[MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Czar L. Kuznietsov el Lun Ene 23, 2017 11:55 am


Rusia – Moscú
Residencia de la familia Kuznietsov
08:30 Hs a. m

El invierno azota las calles de Moscú como acostumbra suceder  todos los años, cubriendo enormes edificaciones que se encuentran en las calles más favorecidas de la sociedad  hasta llegar a las más precarias, estas últimas se ven obligadas a estar atentos  a la caída  de los primeros copos de nieve solo para resguardar sus hogares, ocultar una pequeña fisura que pudiera dar paso a  repentinas ventiscas. El viento recorre a gran velocidad  incontables espacios y penetrando sin discriminación alguna en cada rincón que le es posible atosigar con su inquietante intensidad, capaz de erizar la piel del ser más velludo.
Para los visitantes se convierte en una situación sumamente disgustosa, con  temperaturas bajas que sin dificultad pueden recubrir incluso un minúsculo espacio entre las aberturas estrechas de una puerta, sin embargo, la mayoría de los seres que habitan en la bella capital de Rusia le resulta un tanto indiferente, aunque solo el sector más acaudalado pasa casi desapercibido las corrientes heladas, como si realmente no estuvieran colisionando con las enormes murallas de las mansiones en una constante batalla por abarca todo espacio posible.

Entre los alrededores de las residencias  más adineradas, de todas las mansiones ninguna de estas  puede compararse, ni siquiera pensar en enfrentarse a una competencia con una de las estructuras más extravagantes y envidiadas por el resto de simples mortales. Perteneciente a la prestigiosa pero a la vez con una reputación temida fruto de la extensa  trayectoria en la mafia, la familia Kuznietzov. En el interior de aquellas gigantescas murallas un hombre un tanto mayor se encuentra en su oficina, ubicado estratégicamente solo para leer cómodamente uno de los libros que integra una inmensa y abundante diversidad  que comprenden su colección de literatura, que por el paso de los años fue adquiriendo. Desde aquella posición podía observar por el rabillo del ojo la única entrada de la oficina personal, esperaba pacientemente que en cualquier instante el mayor de sus hijos apareciese, con anterioridad había ordenado a uno de sus  mayordomos que fuese a despertarle de sus eternas jornadas que constaban de recostar su cabeza sobre la almohada; en distinta ocasiones tomo cartas en el asunto con el fin de reprocharle su comportamiento desinteresado y holgazán con respecto a la labor familiar. Por unos instantes distancio la mirada de los prolongados párrafos de una antigua historia japonesa, acerca de  noble guerrero y  además un habilidoso samurái con la capacidad de enfrentar por si solo a centenares de hombres dispuestos a forzar su último suspiro y que por azares del destino su muerte llego repentinamente, sin embargo, la causante de extinguir su vida fue provocado por la persona que menos esperaba que fuese a traicionarle… su amada esposa. Por un lado despreciaba aquellos relatos de engaños y abandonos, no obstante, sin percatarse en qué momento sucedió  una nueva obra se asomaba entre las fisuras de su curiosidad,  para terminar por palparlo con sus ásperas manos, mientras profundizaba con mayor intensidad cada uno de los renglones, en sus cuencas moradas brotaban diminutas gotas moldeadas con tristeza y de cierta forma el resentimiento se encuentra  incluida.

Con movimientos torpes  masajea sus mejillas, buscando deshacer las momentáneas heridas del pasado que en algunas ocasiones salían a la luz, en especial cuando  la respiración de ningún otro ser no parecía rondar  a sus alrededores. Reacciona rápidamente al escuchar unas pisadas acercándose a su oficina, procurando mantener oculto su actual estado de desconsuelo y observa el cerrojo  moviéndose. Un rugido ronco surge  de sus fauces, mientras cubría con sus puños las comisuras de sus labios y  las llamas de la chimenea comenzaban a avivarse repentinamente, como si fueran capaz de percibir lo que sucedería durante el encuentro de dos demonios.
 


Hablo #996699 - Pienso - Narro


♥️:


Czar L. Kuznietsov
avatar
avaricia

Dominante
Bisexual

Volver arriba Ir abajo

Re: [MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Dmitry Kuznietsov el Miér Mar 22, 2017 12:07 pm



«La vida del mayor de los hijos del matrimonio Kuznietsov iba a cambiar por completo aquel día»

Dmitry, poco a poco, iba acostumbrándose a la idea de llevar la responsabilidad sobre la cabeza que le correspondía al ser el mayor de los hermanos, aunque realmente no le daba importancia a lo que realmente llevaba bajo las mangas su padre desde hace ya más de dos siglos que la mafia de su familia llevaba funcionando y dejando ver su temible poder ante el resto de grupos que se movían en las sombras de aquel país donde el frío azotaba sin piedad a cualquier habitante que no era nativo de ahí.
Sólo era cuestión de días para que el demonio mayor comenzara a idear su “vida” luego de haber finalizado con sus estudios secundarios por completo, eso sí, destacando sobre sus compañeros como le correspondía; a pesar de no darle la importancia que su apellido merecía tener, ante todo el muchacho de cabellos largos imponía por sobre todas las cosas aquel orgullo que tanto le caracterizaba y que básicamente se movía con el de la mano delante de los demás ante cualquier situación que se le imponía. Ser el último en todo era algo que en lo personal, él no deseaba llegar a experimentar en lo que le restaba de vida sobre la tierra.

Sin embargo, tras haber acabado con aquella ‘preciosa’ etapa de su vida, la pereza había golpeado sin piedad su cuerpo durante esa época, siquiera siendo capaz de prestarle atención a los apuntes que debía estudiar para el ingreso a aquella carrera que, desde joven, siempre quiso estudiar y que, tras varios intentos, obtuvo el permiso de su progenitor para seguirla. Aunque para obtenerla tuvo que hacer varios sacrificios en lo que llevaba de su vida personal, en un principio dolieron pero fue cuestión de tiempo en la cual aceptó su realidad; empero, eso no significaba que estuviese feliz o aquellos sentimientos de esa índole.
Y ese día era el cual las pocas ganas de hacer algo estaban más presentes que en fechas anteriores, aún eran las ocho de la mañana en punto y realmente el conciliar el sueño de nuevo era algo que se le estaba complicando por más que aplicase varios métodos que antes había usado y que le fueron totalmente efectivos en su momento; su mirada vagaba por completo en el techo de su propia habitación en compañía de aquella fiel compañera que jamás lo dejaba por más que lo evitase por distintas tácticas, la soledad. Ambas manos suyas yacían por debajo de su cabeza, siendo una cómoda almohada para el demonio a pesar de estar usando aquella de plumas que tenía desde que tiene uso de memoria; tan sólo contemplar la idea de pasar otro día escuchando los regaños de su padre por no esforzarse en lo más mínimo en lo que sería su futuro cargo una vez que este renuncie era algo que le agotaba de buenas a primeras.

Desde que su madre se fue de su lado cuando apenas tenía trece años de edad fue un golpe que no tuvo piedad de rozarse con el cuerpo del mayor de los hermanos, cambiando su conducta radicalmente con aquel hombre que, por más que tratase de verlo en otro modo pero que se negaba a aceptarlo, no tenía la culpa de ello; empero, Dmitry en ocasiones se encargó de hacerlo recordar, introduciendo su mano en la llaga que su padre tenía sin pensarlo dos veces.

Tan sólo pensar en la ausencia de la única mujer a la cual respetó y adoro con toda su vida era algo que le afectaba demasiado, llegando en ocasiones en introducirlo en un estado de tristeza que a veces le costaba salir por los medios más sencillos, y ese momento, tan sólo la viva imagen de ella en su mente provocó que sus labios se apretasen con fuerza, como si estuviese conteniendo un llanto que llevaba reservado por demasiados años; empero, la presencia de un segundo en su habitación lo obligó a ‘despertar’ de aquel viaje doloroso en su recuerdos.
— Su padre requiere de su presencia, joven Dmitry. Lo espera en su oficina y que sea urgente.— aquel hombre que era prácticamente la mano derecha de su padre hizo mención de aquellas palabras en un timbre demasiado calmo pero que le ordenaba de todas formas a moverse de su sitio, lamentablemente ese sujeto hacia caso a cada orden que su padre le entregaba por lo cual el demonio siquiera se tomó el tiempo de reprocharle y negarse a acatar su ‘pedido’.
Con pesar se levantó de las comodidades de su cama y con total desgano, revolver sus cabellos ligeramente en lo que comenzaba a mover sus pies — Bien, bien...— musitó con malas ganas al empleado, pasando por su lado sin prestarle demasiada atención y mucho menos observarle de soslayo.

Siquiera el ruso tenía que pensar demasiado para darse una idea para lo que su padre requería de su presencia en aquella habitación que tanto odiaba, tragarse otro discurso de su parte era algo que Dmitry no deseaba pero que de todas formas tenía que hacer. ¿Dónde se fue todo aquel trato amigable que tenía con su progenitor? Era una respuesta que, aunque no lo aparente demasiado, era difícil de responder; el mayor de los hijos de este se reservó todo sentimiento hacia su persona sin demasiado esfuerzo, realmente estaba molesto con él a pesar de los años que han pasado.
Abrió con cuidado la puerta que correspondía al sitio en donde su padre vivía la mayor parte del día, empero, su rostro poco amigable no se iba por completo. Una vez dentro de aquel lugar, cerró con cuidado la puerta y adelantarse varios pasos pero sin acercarse demasiado al sitio en el cual yacía aquel hombre con el cual se negaba a llevar una relación tranquila — ¿Qué quieres?— inquirió de mal gusto, cruzando sus brazos sobre su torso antes de enarcar sutilmente una de sus cejas.


Dmitry Kuznietsov
avatar
ira

Dominante
¿Heteroflexible?
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: [MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Czar L. Kuznietsov el Dom Jun 18, 2017 6:08 pm


Observar su cabello negro y largo que revoloteaba por la poca  brisa le generaba suma dicha, recordaba aquellos momentos en el pasado, cuando apenas era un joven inexperto de su misma edad que solo podía pensar en no cometer nada que fuese merecedora de la deshonra. Suena trivial hablar del honor en estos tiempos, sin embrago, en aquellas épocas en donde un simple acción o desobediencia podía costar demasiado caro, en donde sus mayores temores era expulsado de la familia por un simple acto de rebeldía, de mostrar contrariedad frente a la autoridad. Con solo ver su rostro joven, con características similares a la suya y conservar algo que él había perdido hace un largo tiempo, cierta inocencia que solo podía ser percibida por alguien que observara con detenimiento, no se trataba de hablar de pureza o acerca de lo carnal, sino de un brillo en sus ojos que evidenciaba falta de experiencia. Eso es que lo pensaba el padre de familia al observar al mayor de sus hijos entrar a su oficina de manera tosca.

Se acercaba cada vez más el momento de que Dmitry asista a la universidad, noto todo el esfuerzo que este conllevo en sus estudios, debido a eso se encargaba de que nadie le generara alguna molestia, incluso si se trataba del menor de sus hijos que siempre actuaba de manera insistente para que le permitiera interrumpir los estudios del mayor, ni siquiera él era capaz de persuadir el estructurado y congelado corazón de Czar. Observando el reverso de su muñeca noto desde su reloj de mano que su primer hijo estaba tomándose su tiempo para presentarse ante su oficina, sabía de antemano que él acostumbraba a hacerlo esperar siempre que ordenaba a su mayordomo a despertarlo, sin embargo, teniendo en cuenta que faltaba menos para que llegue el esperado día de ingreso a la universidad, esperaba que de alguna manera se tomara sus órdenes con mayor seriedad de lo acostumbrado. Eso es lo que deseaba.

Se dispuso a reprenderlo una vez que entrase a su despacho personal, tenía que recordarle que es un  joven adulto y que actuar responsablemente ante las órdenes de quien es su progenitor. Aunque en su interior sabía que no serían escuchadas con atención sus reprimendas. Comenzaba a inquietarse, hasta que por fin observa la perilla de la puerta moverse, claramente significaba que había llegado el momento del encuentro. Noto el mal grado que le había ocasionado su orden, en completo silencio señala con apenas un movimiento leve de su diestra uno de los sofás que se encontraban frente a escritorio, pretendiendo que se sentara allí. Frunciendo el ceño como de costumbre, no podía negar que le resulto molesto la reacción del joven, empero, ya había empezado a considerarlo como algo habitual, incluso que la misma molestia terminaba desapareciendo rápidamente. - ¿Acaso no puedo hablar en privado con mi propio hijo? - Con una sonrisa maliciosa responde a su pregunta, dejando a descubrir un lado suyo que no resistía las ansias de molestar a quien quisiera llamar mi pequeño. – Toma asiento, tenemos que hablar - Lo había meditado incontables veces aquello que pretende platicar con Dmitry, al principio deseaba hacerlo de otra manera y en una diferente circunstancia, sin embargo, no podía permitir que trascurriera más tiempo, sabía que debía actuar lo antes posible.



Hablo #996699 - Pienso - Narro


♥️:


Czar L. Kuznietsov
avatar
avaricia

Dominante
Bisexual

Volver arriba Ir abajo

Re: [MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Dmitry Kuznietsov el Jue Ago 31, 2017 4:21 pm


El verano de forma gradual, se retiraba del ambiente un tanto gélido que la misma Rusia tenía desde hace ya muchísimos años, tantos que siquiera el más veterano era capaz de decirlos con exactitud. La brisa cálida no tardó en ingresar a la enorme oficina de la cual su padre y progenitor era dueño, sitio que el primerizo de los Kuznietsov no dudaba en quejarse a viva voz con cualquier persona que preguntase al respecto. No había cosa que más destetase Dmitry como el honor, el honor familiar que llevaba por encima desde su nacimiento. Cada movimiento, cada hablar, cada mirada era analizada y juzgada por las otras familias que yacían por debajo o en un nivel similar que la familia Kuznietsov llevaba por más de varios siglos, su sangre demoníaca predominaba por toda Rusia, ganándose el respeto de algunos y el odio de muchos. Si fuera por él, hubiera renunciado rebeldemente a su apellido e irse por completo de ese mundo que no deseaba inmiscuirse; no obstante, si lo hacía, su pequeño, Edik, tendría que tomar toda la responsabilidad y eso era algo que el mayor de los hermanos no deseaba. Por ello, se mantenía firme pero tosco al lado del cabecilla de la familia, ‘obedeciendo’ sus órdenes al pie de la letra.

Sus ojos zarcos no tardaron en clavarse por completo en el semblante serio y demandante que su padre tenía. Desde que tiene uso de memoria, se había acostumbrado a esa manera de mirar del mayor cada vez que cruzaban de vez en cuando la palabra; desde que su madre les abandonó por un motivo del cual aún Dmitry no era capaz de comprender, su padre cambió radicalmente su conducta, detalle que no pasó desapercibido para uno de sus hijos, el cual tenía la suficiente cabeza para comprender el motivo de todo ello aunque no le resultase para nada lógico en ese momento. Nada lograba convencer y responder esa duda que le acosaba cada vez que, a su pesar, recordaba aquel acontecimiento que logró romper con la tranquilidad de la familia.
Chasqueó su lengua con malestar al percatarse de la pregunta y la sonrisa que el mayor de entre ellos no tardó en mostrar bajo su mirada, resultándole una conducta molesta por parte del impropio — Sólo cuando deseas tocar el tema sobre el deber familiar prefieres hablar conmigo. Por favor, deja de actuar— Respondió tosco, desviando su enojada mirada de la demoníaca del adverso; un detalle que cabía destacar en el mayor de los hijos de Czar, era esa sinceridad que a veces no dudaba en mostrar cuando algo realmente no era de su agrado y mucho menos para reírse de ello. Últimamente, cuando tenía una de esas reuniones con el jefe de la familia, siempre era para comentar e intercambiar información relacionada al mercado ilegal que ellos llevaban por muchísimo tiempo. Con el derrocamiento de los bratva y el crecimiento de su imperio, el hombre de cabellos azabaches y mirada violácea, centró toda su atención en el negocio que llevaba con todo orgullo, dejando por completo su deber familiar como padre. Dmitry lo detestaba por eso y mucho más.

Inhaló y exhaló de forma pesada una vez que recibió la orden de tomar asiento en uno de los sofás que formaba parte de aquella enorme habitación que fungía como la oficina privada del líder de la mafia. Se encaminó hasta el mueble y tomar asiento de forma pesada y perezosa, dejando caer su cuerpo sin cuidado alguno sobre la comodidad del objeto, siendo cuestión de unos pocos segundos para que tomara asiento como era correspondiente; aunque actuaba yendo en contra de la marea de su padre, sabía cuándo estaba superando su límite y cuando no, logrando retractarse cuando así era de necesario. Por ello es que aún mantenía su relación amena frente a los ojos del pequeño de la familia, quien desconocía por completo ese mundo negro y oculto que llevaban.
Los ojos del menor de los dos se cerraron por unos segundos, buscando con ello calmar su mente de cualquier improperio que quería dirigir al sujeto que se encontraba sentado tras su imponente escritorio, con el cual compartían un parecido físico increíble con la pequeña diferencia que habían en el color de sus ojos, ojos que heredó de su madre biológica. Cruzó ambos brazos sobre su propio torso — ¿Y bien? ¿Qué ha pasado?— Interrogó, ya más calmado que en un principio; era ya un joven adulto que debía medir su conducta y comenzar a tomarse con seriedad las cosas.


Dmitry Kuznietsov
avatar
ira

Dominante
¿Heteroflexible?
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: [MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Czar L. Kuznietsov el Jue Nov 30, 2017 9:28 pm


Sabía que para tratar con el menor con el mayor de sus hijos debía reservar toda la paciencia posible para el momento cúspide del encuentro, sin duda alguna confrontarlo sería un trabajo que le llevaría un inmenso esfuerzo, a pesar de estar enfrentando  esta clase de situaciones regularmente aún no lograba acostumbrarse al hecho de encontrarse a solas con Dmitry; no albergaba duda alguna que la discusión se tornaría violenta.
Era cierto que la mayoría de las ocasiones  solo entablaban conversación cuando se trataba de asuntos familiares, es importante que el deber de cada uno de los miembros sea concretado a la perfección, cualquier escaso error podría significar un quiebre y una abertura por el cual sus adversarios aprovecharan en su contra; no es necesario aclarar que la familia Kuznietsov ha logrado construir una especie de imperio dentro del mercado ilegal que como es bien sabido, no se puede escalar niveles sin dejar rezagados a otros y eso fue exactamente lo que sucedió durante el tiempo que la organización heredada de generación en generación adquirió cierto poder que de forma meditada fue creciendo exponencialmente hasta superar a la mismísima Bratva, de ser subordinados pasaron a ser el mayor grupo que domina y traspasa fronteras. Todo aquello no se puede lograr de un día para otro, ni mucho menos sin estar dispuesto a realizar ciertos sacrificios, uno de ellos fue su matrimonio que a pesar de no haber tenido un lazo afectivo sólido con su ex - esposa se desvió hasta el punto de la decadencia, al igual que la relación con el mayor de sus descendientes. De alguna manera se había resignado a resolver la inestable relación afectiva con su primogénito, sin embargo, deseaba que aquello sucediera en algún momento  pero lo dejaba como un deseo  ya que alguien tan orgulloso y soberbio como él jamás cedería con tal de recuperar lo perdido.  

Espero a que le menor tomase asiento, está consciente que para concretar el  encuentro debía forzarlo a estar presente.  Noto como se acomodó de manera brusca en uno de los asientos de su oficina, mentalmente se preparó para escuchar los reclamos y negativas de su primogénito. – Estoy seguro que debes tener alguna idea de lo que quiero platicar con vos, Dmitry o por lo menos tienes alguna sospecha de que te quiero hablar –Comentó con cierta molestia, a pesar de que no era ninguna sorpresa su reacción esperaba un poco más de contemplación de su parte. El ceño fruncido que manifestaba con tanta libertad se volvía cada vez más profunda, se preguntaba si algún día podría efectuar una plática con él sin siquiera molestarse.

- ¿Recuerdas a Bridgitte? Espero que aún mantengan contacto, después de todo hemos dado la palabra de cumplir con su familia –utilizo un tono ironico al realizar la pregunta. Le resultaba inquietante saber en qué estado estaba el vínculo entre ambos jóvenes, el compromiso debía ser cumplido no solo porque si no estaría faltando a un responsabilidad y dañaría de forma permanente la relación con su padre, jamás había faltado a un nada que se comprometiera y no lo haría ahora, sería como atentar a todo lo que considera moral y correcto.

– No podemos permitir que el matrimonio se atrase más de la cuenta… sé que lo entiendes a la perfección

Como era de esperar del jefe de la familia Kuznietsov, ordena y no se interesa por otros aspectos.


Hablo #996699 - Pienso - Narro


♥️:


Czar L. Kuznietsov
avatar
avaricia

Dominante
Bisexual

Volver arriba Ir abajo

Re: [MJ] El comienzo de las disputas - Dmitry

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.