Amor tutti fa uguali. -Priv -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amor tutti fa uguali. -Priv -

Mensaje por Raphael Di Santiago el Miér Abr 26, 2017 10:33 am

Se dice que para un padre lo más importante es” su familia” aplicable por completo incluso para Di Santiago, si bien esta su vida en el trabajo también posee una irrefrenable necesidad por cumplir hasta el mas mínimo capricho de sus hijas. No puede ni está permitido negarse a las palabras o lloriqueos de ella, sí tan solo fuera más indulgente con esas gemelas no se comportarían en ocasiones tan exasperantes con quienes cuidan de ellas, incluso la ex esposa y madre de las jovencitas ha discutido fuertemente con él por  darle demasiadas regalías.
Y allí estaba ahora mismo bajando del automóvil oscuro con las pequeñas pelirrosas en vestido largo melón, apenas cumplidos los 12 años hace unos días apresurándose a entrar en las tiendas de moda. No tenía demasiadas esperanzas por algo que valiese la pena para ellas, prefería enviar a diseñarlos exclusivos y a la talla de las jovencitas en crecimiento.

-Emm,Eva no mas  colgantes hora de las prendas interiores.

Les indico a sus hijas una tienda que en sus escaparates tenia lencería en colores muy sobrios y hasta delicados de todas las tallas. En el interior estaba decorado  muy  estilo barroco pero completamente blanco, no siendo la primera vez que estaban en este lugar era fácil saber hacia que estilo se irían las niñas en conjunto a los clásicos camisones blancos y largos en la esquina sur, él en cambio camino a observar los innumerables pares de calcetines y camisolas cerca de la vitrina exterior.
Su móvil vibro en el bolsillo de la chaqueta color mostaza que vestía –bastante casual por cierto en conjunto con el  suéter blanco cuello V y los pantalones en el mismo color-,otra vez eran las fotografías de las chicas que tendrían para la sesión de vestimentas estilos Victorianas y muñecas que hace tanto él mismo organizo con  excelentes diseñadores ,desea con suma locura  que esas modelos sean idénticas a su inmensa colección de muñecas puesto que todo esto se realizara en su domicilio.

-Esto es un  desastre, mí cabeza va a caerse.

Mascullo tragándose la ira, masajeándose la sien de ver las fotografías de las jóvenes sin mucho encanto-quizás un par de ellas  pero en su mayoría no las tolero-.Estaba en ese punto en que si fuese pro la presencia de las niñas moviéndose de un lado a otro para hacerlo pensar a momentos en otras cosas, acabaría destrozando lo primero en su camino –así como ya acabo con 3 escritorios este mes a causa de la ineptitud de su productor en el área de zapatería-,suspiro profundamente y sonrió a la menor de las gemelas que no podía escoger entre unas bragas en sandia o fresa.
¿Por qué no llevar ambas entonces?, pues claro es una de sus pequeñas es lo menos que podía hacer si se le apetecía .Ahora también tomaría la libertad de  observar algunos entallados “corset” para Giovanni en colores oscuros que compro -3 para ser exactos-, seguramente ese diseñador encontraría la forma de hacerlos aun mas “a gusto” de Raphael.
Ya con las bolsas de las niñas en sus manos salieron a los amplios pasillos de Boutiques y de paso también un desfile ambientado en –por lo que creía- princesas y ciudadanos Venecianos, tenía tanto cariño por esas tierras así como  vacacionar muy seguido en ese lugar…quizás sus ojos puedan encontrar algo que sea de utilidad también para su pequeña sesión en privado de muñecas vivientes en vestidos abultados y peinados Románticos.
Busco con la mirada entonces a las chicas más jóvenes o de rasgos delicados similares a cada pieza de su colección, hoy la suerte estaba como cada minuto de su lado sin duda alguna.


We gave our love to toys



Raphael Di Santiago
avatar
soberbia

¿Notas las marcas en la almohada? Si...son tuyas.
Si adoro tu alma...es considerado atracción sexual extrema
Mestizo (Incubo/ghoul)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor tutti fa uguali. -Priv -

Mensaje por Giovanni B. Dell'agnello el Sáb Jul 29, 2017 1:29 am


Había ocasiones en las cuales Giovanni se tomaba aunque sea unas horas libres para recorrer tiendas que se encontraban por toda la ciudad y así dar aunque sea una pequeña mirada hacia las prendas que las mismas ofrecían de otros diseñadores. Aunque fuese un detalle de poco creer, el italiano no sólo se limitaba a usar prendar hechas por sus propias manos y creatividad, también tenía sus modelos a seguir e inclusive diseñadores a los cuales admiraba y se inspiraba para cuando debía realizar algún diseño de su autoría. Siempre buscó destacarse ante los demás que compartían su profesión y así llamar la atención de aquellos a quienes realmente deseaba conocer e interactuar aunque sea por unos pocos segundos.
Aunque su sueño siempre fue destacarse en el mundo de la moda, hubo varias personas que incentivaron al menor a seguir con su sueño cuando hasta su misma familia se opuso a la idea al ver que los restantes hermanos decidieron desempeñar en algún puesto de alto cargo en la empresa familiar. Después de todo, siempre fue el polo negativo de toda la familia Dell’Agnelo.

Ese día había conseguido unas pocas horas libres para así pasarse al centro comercial y visitar aquellas tiendas que destacaban por la mercancía de por sí costosa que ofrecían y de la cual el néfilim no dudaba en comprar si es que estas le gustaban, además que, sabía que ese día habría un desfile en el cual la temática del mismo daba para aquella época victoriana de la cual él se sentía a gusto y que su diseñador favorito presentaría sus diseños bajo esa temática.
Portaba ese día un saco de color negro que le cubrían hasta las rodillas, lo suficientemente liviano como para pasarla desapercibido ante el clima cálido que había en el ambiente debido a la actual estación del año. Giovanni no era muy fanático del Verano y mucho menos de la primavera, pero que había momentos en los cuales deseaba disfrutar de las mismas como si fuesen algo de su entero agrado y favoritismo; se encontraba sólo recorriendo los grandes pasillos en lo que su mirada se perdía en las grandes vidrieras que lucían las mejores prendas para la ocasión y que, de todas ellas, muy pocas eran capaces de captar su atención. Le había indicado a su asistente que para esa fecha deseaba estar solo, completamente solo, tenerlo siempre a su lado a veces le ocasionaba demasiada molestia.

—Por lo visto, aún mantienes tu estilo.— Musitó para sí mismo a su vez que detenía sus pasos por completo frente a una vidriera en la cual mostraban un diseño del cual conocía perfectamente el estilo y, por ende, el diseñador que se tomó el tiempo en armar aquella obra de arte plasmada en telas e hilo. Aquel vestido completamente rojo y elegante que evidenciaba el gusto por el diseñador en las cosas brillantes pero que las usaba de una manera tal que no abusaba demasiado de las piedras a diferencia de otros de su mismo rubro.
Un suspiro escapó de entre los labios del joven adulto italiano momentos antes de retomar su andar al percibir en el medio música que indicaba que el desfile había dado inicio. Por desgracia, no se había encontrado con nada interesante para comprar y guardar en su enorme colección que tan sólo se la mostraba a una persona con la cual ya había formado dentro suyo emociones fuertes que, ante cualquier circunstancia, le dolería el cortar cualquier clase de lazo con él. Por más que a veces procuró el no mezclarse con nadie que esté dentro del ambiente de su trabajo, le fue algo imposible de evitar con ese hombre pero que, a pesar de todas las emociones fuertes, sabía el cómo separar perfectamente los mismos cuando a toma de decisiones sobre su labor se refería.

Apresuró su andar sólo para poder así llegar a tiempo y no perderse ningún diseño que las modelos ese día portarían sobre la pasarela y el ambiente diseñado y decorado acorte al tema de ese día. Sacó de forma automática su móvil del bolsillo de sus pantalones jeans para así activar la cámara y tomar algunas fotografías de recuerdo además de la posibilidad de usar las mismas para alguna guía para inspirarse de ser necesario y le pidan un trabajo de esa índole. Gio sólo se inspiraba pero nunca copiaba, jamás fue su estilo el actuar de esa forma que tranquilamente le tachaba de ‘traidora’
Su atención se centró exclusivamente en la pantalla de su aparto móvil al ver que la aplicación correspondiente a la cámara no se abría, comenzando a desesperarlo a tal punto de caminar sin revisar lo que había frente suyo hasta que algo o mejor dicho la silueta de alguien detuvo su andar al chocar sin intención alguna su frente contra la espalda de este, detalle que pudo percatarse al ver que la otra parte se encontraba dándole las espaldas. Se sorprendió un poco por su torpeza a su vez que levantaba su mirada tal vez un poco apenado por ello —O-Oh, lo siento, no er--...— Estaba por disculparse con la otra parte por su error; sin embargo, detuvo su hablar de golpe al reconocer la figura que yacía frente suyo a la perfección ¿Cómo no conocer ese aroma y forma? Si la supo disfrutar aquellas noches en donde tan sólo ambos cuerpos disfrutaban de los más profundo del deseo carnal  y más alla –posiblemente-. —¿Raph?— Inquirió debido a la sorpresa pero que no se sentía disgustado por ello, —No me esperaba cruzarme contigo aquí.— Confesó por lo alto debido a la música, mordiendo segundos después su labio inferior al contener la necesidad de besar aquellos labios que tanto le gustaban en el mestizo. Cuando se encontraban en público, el joven italiano sabía controlarse.

Observó algo confuso las bolsas que este traía en sus manos, conociendo perfectamente el nombre del local y lo que este ofrecía. Una de sus cejas se enarcó ligeramente a su vez que una sonrisa mezclada de arrogancia y divertida no tardaba en dibujarse en su semblante —Realmente desconocía ese gusto en ti, Raphael.— Musitó, empleando un timbre jocoso al no saber contener la necesidad de ‘fastidiar’ al mayor con ello.


Giovanni B. Dell'agnello
avatar
gula

Raphael sabe cuales son mis preferidas
Fufu~ ¿Te interesa?
Néfilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor tutti fa uguali. -Priv -

Mensaje por Raphael Di Santiago el Jue Ago 31, 2017 12:54 pm

La música animaba a los asistentes en el Centro, no solo a las niñas si no que a todo el que se dejaba embrujar por los excelentes colores y el intento desborde de alegría en las preciosas muñecas. Le hicieron recordar a cierta mujer tenebrosa que servía a la Corona, no era una de sus visitas preferidas en el despacho pero tenía que admitir que su gusto por las prendas de Channel  llamaban a siempre tener negocios con ella; incluso si se lo permitiera le vestiría de maneras provocativas con los esbeltos muslos y esa sensual figura  capaz de envolver a cualquier hombre con solo un roce…o bueno a casi todos pues a Di Santiago le parecía demasiado “oscura”.
Los favoritos sin duda eran las enormes coletas o peinados con decorados Victorianos, quién planifico esto representaba un secreto latente de un modista en alta costura “durmiendo” en su interior o…muy capaz de usar la cabeza en una sola tarea. Si cayese en las  manos de Raphael le haría sudar sangre para explotar semejante talento o incluso simplemente dibujar sus bocetos hasta vaciar esas ideas, y si no fuese capaz de seguir creando entonces seria aplastado por los verdaderos Artistas de Estilos.

-Niñas no se alejen, Eva sujeta a tu hermana.

Le sindico con voz suave en comparación a la seca y distante que utilizaba con sus trabajadores o incluso aquella  “oscura” en momentos más privados con el ángel en telas: Giovanni.
¿Qué clase de buen padre cuidando de sus hijas recordaba a su amante?, pues aquí estaban en presencia de uno. Alguien difícil de tratar si no perteneces de alguna forma a su mundo, trabajo es prioridad incluso sobre su vida personal por lo que formar parte del mundo en que se desenvolvía Raphael era totalmente imprescindible si los sentimientos surgían.
No tuve que esperar demasiado para los pensamientos y palabras en su cabeza en honor al joven diseñador, llevó la diestra a su boca para cubrir la notoria sonrisa  entre los murmullos de asombro en el espectáculo de las damas vestidas con ataviados diseños de épocas florecientes nacidas en Francia.
Todo pensamiento llegaba a eso pero el golpe en su espalda sin demasiada fuerza lo saco de su ensoñado momento, volteó para dar una pequeña “afrenta” por el atrevimiento de siquiera tocar parte del costoso conjunto que esa tarde usaba en compañía de sus hijas.

-Pero que sorpresa…

Su semblante e intenciones cambiaron en el mismo instante que los rasgos ajenos salieron a la luz, no cabía en delicioso gusto teniéndole  en frente conteniendo los deseos por sujetarlo de las delicadas piernas…alzarlo y arrancarle los labios. Sólo pudo suspirar profundo llevando la diestra a su hombro y dejarla descasar presionándolo encima de la tela de su oscura prenda pero a total gusto del  más alto.

-Giovanni ambos sabemos que este conjunto  no es para mi.

Agrego sonriéndole cordial pero su mirada y el roce de su mano tímidamente –para evitar  miradas indiscretas y estar en presencia de sus pequeñas a pocos metros-en la mejilla lo estaba carcomiendo de deseo por más.

-Papá…¿vamos a ver las muñecas mas grandes?

Consulto Emma jalándolo de la chaqueta, no se había percatado de cuando regresaron pero inmediatamente le atrajo hacia el frente para presentárselas al chico.

-Emma este es Giovanni un gran compañero de papá en el trabajo…y mas cercano aun .

-Casi como familia, ¿incluso como nosotras?.

-Algo por el estilo cariño.

Observando a la distancia avanzaba la menor de las gemelas sonriéndoles.

-Ella es Eva y… ¿tu cómo te llamas?

Soltó la niña  bastante cerca del  desconocido para ambas.


We gave our love to toys



Raphael Di Santiago
avatar
soberbia

¿Notas las marcas en la almohada? Si...son tuyas.
Si adoro tu alma...es considerado atracción sexual extrema
Mestizo (Incubo/ghoul)

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor tutti fa uguali. -Priv -

Mensaje por Giovanni B. Dell'agnello el Jue Ago 31, 2017 7:32 pm


Había ocasiones en las cuales Giovanni se tomaba aunque sea unas horas libres para recorrer tiendas que se encontraban por toda la ciudad y así dar aunque sea una pequeña mirada hacia las prendas que las mismas ofrecían de otros diseñadores. Aunque fuese un detalle de poco creer, el italiano no sólo se limitaba a usar prendar hechas por sus propias manos y creatividad, también tenía sus modelos a seguir e inclusive diseñadores a los cuales admiraba y se inspiraba para cuando debía realizar algún diseño de su autoría. Siempre buscó destacarse ante los demás que compartían su profesión y así llamar la atención de aquellos a quienes realmente deseaba conocer e interactuar aunque sea por unos pocos segundos.
Aunque su sueño siempre fue destacarse en el mundo de la moda, hubo varias personas que incentivaron al menor a seguir con su sueño cuando hasta su misma familia se opuso a la idea al ver que los restantes hermanos decidieron desempeñar en algún puesto de alto cargo en la empresa familiar. Después de todo, siempre fue el polo negativo de toda la familia Dell’Agnelo.

Ese día había conseguido unas pocas horas libres para así pasarse al centro comercial y visitar aquellas tiendas que destacaban por la mercancía de por sí costosa que ofrecían y de la cual el néfilim no dudaba en comprar si es que estas le gustaban, además que, sabía que ese día habría un desfile en el cual la temática del mismo daba para aquella época victoriana de la cual él se sentía a gusto y que su diseñador favorito presentaría sus diseños bajo esa temática.
Portaba ese día un saco de color negro que le cubrían hasta las rodillas, lo suficientemente liviano como para pasarla desapercibido ante el clima cálido que había en el ambiente debido a la actual estación del año. Giovanni no era muy fanático del Verano y mucho menos de la primavera, pero que había momentos en los cuales deseaba disfrutar de las mismas como si fuesen algo de su entero agrado y favoritismo; se encontraba sólo recorriendo los grandes pasillos en lo que su mirada se perdía en las grandes vidrieras que lucían las mejores prendas para la ocasión y que, de todas ellas, muy pocas eran capaces de captar su atención. Le había indicado a su asistente que para esa fecha deseaba estar solo, completamente solo, tenerlo siempre a su lado a veces le ocasionaba demasiada molestia.

Por lo visto, aún mantienes tu estilo.—Musitó para sí mismo a su vez que detenía sus pasos por completo frente a una vidriera en la cual mostraban un diseño del cual conocía perfectamente el estilo y, por ende, el diseñador que se tomó el tiempo en armar aquella obra de arte plasmada en telas e hilo. Aquel vestido completamente rojo y elegante que evidenciaba el gusto por el diseñador en las cosas brillantes pero que las usaba de una manera tal que no abusaba demasiado de las piedras a diferencia de otros de su mismo rubro.
Un suspiro escapó de entre los labios del joven adulto italiano momentos antes de retomar su andar al percibir en el medio música que indicaba que el desfile había dado inicio. Por desgracia, no se había encontrado con nada interesante para comprar y guardar en su enorme colección que tan sólo se la mostraba a una persona con la cual ya había formado dentro suyo emociones fuertes que, ante cualquier circunstancia, le dolería el cortar cualquier clase de lazo con él. Por más que a veces procuró el no mezclarse con nadie que esté dentro del ambiente de su trabajo, le fue algo imposible de evitar con ese hombre pero que, a pesar de todas las emociones fuertes, sabía el cómo separar perfectamente los mismos cuando a toma de decisiones sobre su labor se refería.

Apresuró su andar sólo para poder así llegar a tiempo y no perderse ningún diseño que las modelos ese día portarían sobre la pasarela y el ambiente diseñado y decorado acorte al tema de ese día. Sacó de forma automática su móvil del bolsillo de sus pantalones jeans para así activar la cámara y tomar algunas fotografías de recuerdo además de la posibilidad de usar las mismas para alguna guía para inspirarse de ser necesario y le pidan un trabajo de esa índole. Gio sólo se inspiraba pero nunca copiaba, jamás fue su estilo el actuar de esa forma que tranquilamente le tachaba de ‘traidora’
Su atención se centró exclusivamente en la pantalla de su aparto móvil al ver que la aplicación correspondiente a la cámara no se abría, comenzando a desesperarlo a tal punto de caminar sin revisar lo que había frente suyo hasta que algo o mejor dicho la silueta de alguien detuvo su andar al chocar sin intención alguna su frente contra la espalda de este, detalle que pudo percatarse al ver que la otra parte se encontraba dándole las espaldas. Se sorprendió un poco por su torpeza a su vez que levantaba su mirada tal vez un poco apenado por ello —O-Oh, lo siento, no er--...Estaba por disculparse con la otra parte por su error; sin embargo, detuvo su hablar de golpe al reconocer la figura que yacía frente suyo a la perfección ¿Cómo no conocer ese aroma y forma? Si la supo disfrutar aquellas noches en donde tan sólo ambos cuerpos disfrutaban de los más profundo del deseo carnal  y más alla –posiblemente-. —¿Raph?— Inquirió debido a la sorpresa pero que no se sentía disgustado por ello, —No me esperaba cruzarme contigo aquí.— Confesó por lo alto debido a la música, mordiendo segundos después su labio inferior al contener la necesidad de besar aquellos labios que tanto le gustaban en el mestizo. Cuando se encontraban en público, el joven italiano sabía controlarse.


Giovanni B. Dell'agnello
avatar
gula

Raphael sabe cuales son mis preferidas
Fufu~ ¿Te interesa?
Néfilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor tutti fa uguali. -Priv -

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.