Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Mensaje por Michelle&Raziel el Mar Ago 29, 2017 8:54 am

Calles de Paris,Primavera....



Una promesa es una promesa…o más bien una obligada forma de hacer que el arcángel compartiera tiempo también con ella.
Estiro los brazos llevando aquel bellísimo vestido color perla con zapatos del mismo tono cual “Lolita” de las nuevas modas japonesas de la época. Le resultaba tan encantador el uso de esta ropa en las jóvenes que simplemente ella por su edad cayo rendida a los pies de las mismas.
Todo parecía menguar las catástrofes hasta ahora, escogieron un sitio en que nadie en New London los viera: Paris. La ciudad donde la muchacha nació y se crio por varios años cuando era una total desentendida de su propia naturaleza, no negaría jamás el hecho de que la idea de su hermano comentándole que vinieran aquí simplemente le maravillaba…no deseaba ser una molestia pero bien: “acuerdos son acuerdos”, logró las metas que Remiel le impuso y se merecía un tanto más de crédito y atenciones por su superior.

-Remiel sama!, aquí quiero entrar.

Alzo la voz a unos metros del más alto justamente en la entrada de una imponente Boutique para damas. Si alguien los mirase desde este punto parecería una hermosa pareja de peliplateado sin embargo eso estaba muy lejos de la realidad; Michelle respetaba tanto el poderío del Arcángel como los profundos sentimientos que su hermano albergaba por él y en ella solo cabía el incondicional amor por los suyos, abrazar su fe…buscar el amor en quizás puntos desconocidos del propio paraíso.
Espero impaciente que su Maestro le alcanzara, sonriendo ampliamente con los ojos brillantes y el cabello tan largo tranzado a un lado de su cabeza, Raziel la había arreglado perfectamente para que se sintiera cómoda una vez más en la tierra, hoy era un día especial después de todo.
Jamás estuvo de manera tan casual y relajada con el mayor, tendría la oportunidad esta vez de aclarar las inquietudes sobre la “relación” o lo que ella entendía que ocurría entre los dos hombres con quienes compartía su vida ahora.




#ff99cc

#ffcc00
Michelle&Raziel
avatar
Ángeles

M:En cuerpo,alma...todo de mi le pertenece a Zadquiel sama./R: entramos en conflicto si hay detalles de algo innecesario.
M:Pansexual / R: Nicolausexual(?)
Ángeles (Mestizos Humana-Angel)

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Mensaje por Nicolaus Ackerman el Miér Ago 30, 2017 11:23 pm


Ya era la quinta vez que su ceño se fruncía durante el día, llevando su andar calmado por las calles francesas en compañía de aquella ángel que llevaba conociendo hace ya un tiempo considerable. Remiel era de esos ángeles que destacaban por su frialdad al momento de actuar y decir las cosas que pensaban, no midiendo sus palabras y pensando en la posibilidad de si llegase a dañar a un tercero o no; empero, no significaba que fuese un ser que careciera de sentimientos o que no cogiera cariño hacia algún semejante suyo en especial. Michelle era de esas pocas ángeles en las cuales le cogió un profundo cariño desde el momento en que la conoció, tal vez la dulzura y su actuar inocente en ocasiones fue que le atrapó por completo y despertó muy dentro suyo esa necesidad de protegerla que mantuvo guardado por más de varios siglos.
De por sí él no era alguien de mostrar fácilmente y menos delante de los demás cualquier sentimiento positivo que experimentase hacia alguien más, siendo alguien demasiado reservado en ese aspecto y distante de ser necesario para no volver a sentirlo. No quería perder su tiempo en sensaciones mundanas cuando había un objetivo mucho mayor por encima de todo.
No obstante, esa pequeña fue su excepción.

Hace un tiempo considerable que le había prometido a la muchacha pasar tiempo de calidad con ella aunque en un principio se había negado cuando la misma le había solicitado ir al mundo terrenal para ello, dejando ver esa conducta testaruda y amargada que tanto le caracterizaba por encima de sus restantes compañeros alados. Sin embargo, ante las insistencias de la albina menor, accedió a ello; aunque su odio sobre los seres que habitaban la Tierra era de un porcentaje mayor, no significaba que no visitase la misma de vez en cuando; después de todo, se trataba de una creación que el primer Dios realizó pero que, los mismos habitantes, destruyeron con el pasar de los años.

Aunque fuese un detalle de poco creer, era la primera vez para el arcángel que visitaba una ciudad del país francés y más aun encontrándose en compañía de alguien más, siempre era de moverse en soledad por cualquier lugar fuera de sus aposentos en el Paraíso, aquel sitio era su preferido por encima del resto y por el cual no tendría problemas de morir protegiéndolo.
Detuvo su marcha en un momento en el cual su mirada se posó sobre una enorme librería que yacía abierta al público, su mirada quedó completamente atrapada en aquel sitio en el cual se encontraban a la venta y vista de sus visitantes aquellos objetos que apreciaba en su totalidad. Los libros siempre fueron un escape para su persona de la asquerosa realidad que sus blancos ojos eran capaces de ver; era el único objeto por el cual elogiaba de forma seca a las creaciones vivientes que yacían en la Tierra. Añoraba de vez en cuando el añadir un ejemplar más a su enorme biblioteca, independientemente del idioma o género que el mismo tuviera, siempre sería grato y merecedor de su lectura completa. Sin embargo, antes de decidir por cuenta propia ingresar a aquel gran local, la voz característica femenina de su alumna le obligó a detener su andar en ese instante, dirigiendo momentos después su mirada pesada hacia la muchacha —Con calma, Michelle, aún tenemos tiempo para recorrer los locales disponibles.— Musitó calmado pero a su vez duro, regañando en cierta parte a la joven que, para esa fecha, portaba un atuendo que de por sí le entregaba una imagen dulce y limpia, un detalle que al ángel le había gustado. Pero, para su malestar, las miradas masculinas que pasaban por el sitio se posaban en la delicada figura de la menor, despertando con ello ese lado protector que no dudaba un segundo en demostrar de ser necesario. No permitiría que ningún pecador colocase una mano sobre el cuerpo de ella.

Sus facciones se endurecieron al percatarse que un par de hombres a la distancia no apartaban su mirada de la menor, ya a este punto tocando el límite pequeño que su paciencia y tolerancia tenían. Era increíble como los seres humanos y no humanos podían caer fácilmente en la tentación, independientemente de si la otra parte lo hacía de manera intencional o no. Sinceramente, el arcángel, deseaba de una vez por todas radicar aquella creación errónea que su primer superior había realizado. Fallas como esas no merecían existir más en la Tierra.
Apresuró su andar sin disimulo hacia la albina más baja, situándose tras ella una vez que estuvo a su lado y colocar ambas manos sobre los descubiertos hombros que el vestido que esta portaba dejaban ver, no midiendo en ese momento la presión de sus falanges sobre la delicada y tersa tez que esta poseía, —Ingresemos de una vez.— Ordenó, menguando en ese entonces su agarre sobre el cuerpo de la impropia y empujar sutilmente a la misma para que fuese la primera en ingresar; con tal de que aquellos extraños dejasen de verla, era capaz de llevársela lejos en ese momento de ser necesario.
El ángel sólo deseaba proteger esa dulzura, simpleza e inocencia que su fiel alumna tenía. Ángeles con esas características eran las principales víctimas de aquel mundo completamente manchado por el pecado.



   
Nicolaus Ackerman
avatar
Lider Ángel

Asexual
Ángel [Arcángel]

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Mensaje por Michelle&Raziel el Dom Oct 15, 2017 10:38 pm

No mantendría quieta esa ansiedad para recorrer hasta la última de las tiendas donde la ropa de estilo “Lolita” moe japonesa se hiciera presente. Muchos mencionaban que ese estilo oriental se dejó influenciar por las prendas europeas con toques sumamente dulces a comparación de las actuales vestimentas de última temporada. Cosa que a Michelle no gustaban de ninguna línea, siempre había vestido de la manera infantil sin percatarse que esto también se consideraba provocador en la mente de gente más oscura que su propio círculo cercano. Por ello y más jamás salía sola de casa o escuela, bajo la sombra de su hermano que simplemente buscaba su total protección y que no cometiese los mismos asquerosos errores que él mismo con las mujeres que conoció a lo largo de su vida mortal.
Cegada por la belleza de la tela en el escaparate presente de los vestidos no era consciente de su alrededor mas solo asentía a las palabras del mayor, buscaría también un obsequio para su hermano y cuando tuviera oportunidad  preguntar al arcángel sobre lo que el sentía…siempre temía hacerlo pero para ella su hermano era lo primero en la lista cada instante, si su corazón era roto otra vez moriría con él aquel sentimiento ante cualquier otra persona. Por eso y más se encargaría de protegerlo o al menos prepararle al golpe en un futuro no muy lejano; así era Raziel incapaz de llegar a un límite soportable un amor no correspondido, Michelle pensaba que toda persona tenía un nivel de tolerancia frente a ello, nadie era capaz de guardarlo por siempre y saldría a luz tarde o temprano.

-¿Remiel sama?, ¿ocurre algo malo?

Consulto cuando las manos del más altos e posaron sobre sus hombros y provocaron que la albina se encogiera de hombros por la presión en esa zona, observo al frente cuando le indico que avanzara. Quizás el hombre se había aburrido un tanto de no comprar absolutamente nada y regresar al paraíso era la  siguiente parada, cosa que le desanimo un tanto.
Ya dentro sus orbes se abrieron en una expresión de asombro con ambas manos sobre su amplio pecho, jamás había visto una tienda con tanta variedad en colores y estilos. Si alguna vez tenía la oportunidad de volver seguro con Raziel podría escoger algo para su madre también…cosa difícil solo de mencionarla al ángel le molestaría pero al fin y al cabo era la mujer que los trajo al mundo nada podía hacer con el amor que sentía hacia su desquiciada madre.

-Tantas cosas, debo llevarle algo a mi hermano también de la sección masculina pero…primero quiero ver vestidos y también…

Bajo la mirada jugueteando con sus dedos inquieta, nunca le había ocurrido esto para pedirlo pero no era su hermano este hombre era su superior y maestro…trago saliva.

-Bragas…necesito.

Murmuro muy por lo bajo apenándose de sobremanera. ¿Qué pensaría ese sabio arcángel con su petición?, temía que ahora si le jalara de regreso al paraíso pero no era nada malo…simplemente quizás incómodo.



#ff99cc

#ffcc00
Michelle&Raziel
avatar
Ángeles

M:En cuerpo,alma...todo de mi le pertenece a Zadquiel sama./R: entramos en conflicto si hay detalles de algo innecesario.
M:Pansexual / R: Nicolausexual(?)
Ángeles (Mestizos Humana-Angel)

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Mensaje por Nicolaus Ackerman el Mar Oct 31, 2017 4:52 pm


Michelle era de esas pocas ángeles en las cuales le cogió un profundo cariño desde el momento en que la conoció, tal vez la dulzura y su actuar inocente en ocasiones fue que le atrapó por completo y despertó muy dentro suyo esa necesidad de protegerla que mantuvo guardado por más de varios siglos.
De por sí él no era alguien de mostrar fácilmente y menos delante de los demás cualquier sentimiento positivo que experimentase hacia alguien más, siendo alguien demasiado reservado en ese aspecto y distante de ser necesario para no volver a sentirlo. No quería perder su tiempo en sensaciones mundanas cuando había un objetivo mucho mayor por encima de todo.
No obstante, esa pequeña fue su excepción.

Hace un tiempo considerable que le había prometido a la muchacha pasar tiempo de calidad con ella aunque en un principio se había negado  cuando la misma le había solicitado ir al mundo terrenal para ello, dejando ver esa conducta testaruda y amargada que tanto le caracterizaba por encima de sus restantes compañeros alados. Sin embargo, ante las insistencias de la albina menor, accedió a ello; aunque su odio sobre los seres que habitaban la Tierra era de un porcentaje mayor, no significaba que no visitase la misma de vez en cuando; después de todo, se trataba de una creación que el primer Dios realizó pero que, los mismos habitantes, destruyeron con el pasar de los años.

Aunque fuese un detalle de poco creer, era la primera vez para el arcángel que visitaba una ciudad del país francés y más aun encontrándose en compañía de alguien más, siempre era de moverse en soledad por cualquier lugar fuera de sus aposentos en el Paraíso, aquel sitio era su preferido por encima del resto y por el cual no tendría problemas de morir protegiéndolo.
Detuvo su marcha en un momento en el cual su mirada se posó sobre una enorme librería que yacía abierta al público, su mirada quedó completamente atrapada en aquel sitio en el cual se encontraban a la venta y vista de sus visitantes aquellos objetos que apreciaba en su totalidad. Los libros siempre fueron un escape para su persona de la asquerosa realidad que sus blancos ojos eran capaces de ver; era el único objeto por el cual elogiaba de forma seca a las creaciones vivientes que yacían en la Tierra. Añoraba de vez en cuando el añadir un ejemplar más a su enorme biblioteca, independientemente del idioma o género que el mismo tuviera, siempre sería grato y merecedor de su lectura completa. Sin embargo, antes de decidir por cuenta propia ingresar a aquel gran local, la voz característica femenina de su alumna le obligó a detener su andar en ese instante, dirigiendo momentos después su mirada pesada hacia la muchacha —Con calma, Michelle, aún tenemos tiempo para recorrer los locales disponibles.— Musitó calmado pero a su vez duro, regañando en cierta parte a la joven que, para esa fecha, portaba un atuendo que de por sí le entregaba una imagen dulce y limpia, un detalle que al ángel le había gustado. Pero, para su malestar, las miradas masculinas que pasaban por el sitio se posaban en la delicada figura de la menor, despertando con ello ese lado protector que no dudaba un segundo en demostrar de ser necesario. No permitiría que ningún pecador colocase una mano sobre el cuerpo de ella.

Sus facciones se endurecieron al percatarse que un par de hombres a la distancia no apartaban su mirada de la menor, ya a este punto tocando el límite pequeño que su paciencia y tolerancia tenían. Era increíble como los seres humanos y no humanos podían caer fácilmente en la tentación, independientemente de si la otra parte lo hacía de manera intencional o no. Sinceramente, el arcángel, deseaba de una vez por todas radicar aquella creación errónea que su primer superior había realizado. Fallas como esas no merecían existir más en la Tierra.
Apresuró su andar sin disimulo hacia la albina más baja, situándose tras ella una vez que estuvo a su lado y colocar ambas manos sobre los descubiertos hombros que el vestido que esta portaba dejaban ver, no midiendo en ese momento la presión de sus falanges sobre la delicada y tersa tez que esta poseía, Ingresemos de una vez. Ordenó, menguando en ese entonces su agarre sobre el cuerpo de la impropia y empujar sutilmente a la misma para que fuese la primera en ingresar; con tal de que aquellos extraños dejasen de verla, era capaz de llevársela lejos en ese momento de ser necesario.  
El ángel sólo deseaba proteger esa dulzura, simpleza e inocencia que su fiel alumna tenía. Ángeles con esas características eran las principales víctimas de aquel mundo completamente manchado por el pecado.



   
Nicolaus Ackerman
avatar
Lider Ángel

Asexual
Ángel [Arcángel]

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu es ma Princesse et je t'aime plus que tout-PRIV REMIEL-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.