Razas enemigas compartiendo un trago. || Priv. Ezekiel.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Razas enemigas compartiendo un trago. || Priv. Ezekiel.

Mensaje por Stefan C. Génova el Lun Mar 20, 2017 6:25 am

Stefan: Una noche que parecía como otra cualquiera atormentaba a Stefan. Los flashbacks aparecían en su cabeza como una lluvia de meteoritos, lo que, en cierto modo lo atemorizaba. Sus ansías de sangre no se calmaban con una copa de bourbon o con bolsas de hospital. Tuvo que recurrir al método que siempre solía evitar por encima de todo: humanos. Se vistió elegante pero no demasiado. ¿Cómo explicarlo? Llevaba una de sus mejores galas que aún entraban en el grupo de casual. Una chaqueta negra de cuero sintético abierta que dejaba a la vista una camisa igual de blanca que la nieve, ni siquiera se veía desgastada por los lavados o cualquier otro motivo y unos vaqueros que le quedaban como anillo al dedo, acompañado de unos zapatos también oscuros. A sus oídos habían llegado noticias de un bar clandestino que poco era conocido: fue la ocasión perfecta. Por el camino se perdió durante unos minutos, pero no por eso tardó mucho en llegar. Su cuerpo hervía y ansiaba sangre por cada uno de sus poros, y, aunque sonase irónico, se moría por entrar. Aún así, se esperó en la puerta para sacarse un cigarro, colocárselo entre los dientes y encendérselo, para que con la primera calada se fuese su aire de desesperación.

Ezekiel: VETE A LA MIERDA MAXX!! NO SE CUANTAS VECES TENDRE QUE DECIRTE QUE YO NO HAGO TRABAJOS DE CARIDAD, HOY HAY DINERO O NO MUEVO UN DEDO!! -ese ruido que se podía oír incluso desde fuera del local era Ezekiel, siempre había sido conocido por ser el terremoto que sacudía aquel local por su mal humor y poca paciencia. Siempre solía estar a la orden del día alguna que otra pelea en el establecimiento, y el mercenario solía protagonizar muchas de ellas. Más allá de ser provocadas por sus enfados, eran más bien entretenimiento para él y su contrincante, porque, siendo sinceros, no en todos los lugares de esa índole podías encontrarte semejante ambiente. Y por eso a Eze le encantaba aquel lugar, a pesar de que hoy estuviera de malas pulgas- Gr... -gruño al mismo tiempo que salía con su preciada chaqueta recogida en uno de sus hombros, y se encendía el cigarrillo- Me cago en todo... -maldecia en bajo, ignorando la presencia del contrario-

Stefan: Los gritos del interior llamaron su atención de manera satisfactoria provocando que agudizase el oído para escuchar con más atención mientras que seguía fumando. Iba a estar entretenida la noche. A los pocos segundos salió otra persona más, que se veía enfurecida con una chaqueta realmente bonita. Se quedó mirándola pero no con admiración, más bien, como con desprecio, tratando de mostrar superioridad siempre. Como el macho alfa de la manada, solo que sin ser un lobo. - ¿Sabes?... Deberías bajar esos humos, quedas fatal. -Tiró la colilla al suelo y la pisoteó para apagarla. Entró al bar ignorando su posible respuesta porque sabía que no se iría así como así. Se sentó en la primera silla que vio cerca de la barra. Cuando el camarero se acercó para saber que pediría Stefan, el vampiro ejerció su control mental sobre él. Sus pupilas se agrandaron mientras que la del contrario se empequeñecieron. - Me vas a dar una copa de bourbon, y no me vas a cobrar. -sonrió de oreja a oreja a la vez que el humano asentía y le servía su copa. - Gracias. -dio un trago a su bebida, esperando seguir relajándose mientras visualizaba a alguna posible víctima, aunque en enfurecido era su opción número uno. ¿Quién sabe? Estará bien acabar con su genio.

Ezekiel: -Ezekiel alzo una ceja por el comentario del contrario, no se había enterado muy bien, pero sabía de sobra que no había sido nada bueno por su tono, y lo miro frunciendo el ceño cuando estaba entrando al local. Aún así el mercenario se quedo a acabar de dar unas caladas al cigarrillo, hace poco que lo habia encendido y no era plan tirarlo sin usar. Y tras unas caladas tiro el cigarrillo y lo pisoteo con ganas contra el suelo sin pudor. Ahora más que nada tenía ganas de arreglar cuentas con aquel desconocido de la puerta. Y con nuevo plan en mente, se puso su chaqueta y entro nuevamente al bar, para buscar con la mirada a aquel individuo. Pobre de el que se había sentado en el primer sitio que vio, y, sin ninguna verguenza en lycan se sentó en el asiento más próximo al ajeno- Que problema tienes tú conmigo? Eh nuevo? -gruño desde su sitio, con el ceño fruncido levemente

Stefan: Durante un momento seguía con los codos apoyados en la barra mientras bebía de su vaso, ignorando sin ningún remordimiento al que se había sentado a su lado. Sin girarse, decidió responder. - No vengas de tipo duro conmigo. No va a funcionar. -de un trago se bebió lo que le quedaba, que sería lo que viene siendo casi medio recipiente. Giró su cuerpo hacia el lycan con una sonrisa de oreja a oreja. - Tu rollo de chico malo no me va. -Se puso de pie frente a él en el hueco que quedaba entre la separación de ambos asientos, con la mirada desafiante.- Y que sepas, que no eres mejor que yo. ¿Tienes algún problema conmigo? ¿Eh, viejo? -hizo burla con su misma frase, sin borrar la sonrisa.-

Ezekiel: -No le gustaba absolutamente nada del comportamiento del contrario, pero nada es nada, no le hacía ninguna gracia, era de esas personas que se creían más que él, pero también solía ser las que tenían la boca más grande que otra cosa. Frunció aún más el ceño a medida que los hablar al otro con su gran ego y sonrisa de falsedad, o eso era lo que le inspiraba a Ezekiel- Tienes la boca muy grande para estar en territorio de alguien mas -solto en un tono receloso, sonaba como un animal que estaba a punto de saltar a la yugular- No tengo uno, tengo muchos. Podemos resolverlos cuando quieras -solto, con un gruñido final, amenazante mientras se bajaba del asiento-

Stefan: La boca no es lo que tengo más grande. -añadió entre medias de su comentario y soltó una carcajada al ver como el otro reaccionaba. Su carácter apestaba a lobo y quiso comprobarlo con sus propios ojos, incitándolo cada vez más.- Yo sólo vengo a cenar, no a que me den por culo. -En un abrir y cerrar de ojos, se encontraba frente a la chica más guapa del bar, sobre la cuál también empleó control mental.- No tengas miedo. No grites. Todo está bien. -Una vez dicho esto, se abalanzó sobre su cuello, clavando sus colmillos lo más profundo que pudo y comenzó a beber su sangre hasta dejarla casi seca. Al parar, partió el cuello de la muchacha, dejándola muerta en el suelo del bar. Se giró de nuevo hacia el moreno, con una sonrisa en la que enseñaba sus colmillos y con labios y barbillas llenas de sangre. En sus ojos se percibía la euforia, emoción y excitación del momento.- Da gracias que no le he arrancado la cabeza. Seria una pena, porque era preciosa. -los demás que se encontraban en el bar, parecían en shock o al menos no querían ser los siguientes. Quizás no estaban acostumbrados a seres sobrenaturales-.

Ezekiel: Cierto, ha de ser tu estupidez -contesto de forma inmediata el lycan, refunfuñando desde su lugar. Miraba la escena sin interactuar con el ambiente... Alimentarse? Quien sabe que sería esa cosa con ego más grande que los decibelios de los gritos de Ezekiel. Mas el mercenario no tardó en descubrirlo al ver como el vampiro clavaba sus colmillos sobre la chica, para luego ver completamente furioso como caía al suelo, muerta y sin vida- HIJO DE PUTA! -solto de la nada el lycan por la visión de aquella escena. Ver morir a una de las personas que acudían a ese bar con regularidad era una mierda, más aún cuando la conocía, y ese era el caso. A pesar de que no hubiera hablado demasiado con ella- TE VOY A MATAR  MALDITA SANGUIJUELA- bramó a pleno pulmón mientras sacaba aquellas garras tan características suyas y cogía carrerilla para dar un salto y tratar de abalanzarse contra el contrario-

Stefan: -Esperó a que aquel que lo llamaba maldita sanguijuela estuviese lo bastante cerca como para volver a moverse rápido y dejarlo solo en el otro lado, pero lo suficientemente lejos para que aquellas garras no lo dañasen.- Chucho, relájate. Seguro que no le importabas. -se giró hacia el hombre con el que se peleaba el lycan al principio- ¿Siempre es así? Tiene un humor de perros, nunca mejor dicho. -soltó otra carcajada- Tranquilo, tío. -se encogió de hombros- Y quítate esas garras de los chinos, pareces una chica kawaii.

Ezekiel: -No se dio de bruces contra el suelo... Bueno, si, pero también se llevó la mesa el la que estaba el pedido de la fallecida de regalo. Aún con esas, Ezekiel se levantó en poco tiempo, dando una fuerte sacudida con la cabeza para recuperar su orientación tras el golpe- Ya se que yo no le importaba ! -exclamo desde su sitio, reincorporándose. Maxx escuchó las palabras del va.piro, ya estaba acostumbrado a todos los escenarios posibles- " Sieeeempre, Ezekiel sieeempre es así, un bruto con una determinación y terquedad​ admirables, y buenas cualidades en combate. Por eso lo quieren tanto para trabajos "-solto Maxx mientras secaba un vaso como si nada. Ezekiel oyó las palabras del contrario, y a pesar de que ya se había calmado algo tras destrozar la mesa, aún seguía maldiciendo y gruñendo en bajo desde su posición. Sin muchas opciones restantes, el mercenario dedico una mirada llena de odio al vampiro para salir por la puerta para sentarse  apoyado en una de las paredes y fumar para que se le pasara todo, gracias al tabaco y la brisa de la noche-

Stefan: Suerte que se ha calmado, habría sido una pena que te partiese el cuello a ti también. -se encogió de hombros mientras observaba como el llamado Ezekiel salía por la puerta angustiado.- Así que Ezekiel, eh... Dame un bourbon y lo que más le guste al chucho. -mientras esperaba a que le echase los vasos, sacó un cigarro para fumar él también fuera. Cogió ambos con una sola mano y le guiñó un ojo a Max.- Que lo pague él. Y seria mejor que alguien limpiase ese estropicio. -movió la cabeza hacia un lado para referirse a la chica muerta. Salió a la puerta y en cuanto lo hizo y localizó al lobo, colocó su mano libre sobre la cabeza de éste para revolverte el pelo a la vez que le ofrecía ambas bebidas para que cogiese la suya- Solo un trago, chucho.

Ezekiel: " Creo que ibas a llevarte una sorpresa si hubieras hecho eso, en más de un sentido  " - fue lo que solto Maxx sonriente mientras cogía el pedido que el vampiro pidió y entregárselo, para ver despues como aquel desconocido salía por la puerta, y entonces desvío la vista nuevamente a lo suyo.

Ezekiel gruñó levemente el tiempo que le estuvieron revolviendo el cabello, no dejaba de ser el lycan con malas pulgas de siempre, y no iba a permitir que lo tocaran tan alegremente como si no hubiera pasado nada. Aún así, dio una fuerte calada al cigarrillo y decidió calmarse por una vez, alzó lo vista levemente para coger la bebida que le correspondía con recelo y odio contenido, mientras le daba un trago, mirando con la mirada escrutada al contrario sin decir palabra. Como lo enfadara otra vez, el mercenario no tardaría en saltar otra vez contra el-

Stefan: ¿Sabes que es malo estar siempre tan amargado? -se encendió su cigarro, dio su primera calada y se lo quitó de los labios un instante para poder comenzar a saborear su bourbon- Estos chuchos de hoy en día... los recogen de la calle y se piensan que el mundo es suyo. ¿No? -lo miró desafiante- Hay que estar más relajado, uno sólo viene a divertirse y lo que recibe es a un apestoso lobo con unas garras de Hello Kitty intentando matarlo. Eso puede dar lugar a mal entendidos, Ezekiel. -sonríe- Espero que la copa resuelva el conflicto de antes.
Stefan C. Génova
avatar
soberbia

Versatil

Volver arriba Ir abajo

Re: Razas enemigas compartiendo un trago. || Priv. Ezekiel.

Mensaje por Ezekiel Nistal el Lun Mar 20, 2017 8:28 am

- ... -Ezekiel resopló por aquel comentario del contrario, tirando por ahí el cigarrillo que había encendido hace poco, y rodando la vista, para pegar después un buen trago a su bebida - ¿Qué eres cómo los médicuchos esos que salen en la televisión cada cierto tiempo? ¿esos que dicen "comer nosequenarices da cáncer"? No me voy a morir por seguir enfadado por toda mi vida. He sido así siempre, no porque me "hayan recogido de la calle" - explicó sacudiendo algo el líquido en el vaso, mirando al contrario desde el suelo. Resopló fuertemente nada más le recordó el incidente del bar, apretando fuertemente uno de sus puños. Que ganas, que ganas tenía... - Normalmente no me importaría ver como matan a alguien delante mío, especialmente a toda la escoria que está aquí reunida... Sin embargo, ella era periodista, lo sé porque ya venía con frecuencia desde hace una semana. Creo recordar que estaba haciendo un reportaje de algo... Y por eso había empezado a frecuentar este sitio. Sigue teniendo el mejor ambiente si lo comparamos con el resto de sitios...- torció la expresión a una dudosa, con la vista a un lado. Puede parecer extraño, pero por una vez Ezekiel estaba hablando con normalidad, sin gritos ni nada. Puede que se hubiera calmado de verdad... - Puede sonar hipócrita sabiendo a que me dedico, pero supongo que caía bien, era una de las pocas alegrías de este local aparte de Maxx y poco más, que quieres que te diga - acabó de explicar, tragando el contenido restante del vaso .

- Y no son garras de "Hello Kitty", hacen daño de verdad, en cualquier momento podrías convertirte en un pincho moruno si consiguiera darte - soltó, mirándolo amenazante unos segundos, y posando el vaso en el suelo, ya lo recogería después- Eres muy molesto, sin duda alguna, espero que se te grabe a hierro que no soy ningún chucho, ya ves como me pongo cuando me enfadan - soltó, acomodándose desde su posición, apoyando el codo en una de sus rodillas, y a consiguiente la barbilla en la palma.
Ezekiel Nistal
avatar
ira

Wooo... Woho... Frena bólido.
Me gusta la violencia. Y ya.
¿Ves esas cosas que purulan por el limbo? Pues algo así soy yo.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.