I remember you.... [Prv. Soldier 76]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I remember you.... [Prv. Soldier 76]

Mensaje por Gabriel Reyes el Dom Ago 20, 2017 11:46 pm

Fly me to the moon....

Era una tarde de domingo, el viento soplaba frío, con tranquilidad y una ligera lluvia acompañaba la tarde. El cielo se encontraba nublado, pero con el atardecer las nubes se tornaron de un color morado.  El verano estaba a punto de acabar… vendrían el otoño, el día de acción de gracias, Halloween y la fecha del cumpleaños de Gabriel, el cual odiaba ya que ese mismo día se celebraba el aniversario luctuoso de su madre, Carmen.
El mexicano se encontraba con una sudadera de color negro, tenía unos audífonos puestos mientras caminaba por las calles de la nueva Londres. En su celular se veía un fondo de pantalla de color negro junto con el reproductor de música que reproducía una canción que exactamente venía con su humor: nostálgico, triste, pero… calmado a la vez. Aquella melodía se llamaba school rooftop.  Las personas pasaban caminando con paraguas puestos. Unos iban de camino a casa, cansados de la rutina, otros estaban con sus parejas para pasar un buen rato juntos… La melancolía tocó su negro corazón, recordó aquellos días cuando su vida no era tan amarga como lo es hoy en día y en sus ojos cafés se reflejaba ese dolor, ese sentimiento que es alegre y a la vez triste.

Bien se tiene dicho el amor se parece a las vacaciones, las esperas con ansias, las vives con contradicciones y las recuerdas con melancolía. Su primer y único amor, Jack Morrison… hacía mucho que no lo había visto… desde ese entonces no había caído en amor por alguien más, su corazón pertenecía a lo que antes fue su mejor amigo, ahora no tenía nada.  Se encontraba solo en este mundo el cual lo consideraba cruel con el ser más débil.  

’’ ¿por qué aquí? ¿por qué ahora?... maldición Gabriel deja de pensar en Jack… olvídalo, él de seguro ya te ha olvidado, jamás se volverán a ver… no, no quiero dejar de pensar en él, quiero volver a verlo. Pero no puedes, ahora has dejado de ser un humano, nos perteneces… nos perteneces… nos perteneces.’’ La ansiedad, esa voz, la sombra que ahora era él lo estaba consumiendo por completo, no quería dejar de ser Gabriel, pero tampoco quería dejar de ser Reaper, pero en ese momento, una lucha interna estaba tomando el poder del cuerpo del azabache.
El día estaba acabando, las luces comenzaron a encenderse para así, iluminar el camino de los peatones y los conductores. La lluvia había dejado de caer y Gabriel seguía aún con la sudadera negra aún con los audífonos puestos, escuchando una y otra vez esa canción. Las calles comenzaron a vaciarse, era mejor llegar a casa para poder cenar.  
El estómago del mexicano rugía, así que simplemente caminó hacia una tienda 24 horas. Aquella tienda era de color negro, tenía unas cuantas luces de neón afuera de establecimiento y un cartel que decía: bienvenidos.
Gabriel entró, tomó unos cigarrillos, un sándwich helado y una gaseosa de lata para así combatir con el hambre que en ese momento sentía.

Caminó entre las pequeñas calles, de callejón en callejón se perdió mientras saboreaba aquél emparedado junto con la gaseosa que había comprado. Caminó hasta un bote de basura para tirar las envolturas de su alimento y la lata de aluminio. Se recargó en la pared, recargó su pie en una pared de un edificio, sacó de su bolsillo un encendedor y sacó un cigarro de la cajetilla la cual había comprado en la tienda de conveniencia.

Prendió el cilindro de alquitrán y tabaco, le dio una calada grande, pasó el humo entre sus pulmones para después exhalarlos. Sus ojos veían aquella hermosa vista del barrio donde estaba un barrio japonés, el cual tenía unos cuantos puestos típicos japoneses de ramen, tonkatsu y sushi. Todos cerrados, por ser domingo todos querían descansar después de tener una semana ajetreada. En su paisaje el hombre mexicano miró a una madre joven junto con su niño, el cual iba agarrado de la mano de su madre. ‘’Bien, Josuke ¿te portaste bien esa semana?’’ dijo la madre. ‘’claro que sí, te lo prometí mamá’’ dijo el pequeño que tenía alrededor de 4 años. ‘’ bien, como cumpliste tu promesa, mamá cumplirá la suya, esta noche cenaremos tu platillo favorito: omurice’’ el niño alegre aplaudió y caminaron más aprisa para llegar a casa.

Aquella escena tan maternal tocó el corazón de la sombra, su mente volvió a su infancia, cuando su madre a pesar de que no tuviera tanto dinero le hacía su comida favorita, no importaba lo caro que fuese.
Él ya estaba muerto, su alma se encontraba sola, sin nadie que lo acompañara. Sus pensamientos fueron interrumpidos por una llamada, uno de sus clientes frecuentes. Gabriel cuestionaba esto, más en un domingo donde empresarios pasaban los fines de semana con su familia. Así que contestó su teléfono.
-Buenas noches…- contestó con una voz ronca, le dio una calada a su cigarro y exhaló el humo mientras esperaba respuesta alguna.
El hombre que estaba al otro lado del teléfono, con un acento muy asustado le respondió – Reaper, ven… estoy siendo atacado – en su voz se escuchaba un tono de miedo, el miedo puro… escuchaba que estaba huyendo, que corría por sobrevivir, pero ¿de quién? – creo que he sido descubierto, ¡Vamos carajo corre, estoy a unos metros del barrio japonés! Lo más rápido que puedas, no por favor ¡No! – en ese momento la llamada se cortó.

Sin tomarse la molestia alguna guardó su celular, le dio la última calada a su cigarrillo, lanzó la colilla al suelo para pisarla y así apagar el fuego que quedaba en aquél cilindro de tabaco. De verdad no le importaba la vida de aquél cliente, pero tenía unas buenas pagas por unos trabajos que le había hecho, ya saben… de borrar gente del mapa.

En ese momento mientras caminaba para buscar a su cliente el cual pedía ayuda materializó su ropa, su gabardina de color negro, sus pantalones y botas. De sus bolsillos sacó sus escopetas y la máscara de calavera, se la puso y comenzó a buscar de callejón en callejón, hasta que encontró uno, un callejón sin salida en donde se encontraban unas bicicletas, un basurero y en el suelo, unas cuantas manchas de sangre.  La sombra se acercó para poder ver más de cerca el charco del líquido rojo. Con sus guantes sintió la temperatura de aquél líquido viscoso, estaba caliente aún, en el suelo se encontraba una cruz de plata… era la cruz que siempre llevaba el empresario para el que trabajaba. Tomó el símbolo hecho del mineral el cual estaba cubierto de la sustancia roja ¿dónde estaba su cliente? Claramente había sido asesinado ¿el cadáver quien lo había recogido? Sabía muy bien de que algo… o alguien estaba en el callejón - ¡Anda muéstrate! - dijo el enmascarado, esperando respuesta alguna



Gabriel Reyes
avatar
ira

Versatil
Homosexual

Volver arriba Ir abajo

Re: I remember you.... [Prv. Soldier 76]

Mensaje por Soldier 76 el Jue Ago 31, 2017 1:25 pm

Dulce almíbar el que saboreaba en sus labios cuando el día dominguero tomaba su curso. Las noches solían ser insólitas cada dos semanas y ya había pasado ese periodo de tiempo de espera, donde sus acciones por la justicia parecían ser cual luna llena para los licántropos. Disfrutaba noches como ella, donde su alma humana parecía desvanecerse a cambio del poder de la tecnología. Jack perdía su nombre y se apoderaba Soldier: 76. Toda arma y máscara estaban completas de batería y con su anchura, daba ya el suficiente aspecto para temer su sola presencia pero no sería ese el verdadero motivo para temer, sino su arma inigualada aunque, para su poco disfrute, esta no poseía las balas gamma con la que los trabajos se volvían más divertidos. Aún así, logró que le hicieran unos cartuchos para su pistola pesada con balas normales.

Una vez se abrochó la chaqueta, subiendo la cremallera hasta no alcanzar la altura del pectoral, agarró desde la base el arma dejándola en vertical apoyada en el hombro, colocándose la máscara que cubría toda su persona salvo la frente y su cicatriz. Prendió el artilugio del rostro para ofrecerle ese radar y esa visión mejorada y entonces, ahora sí que sí, salió del hogar para hacerse hueco bajo la madre oscura de la noche, transitando más los callejones que sus calles para no amedrentar a sus peatones.

Los infrarrojos no tenían ahora mucha importancia en su paso pero sí cuando tenía que doblar en alguna esquina por los alrededores. No le sorprendería que, tras tantos ataques al bando contrario, este diese con su paralelo pero dormía muy tranquilo a decir verdad. Eso restó importancia y en su mente no tenía más pensares que el movimiento que emplearía contra sus enemigos para ser limpio y silencioso en sus ataques.

Por ahora, nada salido de lo normal. Pulsó uno de los dispositivos incrustados en el accesorio de su rostro para cambiar el comando y comenzar la búsqueda del que se le había sido encargado. Acabar con uno de las mafias que promovía bastante dinero negro. No parecía ser un objetivo muy interesante pues de seguro, sería débil pero alguien débil, con poder monetario, seguro tendría gente fuerte a su alrededor... No sabría decir si eso último quedaría en consta pues casi como un robot, su cuerpo se movía hacia los lados ya con el arma sujeta a dos manos, pegada al hombro y al lateral del rostro. No llegaba al segundo que al girarse, su dedo ya apretaba el gatillo y se llevaba con su alma la vida de quien escogió el camino incorrecto. Así se hizo paso entre más callejones lúgubres que además, podía notar un olor pestilente entre los mismos atajos, pese a tener los orificios nasales cubiertos de metal.

Su sistema empezó a parpadear más de lo usual dificultándole la visión y todo porque no quiso llevar a reparar el mismo dispositivo. No retrocedió en sus pisares pues ya había llevado al otro lado unos cinco hombres y con las horas que corrían, de por seguro no portaría de más protección la última víctima.

De repente, inclinado hacia adelante, se quedó estático, inmóvil cuando empezó a escuchar la transmisión de otro aparato. Su tecnología aún siendo francamente buena pero con sus pequeños problemas, le permitían tomar el control de todo dispositivo de comunicación externa, aunque más que control, era el tener el '' permiso '' oculto de ser participe de la charla en forma anónima. Al igual que eso, en su radar aparecía un punto rojo que le indicaría dónde tenía que indagar, aunque con las fallas no pudo llegar lo antes posible antes de que revelase su punto de encuentro... pero como se había dicho, era tarde, pero no para el final del hombre quien recibió unas cuantas balas en su carne blanda.

Los pasos del hombre envejecido, se volvieron tranquilos y lentos hasta el cadáver mientras volvía al gesto de dejar el arma en vertical, para así con la mano libre, volver a pulsar uno de los botones de interacciones de su metálico artilugio ocupando el rostro, desconectando el mismo para quedar en la espera de esa ayuda, aguardando en una de las esquinas, cubriéndose con la pared para claramente, no ser un objetivo regalado.

La ayuda no tardó en llegar y no parecía ser mejor que los otros hombres al gritar y revelar su posición. Fue en el mismo segundo que Soldier hizo su aparición apretando de nuevo el mismo botón de antes, con su arma entre las manos e inclinado cual agente secreto invadiendo un hogar pero en ese mismo segundo, múltiples disparos salieron con diferentes trayectos. Seis balas disparadas con leves movimientos de sus manos para desviar el trayecto y lograr sus puntos exactos. Cuatro de ellas, repartidas, fueron tanto a brazos como piernas mientras las otras dos, en paralelo, iban hacia sus lados para dañar sus caderas o el mismo torso para impedirle la facilidad del movimiento. Él no le temía la muerte, así que no importaba si salían balas directas a él, después de todo bajo su vestimenta que parecía ser de tela normal, escondía la verdadera protección. No reconocía en absoluto la figura que se escondía pero no dudaría en doblegarla y sacar la información necesaria para saber de sus clientes y aniquilarlos también.


Soldier 76
avatar
soberbia

. . . . . .

Volver arriba Ir abajo

Re: I remember you.... [Prv. Soldier 76]

Mensaje por Gabriel Reyes el Vie Sep 01, 2017 12:23 pm

GALAXY HidE and seeK

La noche de domingo estaba bastante calmada en la vieja ciudad, el viento seguía soplando con tranquilidad… pero la calma no sería la protagonista de la noche, sino que venía de la mano del caos, el odio… la ira y soberbia junto con la nostalgia dicen que por algo pasan las cosas ¿no es así? Entonces ¿por qué estaba ahí, en ese lugar tan noche? Gabriel no lo sabía, simplemente alguien estaba detrás de él.
Reaper veía de un lado a otro en busca de aquél hedor a tecnología punta, apestaba a cyborg junto con sangre del hombre que yacía en el suelo, completamente muerto ¿se trataba de algún policía que se encontraba patrullando?

No, no era eso... el viento soplaba con tranquilidad, esa brisa daba un aroma familiar a alguien que pertenecía de su tierra, el Dorado. Ese mugriento pueblo que hizo sufrir tanto a su madre y a él... ¿acaso alguien lo había seguido hasta allá? ¿Cómo diablos alguien sabe quién es Reaper en realidad? Eso hizo titubear a su corazón, pero no podía quedarse ahí por mucho tiempo, tenía que moverse ya que estaba vulnerable a una emboscada y ese hombre que había asesinado a uno de sus clientes frecuentes estaba ahí. Podía sentir su presencia en ese callejón.

Justamente al voltearse escuchó unos disparos, uno... dos, tres, cuatro cinco y ¿seis? Diablos, en ese momento tenía que correr de ahí, ya que había revelado su posición, ahora que lo pensaba bien... fue muy mala idea, usualmente es muy discreto ¿por qué decidió gritar esta vez? No había tiempo para pensar en esas cosas, su cuerpo se volvió una sombra la cual flotaba hasta uno de los hogares, se posicionó en uno de los balcones de la casa. Afortunadamente, nadie estaba ahí, las ventanas se encontraban apagadas.  Una de esas balas habían impactado a Gabriel antes volverse un ser oscuro. El dolor comenzó a sentirse y la sangre comenzaba a brotar de la herida hecha con una bala. -Chingada madre... - dijo mientras veía la sangre que se encontraba en su guante, aquella bala lo había herido en la cadera, no podía moverse bien por el momento.

Ahora tenía que esconderse hasta poder juntar fuerzas. Solo sintió que las balas venían de los balcones de una de las casas de aquél callejón. Se arrastró, recorrió la ventana del balcón de la casa pero de manera sútil para evitar ser descubierto y entró a la casa oscura. Pudo levantarse y caminar con dificultad. Fue ahí que su rabia aumentó, alguien de el Dorado lo había seguido para terminar con su vida, pero... no sería tan fácil, daría pelea. Cargó sus escopetas, estaba dispuesto a dar una pelea - ¡Cabrón! Ven y acaba de matarme, pinche joto! - gritó para revelar su posición, dispuesto a darle una buena bienvenida con una ración de pólvora.



Gabriel Reyes
avatar
ira

Versatil
Homosexual

Volver arriba Ir abajo

Re: I remember you.... [Prv. Soldier 76]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.