Pool And Beer | Libre.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pool And Beer | Libre.

Mensaje por Alexander C. el Miér Ago 16, 2017 12:30 pm


Pool And Beer

C
respúsculo vespertino se pintaba sobre el cielo con trazos de colores cálidos, dicha tonalidad se volvía más intensa conforme se acercaba al horizonte. Grises las calles de New London ajenas al alboroto del centro, siendo las periferias inundadas con un discreto ambiente de tranquilidad, no reafirmando el silencio absoluto, pero sí siendo moderado. Las calles son poco transitadas, pudiendo identificar una que otra silueta inmersa en sus pensamientos, dispuesta con los deberes mientras se acerca el final del día. Se trata de un domingo, ligero día para replantearse las siguiente tareas para el ulterior lunes; no obstante, ese día era el de descanso para el inspector, quien había dejado su trabajo por ese día, teniendo cuanta carga y estrés le proporcionaba el mismo. Por suerte, con cada paso que daba en esas calles estrechas, hechas de la unión de rocas irregularmente rectangulares, sentía un alivio, una paz que dejaba sus preocupaciones fluir a un lado, siendo un poco egoísta, tomando consideración de lo que conlleva su empeño en lo que hace día a día. Ese día debían cambiar las cosas, pasar el rato, relajarse, tomar un par de copas y seguir la corriente.

       Su caminar, aunque su objetivo era relajarse, seguía siendo recto, tan disciplinado como siempre, se tomaba su papel muy en serio, era una de las claves de su éxito. Se dirigía a un bar, el cual era primera vez que visitaba, intencionalmente electo fuera de tantas miradas, siendo discreto por su propia ubicación, de igual forma, se estaba asegurando de que su trabajo no invadiera su día libre. Iba vestido informalmente, entre las calles, pasaba siendo un transeúnte más, eliminando de sí cualquier característica llamativa. En su torso, siendo la prenda encima de todo, se encontraba una chaqueta de cuero negro abierta de cuello erguido, debajo de ésta, una franela gris claro ajustada al cuerpo; como prenda inferior, unos pantalones de mezclilla de tonalidad gemela a su chaqueta, desembocando en unos zapatos casuales. La forma de peinarse era menos reglamentaria que siempre, dejando que algunos mechones rebeldes se posaran sobre su frente rompiendo el peinado hacia atrás.

       Un bar de fachada retro, sin caer en lo llamativo ni en la exageración. Luces de neón indicaban su nombre, Princess Louis, dejando dentro de lo pintoresco las figuras hechas en las ventanas que privaban la filtración de luz exterior. Al cruzar el umbral, un particular olor a licor y madera le inunda sus fosas nasales, haciendo inmersión en otro ambiente, en donde se escucha una suave melodía de género jazz. El local no presentaban muchas personas, notablemente solitario, silencioso, sólo algunos hombres con caras largas sentados alejados unos de otros. La barra pronto fue visitada por el rubio, pidiendo una cerveza, sin importar cuál fuera; luego, se encasilló en la mesa de billar cercana, aunque nadie estuviera jugando, pondría en práctica algunos tiros mientras disfrutaba del licor. Dio un primer trago, largo, degustando el sabor, agarrándole desprevenido al no conocer tal marca, desde luego que no sería su preferida, al menos cubriría su sed.

Bar Princess Louis (Imagen)






Última edición por Alexander C. el Jue Sep 21, 2017 10:08 pm, editado 1 vez
Alexander C.
avatar
ira

Dominante.
Bisexual.
Híbrido de tigre siberiano

Volver arriba Ir abajo

Re: Pool And Beer | Libre.

Mensaje por Sarah Kerrigan el Mar Oct 24, 2017 12:46 pm

Pool & Beer


-Veo en tus ojos la búsqueda de aventura-


Alzo mi mirada y le miro a los ojos. Los suyos y los míos se encuentran pero no saltan chispas a la hora de mirarnos. Se estaba dirigiendo hacia mí, cómo no.
La noche se disfraza de negro. Y con ella, yo misma. Ese recurrente traje negro envuelve de nuevo mi cuerpo. Envuelvo mis manos llenas de heridas con vendas blancas y dejo que las gafas negras caigan sobre mi nariz con elegancia.

No era tiempo de cometer fechorías. Hoy era mi día libre de sembrar el caos entre el populacho. ¿Que quién decidía eso? Yo, claramente. Este raro hábito no se iba a desvanecer así como así si formaba parte de mí ya.

Otra gente parecía hacer la noche de otra manera. Yo prefería algo más sofisticado. Un sabor amargo y una mirada al pasado, retrospectiva.

Luces verdes y rosas se reflejaron en mi costoso traje negro, Princess Louis, curioso nombre si quien lo montase era un travestido. Estaba claro que yo no era quién para meterme en la vida de la gente pero si era obvio que cuanto menos, el nombre era llamativo. Era de los pocos sitios que seguían abiertos después de haberse ensuciado las manos un poco. ¿La parte buena? Su sangre y la de mis nudillos se convirtieron en una, cosa que haría que el asunto se disimulase un poco. Aun con todo, el olor a muerte no se escapaba de mis fosas nasales. Me perseguía y cada vez me perseguía de forma más intensa.

¿Dije que no era noche de fechorías? Bueno, supongo que mentí...no es que pueda resistirme cuando un idiota se me insinúa en frente de mi cara, acosándome. Por favor, sé quién soy y qué hago con mi vida, no hace falta que nadie me recalque qué es lo que hago en este mundo, sé cuidarme. Pero nada, lo que parecía una proposición algo insistente acabó por un 'al final sois todas unas zorras.' y claro, tenía que reventarle los morros.

¿Notaría alguien que allá donde voy hay muerte?¿Lo verían en mis ojos? Supongo que esa sería la razón por la que decido usar gafas oscuras, no quiero que nadie vea en mí, ni que se queden prendados por el potente color amarillo zerg. No sé si prendados es la mejor palabra, de todas formas.

Si a mí me perseguía el olor a muerte, a este tugurio le perseguía el olor a whiskey. Cuadros antiguos y desfasados colgaban de la pared, así como diversos juegos. Sillas y ristras de sillas y sofás adornaban un lugar que a la vista de los ojos parecía infinito. La barra, otro elemento más, estaba llena de gente con mirada perdida en sus bebidas.

Me acerqué a la barra y deambulé con mi mirada por el lugar, inspeccionádolo de nuevo. La música, en el momento en el que me quedé quieta, comenzó a inundar de forma sutil mis oidos. No eran sonidos que incomodasen, pero no era algo que tampoco me gustase escuchar de forma continua.

Suspiré, me senté en un taburete y esperé a que el barman se dirigiera a mí. Bajé un poco las gafas para dirigirle la mirada. Sus labios se movieron, produciendo sonidos para mí sin sentido. Pasó un tiempo hasta que pude procesar todo el significado de aquellas palabras.

Ordené mi bebida y me giré, apoyando los codos en la barra y mostrando mi cuerpo y atención a las mesas, entre ellas, las de billar. Los recuerdos entonces invadieron mi mente, saltando de uno a otro. Me quedé mirando un lugar fijamente, sin saber si era un punto concreto o una persona concreta.


¿Cuánto tiempo habrá pasado?

| 22:11 p.m. |


Sarah Kerrigan
avatar
soberbia

¿Cerebrado?
Te reto a intentarlo.
Zerg Lich.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.