l-lindo encontrarse con gente aunque solo se apara compartir un poco de nuestro ti-tiempo... — Comente feliz, me hacia muchísima ilusión que de aquel mal entendido pudiera disfrutar de su compañía, ademas se veía una chica la mar de dulce y tierna. Tanto que parecía una muñequita. Una muñeca que daba miedo tocar por lo frágil que aparentaba ser, aunque no es bueno juzgar a las personas por ello, yo soy el mejor ejemplo; casi metro ochenta y me dices “bu” y salgo corriendo como alma que lleva el diablo para esconderme en algún lugar. Mi sonrisa no se borro en ningún momento, a la par que el sonrojo de mis mejillas. — N-no me lo digas más que al final me muero de la vergüenza,  ¡eres como un ángel caído del cielo ahora mismo para mí! — Dije sin más, a veces si me lo proponía podía ser la mar de moñas.

¿En serio? ¿En serio me estaba invitando a que probara de su tarta? ¡Hoy es el mejor día de mi vida! Asentí repetidas veces, casi sintiendo mi mano temblar cuando se acercaba al platillo contrario, cogí solo un pellizco de esta, no podía excederme. Educación... Debo controlarme o acabare como una foca en un par de meses. Lleve la cuchara a mi boca y solo pude soltar una especie de gemido llevando ambas manos a mis mejillas. ¡Estaba espectacular! ¡Sublime! — Deus, que rico... ¡Ti-tienes buen gusto, eso no te lo quita nadie! — Alardee  para ir a coger el café pero lo habían calentado demasiado, a lo que disimuladamente mi palma se empezó a enfriar, lo dejaría agarrado unos minutos hasta que se enfriara por completo. El café frío era mi favorito. —  Espera... ¿Cómo? ¿Acender al cielo? No entiendo, ¿a que te refieres? — Pregunte algo descolocada, no había entendido aquello, ¿venia del cielo? En aquel momento mi mente parecía una ensalada de hipótesis las cuales competían por ver cual era más absurda que la anterior. — A-aquí me tienes y créeme que no me iré, esto se puso inte-interesante. — Solté sin más lo más sincera posible. — Ha-hagamos esto, háblame tú primero de ti y después te cuento todo lo que desees, me dejaste muy confusa ahora mismo... — Añadí riendo nerviosa, no quería parecer idiota, pero lo estaba pareciendo. Era totalmente una inculta de los diferentes seres que existen a dia de hoy en nuestro mundo, más que nada por no relacionarme mucho. Mi timidez es un gran obstáculo algunas veces, aunque no me callo ni debajo del agua a veces... Debería entrenar esto, y ¿qué mejor que con Charlotte?
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Charlotte S. Braun el Dom Mar 05, 2017 10:04 pm

Una pisca de calidez
Realmente la presencia de la chica le llenaba de gustos, el verla era como verse asi misma cuando ella esta nerviosa por lo que no pudo evitar reír con suavidad comiendo su pastel moviendo sus pies como si fuera un columpio, en si la ptropuesta de chica le había gustado además no habría mucho que ocultar o cosas así pues la chica tenía una vida muy...celestial por así decirlo, tomó su ultimo sorbo de café para ponerse a pensar — Bien...veamos ¿Que puedo contar?.— dijo sonriendo con suavidad — Me gusta que me digan Lottie, soy un ángel de cien años...ouhm...por lo que tengo entendido alguna vez tuve una vida mortal pero no recuerdo nada de ellos, es más solo fragmentos y me deja más confundida...según Cadric que es como un hermano es mejor que no recuerde nada y cada vez que toco el tema me da un pequeño golpe en mi frente.— dijo sonriendo comiendo su pastel mientras llevaba una mana en su cara demostrando que le encantaba —Tengo una pastelería hoy me tomé un día libre....bueno tengo dos gatos una se llama Blaze y el otro se llama Blaine, son gatitos hermoso, alguna vez podría presentarlos...son de color café rojizo al igual que sus ojos.— comentó emocionada, no sabía más que decirle a la chica pues podía terminar tarde y trató de resumir todo — Oh tocó violín en mis tiempos de ocio...y bueno mis poderes de ángeles son débiles antes seres de oscuridad.—  dijo tomando aire.

Ya le había dicho una gran cantidad de cosas y simplemente no podía decir más — Bien...Ahora cuéntame de ti Luna—  comentó riendo con suavidad — Cual quier duda será respondida luego que me digas cosas sobre ti.—   
Luna Daniels Medio DíaCafetería.




VeneLotte <3:


Charlotte S. Braun
avatar
Ángeles

¿Galletas?
Hetero curiosa.
Angel

Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Invitado el Jue Abr 06, 2017 5:12 am


— Una tarde cálida. —

Privado Charlo & Luna — Soleado — Cafetería  


No podía creerme la suerte que estaba teniendo, esa chica era realmente un Sol … ¡No podría ser más tierna, de verdad! Era un encanto y que decir de su apariencia semejante a la de una muñequita de porcelana que da miedo tocar por si se puede quebrar. Y con lo torpe que soy fijo acabaría añicos en el suelo... ¿Qué dices Luna? Que es de carne y hueso... ¡Ya! Pero no lo parece y entonces yo me hago mis historias en la cabeza... Dejadme que yo sola me entiendo, ¿qué los que me deberían entender son los demás? Sí, pero la vida es como un cacahuete... ¡Dura, muy dura! Y como no le pongas dos huevos la has jodido. Estoy empezando a desvariar de una manera que no es normal, mejor me centro en lo que me esta explicando y dejo de hacer la idiota. La escuchaba atentamente mientras iba dando cucharadas gigantes al pastel y bebía de mi café. Estaba gratamente sorprendida, ¿era un ángel? O, ¿me esta mintiendo? Dudaba que fuera así, no tenia apariencia de ser una mentirosa, pero … ¡Wow! Jamas había estado con uno... Es decir, siempre había leído de su existencia en libros, pero me los imaginaba más pequeños como bebes desnudos... Creo que la tele ha hecho mucho daño. — Si te so-soy sincera, es una historia un poco triste... Las raíces de uno son como los cimientos de lo que somos, ¿tu hermano evita hablar del tema porque sabe la verdad? De ser así entiendo que quiera protegerte pero, ¿a que precio? Privarte de ello no es ayudarte... — Dije sin más con la mirada perdida hasta que volví a fijarla en la chica. — ¡S-solo es mi humilde opinión! — Dije nerviosa moviendo las manos de un lado a otro.

Asentí rápidamente cuando dijo de presentarme a sus gatos algún día. — Amo los animales, aunque en casa no podemos tener porque mi hermano es alérgico al pelo y aunque se medica lo pasa horrible el pobre... — Comente divertida, desde luego Izaak era un espectaculo cuando un gato se le acercaba; se hincha, tose y deben pincharle cortisona rápidamente porque sino se ahoga. — ¿¡Tocas el violín!? O dios mio, que genial, t-te envidio muchísimo... Me encantaría saber, pero soy tan manca en esas cosas que jamas sonaría una nota afinada. — Confesé riendo ahogando mis penas en otra trago al café, alce la mano haciendo entender al camarero que por favor me pusiera otro. El café es vida. — ¿Sobre mi? Mm... Bueno, vengo de España y hace poquito que nos mudamos acá por cuestiones de trabajo de mi hermano. Ciertamente somos primos, pero llevamos toda la vida juntos así que … Hermanos. — Dije riendo, tenia suerte de tenerle conmigo a pesar de que ser como un niño grande. — Yo no trabajo, aunque más de una vez lo intente pero como tengo un problema en los ojos a veces pierdo la vista por completo o simplemente no controlo la distancia y suelo romper todo por eso. ¡Le pongo empeño! Pero es inevitable... — Dije nerviosa con cierto rubor en mis mejillas. — Y bueno... hoy es la primera vez que salgo sola, me escape entre comillas... Izaak es demasiado protector conmigo. — Le explique viendo como el camarero dejaba la taza sobre la mesa. Me había abierto en canal... Pero no confesé cual era mi raza... ¿Le molestaría?
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: ❥ Una tarde cálida — Luna D.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.