Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Invitado el Miér Feb 22, 2017 4:32 pm

Solía simplemente sumergirse en la batalla de cualquiera que se cruzase en su camino pero hoy se conmemoraba algo especial, detalles de un pasado antes de todo este levantamiento donde vidas humanas casi en escases en las tierras de New London se presentan, vistos como apetecibles banquetes o incluso esclavizados para servir hasta que sus dueños tomaran la decisión de comerlos con la descarada razón de “la raza extinta”, y es aquí que todo se hace contradictorio pues muchos antes de tomar lo sobrenatural entre sus brazos  nacieron como seres humanos como el japonés bajando del automóvil a un lado de lo que antes representaba la calle Baker Street – el ya extinto distrito de Marylebone-.
Hoy también se presentaba un clima húmedo  como si el cielo fuera a caer, ya llevaban 3 días de lluvia intermitente hoy al menos había un respiro que agradecía-un día más en la casona y acabaría volviéndose loco-.Neo quería acompañarlo pero prefirió dejarla en casa disfrutando de algún programa de televisión y golosinas extra solo por hoy; esté día representa algo importante, no por las festividades que fueran si no por el simple hecho de  volver atrás para recordar a alguien que dejo la vida  atrás en medio de todo esto destrozado.

-Aquí estas…

Murmuro por lo bajo con una expresión más solemne, lirios rojos en un brazos y con la mano libre quitando algunas ramas de esa lapida con un nombre  difícil de quitar de la memoria. El viejo cementerio Centenario de esa zona en especial aun tenia algunas tumbas –muchas- intactas como si esas tierras fueran lo único que el tiempo ha respetado al pasar el tiempo.
La calle tan renombrada –o en el pasado realmente- donde dejo el automóvil no estaba a más de  unos metros de la entrada o lo que quedaba de ella, ya no había  un alma “viva” que se atreviera a llegar tan lejos aquí, incluso él mismo lo sabía por eso cargaba la katana en el cinto bajo el enorme abrigo oscuro; de cuclillas en la tierra húmeda  mantuvo los ojos fijos en las marcas del tiempo en el mármol y acomodo las flores sobre ella.
Se levantó de golpe por un momento endureciendo la expresión ,volteando sin más que la brisa húmeda y la sensación de ser perseguido-cosa bastante normal si supones el hecho de que es un busca pleitos continuo-,suspiro pesado.

-No se quitan las malas costumbres Beatrice ,mh?

Alzo una ceja mirando de reojo la lápida de nuevo, sonriendo para sí mismo y alzando el rostro al cielo como si la pregunta fuera contestada. La lluvia no tardaría en aparecer y el tiempo aquí era desesperanza desgarradora, superarlo es el camino.


Última edición por Shimazu Toyohisa el Vie Mayo 05, 2017 5:42 pm, editado 1 vez
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Claus A. Voulgaris el Mar Feb 28, 2017 10:23 am


Definitivamente aquella semana no fue la mejor para el alfraude, siquiera un poco a comparación de los días restantes. Él era de esas personas –de las pocas- que aprecia demasiado su trabajo porque realmente era algo que le encantaba, fascinaba estar en continuo contacto con la flora existente en el planeta Tierra ¿A quién no le gustaría trabajar de algo que realmente le agrada? Sin embargo, últimamente al local sólo venían clientes y más clientes muy exigentes a tal punto de generarle presión absoluta al azabache tanto física como mentalmente. Generalmente se mostraba como alguien verdaderamente paciente pero si seguía más tiempo bajo ese techo en cualquier momento explotaría, logrando tras ello hacer algo de lo que realmente se arrepentiría eternamente.
Apenas finalizó su jornada laboral, se dirigió a su casa con el único objetivo de cambiar la muda de ropa y tras ello sólo dedicarse a caminar sin rumbo fijo por toda la ciudad. Su mente se encontraba en un lío irremediable y por ende se mantenía completamente en blanco independientemente de cuan peligroso fuese el sitio en el cual se encontrase en ese momento; realmente por un segundo no le importó que clase de peligros iba a sufrir, total, Londres poco a poco se volvía algo inseguro para sus habitantes.

Aunque su consciencia divague en otro sitio ajeno a la realidad, estaba al tanto de húmedo clima que la ciudad estaba teniendo últimamente, era un detalle sorprendente el hecho de que hubiese lluvias constantes pero que ello no fue una piedra en el camino para Claus como para que no se tomase la libertad de salir del resguardo de las comodidades de su casa, siquiera le importaba si llegaba a mojarse por culpa del fenómeno atmosférico y finalizar en cama por una semana con fiebre y una tos desagradable.

«¿Desde cuándo el mundo cambió? ¿Desde cuándo las personas cambiaron?»

Si quiera era algo que le importase, pero sus ánimos en ese momento le hicieron dar vueltas sobre un tema que era innecesario pero a su vez necesario para el alfraude, el hecho de recordar aquellas historias de su abuelo en las cuales le comentaba la tranquilidad y comodidad de los ciudadanos disfrutaban, sin que sus mentes se preocupasen demasiado por ello. A pesar de no haber nacido en uno de los países del primer mundo, estaba seguro de aquel detalle que con tanto jubilo su familiar a veces le contaba; un suspiro evidentemente pesado se escapó entre sus labios de tan sólo pensar en ello, su diestra inmediatamente se situó sobre sus propios cabellos y en un acto de incomodidad, revolver los mismos insistentemente como si con ello se diese un castigo de tan sólo haberse tomado el atrevimiento de recordar su juventud, aquella memorable pero que le dolía en cierta parte. Desde aquella ardiente discusión con sus padres, no volvió a saber absolutamente nada de ellos, siquiera de su hermana menor; a pesar de las diferencias y que aún sentía algo de cariño por ello el hecho de pensar en comunicarse con su familia no era algo que realmente le sería de su agrado.

— ¿Dónde…  estoy?— inquirió en un timbre algo ante la sorpresa que su persona se había llevado luego de colocar sus pies en la tierra tras esa pequeña marea de recuerdo que había tenido. Era evidente que actualmente se encontraba a las afueras de la ciudad, más aún visto y considerando los edificios arruinados que se encontraban ocultos entre varios árboles. El clima era de su total comodidad por lo que completamente enojado ante su perdida no lo estaba.
Como bien la curiosidad tomó el mando de su cuerpo, comenzó a moverse entre los escombros con algo de dificultad, teniendo cuidado de no toparse con ningún animal que le resulte completamente peligroso o con alguna caída que le llegue a provocar un considerable golpe; era un adulto que, después de mucho tiempo, sintió interés por un sitio como ese.
No sabe cómo, desconoce desde cuándo que tras las ruinas se encontraban algunas lápidas descuidadas y ligeramente ocultas de la visión de las personas que pasaban cerca de ahí; negar el hecho que no se sentía incómodo sería una gran falacia de su parte pero aquello no fue un impedimento para el alfraude el seguir con su camino. Estaba casi en un cien por ciento seguro que no se toparía con una vida inteligente en ese sitio, y sólo con esa idea era suficiente para darle alguna ‘protección’; empero, detuvo sus pasos en seco al toparse con otro ser humano en el sitio quien, con cuidado observaba una lápida con el nombre de “Beatrice” grabado sobre la piedra, no dijo nada, no se movió siquiera un centímetro, sólo se dedicó a observar al hombre atentamente buscando alguna posible amenaza que este le podía ocasionar.

— Lirios…— musitó en lo que se atrevió a aproximarse al sujeto, observando el ramo de flores con absoluta atención; ¿Cómo no conocer esa flor? Eran las más solicitadas en el local, con un agradable aroma daba un aspecto hermoso a los arreglos florales además de tener más de un significado, dependiendo del color que sus pétalos tengan — Ah… color rojo, demuestran un amor ardiente y lleno de pasión. Generalmente las suelen encargar para regalarle a la novia o novio cuando se les hace una propuesta de matrimonio.— Comentó con tranquilidad, ignorando la posible reacción que el contrario hubiese tenido ante su repentina presencia — Por cierto… muy lindo el nombre de Beatrice, seguro y en vida fue una hermosa y excelente mujer.—



Spoiler:





Neko...:
Claus A. Voulgaris
avatar
Avaricia

Dominante
Demisexual
Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 04, 2017 10:47 pm

La lluvia no llegaba y  así como los sentimientos de muchas personas como el japonés se mantenían sellados en lo más profundo, recuerdos que se prefieren olvidar de manera tal que no afecten tu futuro. No hay nada más pesado que suponer alguna palabra dicha por esa persona que de un momento a otro  hizo desaparecer toda presencia en el pequeño mundo de cada uno de nosotros, tenía que aprender a quitar los pensamientos de las personas inocentes muriendo a su alrededor llamándose a sí mismo egoísta o insensible. Sabia de su culpa por el hecho de encerrarse en su mundo olvidándose por completo de todo, batallas y fuerza empujaban la ambición del  pelinegro y no se detendría hasta sentirse lo suficientemente fuerte como para que nadie  muera mientras el siga en pie para protegerlos.
Apenas oyó la voz desconocida tomo posición defensiva sacando a  relucir una parte dela katana en su cinto, entrecerró los ojos al ver a ese hombre a una distancia prudente de la suya, endureció su mirada sin más  pero mantenía la alerta, no estaba acostumbrado a estas apariciones por sorpresa aun. Generalmente era el japonés quien hacia el primer movimiento contra aquellos que se le acercaban buscando batalla…aunque él no parecía buscarla en este preciso momento.

-Beatrice no es ni eso, ni mucho menos algo parecido a una pareja.

Gruño por lo bajo desviando la mirada a la lápida, no sabía porque razón debía confiar en ese hombre pero si bien podía atacarlo al menos  antes  de cortarle el cuello aclarar esos puntos, no había mucho en que pensar respecto a sus razones sin embargo hace mucho perdió el encanto de conocer gente nueva sin que estas buscaran algo a cambio.

-Yo la mate.

Soltó sin mayor problema pero manteniendo el tono solemne a sus palabras antes de continuar, no soltaba la presión en la empuñadura de su katana siempre en espera de cualquier movimiento en el otro.

-Es un  nombre  muy adecuado para una mujer de su  altura, también yo  se lo di, nunca supe su nombre real.

Corrigió una vez más al desconocido, no había peor peso para alguien que la culpa de cortar la vida de sus pares por casusas en las que sus manos siente están manchadas de sangre-culpa indirecta o directamente no importaba-,sentía como si realmente él mismo con sus propias manos destrozase  lo que pudo haber sido la vida de esa mujer.

-Todos en esta ciudad tienen la mala costumbre de decir cosas erradas sin consultar antes de mover la lengua. ¿Quién eres?

Mascullo con esa expresión de muy pocos amigos y la presión en aumento de su mano en el arma, no entendía las razones de otros para buscar información a base de suposiciones. Shimazu era de aquellos que simplemente preguntaban sin  tapujos las razones de los demás o lo que les llevaba a ciertos actos, no  hay rodeo que detenga  esas palabras seguras .Si hay algo más real en el mundo es una verdad directa sin “analgésicos”.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Claus A. Voulgaris el Dom Abr 30, 2017 8:27 pm


Sólo fue cuestión de segundos como para que sus pies se moviesen rápidamente hasta encontrar una posición aún más segura para su persona al percatarse de ese movimiento amenazante que el desconocido que yacía frente a la lápida realizó, enseñando parte de la hoja de esa gran katana que portaba en si cinturón. Automáticamente levantó ambas manos los suficiente como para que estás estuviesen sobre su torso aunque aquello no sería suficiente escudo para su físico en ese momento.
Que imprudente, que descuidado de su parte aproximarse a alguien que no conocía por completo, es más, siquiera lo había visto por la ciudad en estos años que residía en la ciudad de Londres y recién en ese momento contemplaba la idea de que se encontraba en completa desventaja ante una posible pelea que pudiese surgir en cuestión de segundos. Sin embargo, con mucho esfuerzo, buscaba la calma para no cometer o decir cualquier estupidez que alterara por completo al otro hombre que le acompañaba en ese momento.
Una sonrisa ligeramente ladeada no tardó en dibujarse en su semblante, sacando a la visión del ajeno aquel orgullo que tanto le caracterizaba pero que no formaba parte de su esencia en un cien por ciento — Tampoco decía que lo fuera, tan sólo te presenté un significado a ese ramo de flores que le estás concediendo.— Respondió con calma, manteniendo por el momento ambas manos suyas delante de su torso indicándole con ello la falta de necesidad de iniciar una pelea física en ese momento, además de enseñarle que yacía completamente desarmado en ese momento.

Había momentos en los cuales por la cabeza del alfraude la idea de que la mayoría de las personas que habitaban en esa ciudad fuesen así de peligrosas como ese hombre de cabellos azabaches, tan sólo verlo portando un arma era suficiente motivo como para provocarle esa clase de pensamientos.

Un extraño escalofrío golpeo todo su cuerpo ante aquellas tres palabras que salieron como si nada de entre los labios ajenos, compartiendo una información que jamás esperaba recibir por parte de ese sujeto; no sabía si considerarlo aquello como una posible amenaza hacia su persona o un dato que el ajeno decidió compartir con un desconocido que acababa de ver hace unos minutos. Aquello le había tomado con la guarda baja pero que no fue suficiente como para dejarlo en un estado de completo temor; apretó con fuerza sus labios, escuchando atentamente aquella voz tenuemente gruesa que le comenzaba a reconocer como parte de esa persona, grabándoselo en la cabeza para un futuro posible si es que salía bien parado de todo ello — Por más que no haya sido su verdadero nombre, no hay que negar el hecho de que es uno bonito, al menos en vida habrá tenido la oportunidad de escucharlo provenir de tu parte.— A pesar de la inseguridad que sentía, aún mantenía esa forma de actuar relajada por más que se encontrase con un ser nuevo, percatándose del hecho de que este era un simple humano, suficiente motivo como para no temerlo pero que no bajaba la guardia a pesar de no aparentarlo a simple vista.
No iba a negar el hecho de que captó su absoluta atención aquella información de suma importancia que ese sujeto le acababa de compartir; la necesidad de conocer el motivo por el cual le arrebató la vida a esa mujer le estaba carcomiendo poco a poco pero que no era suficientemente fuerte como para dejar que la misma fluyera en su hablar.

— Está bien, está bien...— Musitó, moviendo sus manos adelante y hacia atrás esperando con ello calmar un poco al contrario, manteniéndose tranquilo y relajado en todo momento con tal de no indicarle al contrario cualquier cosa que considerase una amenaza de su persona — Mi nombre es Claus, Claus Voulgaris.— dijo su nombre en un timbre lo suficientemente alto con tal de ser lo más nítido en su hablar y que no le obligase a repetir ese dato de nuevo, — No tengo intenciones de pelear con nadie en ese momento, y mucho menos tengo la necesidad de hacerte daño… ¿Al menos podrías guardar tu katana por completo?— inquirió, esperando que con ello el adverso hiciese caso a sus palabras, preparándose ante la posibilidad de salir corriendo si las cosas iban en contra de todo pronóstico.



Spoiler:





Neko...:
Claus A. Voulgaris
avatar
Avaricia

Dominante
Demisexual
Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 22, 2017 10:48 pm

Nada de lo que había hecho desde que llego a New London estaba bien, contrario a sus deseos y lo que  quería alcanzar en estas tierras todo se estropeaba tenía la sensación desde que piso  Londres en  un sinfín de calamidades ajenas a él por supuesto pero nunca imagino que a pesar de no pertenecer al mundo de las criaturas sobrenaturales, afecto todo lo que desde un principio marco. Resultaba ser ahora un hombre que cargaba su espada en todo momento, cuidaba de una joven que para él era su hermana pequeña y sin mencionar el hecho de que el hombre que accedió a ser su “Maestro” simplemente se hizo polvo-literalmente se quitó la vida siendo un maldito chupasangre-,nada podía empeorar las cosas.
¿Qué hombre sobre la tierra después de tantos rumores sobre este sitio se atrevería a pisarlo?, uno al igual que Shimazu totalmente descontento con lo que le rodeaba actualmente, añorando el pasado –o algunas partes de este-.Agradecía su origen y quizás no haber cometido ciertos errores que endurecieron más aun el corazón de este hombre, desconfiado de todo aquel que se crece en su camino sin importar las intenciones buenas o malas de ellos.

-Sueles hablar torpemente con la gente, digamos… ¿siempre?

Soltó ante tantos tapujos o dudas que el desconocido presentaba ante  los “ataques” o las palabras un tanto más duras del Samurai  .Negó suavemente volviendo la mirada a la tumba sin mayor detalle que los mismos escritos por él, observo de reojo al otro, unía una y otra oración  para entender tanto el lenguaje corporal y silabas de  aquel rostro, simplemente algo en él le incomodaba de manera extrema al punto de no guardar  por completo la katana en toda la charla de  presentación.
El detalle del nombre simplemente lo había escogido por razones que no  expondría por ahora a un completo desconocido o eso al menos pensó, hasta que hubo de presentarse. No creyó volver a oír ese nombre o ese apellido después de tanto; una vieja herida que se abría ahora y comenzaba a conectar absolutamente todo…su  maldita expresión de hombre calmo que le estaba sacando los nervios, palabras amables a pesar del peligro y oh como olvidarse de la “paz”  contra un sentimiento negativo proveniente del otra persona que enfrenta –a su juicio una manera de evitarse los enfrentamientos-: irritante, esa era la palabra que buscaba.

-¿ Voulgaris?

Una sorprendida risotada buscando disimularse entre la expresión irónica y la garganta ahogando algunas maldiciones ahora mismo.
Saco por completo la espada de su funda levantando la mirada y apuntándola al hombre a pocos metros de él. Ahora en su rostro no había expresión alguna pero sus ojos mortales afilados al punto de quizás helar la sangre de muchas oscuras criaturas que han cruzado su camino por mala suerte…de ellos.

-Me temo que solo has empeorado esta maldita situación, no me reconoces ¿no es verdad? No me sorprende encontrar a la escoria en un país lleno de mierda.

Pero tenía algo a su favor para que el japonés no se lanzara a por su cuello: jamás atacaba a alguien desarmado, y para su desgracia Claus lo estaba. Alzo la katana y la guardo una vez más en su funda, cómoda al cinto…incluso en estos momentos el pasado sigue atormentándolo, No tenía perdón el error más grande que cometió siendo un mocoso. Lo merecía y aceptaba pagar  la culpa al entregar el corazón a un ser sin valor moral alguno. Y que ahora se presentaba ante sus ojos después de tanto tiempo, debería ser una película dramática de humor negro para  llenarle la ruta de  agujeros.

-Lárgate ,antes que deje a un lado mi posición de guerrero y me deje llevar por la ira. Pues para ti que no tienes honor es fácil escabullirse como la gallina que eres.

Soltó sin quitar los ojos de él, estaba molesto y su lengua presentía que si la mordiera por accidente ahora mismo, acabaría envenenándose la sangre hasta perder la razón.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Claus A. Voulgaris el Miér Jul 19, 2017 8:18 pm



Sus ojos se cerraron pesadamente a su vez que soltaba un suspiro de la misma índole, buscando con ello obtener la calma dentro de su ser ante cada ataque verbal que el hombre de cabellos largos le dirigía. Existía la posibilidad de que este, con el pasar de los segundos, indagaba en la posibilidad de provocarle de esa forma e inducirlo a una pelea en donde el final en un porcentaje mayor, uno de los dos debía despedirse de la vida por siempre. Sin embargo, a pesar de que estaba en el intento de calmar cualquier emoción negativa, el adverso le colocaba una enorme piedra en su camino, y una muy dura.
Siempre fue un hombre que emanaba calma y, en lo posible, alegría cada vez que interactuaba con alguien más todos los días de la semana; siempre y cuando su estado de ánimo estuviese completamente de su lado y en un porcentaje mayúsculo. No era alguien que gustaba de crear problemas con los demás, y no sólo por el hecho de que su raza buscaba ello; empero, eso no significaba que a veces cometía algunas metidas de patas en donde no debía y que, hasta el momento, no fue capaz de resolver algunas de ellos tal vez por su mero orgullo o porque aquel problema de por sí no le entregaba una solución que sea grata para ambas partes.

Lentamente bajó sus manos hasta situarlas a los costados de su cuerpo, observándole completamente extrañado cuando este inquirió su apellido ¿Acaso era sordo o qué?, él fue lo suficientemente claro al mencionar su nombre como para evitar esas situaciones; de por sí era dueño de una paciencia enorme, sin embargo, sólo usaba la mayoría de esta si la persona que le acompaña se lo merece —Sí, Voulgaris.— Musitó en respuesta, aunque dudaba demasiado al respecto luego de percatarse de la mirada poco amigable del adverso, aunque de por sí desde que cruzó mirada con él, este no fue en lo más mínimo agradable.
La risotada por demás cínica del azabache sólo ocasionó que su ceño se frunciera sin disimulo, realmente tuvo la suerte de toparse con un sujeto que carecía de algo básico en todos los seres vivos para convivir en armonía como lo era la amabilidad. En cualquier momento, independientemente de si este estuviera armado o no, le asestaría un buen golpe en el rostro. Realmente le caía mal, era definitivo.
Empero, ante de cualquier pensamiento agresivo contra el ajeno que físicamente se podía reconocer como alguien japonés, su cuerpo se estremeció ligeramente a su vez que observaba con sorpresa al mismo cuando este desfundó su espada por completo y por consiguiente apuntarle sin más. No comprendía en lo más mínimo sus palabras y el objetivo de las mismas más allá de ofenderle el doble de lo que venía haciendo en un principio; aunque aquello ya era demasiado para su persona, no fue suficiente como para ablandar su mirar hacia aquel hombre. Afiló su mirada a pesar de que estuviese en total desventaja en ese momento, no le importaba ya, demasiado toleró hasta el momento — No sé a qué te refieres y mucho menos preguntaré al respecto pero… sólo te diré una cosa.— Pronunció de forma tosca e inclusive se podía percibir la molestia en su voz, —tu y yo somos la misma escoria en este país de “mierda” como dices. Así que vete haciéndote la maldita idea de que tú no eres mejor y mucho menos superior a mí, estamos en el mismo nivel… Aunque sólo seas un mísero ser humano— Siquiera sabe el por qué dijo eso, dejándose llevar por la molestia del momento.

Claus no era en lo más mínimo racista, siquiera siente desprecio hacia los seres humanos; sin embargo, ese sujeto logró sacar ese lado que nunca deseo experimentar y mucho menos expresarlo como si fuese algo verídico. Su orgullo de por sí era algo que priorizaba sobre todas las cosas, a tal punto de ser capaz de realizar algunas cosas que él no desea pero, con tal de mantener el mismo intacto, era capaz de absolutamente todo.

A paso decidido, se acercó al contrario una vez que guardó su espada en su respectivo sitio, tampoco era alguien tan tonto como para aproximarse a él si este tenía su arma al aire libre, y sujetar firmemente el cuello de sus ropas superiores con fuerza. Tenía mil y unos epítetos para usar en su contra; empero, antes de abrir su boca para liberarlos, sus ojos se clavaron en los ajenos, observándolos con absoluta atención al sentir muy dentro suyo que había visto estos con anterioridad y que, por desgracia, no recordaba el cómo, cuándo y dónde los había visto.
Ese humano le resultaba tan familiar. Indagó dentro suyo por unos pocos segundos, los suficientes como para hilar las últimas palabras de este con aquel detalle físico que le resultó tan familiar que, como si fuese un acto reflejo, aflojó su agarre sobre sus ropas en lo que un dejo muy evidente de nostalgia se reflejaba en sus ocelos de un color particular; ese muchacho fue uno de los tantos errores que había cometido en su adolescencia y eso se lo remarcaba mentalmente cada vez que la oportunidad se presentaba, jamás pensó que se lo encontraría en un sitio así.
—¿Shima?— Inquirió en un dejo de voz tan sutil, como si temiese estar en lo correcto, —¿Shimazu Toyohisa?— Volvió a preguntar, pero esta vez con más seguridad que en un principio.



Spoiler:





Neko...:
Claus A. Voulgaris
avatar
Avaricia

Dominante
Demisexual
Alfraude

Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Invitado el Jue Jul 20, 2017 12:39 am

Como no era de sorprenderse al igual que otros individuos de su pasado le vieron…no imaginaban el duro contraste del amable chico de cabello negro y ahora un muro solido de hierro incapaz de bajar la defensa contra  nadie. Ahora con mucho menos razón donde todo hombre debería dejarse guiar por el corazón más la razón estaba en manos de este pelinegro que ya bien sabia moldearla a su afán por obtener poder, recuerdos amargos afloran y dan más fuerzas a esta amarga decisión que tomo hace tanto tiempo atrás; olvidó quien era realmente y construyo al personaje que siempre leyó con quien compartía su nombre y había noches en que cerraba sus ojos deseando no mirarse al espejo la mañana siguiente para descubrir a la bestia sedienta de más conocimientos con su nombre.
La lluvia se había detenido hace varios minutos desde que la charla se desato, quizás ser el único que recordaba el amargo momento estaba haciéndole imaginar el hecho de ser alguien reciclable en la vida de quien en algún momento de su existencia represento el “todo”. Pero también le debía algo mucho más importante a ese hombre y eso era su capacidad de renacer desde los fragmentos de un corazón despechado…roto y solitario.
Los movimientos de ese hombre eran rápidos pero no sintió temor o peligro proveniente de su contrincante, confiaba en que de alguna forma siguiera siendo el mismo Claus de antaño y esas palabras cuidadosamente escogidas sin llegar a ser del todo reales a juicio del pelilargo acabo por confirmarlo.

-¿Vas a golpearme? Hazlo para darme el pase libre a destrozarte el rostro.

Pronuncio con el mismo tono seco y orgulloso prácticamente inconfundible para quienes ya hayan intentado vencerlo en batalla o simplemente en una charla. Libre del agarre pudo acomodar de nuevo sus ropas. Mostro cierto asombro en su expresión cuando la boca del alfraude se abrió y oyó un “mote” que hace tantos años incluso sus más cercanos dejaron de usar cuando Shimazu acababa por golpearlos incitando a que jamás volviera a pronunciarse mientras estuviera vivo.

-Si.

Apenas pronuncio para desviar la mirada unos momentos y regresarla al otro. Mantuvo ahora su orgulloso porte político si fuera necesario. Completamente estaba desequilibrándose por una telaraña enredándose en su máscara esculpida por años; heridas cerradas que tan mal cicatrizaron y sin embargo estaban allí de pie tomando la forma de un hombre al que enterró en vida al tomar amargas decisiones: alejarse de sí mismo, convertirse en su totalidad hasta no reconocer al hombre frente al espejo, tomar una responsabilidad con su país que jamás quiso y renegarse a sí mismo para entregarse a la espada en su totalidad.

-Por mucho tiempo fuiste mi sombra Voulgaris.Pero viéndote ahora…no eres nada.

Mascullo en respuesta a las anteriores provocaciones. Si, esté era un “hombre” sin una pizca de lo que antes fue, pues la calidez y  sentimientos han sido pulverizados para amortiguar cada golpe tanto física como psicológica…este cascaron vacío era un humano, residuos de una llama viva que casi caminaba en sombras pero no se arrepentía de  seguir avanzando con una meta poco convencional, incluso imposible para muchos.
Regreso la vista a su espada para tomarla otra vez-la dejo caer sin más cuando fue sujeto por sus ropas -.Si tenía cosas que decir este era el momento y después de tanto no las guardaría en el agujerado corazón de hielo.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Viejo cementerio...Viejos recuerdos -PRIV-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.