Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Gladiolus A.Black el Dom Mayo 28, 2017 9:58 pm

Canción de suaves notas en el ambiente, voz de dulce mujer en las frases que la conformaban…eso causaba en él los idiomas latinoamericanos: claros designas pues son zonas en que vivió por tantos años. Creía  que la gente de la zona sur era más agradable, Norteamérica y Rusia jamás fueron  tan…dulces?, Oriente?...oh por dios no mencionarlos era mejor.
Y entonces estaba allí un Bar que en ocasiones también proporcionaba más “servicios” o eso bien  parecía indicarle el nombre de “La Ilíada”, negando con la cabeza; para ser un simple Bar  su interior contrarrestaba  totalmente con la entrada principal en las afueras. Quitándose la chaqueta negra e cuero acomodándola bajo su brazo, prefería tenerla por si mismo, pues estaba siendo descuidado con muchas cosas –ya extravió 3 aretes, una chaqueta y un pantalón de mezclilla, siendo esclavo no puedes darte el lujo de semejante estupidez-. Camiseta ceñida al cuerpo de mangas cortas y jeans oscuros, hoy debía relajarse…la música lo ameritaba.
Cruzando la amplia estancia con decorados que recordaban a la antigua Grecia con pilares y telas en rojo para contrarrestar el blanco marfil en la estructura, bellas damas ataviadas con vestidos sofisticados y carmín en los labios-no había duda aquí los gustos no importaban solo exigían una cosa para ser aceptado en esta: Dinero en exceso o  conocer al guardia de la entrada, oh sí que buen compadre era James-.
Era  su segunda vez aquí y  se sentía a gusto por los tratos, apenas cruzas por el pórtico se consulta si el invitado espero o “requiere” la compañía de alguna de sus “Musas”-así llaman a sus concubinas, esto no solo es un burdel/Bar de alta categoría es el cielo para los hombres con Poder y sin miramientos para desencadenar sus instintos más básicos: desde el juego al sexo, incluso peleas en uno de los tantos salones-.

-Buenas noches quiero  una cerveza bien fría  de la casa por supuesto, hombre que me han dicho es buenísima.


Nos buscaba la compañía de nadie solo el despejar pensamientos haciendo eco el cómo simplemente sus compañeros y amigos se transformaban en objetos maltratados o sacos de boxeo en el Mercado. Hoy mismo una de las chicas había muerto  por “causas desconocidas”, no era idiota Glad sabía perfectamente que a los guardias se les había pasado la mano y de tanto violarla la mataron; tenía tanta ira y pena, simplemente tenía las manos atadas ahora mismo.
Suspiro pesado, esperando aun  la respuesta del Barman o quien pudiera contenerlo en este decorativo escenario. No necesitaba esto, no pensar en esa mierda ahora y sin embargo metido en un lugar que difícilmente  volvería más…simple la tarea.

-Cambio de opinión muy continuamente.

Susurro para sí mismo, pues ahora no solo necesitaría el alcohol por pensar de más…si no una compañía hasta que el sol llegase y pudiese largarse sin excusa-como muchas otras veces- o quien sabe que sucedería; no entendía si era sexo o escuchar palabras de aliento, nunca ha sido bueno para ese tipo de cosas en búsqueda de desahogo, estaba buscando una excusa para no regresar al Mercado  al menos esta noche y evitar ver el rostro de sus compañeros que conocían la verdad tras las mentiras de los hombres que causaron la muerte de la chica.
Las preguntas de un recién llegado al sucio lugar donde se vendían seres vivos como carne llegaban a la cabeza del mestizo, prefería seguir siendo un ignorante lejos de casa  pero  también su conciencia no le dejaría descansar  con  imaginar escapar de allí. No dejaría a los pocos amigos que hasta ahora tenía por nada…los sacaría a todos de allí sin duda alguna, algún día.
El golpe de la jarra con la cerveza de casa que muchos le dijeron que tenía que probar – la razón de porque escogió este sitio y no otro- le golpeo en la cabeza, agradeció al Barman que ni siquiera se detuvo a responder pues  si bien no  eran muchos en la barra ahora mismo, otros disfrutaban dentro de los “privados” y consumían licores en  buenas cantidades. Gladiolus alzo los hombros despreocupado y tomo el primer sorbo de la fría bebida…nada que decir: valió la pena cada PUTO minuto para probarla.




Gladiolus A.Black
avatar
pereza

Quien mucho habla poco hace...mi silencio es la respuesta más adecuada.
eso no se pregunta mijo! ....al menos sobrio(?) quizás me hago una idea.
Mestizo Dragón /Híbrido de Serpiente

Volver arriba Ir abajo

Re: Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Giovanni B. Dell'agnello el Miér Mayo 31, 2017 7:49 pm

Giovanni era de esas personas que era capaz de realizar cualquier cosa con tal de cumplir con sus objetivos, cualquier cosa y eso se podía evidenciar perfectamente con cada presentación, con cada reunión en la cual exponía sus nuevos diseños hacia los ejecutivos de la empresa de la cual era el hijo del dueño; sabía perfectamente que todo el mundo pensaba que él era un acomodado en ese sitio pero de una sola cosa estaba seguro y era el hecho de que estos se equivocaban completamente en ello. Le tomó muchísimo tiempo el escalar hacia donde se encontraba actualmente, dejando de lado aquella adolescencia de la cual debía disfrutar como el resto de los seres de su edad sólo para evocarse en busca de la perfección en sus diseños y el conseguir el estatus máximo que tan sólo ese trabajo era capaz de concederle.

Ya iban varias ocasiones en las cuales él debía portar prendas femeninas ante la ausencia o incompetencia que algunas modelos presentaban al momento de desfilar sobre la pasarela y eso realmente no le molestaba, es más, disfrutaba de ello; después de todo, se trataban de vestiduras creadas por sí mismo y que portarlas y recibir elogio por ellas era algo por demás gratificante para su mestizo ser. Y ese día era uno de ellos.
Portaba un vestido blanco que tan sólo era adornado por detalles en color rojo intenso además de una peluca del mismo color que los adornos que el traje presentaba, entregándole una imagen que distaba mucho de su verdadera personalidad. La dulzura que aquella vestidura presentaba era la temática principal en esa noche y que, aprovechando la misma, iba a relucir aquel traje que llevaba demasiado tiempo guardado en la espera del momento idóneo para ser expuesta.
La figura delicada que el joven italiano presentaba no le resultaba ningún problema y que fácilmente podía ser confundido con una fémina de su edad; eso era algo que realmente le molestaba, después de todo, él era un hombre.  Sin embargo, cuando se trataba de su trabajo, cualquier sacrificio era válido.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬

Aquello realmente le afectó, le afectó a tal punto de desarmar su persona por completo ¿Por qué la gente le juzgaba de esa manera? Eso era una incógnita que le costaba demasiado responder ante el hecho de que la respuesta era muy obvia. Todos sus esfuerzos fueron totalmente en vano, y tan sólo portar aquel apellido en su nombre ya era demasiada piedra en su camino. Recibir elogios era lo que más le gustaba, es más, alimentaba aquel ego que tanto le caracterizaba pero que la excusa sea únicamente por portar aquel apellido que ya era conocido en el mundo de la moda desde que su abuelo dio inicio a la empresa ya era motivo suficiente como para que se considere su trabajo como algo tan impecable a pesar de los esfuerzos impuestos durante su proceso.

Completamente furioso y herido, salió sin articular palabra alguna de aquel enorme salón donde horas atrás se dio el desfile de la temporada, siquiera tomándose el tiempo de quitarse aquellas prendas delicadas que adornaban su cuerpo a la perfección. Pidió el primer taxi que encontró y, dando una orden concisa y directa, solicitó que se le llevase al primer bar que había en el camino; sólo deseaba estar solo.

Fue sólo cuestión de minutos para que su persona hiciera acto de presencia en un sitio al cual desconocía por completo pero que, ante todo ello, mantuvo su personalidad fuerte a pesar de que muy dentro suyo se encontraba completamente lastimado; aquello realmente lastimó su orgullo por completo. Se encaminó hacia el primer banco que había sobre la barra donde el barman atendía a los clientes y de vez en cuando cruzaba palabras con estos. Con delicadeza, como siempre usaba al momento de hablar, pidió un whisky, el mejor que tenían siendo cuestión de unos pocos segundos que su pedido fue entregado. Observó la bebida con ligera desaprobación, sólo por el simple hecho de que era completamente débil ante cualquier bebida alcohólica; empero, sólo deseaba tomar cualquier cosa amarga con tal de calmar aquella marea de pensamientos que golpeaba su persona sin piedad.
Recostó su cabeza sobre la gran tabla de madera, cubriendo su rostro completamente con la cabellera albina que poseía aquella peluca que portaba en lo que soltaba un pesado suspiro en lo que trataba de digerir sin dificultad aquella bebida. Apretó ligeramente sus labios, cerrando sus ojos por unos segundos antes de volver a abrirlos topándose con una figura masculina que hasta el momento no había visto; sin embargo, aquel sujeto portaba un físico bastante llamativo y atractivo pero que su forma de vestir destruía por completo aquellos adjetivos de buenas a primeras —Mmh~ ¿Hace mucho que estás aquí?— Inquirió por lo bajo en lo que acercaba con delicadeza su zurda para así coger un pequeño pedazo de la tela de las vestimentas que el azabache mayor portaba con tal de obtener su atención.


Giovanni B. Dell'agnello
avatar
gula

Raphael sabe cuales son mis preferidas
Fufu~ ¿Te interesa?
Néfilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Gladiolus A.Black el Sáb Ago 12, 2017 1:36 am

Deberían joderse todos los Mercados de trata de esclavos o incluso de prostitución en el mundo, nadie estaría vendiendo lo poco y nada que tenía para mantenerse vivo. Bien ya en las calles las propias mujeres  u hombres sin una soga al cuello marcados como esclavos hacían bastante bien el “trabajo” que se supone tendrían los de su clase en el Mercado negro una vez comprados.
Mejor olvidarse de los detalles penosos y la oscuridad de la muerte en donde no volvería a poner un pie en mucho tiempo. Suspiro pesado otra vez deslizando los dedos en la jarra y pidiendo a ese Dios en secreto que al abrir los ojos mañana se borraran las heridas, hasta la última si era posible para él…para todos los que lloraban ahora mismo  .literal o figurativamente-.
¿Qué habría sido de él si no hubiese perdido la estúpida apuesta? Quizás aún estaría gastando las horas de encierro en dormir o  apostar con los demás a que  mujer se cogería esa noche el guardia menos violento; no muchos guardias iban ahí pro dinero, tantos demonios o ángeles caídos  que deseaban  con desespero el roce de la piel de  una criatura viva, cosas como esa no tenían sentido si eran la mercancía  pero sin tapujo alguno muchas y muchos eran  abusados con o sin su consentimiento.

-Salud por eso entonces.

Murmuro para sí mismo y en ese instante la imagen de su “dueño” llegaba a embriagarle las ideas, no dudo en tomar un largo sorbo para quitarla de allí. Nada estaba claro, todo se enredaba y pensar en  todo lo que había resultado era aún más duro. Donde se suponía que  solo buscaba un camino distinto y alejado para cumplir las pocas  y ridículas metas a las que aspiraba pero acabó siendo transado como mercancía al no poseer el mismo poder económico de los ciudadanos “oficiales”.
Daria un segundo sorbo a su bebida pero un jalón delicado le hizo bajar la mirada y encontrarse con la imagen de lo adorable en todo su esplendor. No habían muchas cosas destacables en sitios oscuros como estos pero si la presencia de una joven que no parecía una prostituta ni tampoco una niñita…hasta casi le daba la impresión de estar presente a una estudiante de Instituto en sus últimos años pero que permanecía ta dulce.
Prefirió guardarse esos comentarios tan extraños para las mujeres si lo soltara, debía cuidar sus palabras siempre o acabaría con alguna bebida en la cara al menor indicio de sacar ideas  de esa cabeza de animal cavernícola la mayor parte del tiempo.

-Ni siquiera pensaba quedarme pero…

Sonrió amplio a la peliplateada que por su expresión adormilada parecía haber bebido mucho –o eso creía- de algún licor fuerte. Podría peligrar aquí sin nadie más, esperaba estuviera sola digo para charlar, no aspiraba a demasiado solo…una persona con quien compartir un grato momento entre copas.

-Ahora si lo hare solo si me dejas acompañarte ¿hecho? Gladiolus y ¿tu?

Consulto con la calidez de sus acciones por muy dura que se viese por fuera no podía contra la amabilidad o la débil presencia de una damisela en apuros como ahora.




Gladiolus A.Black
avatar
pereza

Quien mucho habla poco hace...mi silencio es la respuesta más adecuada.
eso no se pregunta mijo! ....al menos sobrio(?) quizás me hago una idea.
Mestizo Dragón /Híbrido de Serpiente

Volver arriba Ir abajo

Re: Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Giovanni B. Dell'agnello el Jue Ago 31, 2017 12:17 am

La música del sitio de por sí le generaba cierta molestia a su persona al igual que la gran cantidad de personas que habían en el mismo. Aquel bar sólo se encontraba para dejar que su clientela disfrutase de lo que el alcohol y las buenas mujeres eran capaces de concederles durante toda la noche. El joven italiano despreciaba de las cosas de esa índole y no tenía reparo alguno de expresar su desaprobación por las mismas; no obstante, aquella noche había hecho la excepción del montón. Sólo deseaba despejar su ya maltratada mente y descansar de una vez por todas de la enorme carga que tan sólo su trabajo le concedía sin que el muchacho así lo deseara.

Su persona en ese momento sufrió un leve mareo a causa de aquella bebida que, aunque no tuviese una alta graduación alcohólica, empezó a surtir efecto sobre su físico. Realmente presentaba una enorme debilidad ante bebidas de esa índole. No obstante, hasta el momento se encontraba plenamente consciente de los actos que cometía y de lo que decía, siendo aquel hombre de un físico bien definido pero que, para gustos y preferencias del néfilim, no tenía un buen gusto para la vestimenta; pobre hombre que tuvo la “dicha” de toparse con el diseñador.
Para su sorpresa, no creyó que el adverso percibiera su presencia con tan sólo un toque suave de su parte a tal punto de que su mente ya estaba maquinando alguna maniobra o frase para llamar su atención por cuenta nueva e insistir en ello de ser posible. Aunque tan sólo fue cuestión de unos pocos segundos para que una sonrisa con un leve dejo de travesura adornase su delicado semblante luego de haber percibido la voz masculina de aquel hombre que el muchacho escogió como compañía durante unas pocas horas. Antes de responder a sus palabras, cogió nuevamente su vaso para así darle un segundo y último trago de esa bebida, bebiendo de golpe el poco contenido que la misma tenía, logrando con ello que su ceño se frunciera sutilmente ante la sensación amarga y caliente que aquel líquido le generó a su garganta y papilas gustativas.
Asintió lentamente con su cabeza en lo que dirigía su mirada carmín hacia el azabache más alto, por lo menos no le generó una sensación de peligro o de desaprobación. —Esta bien... Gio, dime Gio— Musitó con delicadeza, dejando ver en su timbre de voz un dejo de agudeza a causa de la fuerte bebida que acababa de tomar, tan sólo incentivando con ello la idea de su sexo erróneo en ese instante; no obstante, a Giovanni no le importaba en ese momento.

No tenía deseos de mantener ningún encuentro de índole sexual con aquel amigable hombre, tan sólo deseaba alguien con quien desquitar aquella enorme carga que tenía sobre su espalda a pesar de que, en un principio, deseó estar completamente solo. Su mirada, ligeramente adormilada, recorrió lentamente de pies a cabeza la figura de su acompañante, grabando dentro de su memoria la imagen del mismo y tenerla de recuerdo; por lo menos debería tener la decencia de saber con quien compartió un poco de su tiempo.
Acercó lentamente una de sus manos hasta el cuerpo del azabache, situando la misma momentos después sobre uno de los marcados brazos del mismo, aferrándose en lo posible para evitar alguna posible caída. Nuevamente un mareo azotó su físico, generándole ligera molestia en ese instante. —Necesito más, un poco más…—Farfulló, observando de soslayo al bartender y luego al más alto, dirigiendo una mirada suplicante al mismo —¿Sabes sobre bebidas, cierto? Pídale la más fuerte que tenga… No te preocupes, yo pago— Aunque encontrarse en esa situación le fastidiaba un poco, realmente necesitaba de ello, necesitaba experimentar algo nuevo aunque terminase en un estado del cual se arrepintiese totalmente en un futuro.

—Por cierto, eres un hombre con un buen físico.— Halagó al adverso con sutileza, aunque en su timbre de voz evidenció un dejo de seducción, algo natural que tenía su persona. Giovanni siempre fue alguien juguetón en ese aspecto, aunque realmente no deseaba ir más lejos; aunque fuese un detalle de poco creer, sólo se dejaba tocar por aquel mestizo de cabellos morados, el único que era capaz de domarlo por completo. Di Santiago era el único hombre que logró despertar dentro del italiano sentimientos que el mismo jamás pensó que llegaría a experimentar, deseaba que fuese el primero y el último en su vida para ello. Un pensamiento inocente para un muchacho de su edad.
—Dime, Glad, ¿A qué te dedicas? ¿Cuántos años tienes? ¿De dónde eres?—Necesitaba despejar de una vez por todas su cabeza, creyendo conveniente que, iniciando una conversación con el azabache de conducta amigable, lograría con su cometido aunque sea un poco. Su orgullo no le iba a permitir admitir el hecho de que necesitaba un poco de consuelo, aunque el mismo pudiese caer en cualquier momento por culpa del alcohol.


Giovanni B. Dell'agnello
avatar
gula

Raphael sabe cuales son mis preferidas
Fufu~ ¿Te interesa?
Néfilim

Volver arriba Ir abajo

Re: Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Gladiolus A.Black el Dom Oct 15, 2017 3:46 pm

Si, definitivamente la noche estaba sonriéndole al mestizo después de semejante destino que gano a cambio de perder la apuesta más importante de toda su maldita existencia: pertenecía a un  médico que poco a poco lo hacía sentir de maneras muy extrañas pero  no soltaría eso…aun. Ni siquiera estaba seguro de lo que en su interior comenzaba a  nacer, sabia y conocía muy bien su “camino” y ahora ese bastardo aparecía para modificar toda una vida de seguridad a lo que haría o era.
Aunque luego de las presentaciones de alguna forma al menos quedo descolocado al punto de mirar atónito una y otra vez el personaje frente a sus ojos. No se incomodó ¿Cómo alguien que estaba sintiendo cosas aún más profundas por un hombre  lo haría?, tenía un buen punto a su favor si no le hubiese dicho el nombre jamás se creía el cuento de que realmente representaba a un varón .Este país era demasiado alocado o incluso invertido en todo sentido de la palabra desde que  puso un pie marcado como esclavo escabulléndose de cada lunático que se cruzaba.

-Vale entonces Gio.

Soltó pero  antes de que acabara el chico en el piso le ayudaba a mantenerse en la silla, mejor tenerlo cerca de la barra para que también se apoyase o  temía acabar esta noche en algún sitio para accidentados. Fuese la raza que representara un golpe en ese estado era una buena manera de mandarle a dormir y llamar a su amo desde alguno de esos sitios en compañía de él/ella…le costaría dormir en el piso por una temporada más o menos larga, cosa que por extraña que un heterosexual –como el mismo hace un tiempo- creyera se negaba a hacer.
Los ojos del más alto brillaron de inmediato con las palabras de Gio, jamás nadie en su sano juicio se negaba a una invitación del ebrio de turno con dinero. Tendría que agradecérselo correctamente luego sin embargo también dejar muy en claro que una charla y algo de coqueteo mutuo seria lo único que tendría  de él.

-Ya oíste buen hombre para mi algo de  Ron y para  esta belleza Whisky añejado a las rocas, supongo que algo de energética también viene de maravilla.

Esa combinación en sus años de violencia parecía perfecto para abrir los ojos y quitar la embriaguez a momentos solo para continuar bebiendo hasta acabar en el suelo. No bebería tanto como quería además que tenía un aguante muy bueno para dichos tragos, sentía que le debería el cuidado al joven por el costo de sus bebidas.
Estaba siendo adulado como nunca antes sin la mención de “idiota” antes de la oración cosa nueva para los oídos del mestizo. Alzo la diestra enseñándole los músculos del brazo, riendo un poco. Sí algo le hacía sentir orgulloso además de su país era el cuerpo que trabajaba con dedicación y las apuestas que ganaba sin dificultad –al menos hasta la noche que fue derrotado-.
Ahora que pensaba con mas raciocinio respecto a él y su compañero tenían una amplia diferencia en cuanto a estatura y suponía en edad incluso. Aun cuando lo correcto del país donde este azabache venia sobre la mayoría de edad en New London  parecía valer un cuerno, suspiro para sonreír  y apoyar una de sus manos en el hombro ajeno, sintió la necesidad de hablar de lo que fuese…sacar lo que podría tener apresándole el pecho en el tiempo corto que aquí lleva…de todas maneras quizás él olvide al chileno  cuando la borrachera fuera un mal sabor de boca.

-Yo soy un esclavo adicto a las apuestas, tengo  algo más de 30, aunque parezco menor dímelo. ¿Conoces Sudamérica?

Respondía con tono relajado y hasta bromista, no había hablado de sí mismo hace horas. Nunca había hablado de su país al salir del Mercado negro y ahora tenía una oportunidad única con un desconocido; está bien, todo estaría bien mejoraría.
Los tragos llegaron y Gadiolus levanto su vaso frio con Ron añejado para brindar, aunque aún no sabía porque brindar.




Gladiolus A.Black
avatar
pereza

Quien mucho habla poco hace...mi silencio es la respuesta más adecuada.
eso no se pregunta mijo! ....al menos sobrio(?) quizás me hago una idea.
Mestizo Dragón /Híbrido de Serpiente

Volver arriba Ir abajo

Re: Confiésate...pierde toda esperanza -Priv Gio-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.