"La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Mensaje por Carla D.Himmler el Miér Jun 21, 2017 2:35 am


La Fábrica de Muñecas
¿Miedo a la muerte?. Uno debe temerle a la vida, no a la muerte.

La pena, dolor, tristeza, cólera, sumisión y aceptación. Aquellas son las palabras que tomaron en sus manos quienes reinan en el mundo de la pereza, cada uno de los representantes oculta un doloroso pasado o simplemente un “algo” que marco su camino al punto de deformarlo y ver en sus sueños criaturas oscuras-incluso personas muertas- que traen mensajes de su subconsciente, muchos atribuyen ese fenómeno a lo paranormal. Pero no damas y caballeros las imágenes representan un “cuando” y un “como” más nunca darán un “porque”.
Palabras que al ser oídas no tienen sentido si las emociones están en equilibrio, si has ignorado por completo las emociones producidas por los malos recuerdos enterrados como si  de un boceto de tren sin retorno se trataran con las falsas alegorías desgarradoras de Freud en sus pasos para avanzar, no curar –él jamás hablo de una cura perpetua-.No hay cura para el mal sumado a la Pereza; pecado que pobres ingenuos ciegan a holgazanes y desdeñosos seres sin una idea clara con su futuro…¡NO!, cerrar el campo de la enorme visión pútrida de la flor creciendo en medio de la oscuridad, flor de mal augurio…flor de desesperada búsqueda.
Damas y caballeros…corazones en acero y hielo, aquí es el lugar donde oiré sus suplicas y el llanto que guardan en sus corazones. Nadie que viva en el seno de la Pereza es feliz, nadie que viva bajo este embustero planeta lo es; ¿has de contradecirme? Dime porque y por cuanto tiempo lo que llamas felicidad durara, ¿años?¿meses?¿horas? Tengo la respuesta: lo que el cristal de mi copa permanezca intacto, leves golpes debilitan su estructura hasta hacerlo pedazos.
Yo te entrego la puerta a tus más recónditos recuerdos y penas…tú tienes la lleve, decide si me la entregas y lo resolveré por ti…quizás solo lo destroce.
Es tu decisión tomar o dejar mi mano, puedo curar tu dolor o simplemente acallarlo a lo más profundo de tus encadenados cofres. Nadie lo vera allí…ni siquiera tú.
Vamos, toma mi mano y dime entonces que es lo más oscuro que ocultas a los ojos de tu amor o simplemente de la falsa bondad que profesas…
Entonces…¿Cuál es tu parte favorita de la historia que te desgarra?


Los detalles fueron arrojados por las oscuras criaturas de pesadillas albergadas en los sueños más oscuros de cada ser en New London que tuviera por “filosofía” un pecado erróneamente clasificado por muchos como: insignificante. Cada ignorante forma de llamar al sentimiento ahora más profundo del mismo Soberano de este decadente “Reino”; cayendo a lo más profundo del dolor. Pero para su “buena suerte” hay alguien  que ha vivido de esas sombras, alimentándose de los malos pensamientos carentes de felicidad, ideas suicidas y la fuerza misma del mal llamado “locura”.
En la vitrina más alta de esta oscura mansión muchas veces oculta en métodos mágicos de dudosa procedencia, siempre durmiente estaba de pie la mujer de porte formal, vestido blanco entallado a su delicada figura. Apoyaba la diestra tan pálida como su rostro sobre el cristal. El sol ya estaba oculto lo que daba permisos extra a sus juguetes deambulando alrededor de la enorme construcción, observo sobre el escritorio tan poco iluminado como el resto del despacho nombres escritos y bajo cada uno de ellos un círculo mágico en antiguas runas, nada escaparía de los ojos de Himmler ahora.
Tardaba en comenzar la apertura de su salón. La reunión de falsos rostros está a punto de dar inicio, invitados o no cuando crucen las puertas darán pie a los antiguos fantasmas de sus pesadillas y en un abrir  y cerrar de ojos la presencia de la oscura hechicera dará resguardo a la adolorida alma sin más a cambio que lealtad.

-Con los sentimientos de la más profunda pena, dedico estas flores enfermizas.

Damos pie para conocer sus historias, razones del porque ahora el corazón atado a falsa felicidad sigue hundido en este pecado. ¿Porque si tienen todo el vacío no cierra?, déjennos conocer ese episodio de su vida que les hizo oscuridad pura; hombres y mujeres totalmente sedientos de lo que sea para abarrotar la vitrina de máscaras…1 habitación les entregara “La casa de Muñecas” donde aceptaron la invitación en negro papel con las indicaciones para venir aquí.
Hay un espacio en estas paredes para reescribir sus pesares y hacerlos poder, no solo para el Soberano si no que para ustedes; nada es egoísta ni tampoco prohibido…conocemos la fuerza de la desdicha y es por ello que las más hermosas flores crecen en la penumbra.
Ahora es tiempo de que se corten las semillas que han estado cosechando algunos por cientos de años, otros  una vida mortal…el tiempo es un límite que no permitan les ciegue. Controlan el tiempo…el ayer y el mañana, no el hoy pero pueden hacerlo ahora.
Ahora quiero conocer el dolor más oculto en sus memorias y corazón. Razones y consecuencias todo las hare parte de la cruz que un Juez celestial o infernal no soportarían, déjenme hacerlos míos de esta manera...haremos realidad la dulce  sonata del olvida; nada es para siempre ni siquiera el sentimiento de amor.

-En vida o en muerte los traeré de regreso para pagar el precio justo.

Soltó esta vacía mujer empujando las grandes puertas de ese cuarto. Más oscuridad esperaba en los pasillos de la casa, ni siquiera una vela iluminaba sus pasos pero tras ella los susurros y en los muros las muñecas volteando a observar la expresión serena de su “Madre”, muchas de ellas sollozaron aguardando a los  hombres y mujeres que abrirían sus recuerdos para curar... ¿o serian arrastrados por la locura de Himmler?


Y al final, ¿qué soy? Muñeca.
Adorno de estantería,
silueta de arcilla seca,
miniatura de una infante
con dulce y tierna expresión.
Y al final, ¿qué soy? Muñeca.
Soy juguete y tontería,
irrisoria bagatela,
niñería insignificante,
un trozo de colección.


Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen
#0099ff
Carla D.Himmler
avatar
Lider Pereza

La Humanidad se ve más amenazada por el nacimiento que por la muerte. El sexo va a ser más peligroso que la violencia.
Yo hice lo que otros hombres sueñan. Yo soy vuestra pesadilla.
Nigromante

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Mensaje por Niebla el Jue Jul 13, 2017 6:50 am


— Pecado pereza. —

 Carla & Norah


Norah cuéntame un cuento...

"Érase una vez la historia de un niño y una niña, el niño se llamaba Siempre y era una persona soñadora, aventurera, que creía que todo lo que veía no era todo lo que había en realidad y que había algún lugar donde las leyendas cobraban sentido. Por contra, estaba Nunca. Nunca era una persona pesimista, una persona realista, una persona que solo se fiaba de aquello que podía comprobar y constatar con sus propios ojos y que no se creía ni historias ni cuentos. Entonces, llegó un día en que Siempre se acercó a Nunca, y le dijo que su mayor sueño en la vida era viajar y llegar hasta el sol. Ella dijo “No podrás, si saltas te vas a caer, o lo que es peor, si llegas te vas a quemar”. Supongo que ella lo que intentaba era ser la cuerda del globo de los pájaros que tenía en la cabeza Siempre, pero tal era el peso de sus sueños y tantos pájaros tenía en la cabeza, que llegó un día en que todos a la vez emprendieron el vuelo y Siempre se perdió en mitad del cielo. Hay quién dice que llegó, otros que se cayó, incluso hay quién dice que cumplió su sueño, pero de todo esto que pasó, Nunca, nunca lo supo porque echó raíces en el suelo. Y es que si siempre te dices nunca, nunca será siempre." 

Mi tiempo, mi mundo se ha paralizado en el recuerdo. Te he perdido.

— ▲ —


La noche empezaba a caer en New Londres, las grandes multitudes que solían concurrir las calles desaparecían lentamente, dejando las grandes avenidas desiertas. El mundo estaba cambiando y nadie de los que tenemos los pies sobre la tierra tenemos poder para arreglarlo. Nunca creí en las casualidades, quien no arriesga no gana y si no buscas no encuentras. El timbre retumbo en todo el apartamento, un escalofrió recorrió mi cuerpo de pies a cabeza. ¿Quien se molestaría en buscarme a tales horas? Llevaba horas paseando de un lado a otro mientras Rouse dormía plácidamente, algo perturbaba mis noches. O mejor dicho, un recuerdo. Un pasado que atormentaba día y noche, a principios de año solía ser más latente, más fuerte, más doloroso. Las fechas cuadraban y mi mente empezaba a quebrarse. Caminé lentamente hasta puerta, mirando por la mirilla antes de abrir. No había nadie, extrañada abrí y asomando medio cuerpo mire a ambos lados. De nuevo, nadie. Antes de cerrar un sobre yacía en el felpudo, era color negro con un aspecto bastante viejo. — Niños... — Murmure en voz baja, cerrando con cuidado para no despertar a ningún vecino.

Con el sobre en mano lo deje en la encimera de la cocina, preparándome una copa vino, no quise dar importancia aquella carta, pero me sentí obligada abrirla rápidamente. A medida que leía la angustia se apoderaba de mí, ¿me habían encontrado? No había remitente, tan solo una dirección y una hora. ¿Debía o no ir? Me jugaba mucho en solo una carta y quise olvidarme de ella, haciéndola añicos y tirándola a la basura. No me agradaban esas bromas y demasiados problemas tenia ya, como para meterme en la boca del lobo. Cuando por fin me dispuse a ir a dormir, el sobre se encontraba en el suelo. En frente del dormitorio. — No puede ser... — Dije agarrándolo y leyéndolo rápidamente, era la misma  hoja, incluso estaba arrugada por la marca de mi pulgar humedecido por la copa. Mis manos temblaban, ¿era una broma? No, no lo era... Mire el reloj de la cocina y marcaba ese mismo día que en el texto, quedaba algo menos de una hora para la reunión y debía ir. La intriga era más fuerte que la coherencia del que estaba bien o mal. O que debía hacer, nunca me gusto actuar precipitadamente, pero aquello tenia un poder sobre mi que no era capaz de explicar con palabras.


Mi mente andaba tan espesa como aturdida y sin darle muchas vueltas me calce y agarré un abrigo empezando a deambular por las calles. La dirección era clara, mis pies simplemente se movían solos a medida que un aura negativa se apoderaba de mí. Tenia miedo, tanto que mis manos temblaban como hace años no lo habían hecho. Mi cabello lucia suelto y como vestimenta un largo vestido blanco con escote corazón, acompañado de un largo abrigo. Poco a poco me iba acercando, no había ni un alma en las calles. Extraño... Era lo único que decía entre balbuceos hasta llegar aquel majestuoso edificio. Lo mire de reojo encogiéndome de hombros, ¿quien en su sano juicio iba a una cita con un completo desconocido? Me acomode el cabello tras las orejas y subí las escaleras principales tocando la puerta con mi puño. No había un timbre ni nada que me ayudase. Quizá solo era una broma y yo había picado de lleno. — ¿Hoooola? Soy Norah, me han citado acá... — Dije en un tono firme y seco sin saber que hacer.

¿Me volvía a casa?
Niebla, eres idiota.  



“El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por el olvido”
Niebla
avatar
pereza

" All you need is love. "
H O M O S E X U A L
E L F A

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Mensaje por Sylvannas Windrunner el Miér Jul 19, 2017 4:31 pm

A través del cristal de la ventana de su habitación unos ojos rojos observaban aquella luz que provenía del cielo y que hacía que algunos niños y no tan niños saliesen de sus hogares para disfrutar o aprovechar esa calidez... Pero para los orbes que se quedaban en la distancia aquello no era nada más que un recuerdo de lo que no podría disfrutar pues le estaba prohibido, desde hacía ya mucho, más de lo que podía recordar en su mente ya, que sus encuentros con las luces que el sol producía se habían acortado y ahora solo servía para recordarle una cosa: ella ya estaba muerta y eso ya no lo podría disfrutar. Un suspiro tras soltar la cortina que sostenía con una de sus manos y que provocó el cierre de esa vista, de esa luz, de ese calor... "Polvo eres y en polvo te convertirás..." Sabía bien de esa frase que había escuchado o leído alguna vez y que, como maldición, ahora ella era la partidaria de hacerla realidad en lo que tuviera vida y se acercase... Todo tenía un precio y el suyo había sido alto, pero no por ello la empatía o los sentimientos habían conseguido aflorar, quizás lo que más miedo provocaba en ella era la falta de los mismos, pues en sí la maldición debía provocar que cuánto más amases algo, más te debías alejar para no matarlo, pero en el caso de aquella peliblanca no existían esas cosas; para ella no dejaban de ser más que palabras y, siendo sincera, no tenía ningún interés a mayores de la típica curiosidad en dejar que pasaran a ser algo más.

Se tumbó sobre aquel colchón grande y blando... Cerró sus ojos y de nuevo todo comenzó a impedirle sus sueños; si lo que más ansiaba era dormir, las voces aprovechaban eses momentos de intentarlo para consumirla y venir a molestarla... "Tienes que pagar por tus pecados... ¿Crees que te dejaremos dormir? No... Te seguiremos por el resto de tu vida o lo que sea que tengas..." Y sus ojos se volvieron a abrir hasta encontrarse con el techo de aquella habitación en la que estaba; de nuevo aquella maldición hacía su efecto. No obstante no podía negar que al menos disfrutaba de un descanso, quizás no plácido y de sueño profundo, mas si lograba al menos despistar a las voces durante unos minutos, aunque no llegaban a superar la media hora a lo sumo en esos intentos... Se levantó perezosamente hasta quedar sentada sobre la cama, con sus pies descalzos sintiendo el frío suelo, mientras que su vista se movía hasta la ventana donde comprobaba como el sol comenzaba a dejar de trabajar, era su momento pese a no ser de las más animadas en su trabajo... Después de un rato duchándose, vistiéndose y agarrando su capa, salió para ir en busca de una presa a la que cazar, lo bueno de aquella ciudad era la cantidad de almas en pena que querían dejar de sufrir, su trabajo era conseguir eso; lo malo que alguna de las almas que arrancaba no entendían o veían bien que lo hiciera, por eso terminaban persiguiéndola después... Un precio a pagar por ayudar a terminar el sufrimiento ajeno...

No llevaba más de dos o tres almas segadas, su guadaña había sido guardada ya, para cuando llegó a su apartamento y encontró en su entrada una carta... "¿Propaganda a mi también?" Eso era algo nuevo, sabiendo quién vivía ahí pocos eran los que se atrevían a dejar siquiera panfletos publicitarios, no tenía amigos, ni siquiera trabajaba para nadie más que ella y sus almas, así que no se molestó en abrir la carta, la tiró a la basura tal cual estaba... Pero cuando se dirigió al dormitorio aquel sobre estaba ahora sobe su cama y ahí si su rostro pálido arrugó sus cejas un ápice mostrando la curiosidad que se había despertado en ella... Sus manos se movieron para abrir el contenido de aquel sobre y sus orbes rojizos a leer rápido lo que fuera que allí aparecía, pero su rostro no se inmutó ante lo que leyó; ¿una invitación para la dama oscura? no era algo usual, pero quién sabe qué pueda pasar en esa ciudad, si bien sabía algo y por eso había elegido ese destino una vez fue por sus sorpresas e imprevistos, aunque también por la tranquilidad con la que podía realizar por norma general su trabajo... Viendo la hora, no se preocupó por sus vestimentas, encajase o no eso le importaba poco, si la habían invitado sabían quién era y a lo que se dedicaba, además que se retrasaría mucho más en su llegada. De nuevo agarró su capa, se la colocó y se aventuró a las calles que no hacía mucho había dejado pocos minutos atrás...

El sitio era interesante, aquel lugar no daba respuestas a las preguntas típicas sobre quién sería, qué querría y demás... Las calles ya de por sí nunca habían sido muy numerosas últimamente, pero una sensación de que por esa zona disminuían los transeúntes aún más de lo que en otras zonas, quizás no era sitio de fiestas... Mas no por eso su paso amainó, si no que se incrementó hasta llegar a la puerta, aprovechando que estaba para abrirse con una mano utilizó su destrezo habitual para mezclarse con las sombras y las cenizas, quería poner a prueba ella también al sitio, usando su habilidad para desaparecer y ser una mera espectadora de lo que sucediese; si alguien la había llamado debería ser capaz de, como mínimo, ser consciente de su llegada aunque esta no fuera anunciada, pues estaba segura que la vista no era el único sentido de quien hubiera organizado esa fiesta y, de serlo así, no sería digna de su visita por lo que tranquilamente podría girarse y volverse... Aunque por alguna razón aquel lugar le transmitía bastante tranquilidad, pese a que sus voces parecían susurrar cosas que no llegaba a comprender, ¿latín? no estaba segura, pues si escuchaba atentamente perdería de vista lo importante que era atender a allí... Además algo interesante ahora se mostraba delante pues una figura más, a parte de la suya encandescente, se divisaba en la zona que parecía algo sorprendida, no sabía si lo mismo o más que ella misma, pero decidió pasar a su lado para soplarle un poco y así dar un saludo a su forma...
Sylvannas Windrunner
avatar
pereza


Volver arriba Ir abajo

Re: "La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Mensaje por Carla D.Himmler el Jue Ago 10, 2017 11:51 pm

Míranos aquí presentes y absortos de tu grandeza padre misericordiosos del silencio y la buena vida al más allá de quienes respetaron tus palabras, agolpados sobre tu regazo en búsqueda de mas allá sobre las piedras del camino donde los pies descalzos sangran. Loar o gritar  en  cada paso no ayudara a calmar los gritos en las mentes dolidas de nuestros vacíos agujeros en el alma, mal llamados “recuerdos” .
El silencio se  esfumaba por las pisadas firmes de la pelinegra rozando los dedos en cada uno de los muebles, detuvo el andar para mirar sobre su hombro entrecerrando la mirada carmesí a las sombras escondiéndose para acechar a quienes no fueran parte del su “madre”, aquellas indefensas mentes  sazonadas al compás de la los caprichos de un destino amargo, nada es más apetitoso que una vida llena de calamidades pues…¿Qué belleza habría en una vida sin dolor o lagrimas?¿qué caso hay en alguien que jamás conocerá el escozor de la falsedad en la piel?, marcada con hierro caliente ante el telón de las oscuras voces alimentando recuerdos oscuros.
Un movimiento de su diestra al caminar otra vez hacia la estancia hizo que las enormes puertas se cerraran, ventanas reforzadas con magia negra, y la oscuridad reinante que en un parpadeo se adornó de velas flotando  sobre las cabezas de sus invitadas. Agradecía que  por esta vez  quienes llegasen fuesen  damas, no había mejor manera de comenzar la noche que charlar con alguna dulce voz femenina, extraño para alguien que no habla demasiado pero sabe perfectamente lo que  retener de los demás.
¿Cuándo fue la última vez que cruzo palabra con un ser “vivo” de carne y hueso?, demasiado tiempo para recordar desde la última reunión con el Rey pero necesitaba la fuerza de  quienes pertenecieran al pecado creciente en su seno, hijos de la tristeza y melancolía erróneamente relacionados con la forma más corriente de la PEREZA; nada se compara a la muerte en vida del dolor que corona este pecado…nada puede valerse   para renacer entre las sombras de la misma.

-No deberían haber venido…

Susurro tan tenuemente al aparecer cruzando el umbral de la puerta  frente a la enorme estancia, casona de épocas remotas guardando los detalles de los años en que la guerra se desato pero que jamás llego a tocar ni un solo mísero banquillo de la casa de su padre: “Nada se atreve a tocar las cosas creadas por el mismo demonio “, era lo que las victimas del descabellado Medico nazi repetían tras sobrevivir en brazos de los Oficiales Ingleses

-Pero lo hicieron y ya con ello solo debería preguntarlo. ¿Qué es lo que desean?...que quieren olvidar, tener…acallar.

Tenso la mandíbula antes de alzar la vista y extender la diestra enguantada donde una esfera de luz rojiza se hizo presente. No era un peligro para ellas…quizás si para sus mentes.

-Aquí está su más doloroso recuerdo y al cruzar las puertas de mi casa me han dado su permiso para ver lo más profundo de ello.

Presiono la esfera en la palma hasta que la misma se hizo  algunas más pequeñas.

-Y estas…son las verdades de ese dolor que ustedes quizás ignoran o han acallado por  tanto tiempo. Quiero que las observen…y se fusionen con ellas.

Negó con cuidado la pálida mujer a una distancia considerable de ellas, no se había siquiera presentado más los pasos en una conversación con otras personas que no fuesen colegas o el mismo Rey le eran desconocidas. Ya de por si interacción  con terceros era nula más tendría que aprender a  sobrellevarlo poco a poco.

-Soy Himmler Carla,La Pereza de la corona en New London. Nora Nielsen Sørensen…Sylvannas Windrunner;las he escogido como mis espadas y hoy me mostraran  su más doloroso recuerdo. Haré mío ese dolor…a cambio de su lealtad.

Soltó con indulgencia pero sin alzar la voz y las esferas  rojizas  bañaron los muros y el techo sobre sus cabezas dando pie a las imágenes que las mentes en las  damas presentes traerían, ocultarlas era inútil todo sería desvelado por el deseo de ser “libres”.


Y al final, ¿qué soy? Muñeca.
Adorno de estantería,
silueta de arcilla seca,
miniatura de una infante
con dulce y tierna expresión.
Y al final, ¿qué soy? Muñeca.
Soy juguete y tontería,
irrisoria bagatela,
niñería insignificante,
un trozo de colección.


Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen
#0099ff
Carla D.Himmler
avatar
Lider Pereza

La Humanidad se ve más amenazada por el nacimiento que por la muerte. El sexo va a ser más peligroso que la violencia.
Yo hice lo que otros hombres sueñan. Yo soy vuestra pesadilla.
Nigromante

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Casa de las Muñecas",Revelaciones. -Pecados Pereza-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.