—Remembering the past[Priv. Luther]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Heinrich Schmeichel el Miér Ene 04, 2017 4:59 pm


La hora con exactitud, no la conocía. Pero estaba seguro que eran más de las tres de la tarde, el almuerzo culminaba cerca de las dos, a más tardar, todos los empleados debían de retomar sus posiciones de trabajo a las catorce horas, con quince minutos. Él era el jefe; una entidad superior, ¡la irresponsabilidad retratada! Llegó, a las tres horas con cuarenta minutos, casi cerca de las cuatro de la tarde. Todas sus citas de la tarde habían sido canceladas de ante mano por su eficiente Luciana quien no lucia para nada contenta delante de la puerta de su oficina. Giró su rostro hacía un costado… deseando, internamente, que no le regañase: ¡no, mierda, no ahora, Liane!

¡¿Qué son estás horas de llegar, Heinrich Schmeichel! —Le recriminó, el adulto detuvo su andar para colocar suavemente su dedo dentro de su nariz, intentando disimular que aquel grito fue lo suficientemente escandaloso para dejarle casi sordo—. ¡Hubiera entendido que fuiste a divertirte con algún cliente empresario, por favor! ¡QUE TAMBIÉN TIENES UNA VIDA QUE MANTENER! Pero cancelaste las reuniones para salir quien sabe dónde… ¡¿Sabes lo mal que se ve eso?! ¡No te dije nada antes de que te fueras porque pensé que ibas a ser un hombre responsable que volvería luego de almorzar! ¡Pero nooooooooooooooo! —Recalcó el no con tanta fiereza que sintió el eco dentro de su cabeza, que parecía un ángel siempre pero cuando se enfadaba… hasta medusa temblaría—. ¡¿No tienes sentido de responsabilidad?! —Liane dejó que un largo suspiro se escapara de sus labios. Heinrich estaba cansado, si tanta molestia le hacía ¡¿por qué no dejaba el trabajo…  y se olvidaba de este irresponsable ser?!

Lo siento… ¿vale? —pero se disculpó, con su mano en su cuello. Su soberbia había descendido un poco. ¿Acaso estaba mal despejarse y perderse por unos momentos? También tenía su “otro trabajo” vamos, que ella sabía muy bien de esto. Luego de escuchar los reclamos de su secretaría, de cómo había tenido que hacer todos los preparativos ella sola y él, prometiéndole que la compensaría con una salida, ella sonrió dulcemente y besó su frente, como si de un niño se tratara.

Bien hecho—Era alguien ya avanzado en edad y se comportaba con un mocoso, pero cuando ella hacía eso, se calmaba. Era un efecto bálsamo que casi nadie podría darle. ¿Y si la convertía en su favorita? No habría problemas ¿cierto? Se lo preguntaría en la cena de esa noche.


Deslizó su mano por encima de la barra de bar, recordando cómo había sido su vida con la madre de Luther, el cómo se atrevía a regañarlo cuando aún, pese a sus años, era demasiado inmaduro. Dejó salir un suspiro, había pasado los minutos allí de pie con el celular en la mano, el trago en la otra mientras daba pequeños sorbos al whisky. Escuchaba el hielo golpear contra los bordes del vaso, para de regreso, volver a estar en el centro sin problema alguno.
Los pasos de su hijo al adentrarse por completo dentro de la casa le hicieron levantar un poco la vista antes que fuese nublada por el vaso de whisky que su propia mano dirigió hasta sus labios para darle un largo, pero cálido trago a aquel sabor que tanto le fascinaba. Le conocía lo suficiente como para saber que se trataba de Luther y que no estaba precisamente con sus mejores ánimos.

¿Qué tal? —Le preguntó, dejando el celular por segundos para observar el rostro del chico—¿Te caíste de la cama?—bromeó ligeramente y le acercó el móvil a su hijo—. Hoy hablaremos un poco más lo que dejamos pendiente. No te preguntaré que ha pasado si es que no quieres contarme pero, si quiero mostrarte los lugares a los que llevé a tu madre y como todo se llevó a cabo. Mereces saberlo. No es algo malo, espero poder sacar cualquier interpretación mala que hayas sacado con nuestra charla anterior—y con ello le informaba que no había forma de desligarse de ello.



~:


Heinrich Schmeichel
avatar
soberbia

Dominante
Las mujeres me han dado a mis hijos, pero es a los hombres a quienes amo.
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: —Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Luther Schmeichel el Miér Mayo 03, 2017 6:19 pm

Una semana, eh… Sí, se suponía que el premio consistía en pasar una semana entera con su mayor adoración, con su más preciosa y perfecta Diosa terrenal Nefertari Sayegh en cuestión; no obstante, para su mala suerte y desgracia, en menos de lo que esperaba ya el demonio pura sangre consentido de la casa se encontraba de nuevo en su propia mansión… es decir, la de su padre para ser un pocos más honestos en estas ocasión. Furioso. Destrozado. Con un aura oscura a su alrededor. Sus pasos eran tan pesados y sumamente colmados de ira, que cualquiera con la suficiente imaginación supondría que estaba quemando el piso de ese ostentoso pasillo. Eso sin mencionar, que sentía que la cabeza le iba a estallar tarde o temprano. Demasiados pensamientos, demasiados sentimientos. Todo un caos interno que requería poder calmar en la soledad de su magna habitación.

—Pero de nuevo, sus planes quedaron frustrados a medio camino en cuanto vio la silueta del hombre mayor acercándose hacia donde estaba. —Buenos días, papá. —Aun así, pese a su notorio malestar, lo saludo dado que por delante de todo estaba la educación. Claramente, el mayor se dio cuenta de eso en tan solo un parpadeo. Desventajas de que Luther fuera tan transparente en esta clase de situaciones. Sin embargo, lo bueno del asunto es que no quiso indagar en lo sucedido en ese departamento, aparentemente soñado; en cambio, le propuso una idea más interesante que… si bien en otros momentos fuera aceptado sin chistar, sin tan siquiera pensar, en la actualidad se hallaba un tanto dudoso de poder aceptarla con propiedad. No estaba de ánimos para un paseo, y menos ahora por supuesto.—¿Seguro? ¿No tienes que trabajar?—Por lo tanto pregunto tan pronto alzo una ceja. De igual manera, saco ambas manos de los bolsillos de su pantalón.

No obstante, al ver tanta seguridad en los ojos contrarios y un extraño entusiasmo de su parte; dudo de sus propias vacilaciones internas. Después de todo, ¿Cómo podía rechazarlo si se veía tan animado? Aunque fuera un demonio, también tenía alma. Y su padre, por más que le costara aceptarlo, sabia darle justo en el clavo como para hacerlo caer ante sus invitaciones inesperadas.

Suspiro. Observo sus propios zapatos por pocos segundos, antes de elevar de nuevo la mirada hacia su progenitor esperando a que este no se percatara de su orgullo quebrado.—De acuerdo.—Confirmo, procurando forjar una pequeña sonrisa ante ello dejando entrever sus colmillos antes de regresar a acotar.—Supongo que te encuentras preparado para un interrogatorio policíaco, porque tengo muchísimo por preguntar.—Inmediatamente, empezó a dar marcha hacia donde el castaño lo guiaba, mientras pensaba en todo lo vivido con el pasar de los años. En las mil y un interrogantes que se aglomeraban en su mente desde su no tan pura niñez. Preguntas que duraron en su cabeza por más de dos décadas que, en parte, opacaban su sentimentalismo con relación a lo sucedido recién. —Espero que haya sido tan buena como dices, quizás así recupere mi poca fe que tenía en la humanidad.


Luther Schmeichel
avatar
envidia


Volver arriba Ir abajo

Re: —Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Heinrich Schmeichel el Jue Mayo 04, 2017 12:17 am

Bueno, no se había equivocado entonces. No hacía falta más que verlo en vivo y en directo, más aun de notar que podría destruir el mundo si así lo deseaba. En parte agradecía que su hijo no fuera tan violento como aparentaba. Negó ante la pregunta que formulaba con respecto a su trabajo, antes de continuar con la charla.

Caminaremos dada la ocasión. Moví toda mi agenda del día de hoy y de mañana para que podamos charlar con calma. No, no digo que estaremos dos días hablando, sino que también necesitaba descansar, por si quieres pasar luego un día extra con tu viejo padre—guardó su móvil, dentro del bolsillo interno de su abrigo, momentos después de haber comentado su situación y sus intenciones. Para ello, el demonio colocó una mano contra la espalda de su hijo, empujando suavemente a este hacia la salida. La servidumbre inclinaba la cabeza y entregaba algún que otro saludo a ambos dueños de casa mientras este abría la puerta.

Estoy listo para el interrogatorio y para defenderme dado el caso. También para recibir una sentencia justa—el demonio parecía tan animado en esos momentos, queriendo contagiar ese entusiasmo al menor de sus hijos. Más que nada por la situación que él ignoraba de momento. Tenía que aclarar muchas cosas con Luther, sucesos que habían tenido que ver no solo con la vida junto a su madre sino a la concepción del mismo Luther y que en verdad todo tenía su lado positivo. En si no quería justificarse frente a su hijo, simplemente quería que él supiese la verdad, para después dejarle que lo analizase por su cuenta. Por otro lado, también buscaba de distraerle un poco.

¿Y eso? Bueno, ya dije que no presionaría con respecto a ello y lo mantendré. Solo quiero que sepas que la posibilidad está ahí—caminando con calma, guió a Luther hacia el lugar de la primera cita que habían tenido con la madre de este luego de que se conocieron y ella pudo confiar más en su persona: Regent's Park, un amplio jardín lleno de rosas y otras flores de todas las tonalidades que podrían apreciarse a simple vista. Una vez encontraron un banco en el cual sentarse, Heinrich volvió a mostrar el móvil a su hijo. En la pantalla podría apreciarse una foto que tenía guardada, no se veía el rostro de la madre de este, se la veía de costado, observando el paisaje pero no era demasiado visible.

A ella no le agradaban mucho las fotografías por aquellas épocas. Sentía odio hacia sí misma por la situación en la que se encontraba. Cuando tuve su confianza la traje aquí para que se despejara. Ella una vez me comentó que le gustaban las rosas, justo como a mí y por eso la traje a este sitio en particular. —mientras el aire desordenaba los cabellos pelirrojos del demonio mayor, en su rostro se notaba una suave sonrisa nostalgia, como si el tiempo pareciera haberse detenido o, mejor dicho, hubiera retrocedido y estuviera viéndola en ese preciso instante—. Liane era de una cuna noble pero, sus padres fueron orillados al suicidio luego de haberlo  perdido todo y ella fue vendida para convertirla en esclava. Cuando la conocí era muy arisca con todo el mundo, pero era tan brillante que la traje conmigo y, al principio, fue mi secretaria—iba contando la historia conforme recordaba esos sucesos—. En el momento que quieras puedes preguntar o, de todos modos continuaré con mi monologo.



~:


Heinrich Schmeichel
avatar
soberbia

Dominante
Las mujeres me han dado a mis hijos, pero es a los hombres a quienes amo.
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: —Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Luther Schmeichel el Lun Mayo 08, 2017 11:04 pm

Tan pronto los subordinados realizaron el protocolo correspondiente, se encomendaron a llevar las maletas del príncipe de la casa hacia la habitación del mismo; entre tanto Luther, al sentir el empujón, siguió caminando hacia la salida prestando atención a todo lo que su padre le decía. Era increíble lo chispeante que era. A veces se preguntaba, ¿Cómo un demonio podría ser tan feliz... o al menos aparentarlo tan bien, cuando por su parte era demasiado trasparente con respecto a sus emociones? ¿Esa cualidad se ganaba con los años tal vez? Quizás si, quizás no. Solo el tiempo se encargaría de responderle esas dudas con precisión. —No… no es nada importante.—Por su parte, para no arruinar el momento, lo mejor que podía hacer era guardar silencio con respecto a su propio malestar emocional, dejarlo de lado a diferencia de las otras ocasiones. Era lo mejor. Por lo tanto, luego de hacerle una seña con la mano, siguió marchando mirándolo una que otra ocasión, e inclusive en varias oportunidades alcanzo a sonreír; porque ciertamente, la energía que ese hombre lanzaba era tan intensa y contagiosa como para dejarla pasar desapercibida. Se podría decir, que era mucho más brillante que el aura mortal que el menor cargaba encima.

No paso mucho tiempo cuando los jardines de la mansión quedaron atrás; ahora, el parque era su punto focal. Este mismo, no solo estaba recubierto de diversas variedades de flores de todos los tamaños y colores; igualmente, el lago también era una maravilla para la vista. Sin lugar a dudas, el mejor escenario de ensueño para la primera cita. Asintió por ello al verlo. Ahora comprendía por qué su padre, llevo a la mujer que le dio a luz a un lugar tan pintoresco como ese. Aun así, no dijo nada; pero si se sentó a su lado en la banca, escuchando lo que este tenía por decirle; mientras al mismo tiempo observaba la fotografía del teléfono. —Ya veo, desde joven eras todo un casanova.—Se atrevió a bromear un poco, dado que el ambiente lo incitaba a ello. La suave brisa que los envolvían, podría considerarse también un pequeño calmante para el demonio de cabello verdoso.

Tengo tanta envidia de ti, papá...—Porque, evidentemente, por más que se esforzara por su parte; sus propios experimentos amorosos resultaban desastrosos con relación a las mujeres… y con las que no eran tan “mujeres” del todo. En consecuencia, susurro eso último, como si fuera un secreto para sí mismo, antes de detenerse de nuevo a ver la imagen de su madre. Por lo poco que podía ver, era hermosa. Muy bonita. Además de que también, gracias a todo lo que sus oídos llegaron a captar, más deseos de saber la verdadera historia detrás de su nacimiento estaba teniendo. —¿Una noble? Eso cambia las cosas.—Elevo las dos cejas, al igual que su rostro cuando el castaño menciono aquello, viéndolo a los ojos.—¿Con que arisca, eh? Ya comprendo porque soy así. El mal viene de familia...—Sin embargo, dejó escapar una ligera risa antes de continuar.—Pero, ¿Cómo es que una mujer así llamo tanto tu atención para que hicieras todo ese trabajo de… “domesticarla” a tu gusto personal? Estoy acostumbrado a que tus "favoritos" sean mas... "complacientes", por así decirlo; no con tacto carácter como la describes.—Consecutivamente, cuestiono, tomando uno de los costados del móvil para ver la figura con mejor claridad. La curvatura de sus labios fue desapareciendo, tan pronto pregunto lo último que se le vino por cabeza en ese segundo.—¿La amabas demasiado desde el primer momento como para hacer todo eso, papá?
[/b]


Luther Schmeichel
avatar
envidia


Volver arriba Ir abajo

Re: —Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Heinrich Schmeichel el Vie Jun 02, 2017 1:36 pm

Escuchar a su hijo interesado en saber la historia real de su madre era algo que le alentaba a continuar con la historia. Ciertamente era algo que le debía a su hijo, porque siempre se había mantenido bastante reservado al respecto. Aun así, no podía mantener las cosas en secreto por mucho más tiempo, alguien que había sido muy importante en su vida le había mencionado que, el ocultar información era igual que mentir, así que tendría que responder todas las dudas de su hijo en esos momentos, no podía guardarse absolutamente nada.

Oh, eso es algo que debo contarlo con tranquilidad hijo—llevó ambos brazos sobre sus piernas y observó el paisaje a su alrededor con una evidente nostalgia, como si el tiempo no hubiese continuado su curso, como si todo en ese momento solo se hubiese detenido y ahora que ambos hombres que fueron lo más importante para aquella agridulce mujer se encontraban en ese sitio tan especial, solo era el momento en que los recuerdos fluyeran y pudieran ser transmitidos por sus palabras—. Eran sus ojos puros lo que tanto me llamaron la atención. Su personalidad no era lo que me atrajo, de hecho tuvimos muchas peleas pues me hacía recordar a alguien—una pequeña risa inundó en el ambiente, muchas veces se había visto en esa situación donde le recalcaba el parecido en carácter que Liane y su hermano de la vida tenían, pero tampoco quería ahondar demasiado en ello, esos habían sido solo los inicios de su relación.

Su mirada decía muchas cosas, que su rebeldía tenía un por qué, que había pasado por cosas muy duras y, aun así, podía moverse de manera elegante y enfrentarse al mundo si era necesario. En aquel momento solo me topé con ella en una especie de subasta, y había otro tipo de mercancía mucho más “suave” pero fue el porte que demostraba sobre todas esas luces… como si fuese una esmeralda. —una sonrisa ligeramente ladeada se asomó en sus facciones. Estaba seguro que ella no había sido muy feliz los primeros días que estuvo con él, tal vez era por la incertidumbre de haber sido comprada y estar en un sitio desconocido pero Heinrich nunca llegó a preguntárselo. Por aquellos tiempos él estaba también en su época rebelde y era entendible que estuviera mucho más distanciado en ese sentido.

Yo envidiaba a tu madre… —confesó mientras bajaba la cabeza, sintiendo que esas palabras podrían dejar una confusión mucho más grande en su hijo. —Ella tenía esa fortaleza, el poder de no dejarse vencer frente a la adversidad y yo... me había rendido hacía mucho tiempo. Ella con su manera de ser, fue quien me mantenía un poco más en este mundo. Créeme que era más parecido a ti de lo que piensas, y era difícil de entender. Siempre tenía la sensación de… sin importar lo que yo hiciera todo terminaría por derrumbarse, no era para nada soberbio o más bien… sí, lo era, pero era algo aparente, la soberbia que mantengo ahora es algo que he acarreado con los años. —en ese momento volvió a voltear su mirada al menor y estiró su mano para posarla sobre la mejilla de este, sonriéndole con calma—. Eres como yo y como ella, con ese temperamento que podría mantener el mundo a tus pies. Liane se reiría de mí en este momento. Diría que estoy siendo cursi, cuando ella nos dejó yo la necesité más de lo que puedas imaginar, era mi pie sobre la tierra y tú eras tan pequeño... tuve que ser inquebrantable como ella y criarte de la mejor forma posible, a ti… a quien sí puedo abrazar y cuidar. ¿Lo he hecho mal?—incluso si no quería realmente saber la respuesta pues en el fondo él tenía la certeza que había hecho lo mejor que pudo criando a Luther, también necesitaba de sus palabras. No pudo responder sobre si amaba a su madre, desvió ese asunto completamente pues era algo mucho más complejo de lo que pareciera. Seguramente, si ella seguía viviendo y estaba al lado de ambos podría haberse enamorado perdidamente de ella.



~:


Heinrich Schmeichel
avatar
soberbia

Dominante
Las mujeres me han dado a mis hijos, pero es a los hombres a quienes amo.
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: —Remembering the past[Priv. Luther]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.