— Buscando el norte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Buscando el norte

Mensaje por Niebla el Dom Jun 04, 2017 4:53 pm


— Buscando el norte. —

Privado Alex & Niebla



Un amargo olor a café recién hecho se apreciaba en todo el departamento, inundando cada rincón de aquella fragancia que tanto amaba. Hacia un par de minutos que había despertado a causa del sonido de la lluvia salpicando contra el cristal de las ventanas. Para un día que puedo dormir un poco más... A regaña dientes me levante de la cama, debía alistarme para entregar un pedido a un cliente que había sufrido un accidente en coche y por trabajo no podía ir él personalmente a buscarlo. Las agujas del reloj apenas apuntaban las nueve de la mañana así que al terminar de tomarme una taza colmada, fui a darme un baño para aprovechar el tiempo. Hasta que diesen las once.

Llene más de la mitad de la bañera y me introducí en ella, relajándome tras las semanas anteriores llenas de trabajo, podría sonar irónico, pero sentía que había estado trabajado más que en toda mi vida. El agua no estaba fría, pero tampoco caliente, sino perfecta. Poco a poco, fui cerrando los ojos, sintiendo como me dormía, sabía que lo estaba haciendo, pero me sentía tan cansada que me daba igual y fue entonces como me dormí, perdiendo la noción del espacio tiempo, evadiéndome de todo.

— A-amo... no me ahogue, se lo sughpl...  — Pronuncie adormecida, escurriéndome lentamente hacia abajo, llenándose mi boca de agua por los balbuceos que murmuraba. — ¡NO! ¿Qué? ¿Cómo?— Exclamé exaltada, incorporándome confusa, llegando a salpicar todo el suelo de agua. Esta se encontraba fría, casi helada. — Me dormí, ¿qué hora debe ser? — Murmure frotando mis ojos con un poco de agua. Deje salir un par de suspiros pesados hasta que tome ganas para terminar de lavarme y salir. Al terminar camine hasta mi cuarto para vestirme y volver a mirar el reloj. Oh, no. Mierda... En cuestión de segundo me peine, recogí el piso y salí lo más rápido que pude para entregar el encargo, llegaría tarde, pero ya no podía hacer nada, aunque si me daba prisa quizás llegaría... ¿A quién quiero engañar? Ni en broma.

Caminaba a un paso ligero, metiéndome entre callejones para acortar camino. Debía ir hacía el centro, pero una vez allí me tocaría improvisar. La lluvia se había detenido, pero el cielo continuaba grisáceo, esperaba terminar pronto para volver a casa, no me apetecía acabar empapada, a causa de las prisas se me olvido coger un paraguas. Llegue a una gran plaza, me encontraba agobiada entre la aglomeración de personas que llegaba haber. Tierra tragame... me repetí sintiendo como me faltaba el aire, necesitaba salir de allí cuanto antes. Mire a mi alrededor desconcertada, Ana me había dicho que se encontraba al lado de una pequeña cafetería, pero todo era demasiado confuso, no estaba acostumbrada hacer mal mi trabajo y como continuase así recibiría un gran sermón. 

— Veamos... Si mal no entendí era hacia la derecha, pero... no puede ser, en esa dirección no hay lo que Ana me dijo. Debería llamar... Sí, sera lo mejor. — Dije para mí misma en voz alta,  introduciendo la mano en el bolso, rebuscando el teléfono móvil para llamar y salir de dudas. — ¿Hum? No, no puede ser... — Dije rebuscando en el mismo, sacando todo lo de su interior. Se podía decir que llevaba de todo menos lo que necesitaba. — Definitivamente hoy no es mi día... — Mire a mi alrededor aturdida, ¿y si pregunto? Tenia un inexistente sentido de la orientación y creo que eso quedaba más que claro.
 


Última edición por Niebla el Sáb Jul 22, 2017 8:27 am, editado 2 veces



“El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por el olvido”
Niebla
avatar
pereza

" All you need is love. "
H O M O S E X U A L
E L F A

Volver arriba Ir abajo

Re: — Buscando el norte

Mensaje por Alexis Andrews el Jue Jun 29, 2017 12:42 pm

Era una mañana fría, se podría decir que como todas las demás dada la situación en la cual estaba viviendo pero hoy era bastante más helada, la causa era esa lluvia endemoniada que con su sonido infernal no me dejaba seguir durmiendo. Ahí estaba yo en un callejón bajo un montón de cartones en forma de improvisada caseta que había hecho hace días, el agua la estaba carocmiendo, se resentia y se colaba hasta gotear en mi rostro causando que despertara de mi sueño, quería continuar durmiendo pero así era imposible, de forma brusca me revolví arrugando los periódicos que usaba como mantas y esgrimí un sonoro grito de molestia e indignación ¿Por qué diablos el León espacial había hecho llover hoy? No era justo así no iba a poder tener energías para nada...aunque supongo que era mejor así, de lo contrario me pasaría otro día más sin llevarme nada a la boca y ya estaba muríendome de hambre. Utilcé un paraguas roto para intentar resguardarme de la lluvia, no quería mojarme mientras rebuscaba en la basura; Abrí el contenedor con una mano y miré en profundidad a ver qué podía usar para matar el hambre pero ¿Cual fue mi sorpresa? Pieles de plátano, fruta podrida, restos de comida llenas de insectos asquerosos ¿Por qué demonios tenía que pasarme esto a mí precisamente hoy? Alcé la cabeza y pude ver como un mini elefante rosado se reía de mí y corría a esconderse dentro del contendor. Eso me hizo enojar aún más, corrí sin perder tiempo a la bolsa que estaba dentro de la caseta de cartón y saqué una granada. -Así que riéndote de mí...te vas a enterar maldito elefante volador, deja que te presente al Señor Boom Boom. Retiré la anilla echando el explosivo dentro del contenedor, luego agarré la bolsa y salí corriendo velozmente al siguiente callejón riendome sin control.

Tras de mí oí el sonido de la explosión, un armonioso y bello sonido que era música para mis oídos y me animó el día a, punto que se me dibujó una sonrisa de oreja a oreja. No iba a ser tan mal día después de todo, como siempre suelo decir, si empiezas con mal día ¡Hazlo explotar! Las horas siguientes las dediqué a patearme los callejos en busca de comida pero no lograba encontrar nada apetecible, bien era cierto que podría robar la comida a alguien más pero no era tan mala como para quitarle el pan de la boca a otro. Por suerte para mí no me mojé demasiado, por muy destrozado que estaba este paraguas al menos me salvó de algunas gotas y me valió para salvarme hasta que la lluvia se hubo detenido. -¡Caray, ya era hora León espacial! Mis andanzas me terminaron llevando a la plaza, era bastante grande, no solía venir por aquí amenudo pero siempre que tenía que cruzar por aquí me asombraba todo lo que veía, tiendas a todos lados, personas bien vestidas que parecían ricachones ¡Seguro que aquí encontraría a alguien que me contratara! Todos necesitan el arte para sus propios intereses, si buscaba bien podría encontrar alguna tienda que me invitara a algo a cambio de dibujarle algo en la pared como...¡Un enorme dragón escupeagua! o ¡Un avión en llamas explotando y con la gente ardiendo cayendo por la borda! Me detuve al ver como un hombre tiraba algo a una papelera y seguía su camino, yo pensando que se trataría de algo bueno fui velozmente hasta ahí, meti la mano rebuscando y saqué lo que había tirado...era un delicioso sandwich de pavo y queso...bueno la mitad, me giré emocinada y con la mano me despedí de él. -Gracias majo, con esto no tendré que pedirle al pinguino gigante que me de de comer de nuevo, Con ansia empecé a dar mordidas al sandwich hasta devorarlo pero no fue suficiente...quería más...volví a rebuscar en la papelera sin éxito...lo único que conseguí fue enojarme más...y volver a ver al elefante volador. -¿Tú de nuevo? Grr...esta vez te vas a enterar ¡Ven aquí! Así fue como empecé a dar saltos y manotazos al aire intentando atrapar algo que solo yo podía ver.
Alexis Andrews
avatar
ira

Bisexual
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: — Buscando el norte

Mensaje por Niebla el Jue Jun 29, 2017 7:35 pm


—  Buscando el norte. —

Privado Alex & Niebla



Me encontraba dando vueltas en un mismo eje sin saber hacia donde debía ir, o a quien preguntar. Todo el mundo parecía estar ocupado, caminando rápidamente hacia una dirección, burros con anteojeras que les impedía ver más allá que su trabajo. ¿Qué hago? Me repetí mil veces hasta que tome aire; inspirando, exhalando lenta, profunda y pausadamente. Entre cerré los ojos intentando recordar la dirección que se me había dicho la noche anterior, pero a causa del ajetreo y del estrés que llevaba encima no era capaz de recordar. 

Mientras me alejaba de la realidad y me introducía en mis propios pensamientos, una voz a mis espaldas me hizo volver en si. ¿Quien será? Me cuestione dándome la vuelta con todas mis pertenencias en las manos. — Ah... — Entre abrí mis labios queriendo hablar pero me detuve mirando fijamente sus ojos rosas. Era como si me hubiera hipnotizado, aunque aquel contacto duro poco cuando baje la mirada rápidamente. No me dio tiempo a reaccionar que la muchacha llevo una navaja a mi bajo vientre, agarrando la cartera que agarraba en mi diestra. ¿Qué hice para merecer esto? Quise llamar la atención de alguien, pero en cuanto la agarro se marcho corriendo como alma que lleva el diablo. Solo rasgo superficialmente el vestido y un sudor frio se hizo presente. Aquella ciudad estaba empezando a perder la poca humanidad que quedaba, me acababan de robar a plena luz del dia. ¿New Londres? ¿Ciudad de oportunidades? ¿Me puedo reír ya?

Guardé todo – o lo que quedaba de ello -  rápidamente en el bolso que sostenía con la otra mano y empece a correr en busca y captura de aquella jovencita. La multitud me impedía verla con claridad, aunque se introdujo entre unos callejones y no dude en meterme. Necesitaba la cartera, llevaba absolutamente toda mi información allí. Caminaba tan rápido como podía, pero ya no soy tan joven como desearía, así que el mundo parecía pesarme. La perdí de vista en una esquina y quise morirme por segundos, pero mi vista se clavo en una pelirosa que corría por allí. — ¡Di-disculpe! — Alerté sintiendo mi respiración agitada y el corazón que deseaba salirse de mi pecho. Llegue hasta su lado apoyando ambas manos a mi rodillas e inclinándome hacia delante intentando llenar mis pulmones de aire. — Ayúdeme, se lo suplico. Necesito encontrar a la chica que paso por aquí hace unos minutos. — Rogué alzando la mirada a ella, era mi única oportunidad. Ojala sea una buena chica y me de una mano, sin ella estoy completamente perdida. — Puedo recompensarle ya sea con dinero o con lo que me pida. — Ofrecí. Estaba desesperada. — Disculpe mi mala educación, mi nombre es... bueno me conocen como Niebla, un placer. ¿Con quien tengo el placer de hablar? — Añadí extendiendo mi mano libre al frente, dedicándole una leve sonrisa. Por favor, no te vayas...
 


Última edición por Niebla el Sáb Jul 22, 2017 8:27 am, editado 1 vez



“El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por el olvido”
Niebla
avatar
pereza

" All you need is love. "
H O M O S E X U A L
E L F A

Volver arriba Ir abajo

Re: — Buscando el norte

Mensaje por Alexis Andrews el Jue Jun 29, 2017 8:30 pm

Qué frustrante era esto...por mucho que intentara capturar al elefante volador éste escapaba hábilmente de mis manos mientras se carcajeaba más alto, esa risa...esa incesante risa se me clavaba en la cabeza como un taladro, quería hacerlo estallar, quemarlo hasta las cenizas para hacerle pagar por burlarse de mí ¿Que diablos le había hecho yo para que se metiera conmigo así? No era justo, nada justo y aún así habí estaba el paquidermo de las narices señalándome con la trompa. Me llevó unos minutos cansarme de dar manotazos, si quería reírse que lo hiciera, yo no iba a seguir en mi vano intento de atraparlo por más tiempo...eso es lo que me gustaría decir pero no dejé de prestarle atención por decisión propia; yo estaba preparada para dar un salto y apresarlo entre mis brazos pero una chica joven que pasaba corriendo chocó conmigo y pasó de largo interrumpiendome y causando con ello que mi enemigo mortal escapara sin recibir su justo castigo, por si eso no fuera poco, esa mujer si tan siquiera se molestó en disculparse ni nada, -¡Oye tú, mira por donde vas, que acabo de perder al elefante! Qué calamidad ¿Qué se supone que iba a hacer ahora? Sin comida y sin poder desquitarme con el elefante volador, ahora no me quedaba nada por hacer más que...seguir rebuscando en la basura pero sabía que no iba a haber nada ahí, bien podría ir de local en local a ver si alguino le interesaría contratarme para hacerles una pintada pero no tenía ni idea de cual debía preguntar primero, todos se veían como buenas opciones pero lo que más me daba quebraderos de cabeza es quién sería quien me daría un mejor pago en forma de alimento a cambio de mis servicios. Me quedé ahí quita cruzada de brazos pensando, pero mi mente ahora solo ocupaba dos cosas: la chica que acababa de chocar conmigo y por alguna extraña razón...purpurina mágica rosada con chispitas de choolate.

Llegué a la conclusión de que no iba a sacar nada en claro y que lo mejor sería volverme a los callejones a ver si encontraba cartones para una nueva casa. Fui a darme la vuelta para irme hasta que...de nuevo una joven llegó hasta mí, pero no para chocar conmigo y largarse escopetada, no, ésta por lo visto si que tenía un mínimo de educación. Empezó pidiéndome ayuda para dar con una chica que según ella cruzó por aquí hace nada, a cambio de mi ayuda me estaba ofreiendo cualquier cosa que yo estimara como un buen pago, pero en mi cabeza más que escucharla solo resonaba la palabra "Comida, comida, comida" -¡Comida! Los ratones guitarristas de la segunda Luna del país del queso exijen que a cambio de ayuda me des comida Mi rostro mostró una expresión sonriente que dejaba ver mis afilados dientes y un tic en el ojo derecho, producto de mi nerviosismo. No era normal que alguien se acercara a mi con una actitud tan amable sino era para pedirme que me tomara unas pastillas para sentirme mejor. -¿Niebla? Yo soy Alexis y juro por el fántastico avión tsundere que te ayudaré!

No dije nada más, solo estiré los brazos y con la boca simulé los sonidos de avión mientras corría lejos de ella en dirección al callejón más cercano...si se trataba de una joven que pasó hace nada seguro que se trataba de quien chocó conmigo hace poco y como no mi corazonada era cierta, porque ahí estaba la susodicha con algo entre sus manos. -¡Eh, tú eres la que me hizo perder el elefante! ¿Y encima también eres quien me va a conseguir comida si te atrapo? Reí de forma casi demente sin quitarle el ojo de encima, la pequeña y esquiva chica esgrimió una navaja y amenazante me exijia que le diera mis pertenencias y me fuera, yo pensé que me pedía eso a cambio de venirse conmigo saqué del interior de mi chaqueta un cartucho de dinamita, luego con el índice de la otra mano generé una pequeña llama y tras encender la mecha le arrojé la dinamita -¡Que empiece el juego! Jajajajaajajaja La cara de sorpresa de esa desconocida fue de risa, como corrió despavorida al ver la dinamita caer a sus pies, dejando todo lo que tenía en sus manos caer al suelo y huyendo al grito de "Hay una loca terrorista en el callejón" Pero eso no me impactó, lo que llamó mi atención fue que...¡No hubo explosión! Me acerqué al punto en cuestión y pateé la dinamita, por lo visto me había traído conmigo un explosivo defectuoso. Agaché la cabeza y vi lo que parecía un bolso, lo recogí del suelo y salí del callejón regresando con mi "Jefa" dando saltitos. Me presenté delante de Niebla con el bolso en mis brazos y le dije. -¡Hooola! Encontré a la chica, pero salió corriendo cuando vio la dinamita y ¡Mira! se dejó esta cosa en el suelo.
Alexis Andrews
avatar
ira

Bisexual
Demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: — Buscando el norte

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.