[ROL LIBRE] Conejillo ¿Dondé estás?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ROL LIBRE] Conejillo ¿Dondé estás?

Mensaje por Gaetano di Angelis el Lun Jul 31, 2017 8:15 pm

El hermoso sol que era tapado por aquellas nubes que impedían ver su asqueroso resplandor, dándole un color tan único y deprimente que asustaba a los bebés haciéndoles llorar como marranitos por su mamá cerda.  Los vientos que venían del norte trayendo con ellos el frío más cruel que podía sentirse en aquellas zonas... todo eso era hermoso. No mentira, era un día de esos que daban asco salir a la calle. Pero como todo lo malo tiene su lado bueno; los conejillos de indias en esos días podían salir de donde uno menos se los esperará.
Esta fue la idea que motivo al científico demente a salir de su escondite. Un paseo buscando esas pequeñas cosas que pudiera usar para sus únicos fines. Propósitos egoístas que iban más allá del interés científico. Ni en el cielo, ni en New London, menos aún en el mundo espiritual... había algo que fuera capaz de detener las ambiciones de Gaetano di Angelis. Quien solo quería hacer justicia. Darle al mundo lo que este le había dado a él. Por más que tuviera que romperse los brazos en el proceso.

Vistiendo su bata de laboratorio, con un pequeño maletín donde guardaba varios artefactos, tubos de ensayo y esas cosas. Todo aquello le sería de utilidad para una prueba previa en donde designaría a que tan bueno era su conejillo de indias.

Un buen lugar para empezar la búsqueda era el zoológico, después de todo... ¿Cuántas personas llevaban a sus hijos ahí a ver animales enjaulados? No era cruel que aquellos libres de pecado estuvieran tras las rejas, mientras niños que podrían tener la edad de su hija fallecida les arrojaban maníes. Que mejor justicia que usar a esas pequeñas cosas asquerosas para sus propósitos. No había filtro en los deseos del albino.

A paso apresurado, apoyando primero el talón para luego la planta y apenas alzarse con la punta del pie. De esta forma sus pasos se hacían más sigilosos. Pero su vista iba de aquí para allá, solo necesitaba una oportunidad. Y ahora que trabajaba para el gobierno tendría impunidad sin importar el tipo de experimento que se le ocurriera hacer.

Se detuvo frente a un carrito de algodones de azúcar, comprando uno extra grande que superaba por mucho la cabeza del shinigami. ~Pedazo de mierda...le falta algo~ Decía escupiendo el trozo que a sus labios había llevado. Sacó de entre sus ropas una pequeño envase de salsa sabor chocolate para helados y recubrió aquella masa rosa, hasta que esta goteaba de manera que daba asco. Una mordida más y una sonrisa se formó en los labios del hombre ~JA JA JA JA JA JA ¡Mucho mejor!~ Explotó en una risa para seguir con su andar. Mientras veía en todas direcciones en busca del afortunado que sería su siguiente experimento.


Gaetano di Angelis
avatar
Lider Envidia

Pues... site cambio los brazos por las piernas de lugar podemos hacer un nuevo kamasutra ¿No?
Aquello que me excite... -saca una lista-
Shinigami

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL LIBRE] Conejillo ¿Dondé estás?

Mensaje por Sarah Kerrigan el Mar Sep 05, 2017 2:06 pm

Conejillo, ¿Dónde estás?
Atrevidas jugadas


Dicen que la noche es el mejor momento para cometer travesuras. O eso es lo que opinan algunos cantantes anticuados. Pero la vida es diferente. El momento y el lugar son cruciales. Sea de noche o de día, el lugar más transitado del mundo va a estar rodeado de seguridad veinticuatro horas, siete días a la semana. Sitios así requieren planes, planes como una infiltración inesperada. Un ataque al punto débil.

¿Cuál era el punto malo de los sitios transitados? El hecho de que todo el mundo podrá ver qué haces y que seguramente alguien se escape de tu malvado plan. Si eso fuese así, uno llegaría a ganar infamia. Y eso es lo peor que se puede criar. Los héroes pueden vivir con ser famosos y ser queridos, tienen gente que los apoye y recursos por sus famosas hazañas. Pero, ¿qué tienen los villanos con infamia? Están solos y todo el mundo saben quienes son. Son el enemigo público número uno del lugar y si se estuviese muriendo, moriría y todos serían conscientes y cómplices de ello.

¿Y otros villanos? La fama tiene que extenderse también entre "los malos". Bueno, la cosa no funciona tan bien como para los héroes. Nosotros buscamos intereses egoístas y muchos de nuestros intereses chocan. Unos quieren una cosa concreta, otros quieren otra. Podríamos perseguir todos nosotros un mismo mineral que nos mataríamos por él. Las buenas personas buscarían una manera de que todos pudiesemos compartirlo entre nosotros. Tal vez eso es lo que puede hacer que un héroe deje el lado bueno por un momento y se vaya a la oscuridad de la cual todos provenimos. Algunos de nosotros, ya la hemos visitado más de una vez.

La mejor solución posible es ser organizados. Claro, todos queremos hacer el mayor mal posible o dominarlo todo. Si nos ponemos de acuerdo, podríamos dejar de ser algo menos egoístas para poder ser algo más generosos entre los que adoramos el caos y subimos por la escalera que forma. Pero como ya he expresado antes, nadie quiere ser un villano famoso. Los héroes están por todos lados, no van a esconderse de ser buenas personas, sus actos van a ser aplaudidos a plena luz del día y en frente de la mayoría del público. Nosotros nos ocultamos en las sombras y nos aprovechamos de ellas para causar el pavor. Para hacer el mundo un lugar un poco peor.

Por todo lo que acabo de decir, es por lo que he salido esta noche a cazar. O tal vez a reclutar. O a luchar por la hegemonía. Londres está precioso de noche. Su color negruzco, ausente del sol conjunta con mis gafas de sol y mi traje negro, moldeado a mi figura. No quiero llamar la atención. Si alguien viese a la Reina de Espadas caminar a sus anchas por la calle, saldrían despavoridos o llamarían a cualquier agente de la seguridad. O querrían pegarme. Sin embargo, pareciendo una simple señorita de negocios, la cosa es distinta. La gente cree que tienes un importante negocio entre manos y te deja en paz. Ciertamente tengo un gran negocio entre manos, pero uno no muy beneficioso. Las gafas de sol no las llevo por gusto. Si tengo que dar una orden a mis zerg, todo el mundo podría observar mi naturaleza antinatural en mis ojos volviendose amarillentos en luz. Hay que ser discreta, hay que mantener un perfil bajo y causar el mayor daño sin que los demás puedan enterarse.

Abathur tiene ya muchas muestras de humanos, su anatomía ya la hemos analizado y comparado varias veces. Presentan inteligencia inherente en ellos pero no tienen una aptitud para el combate. No como la tenían los protoss. No están desarrollados genéticamente para combatir, sus glándulas solo producen segregaciones nocivas para ellos mismos. Eso no es útil.

Pero hay algo que sí es útil: los animales que ellos tienen encerrados. Aunque sean seres carentes de inteligencia alguna, sus aptitudes para cazar y causar daño son aptas en un ambiente como es Londres hoy en día. No ha habido muchas noticias de "León se escapa del Zoo y aterroriza las calles". Pero eso ya demuestra que sólo tener un ejemplar de esos es suficiente.



Sería algo rápido, introducir el virus en los seres más poderosos, mandarlos hacia las coordenadas de Abathur y conseguir su código genético para implementar después en las larvas zerg. La verdad que los zapatos de marca hacían dificultoso caminar con sigilo por lo que opté por tirarlos conforme había entrado al lugar. Bien, no tendrían que estar muy lejos las jaulas de esos seres.

Efectivamente, aquí estáis, queridos. El querido león tan famoso y terrorífico yacía dormido, respirando a pierna suelta como un gatito. Parecía super adorable. Sí, tú seras mío en primer lugar. Extendiendo la mano y retirando las vendas de mis palmas pude soltar un pequeño infestor que no tardó en acceder a la conciencia del ser, empezando a mutar su mente. La transformación no tardaría demasiado y conforme acabase de tomar pleno control de sus mecanismos motores, ambos nos iríamos...¡Un momento! ¿Qué es esa risa endiablada? Alguien se acerca. Maldición.

Ordené al infestor una intrusión mucho más lenta, si se transformaba ahora y mutaba, sus huesos afilados, protuberancias y color amoratado llamaría demasiado la atención, aunque estuviese dormido. Sin tardar, me escondí como pude entre escombros de espacios reservado para monos al aire libre. Pertrecharme aquí me valdría hasta quien quisiera que fuese, se marchase.

Gaetano | Zoo | 0:11 a.m.


Sarah Kerrigan
avatar
soberbia

¿Cerebrado?
Te reto a intentarlo.
Zerg Lich.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.