Over and over again {Priv.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Over and over again {Priv.}

Mensaje por Holly E. Larsson el Dom Abr 02, 2017 8:16 am

Gozar de un día libre para muchos era fuente de felicidad, significaba descanso y acarreaba el concepto implícito de no tener que soportar el estrés del trabajo -cualquiera fuese éste-, pero Holly no pensaba como el común de las personas, ella adoraba su trabajo, vivía para él prácticamente, le gustaba tanto perfeccionar su estilo en el quirófano que no era extraño ver a la doctora aceptando diagnósticos peculiares, muchos de ellos dados por muertos por otros cardiólogos, para hacerse cargo de los pacientes. No lo hacía por gloria, por el renombre, o la admiración de sus colegas, ella solo hallaba fascinante el corazón de las criaturas, tenerlo en sus manos, poder darle arreglo a algo que no lo tenía y verse con la capacidad de control de hacer una cirugía peligrosa durante horas y que su fuerza descomunal no se descontrolara. Su poder de concentración había aumentado a tal punto que consideraba las operaciones una droga para mantenerse útil… Si bien, había entrado a medicina para tener el autocontrol espléndido que ahora poseía de su cuerpo, lo cierto era que ahora se sentía parte de algo. No había rechazo, solo aceptación, y no deseaba perder eso. Ser nefilim era el causante de tales pensamientos…

Holly se despertó como cada mañana antes que sonara su alarma, mas ese día no tenía por qué programarla, deseaba ir al hospital, aunque solo fuera para sentir el aroma a limpio de un lugar completamente desinfectado, mas procuró no pensar en eso demasiado. Se vistió con su ropa deportiva y salió a correr como hacía siempre, una rutina que seguía al pie de la letra, correr cuarenta kilómetros diarios era un gasto prudente de energía para luego tener un día productivo. Cuando regresaba a su penthouse, uno de los más lujosos de la ciudad, se bañaba y vestía acorde al trabajo, ella comúnmente usaba blusas sobrias, elegantes pero sin ser aparatosas, no le gustaba llamar la atención, teniendo buen gusto para la ropa. Aquel día no necesitaba usar lo de siempre, por lo que usó un vestido corto sencillo de aire casual, de unos tonos celestes primaverales que hacían juego con el color de las preseas zafiro que tenía por ojos. Iba en contra de lo que solía vestir. ¿La razón? Hoy buscaba verse deseable. Su cuerpo le pedía el sexo tanto como una taza de café por las mañanas y es que hoy estando libre qué otra cosa podía hacer. La idea de tener que quemar horas del día leyendo, cocinando o viendo películas era casi un desperdicio si no incluía sus horas laborales como médico; así que simplemente tomó una cartera pequeña que hacía juego y salió a la ciudad.

Su caminar era delicado, como si realmente no tuviera prisa en llegar a ninguna parte y al mismo tiempo tampoco se viera como si anduviera deambulando sin rumbo. Caminó hasta su cafetería favorita, observando a las personas en su interior. Eran apenas las nueve de la mañana y estaba todo prácticamente lleno. Había conversaciones amenas en algunas mesas, otros inmersos en sus propios asuntos con la cabeza metida en los portátiles, y también los seguía habiendo quienes disfrutaban la lectura mientras bebían un café. Holly se dirigió a una mesa en la que solo había una persona, tomando la silla que estaba al frente pero sin sentarse, se inclinó entonces ligeramente para mirar su rostro con una sonrisa encantadora. — Disculpa, ¿me puedo sentar contigo? — Le preguntó con tonos dulces, amables, esperando no incordiar con su presencia.


"There is no exquisite beauty without some strangeness in the proportion." — Poe
—  T i m e l i n e  —

Holly E. Larsson
avatar
lujuria

Versatil
Homosexual
Nefilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Leire & Roxane el Lun Abr 03, 2017 11:07 pm

Desde que había decidido mudarse al lugar dónde su querida empleada Cisneros trabajaba, la felina había tenido mucho más tiempo libre para desperdiciar según vea conveniente, pues no tenía que buscar la manera de acosar a su empleada puesto que vivían bajo el mismo techo, lo que se traducía en que tarde o temprano se terminarían viendo se quiera o no y además, podía aprovechar para hacerle alguna que otra maldad en caso de no cumplir correctamente con las expectativas que se le pudieran poner encima.

De cualquier forma, Roxane prefería mantenerse lejos de aquel departamento principalmente por las infinitas costumbres de la coneja con la que vivía, en algunas ocasiones llegaba a ser tan perturbadora que incluso la morena decidía huir de allí. Pero la cosa empeoraba cuando llegaba el peli-naranja del guardaespaldas, pues era alérgico a los gatos así que la francesa tenía muy poco para aportar entre ellos.

Este último era el caso que se había dado aquella mañana, el guardaespaldas de Cisneros había hecho acto de presencia y por así decirlo habían echado a Roxane quién se vio obligada a buscar algún buen lugar dónde perder el tiempo o dónde pudiera leer sin ser molestada por nadie. Una buena ventaja era la de llevar cascos a donde fuese que se le antojase ir. Así fue como se metió en una cafetería a altas horas de la mañana cuando todavía no había nadie. Se puso los cascos en el par de orejas humanas que tenía y finalmente tomó el libro que se había traído.

Se trataba de una novela erótica bastante extensa y que apenas había comenzado a leer por lo que estaba segura que podría tirarse muchas horas leyendo sin problemas y los cascos le servían para desentenderse de todo el universo que la rodeaba aunque claro, estando en un café aprovechó para pedirse una taza de leche chocolatada caliente la cuál iría degustando lentamente, pues siendo mitad gato su lengua era sumamente sensible al calor.

El tiempo pasaba y el local se iba llenando lentamente de gente hasta el punto en que estaba completamente lleno y la gente se veía obligada a ordenar algo y retirarse a consumir en otra parte, pero no era algo que a la felina importase ya que estaba muy feliz en su mesa solitaria, con su libro, su música y su taza de chocolate aún humeante.

Pero las cosas no siempre van bien, la música de los cascos dejó de sonar repentinamente por lo que la chica cerró el libro instantáneamente para luego comprobar el estado de la batería del mp3, pues todavía utilizaba uno de esos.

—Carajo… —Susurró  para sí misma.

Se puso de pie un momento y revisó entre sus ropajes por algún bolsillo, pero recordó que había decidido salir con un vestido sencillo negro, sin mangas y de falda relativamente corta, no llegaba a cubrirle las rodillas pero tampoco a mostrar descaradamente el trasero. Pero lo importante era que bolsillos no tenía por lo que volvió a sentarse para revisar mejor la bolsa que había llevado consigo, buscaba baterías para el mp3 ya que ese había sido el problema.

Pero no encontraba nada, alguna que otra cosilla de utilidad como un espejo de bolsillo, un pequeño reloj, algunas herramientas como ganzúas y obviamente la cartera, pero no encontraba baterías. Lo curioso era que casi como si el universo se hubiese puesto de acuerdo, una mujer bastante atractiva y con una vestimenta un tanto provocativa se acercó a la silla que estaba frente a la morena y le habló directamente.

—Si quieres… —Respondió con serenidad y de paso restándole importancia al asunto.

Lo que a la felina le importaba eran las baterías por lo que comenzó a quitar cosas de la bolsa hasta que finalmente la vacío sin encontrar lo que buscaba. Finalmente suspiró pesadamente y regresó todo a su lugar para luego también quitarse los cascos, unos bastante particulares que tenían en la parte superior de la vincha plástica un par de triángulos que simulaban las orejas de un gato, aunque desde el punto de vista de esa mujer desconocida seguramente sería llamativo que al momento en que Roxane se quitó aquel accesorio terminó rebelando también la presencia de un verdadero par de orejas gatunas que se mantenían en alto.

«Tendría que haber revisado antes… »Pensaba resignada tomando nuevamente el libro, aunque esta vez para guardarlo.



—Habla Leire— | —Habla Roxane— | «Piensa Leire» | «Piensa Roxane» | Narro
Links de interés:
Búsqueda de Roles

Leire & Roxane
avatar
envidia

Neko
Pansexuales
H = H. de Conejo | R = H. de Gato

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Holly E. Larsson el Jue Abr 06, 2017 10:18 am

Ser un cliente frecuente tenía sus regalías, para empezar tras unos minutos de sentarse ante la afirmativa de la joven de la mesa, y mientras observaba cómo vaciaba sus cosas, llegó uno de los meseros desde el mar de personas que se arremolinaban en el mesón y dejó una taza de café americano al frente de Holly. Ella era conocida en el personal por sus generosas propinas y además sabían que su trabajo comprometía un tiempo reducido para detenerse a pedir su orden, por lo que un americano era lo que siempre marchaba nada más ella ingresaba al local. Si ella se sentaba se lo daban en una taza, si se acercaba al mesón se lo servían para llevar. Las preseas zafiro de la doctora se posaron en todos los objetos personales que había en la mesa más que en la persona que había traído el café, y si lo hubiera hecho se habría dado cuenta de la mirada indiscreta que tenía el hombre al verla en ese vestido. No era común en ella y ciertamente provocaba que algunos desviaran sus ojos de refilón captando sus curvas.

La rubia primero se dirigió a la joven al frente suyo antes que al mesero. — ¿Se te perdió algo? — Preguntó con tonos suaves y una auténtica curiosidad, mientras tomaba el platillo en el que estaba la taza y lo acercaba, solo dedicándole un vistazo al hombre para reconocer quién le había atendido. Tenía buena memoria y se cercioraba de retener los nombres de las otras personas por buena educación. — Gracias, Matthew, ¿podrías traerme un trozo de esas tartas tan ricas de manzana que tienen? — El mesero sonrió con ganas y algo de rubor en sus mejillas antes de ir a por la orden de la rubia. Aunque Holly se estaba perdiendo de los detalles a su alrededor ya que se quedó mirando con fascinación las orejas gatunas de la joven desconocida.

Ya había visto esa facultad en otras razas, pero al parecer ella no se esforzaba por ocultar su condición híbrida, o quizás no podía. Tenía ganas de estirar la mano y rozar con la punta de los dedos ese pelaje, mas no lo hizo; le costaba no darse esos pequeños caprichos por la sencilla razón de que profesaba una pasión secreta hacia esos animales. Los encontraba astutos y al mismo tiempo sentía que a ellos les daba igual el mundo, vivían a su estilo y con una personalidad envidiable, cosa que la nefilim envidiaba porque sabía que eso le faltaba. Ella vivía para poder encajar en el telar de la creación, deseaba tener un objetivo más allá de existir, de ser un error de la naturaleza que no debía ser, Holly deseaba tener esa personalidad independiente que caracterizaba a los gatos.

Tomó el asa de su taza y bebió el café. Le gustaba la cepa arábica que ocupaban en la cafetería, ligeramente tostada para que el grano mantuviera los olores y sabores naturales, cosa que se degustaba no solo en el aroma ligeramente endulzado sino también en esa exquisita combinación de sabores. La doctora lo bebía negro, prácticamente hirviendo, sin una pizca de endulzante o crema, de alguna forma ese sabor le tranquilizaba. Matthew llegó en menos de cinco minutos con el trozo de tarta de manzana para Holly y preguntó a la pelinegra si deseaba algo más con una eficiencia que a la ojiazul le encantaba.

Por alguna razón no podía quitarse de la cabeza la idea de acariciar esas orejas, ¿sería demasiado descabellado preguntarle si le dejaba tocarlas? Quizás sonaría maleducado o impropio, no obstante tenía otra cosa en mente en esos momentos. Se le había quedado grabado el título del libro que ella tenía entre sus cosas, en algún lugar lo había escuchado nombrar, pero en dónde. Sus mejillas se sonrojaron dándole un toque cautivador a su nívea piel al recordar una conversación entre las enfermeras en turno con sus risillas cómplices y los chismes en la punta de la lengua comentando específicamente ese libro; no le gustaba cuando ellas se tomaban atribuciones demasiado personales con preguntas indiscretas a su persona y que la hubieran incluido en esa conversación de ‘recomendaciones literarias’ hace tiempo había dejado el título y el autor muy presentes en su memoria. ¿Tan populares eran las novelas eróticas hoy en día?


"There is no exquisite beauty without some strangeness in the proportion." — Poe
—  T i m e l i n e  —

Holly E. Larsson
avatar
lujuria

Versatil
Homosexual
Nefilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Leire & Roxane el Sáb Abr 08, 2017 4:05 pm

No era que le desagradase tener compañía en aquel momento, pero sí que le generaba cierta incomodidad que la estuviesen mirando tanto y seguramente fuese por su condición, habían muchos híbridos a los que se les maltrataba como si fuesen inferiores por ser mitad animales y considerando el lugar en el que se encontraban, podía darse el caso de que intentasen secuestrarla para luego venderla en el mercado negro en calidad de esclava o mismo en partes tras ser asesinada.

El no tener su música disponible pronto comenzaría a alterarla, no de una manera agresiva ni similares, sino más bien que se mostraría completamente distinta a como lo había hecho ni bien aquella mujer llegó.

Cualquiera fuera el motivo por el que la rubia tenía para estar allí tan tranquila bebiendo su café, a Roxane no le terminaba de convencer que se tratase de una buena persona ni nada similar, mismo por su porte ya que en cierta medida, ver a una mujer tan atractiva y a la vez serena le intimidaba un poco, lo suficiente para que las orejas de la menor se agachasen un poco y si estuviese en pie su cola seguramente se habría refugiado entre sus piernas.

—No, no es nada. —Respondió tratando de mantener la compostura mientras regresaba todas sus pertenencias a la bolsa.

No tenía baterías y por ende no tenía forma de escapar de la realidad, aunque tuviese el libro allí frente a ella no podría concentrarse con tanto ruido alrededor suyo y menos considerando que tenía a otra mujer justo delante con cierto ‘aire de grandeza’. Por si quedan dudas, la felina se sentía algo cohibida frente a aquella persona, de ahí que incluso con su alegre pensar no se sentía del todo cómoda para entablar conversación fluida ni nada similar.

Pero por suerte el mesero seguía allí, de paso preguntó si ella misma deseaba algo más y con eso la había salvado, por así decirlo.

—Un submarino por favor. —Dijo con un tono que intentaba ser neutro pero se notó un tanto tembloroso.

Un poco de leche caliente con un trozo de chocolate le sentaría genial para los nervios que no hacían más que crecer por culpa de esa desconfianza que sentía al estar rodeada de tanta gente. «Maldito el día que me olvidé de poner baterías nuevas. »Refunfuñaba en su mente mientras comenzaba a enrollar el cable de los cascos para finalmente meterlos en su bolsa ya que no cumplirían ninguna función y… Se equivocó, la rubia tuvo por un instante la mirada en el libro que Roxane había estado leyendo hasta entonces, cosa que ni siquiera le avergonzaba pese a ser una novela erótica.

—Este…  ¿Le incomodo o algo? —Preguntó claramente nerviosa y con los brazos bien pegados a su cuerpo, además de que tenía la espalda ligeramente curvada dando la impresión de que se había encogido bastante.



—Habla Leire— | —Habla Roxane— | «Piensa Leire» | «Piensa Roxane» | Narro
Links de interés:
Búsqueda de Roles

Leire & Roxane
avatar
envidia

Neko
Pansexuales
H = H. de Conejo | R = H. de Gato

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Holly E. Larsson el Mar Abr 11, 2017 7:00 pm

Le parecía curioso que a pesar de haber dejado prácticamente todas sus cosas en la mesa para luego guardarlas, le restara importancia con esa frase. La rubia pocas veces prestaba atención a alguien para percatarse de esos detalles, pero cuando lo hacía lo cierto era que la curiosidad despertaba con un ímpetu abrumador. Acercó un poco más su silla y bebió del café observándola con detenimiento; algo no calzaba en todo eso, era ese carácter tan tímido que de pronto notaba combinado a ese libro y esas exquisitas orejas. Si realmente le apenara la lectura que tenía no iría a un lugar público a disfrutar de ella, y por otro lado eso contrastaba con esa personalidad que mostraba. Al responderle sobre tomar asiento había usado otros tonos y su postura era diferente. ¿Cómo podía sonsacarle su secreto?

El mesero se fue nada más tomar la orden de la híbrida y Holly comió de su tarta disfrutando de los sabores dulces que hacían una mezcla perfecta con el amargo del café. De alguna forma sentía que su presencia intimidaba a la joven, por lo que enseñó una cálida sonrisa mientras escuchaba su pregunta. — Por supuesto que no, sweetie. — Ya había superado la primera impresión al recordar de dónde había escuchado el nombre de la novela, por lo demás, ahora se sentía más intrigada que otra cosa. El tono de su voz fue suave y dulcificó sus palabras para que se sintiera más tranquila. — Disculpa que te mire tanto, es que esas orejas tuyas… — Estaba a punto de inclinarse para tocarlas cuando volvió a acercarse Matthew con el pedido de la pelinegra. La doctora aprovechó entonces para llevarse otro bocado de tarta a la boca, deseando que de esa forma desaparecieran esas ganas que tenía de tocar aquel fino pelaje.

Cuando volvieron a quedarse a solas, la ojiazul detuvo su mirada en los ojos ámbar de la contraria, perdiéndose por unos instantes en sus copiosas pestañas, delineando el perfil de su nariz, terminando por posarse en aquellos labios tan exquisitos. Cerró los ojos para respirar profundamente y que se le quitaran las ideas que comenzaron a rondar su cabeza nada más mirarla.

Apoyó el codo en la mesa y descansó la barbilla con delicadeza en su mano, observando su taza de café para luego desviar la mirada hacia su libro. ¿Sería lo mejor comenzar una charla sobre novelas? ¿Y qué le diría, que conocía al autor por medio de chismes de pasillo? Lo que más le intrigaba era el hecho de querer compartir una conversación con la joven, tal vez solo quería acariciar esas orejas de gato y luego continuar con su día; se recordó que ansiaba poder liberarse del estrés del trabajo, cosa que no lograría en un café tan atiborrado de personas.

Volvió a beber de su café.


"There is no exquisite beauty without some strangeness in the proportion." — Poe
—  T i m e l i n e  —

Holly E. Larsson
avatar
lujuria

Versatil
Homosexual
Nefilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Leire & Roxane el Sáb Abr 15, 2017 12:39 pm

Podría decirse que Roxane era bipolar, y una de esas caras suyas justamente gozaba de baja autoestima tal y como lo estaba demostrando con aquella mujer que había decidido compartir mesa con ella. «Seguro esté pensando que tengo pulgas, mira tanto por si ve alguna saltando entre mi pelo. »Pensaba en silencio tomándose la libertad de sacar sus propias conclusiones en lugar de tomarle la palabra a la contraria que había afirmado otras cosas.

Ella sencillamente bajó la mirada y al mismo tiempo sus orejas animales decayeron un poco, mantuvo la vista fija en la taza vacía frente a ella que… ¿No se la tendrían que haber llevado? Probablemente sí, al momento en que pidió otra taza tendrían que haberse llevado la vacía pero allí estaba, estratégicamente ubicada para que la menor pudiera mantener su casi melancólica mirada en ella con algún tipo de excusa al respecto, es decir, podría mentir que su estado de ánimo había decaído por la falta de contenido en su taza.

—Lo sé. —Interrumpió la de cabello azabache ante la explicación de la rubia, pero justo apareció el mesero. —Gracias. —Sentenció sin mucho ánimo a aquel hombre.

Aprovechó para dejar el tema, bebió un poco del chocolate y pensó que podría librarse de tan incómoda charla pero a final de cuentas, la mayor seguía mirándola atentamente y no podía controlar los espasmos nerviosos de sus orejas.

—Está esperando a que una pulga salte entre mi pelo, ¿verdad? Para tener un buen argumento de que la híbrida con la que se sentó en un café es en realidad una mugrosa, ¿no? —Comentó bastante decaída, pues no era nada raro que la discriminasen en aquella ciudad.

Era normal para ella que la insultasen o la tratasen como a una inferior por su condición, tampoco era raro que le exigiesen cosas en calidad de esclava, después de todo, un animal se supone que sirve a su amo, una mascota que por sí sola no vale nada y los híbridos al ser mitad animal eran tratados de la misma manera, especialmente con algunos como ella que compartían bastantes actitudes con su lado animal.

—Espera al mejor momento para hacerme echar de aquí o para esclavizarme, ¿no es cierto? —Agregó de la nada, echando buena parte de su torso sobre la mesa y depositando su mentón sobre la misma en clara señal de resignación.



—Habla Leire— | —Habla Roxane— | «Piensa Leire» | «Piensa Roxane» | Narro
Links de interés:
Búsqueda de Roles

Leire & Roxane
avatar
envidia

Neko
Pansexuales
H = H. de Conejo | R = H. de Gato

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Holly E. Larsson el Dom Abr 16, 2017 4:44 pm

Holly se consideraba a sí misma una persona observadora, pero aquella mañana estaba pendiente de otras cosas que pasaban por su mente y no notó la actitud decaída de la joven hasta que la escuchó. Al principio fue el asombro lo que cruzó por su rostro cuando mencionó lo de las pulgas, tomándose unos segundos para entender a qué se refería; ¿es que acaso ella le dio algún indicio de aquello? Parpadeó atónita al percatarse de que su compañera de mesa no se tenía demasiada estima, o tal vez ya había pasado por ese tipo de situaciones en donde la habían tratado mal por sus orejas felinas. La realidad distaba de lo que la menor decía, puesto que la doctora hallaba atractiva esa característica y solo buscaba una excusa en su mente con suficiente peso para poder tocarlas sin parecer brusca. Estaba fallando.

— ¿Esclavizarte? — Sintió una punzada en el corazón al escucharla mencionar aquello, sintiéndose culpable por haber incomodado tanto a la joven. Miró a los costados para cerciorarse de que cada quien en esa cafetería estaba inmerso en sus propios asuntos, para ponerse de pie. Tomó su silla con delicadeza y la ubicó al lado de la pelinegra para sentarse y que ya no estuviese la mesa para separarlas. — Oh, cariño, realmente no pienso en nada de eso. — Sonrió, acercando una de sus manos a esas maravillosas orejas de gato, acariciándolas con ternura en un intento por animarla. — Me gustan tus orejas, son preciosas. — Afirmó dulcificando aún más los tonos de su voz para que no se sintiera amenazada con sus actos impulsivos. — Jamás pensaría en algo tan cruel como hacer que te echen, y mucho menos buscar que te priven de tu libertad.

Decidió darle otras suaves caricias antes de tomar su taza de café y su plato para ponerlos en el lugar en el que estaba ella ahora. Bebió de aquel líquido amargo, y a su paladar exquisito, hasta que se lo terminó. La nefilim conocía lo que era la discriminación y había vivido en carne propia lo que era la crueldad más absoluta de las mentes más mórbidas y nocivas. No deseaba hacer sentir mal a la menor, por eso se había acercado, para que se sintiera incluida y aceptada.

Recuerdos vinieron a ella de lo que hacía la escoria de la sociedad en las ruinas, donde cualquiera podía explotar sus más oscuras filias con los débiles, y nadie los protegía. Ya no había ángeles que cuidaran a los menos afortunados, si alguien con poder podía ponerte el pie encima lo hacía y se burlaba para cerciorarse de causar el mayor daño posible en la psiquis de sus víctimas.

¿Sería demasiado personal contarle que había tenido muy buenas experiencias con híbridos en la ciudad? Por lo general Holly no discriminaba a nadie a menos que tuviera una razón de peso para hacerlo, y esa joven solo había sido amabilidad.

Acercó su tarta de manzana para colocarla entre ambas. — ¿Te gustan las cosas dulces? Prueba un poco y si no te convence, haré que te traigan otra cosa como disculpa. — Llamó a Matthew para que les trajera otra cucharilla y así la joven pudiera decidir si quería un trozo de tarta para ella sola. El mesero se llevó las tazas vacías, pero Holly volvió a pedir otra de café, era su propia droga personal, además lo disfrutaba más con la compañía adecuada. Fue cuando Matthew se estaba retirando que chocó contra una de sus compañeras de trabajo, la mesera traía la cafetera en la mano para servir a otra mesa cercana, estaba tan atiborrado el local aquella mañana que la colisión fue inevitable, provocando que a la mujer se le cayera el líquido hirviendo sobre la nefilim. Las personas alrededor gritaron mientras la cafetera de vidrio se quebraba en el piso.


"There is no exquisite beauty without some strangeness in the proportion." — Poe
—  T i m e l i n e  —

Holly E. Larsson
avatar
lujuria

Versatil
Homosexual
Nefilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Leire & Roxane el Lun Mayo 01, 2017 12:48 pm

La menor estaba horrendamente nerviosa, se sentía intimidada por la rubia que estaba allí y su maldita imaginación estaba dando más motivos para que temiera por su propia existencia, pues la esclavitud en aquella ciudad era algo completamente normal y no ver algo relacionado un solo día era tarea demasiado complicada, al menos ella lo veía demasiado seguido y no le agradaba la idea de terminar de esa manera, menos por haber querido tomar un poco de leche chocolatada en un café.

Pero el temor de la felina incrementó en cuanto vio a la contraria acercándose con silla y todo, pues que se sentase a su lado despejaba las dudas respecto a las diferencias de alturas y Roxane lo único que atinó a hacer fue esconder la cabeza entre sus hombros y cerrar fuertemente los ojos esperándose algún tipo de golpe o algo que la dejase inconsciente. Estar en un lugar público tan concurrido tampoco le garantizaba seguridad, ¿qué le aseguraba que no habría quien intentase aprovechar el momento? Pero las agresiones y demás nunca llegaron, en su lugar comenzó a sentir un tacto sumamente agradable en sus orejas de apariencia animal y casi que comienza a ronronear de no ser por el miedo que todavía sentía.

Muy lentamente fue abriendo un ojo, temiendo encontrar algo sumamente desagradable justo delante pero a medida que su visión se hacía más nítida pudo comprobar que nada de eso existía. Además, sumándole a las caricias aquellas palabras, además de los gestos que le dejaban en claro bastante, aunque todavía no se sentía en posición de confiar. «Podría haberle echado algo. »Pensaba acercando muy tímidamente su rostro al postre para olfatearlo y para bien o para mal, no sintió ningún aroma extraño aunque existen sustancias letales inodoras así que todavía no podía confiar ciegamente.

Mientras trataba de confirmar si el postre tenía algún tipo de droga encima, el mesero que las había estado atendiendo se llevó las tazas vacías y la menor aprovechó para tomar unos sorbos de su leche antes de que ciertos ruidos le indicasen que algo iba mal, como que una sustancia que ella catalogaba como peligrosa se viniese encima de la rubia y por mero instinto, la menor simplemente se tumbó sobre el regazo de la mayor interponiéndose entre el líquido caliente y la nefilim y claro, un fuerte ruido que parecía proveniente de un gato al que le acaban de pisar la cola se hizo presente en todo el bar. La espalda de la felina estaba completamente empapada y su pelaje se había crispado mientras se regresaba a su postura tratando de aguantar la quemadura que se había llevado, sin mencionar que al estar tan caliente el café la espalda de la híbrida aún humeaba un tanto.

Pero no dijo absolutamente nada, simplemente se mantuvo sentada en su lugar con ojos cerrados y expresión melancólica como cuando un niño hace una travesura y sabe que la ha liado. Así se encontraba la francesa, bastante convencida de que se llevaría algún tipo de regaño o reprimenda por parte de la rubia y para colmo todavía con la espalda ardiendo.

—Perdón. —Susurró aspirando con algo de fuerza con la nariz, estaba por llorar y los mocos ya estaban haciendo acto de presencia.



—Habla Leire— | —Habla Roxane— | «Piensa Leire» | «Piensa Roxane» | Narro
Links de interés:
Búsqueda de Roles

Leire & Roxane
avatar
envidia

Neko
Pansexuales
H = H. de Conejo | R = H. de Gato

Volver arriba Ir abajo

Re: Over and over again {Priv.}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.