The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Revenant el Jue Ago 03, 2017 9:06 pm

BROKEN

El rechinar del metal resquebrajado hacía de aquella escena algo patético y lamentable. Pies de plomo que se arrastraban por el duro y frío pavimento, pesados, torpes, estropeados.

Pequeñas luces titilaban, bien por aquel animado escenario del fondo, que altamente contrastaba con el ambiente actual, o por aquella máquina que iluminaba de un suave verde neón intermitente, inestable, aunque fuera un poco aquel callejón.

Un cielo oscuro sin estrellas era el emisario de lo ocurrido, poco más de una hora. La unidad se arrastraba cual cadáver en vida por aquel recóndito rincón de la zona comercial, parecía el ambiente perfecto para una película de miedo. Ni una queja, ni una palabra, de que le servirían al robot, si no sentía, ni si quiera, el dolor.

Las sombras del lugar eran presentes en todo momento, siendo el propio androide la mayor fuente de "luz", si tan si quiera fuera eso.

Revenant probablemente era la unidad mas débil del programa; sin IA, sin habilidades especiales o mestizajes extraños. Aún así, destacaba por su talento innato, y su habilidad fuera de lo común para algo tan corriente como eran los humanos. Siendo el cyborg una unidad destinada al robo de información, sus cualidades físicas flaqueaban en combate en comparación al resto de integrantes, puesto que solo contaba con su manejo en armas de filo, y experiencia amateur en algunas artes marciales. Además, los materiales de su parte robótica eran extremadamente ligeros, pero por ello también más débiles ( a pesar de que el robot pesa bastante, pesa menos de lo que debería ).

La misión estaba cumplida, aún si su cuerpo era otra daño colateral más, su prioridad había sido la información, y al estar lo suficientemente lejos del enemigo, fue enviada.

¿Qué quedaba ahora?... Cómo misión secundaria... El volver a "casa" para la reparaciones pero si se era sincero, puede que aquello no fuera posible. Sus comandos fallaban con frecuencia, y la coordinación era un desastre. Dos fuertes golpes habían sido dados tanto en el brazo derecho, como en el lateral inferior izquierdo del torso, por no mencionar otros golpes algo más leves en las conexiones principales de ambas piernas.

La voluntad de seguir era algo relativamente fácil de obtener en una máquina que sigue órdenes cuales creencias, pero el avanzar físicamente, no sería tan sencillo.

Uno... Dos... Tres... Tres... Tr-...

Revenant cayó al suelo, sin poder hacer nada más que tratar de moverse, sin éxito alguno. Esta podría ser una situación desesperada para algunos, pero no para alguien sin sentimientos.

©Faniahh/Lala


Revenant
avatar
envidia

No . . . entiendo.
¿Puedes repetir la pregunta?
G r e e n · c y b o r g · n i n j a · d u d e !

Volver arriba Ir abajo

Re: The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Oliver el Dom Ago 13, 2017 9:07 am

Cada noche era un deambular peligroso en esa ciudad. Quedarse en un solo callejón en el que vivir ya no era factible por el continuo pasear sobre el día. Llamaba la atención con sus apéndices de can que no se ocultaban en ningún momento de su vida. Aquel rabito largo y erizado hacia adentro por la punta quizás fuese lo más peculiar aunque últimamente gustaba de tenerlo estirado pero, aunque lo intentase, este se seguía erizando.

Pequeños gimoteos inundaban los rincones más sombríos. La oscuridad era la compañía que más temía. Más que nada, porque en esos momentos donde la noche caía, sus pensares comenzaban a funcionar cuales engranajes y sufría de pequeños recuerdos que comenzaban la pequeña corriente salada deslizarse por las mejillas. Siempre había dos opciones: una de ellas era partirse en alma abrazándose en sí mismo por la añoranza a la figura materna, junto a la frustración de no poder recordar y, la segunda, es caer rendido sobre las cajas por el cansancio del día pero hoy, tenía actividad y se había quedado sin dulces para controlar ese desequilibrio emocional.

En su andar desolado bajo la teñida noche, sus orejas que se habían echado hacia atrás por su estado de ánimo, se pusieron erguidas al percibir un sonido metálico de mayor peso del que podría ser una lata. Con las manos enredadas por los dedos, se pasó el dorso por las mejillas mientras se acercaba con curiosidad y cautela, a la procedencia de dicho estruendo. Al encontrarse al culpable, pegó un pequeño brinco preocupado al igual que sus labios se entreabrieron y sus orejas se alzaron finalmente, fruto de la curiosidad.

No tardó más de unos pocos segundos en acercarse a lo que parecía ser alguien disfrazado de robot (Oliver lo veía así) donde bajo su cuerpo se podía ver una luz esmeralda que parpadeaba. Parecía cada vez más débil y a eso al pequeño cachorro, lo hizo parpadear levemente y tragarse la pena. Con cuidado y algo de lentitud, reposó las manos sobre uno de sus brazos y cuerpo del mismo lado, volteándolo para que quedase boca arriba encontrándose con el amanecer de esa luz que le parecía tan... curiosa, atrayente. Era como el alma de algo apagándose o así lo sintió el cachorro.

E-... No, no pareces estar bien...  — empezó a bajar con la mirada para inspeccionarlo y se encontró con la abolladura en el bajo torso. Sorprendido buscó acariciar esa zona hundida con el índice y el corazón, haciéndolo superficialmente por creer que podía doler. No entendía muy bien de lo que se trataba pero ya empezó a creer que de verdad era un robot.

Se mordió el labio inferior sin saber qué hacer, o más bien, el cómo podría ayudarlo... Entonces recordó algo que le hacía sentir muy bien siempre aunque actualmente, fuera el recuerdo vago en sí. Se puso de rodillas por su lado y estiró el otro brazo hacia su cuerpo para poder atraerlo y abrazarlo con fuerza, refugiéndolo contra la sudadera y entre los brazos cálidos. Sus párpados se cerraron y apretó los labios preocupado por ese ser de metal.

Por favor... No te mueras... — Las palabras escurrieron sinceridad y preocupación, incluso se podría decir que sus sentimientos querían ser transmitidos al de luces verdes para tratar de reconfortarlo aún así si no funcionase pero, ¿qué más iba a hacer un cachorro herido? Pensaba que darle compañía podría estabilizarlo...


Oliver
avatar
gula

¡¿?! ¿La del perro?
¡Me gustan los hombres, y qué!
Híbrido (¡Shiba inu!)

Volver arriba Ir abajo

Re: The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Revenant el Dom Sep 17, 2017 4:30 pm

BROKEN

La visión... Era cada vez más borrosa. La interfaz que mostraba datos útiles a la unidad; como la temperatura, la batería, características generales del entorno... no hacía más que glitchearse, removerse sin dejar ni un número ni una letra claros. Cosas así, poco importaban ahora mismo al robot, por no decir que nada era lo que le atormentaba.

La gente normal estaría retorciéndose de dolor, clamando por ayuda, llevando sus cuerdas vocales al mismísimo límite con tal de lograr salvar su malograda vida, que ahora pendía de un hilo, fino y débil. Cuando no sientes dolor, empiezas a ver las heridas como algo casual, y Revenant solo se enteraba de las mismas por su propia vista, o avisos del sistema Exacto, pocas cosas salían de su propia voluntad, nada ahora mismo lo motivaba de salir de esa situación más que volver a casa y entregar un triste informe de la misión, esperando que lo repararan, esperando que lo volvieran a poner otra vez en operativo, en un ciclo vicioso e infinito.

No faltaba decir lo frío del suelo, inclusive estaba húmedo por las condiciones del callejón, sucio y abandonado, eran adjetivos clave que ahora funcionarían tanto para el escenario, como para el propio ninja, quien sabe si alguien iría a buscarlo, después de todo no era un sujeto principal de Industrias Wolf, si no más bien un añadido, un secundario...

Unos pasos en la oscuridad advertían al cyborg de una presencia desconocida. Si bien no podía moverse del todo, aún podía detectar los elementos del ambiente, teniendo vaga idea de la situación. Lo observaban, con unos ojos curiosos, un ente le dio la vuelta con algo de dificultad, después de todo seguía pesando bastante. Leves destellos verdes eran los que despedía el ninja, advirtiendo de su deficiente estado; las abolladuras y golpes fuertes eran más que obvios.

Aquella persona tan curiosa pasó un dedo por una de sus abolladuras, probablemente analizando la situación.

Lo movieron, y después... lo abrazaron. Revenant lo notaba, el contacto con la temperatura corporal ajena en algunas de sus partes deterioradas... ¿Por qué? Era un robot, a nadie se le pasaría por la cabeza cobijarlo entre unos brazos. Aquella visión era bastante irreal para el ninja, el cual estaba tieso, tratando de moverse de vez en cuando, solo en un esfuerzo en vano.

En ningún momento Revenant se había puesto nervioso, tenso, ni si quiera aterrado, parte de las funciones que cumplía un abrazo, se perdían en su totalidad al tratarse de él. El androide sabía por su trato con los humanos, que esa era una de las opciones por las que decidiría abrazarlo.

- ... La batería se encuentra al 20% de su capacidad total. Se localizan daños en ambas conexiones del aparato motriz inferior o piernas, en el lateral inferior izquierdo del eje central o torso y en la parte derecha del aparato motriz superior o brazos - La voz robótica por excelencia del ninja apenas tenía fallas, como único error podías encontrar leves cortes en las palabras. La idea era que tal vez, y solo tal vez, con estos datos... aquel joven pudiera evaluar la situación, puede que hasta calmarse algo, ya que parecía bastante afligido. No estaba bien que se sintiera así, mucho menos por un objeto que acababa de encontrar.

©Faniahh/Lala


Revenant
avatar
envidia

No . . . entiendo.
¿Puedes repetir la pregunta?
G r e e n · c y b o r g · n i n j a · d u d e !

Volver arriba Ir abajo

Re: The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Oliver el Mar Oct 10, 2017 1:35 pm

Empezó a recobrar visión del lugar, del sujeto de luces verdes, mirándolo aún con el alma ahogado por el dolor que lo golpeaba. Encontrarlo de ese modo... abandonado como si nada, solo era una ducha helada del pasado. Sabía lo que era sentirse abandonado o herido... pero más allá, no era la empatía quien lo movía a obrar de ese modo, sino la situación que lo envolvía. Necesitaba ayuda y estaba herido, ¿qué más razones se necesitaba para acercarse? De nuevo se pellizcó el pequeño labio inferior en una mordida, perdido en las luces que lo iluminaban mientras las orejas animales se elevaron por la percepción del sonido.

¿Batería... wan? ¡No importa, yo te ayudaré! — Exclamó empapado en ilusión, salpicando vigor por esa sonrisa destacada, iluminada.

Con cariño, con cuidado, fue tratando de tirar de los brazos pesados del robot -cual pensaba que solo era un hombre disfrazado, pues no entendía que la tecnología tuviese ese nivel-, buscando dejarlo como sentado... y, entre jadeos del esfuerzo, finalmente lo consiguió. Ahora se acercaba la parte más complicada y poco adecuada...

El joven cachorro, se había volteado aún estando de rodillas, con los brazos estirados hacia atrás para agarrar las otras extremidades y tirar de él, intentándolo subir encima... siendo un completo fracaso ese intento. No poseía la suficiente fuerza pero, no fue un motivo para detenerse. Seguía esforzándose, tirando, notando la tensión sobre los brazos, en la musculatura. Las venas hinchándose, jadeos más pronunciados y un agotamiento más latente. Nada. No lo conseguía...

 ¡Maldita sea! — Maldició con eco en el callejón mientras dejaba de tirar para volverse a voltear y sostenerlo rápidamente, soltando ladridos débiles por sentirse un completo inútil... — ¡Vas a estar bien, yo estaré contigo! — Dijo con ánimo, reluciendo los colmillos mientras se ponía en pie y tiraba del pesado metal de su brazo.

Hizo uso de ambas manos, donde sujetaban con fuerza la muñeca del robot y tiraba, encogiéndose ligeramente el rostro por el esfuerzo implicado. No es que hiciese mucho pero lograba que a, pasito de hormiguita, quedase más cerca de la pared... donde rendido, lo hizo apoyar la espalda en esta mientra caía a su lado por el cansancio, tratando de recobrar el aliento.

 ¿Tienes... amigos? ¿Vives cerca de por aquí...? ¡Pu-Puedo ir a buscarles para que vengan...! o... o... ¡O ya sé! ¡Puedo pedir ayuda a la gente! ¿Seguirás parpadeando tu luz mientras me esperas...? ¡Sé fuerte, no te dejaré solo! — Depositó toda la ternura y cariño que tenía sobre él en un intento de buscar reconfortarle; como si eso funcionase pero qué iba a saber él. Solo quería... quemar todas las opciones de ayuda, por eso se quedó pegado al cuerpo metálico, acariciándolo y pegándolo a él para darle '' calor '', compañía, quebrantando la soledad que consumía más a los humanos. Esperaba... que al menos así.. conseguir algo.

 ¿Y si consigo... batería? ¿Vale cualquiera...?


Oliver
avatar
gula

¡¿?! ¿La del perro?
¡Me gustan los hombres, y qué!
Híbrido (¡Shiba inu!)

Volver arriba Ir abajo

Re: The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Revenant el Jue Oct 12, 2017 3:56 pm

BROKEN

Detrás del casco del robot; se hallaban unos ojos sin alma, que eran de lo poco que quedaría de humano del ninja. Teniendo casi la totalidad de su cuerpo mecanizado, era algo de esperarse que tan si quiera pudiera mostrar emoción tras aquel visor verde; si tan si quiera era capaz de cambiar esa voz digna del sintetizador del momento.

En estos momentos puede que Revenant debiera de soltar un suspiro para expresar su cansancio, para explicarle que no iba a poder moverlo o cargarlo. Pesaba más que un adulto promedio, aquel joven no tenía ninguna posibilidad de desplazarlo lejos; antes se caería en redondo al suelo.

Los ojos imparciales del ninja veían como aquel cachorro intentaba una, y otra y otra vez moverlo, podría hasta llegar a ser exhasperante para el más paciente, y a su vez, causar cierta ternura y pena. Claro, no era el caso de Revenant. A pesar de todas las energías que gastaba, no era capaz de trasladarlo ni si quiera un poco. De alguna u otra forma, consiguieron apoyarlo en una pared.

- ... Se hace obvia una falta de fuerza por parte del sujeto externo, el desplazamiento no es una opción posible - comentó tras ver como lo intentaba una y otra vez. Según sus deteriorados sistemas, aquello era una pérdida de tiempo, era ineficaz e inútil - La compañía es a su vez otra opción inviable, se aconseja la búsqueda inmediata de recursos y útiles - aconsejó el robot por aquellas palabras, que el joven se quedara con él no lo beneficiaba en absoluto ni a él, ni a la propia máquina.

- Negativo - mencionó cuando le preguntaron por sus "amigos". Era verdad que no tenía amigos, familiares... eso sería cosa del pasado, si se acordaban de él, si aún lo estaban buscando... podían darse por vencidos, Shizen no iba a volver. Y aunque aquella máquina recordara momentos de su fallecido alter ego, eran completamente distintos. Murakami ya no existía más, a pesar de que ciertas memorias y partes del cuerpo sirvieran a quien era Revenant hoy día.

- No es posible cambiar la batería sin un soporte eléctrico contínuo - En realidad si era posible, pero aquello se imposibilitaba debido a que, sin electricidad, las células vivas del ciborg empezarían a morir, y se deterioraría el tejido vivo de su cuerpo. Una cámara permanecía sellada en estos casos, donde la dorsal, que era donde estaba la batería - La opción más optima es encontrar una estación de carga eléctrica. Se recomienda buscar en: talleres, tiendas eléctricas, fábricas - fue lo último que dijo, mientras lo abrazaban fuertemente.

©️Faniahh/Lala


Revenant
avatar
envidia

No . . . entiendo.
¿Puedes repetir la pregunta?
G r e e n · c y b o r g · n i n j a · d u d e !

Volver arriba Ir abajo

Re: The broken soul of an unfeeling robot [Priv. Oliver]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.