Óleo sobre lienzo [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Óleo sobre lienzo [Libre]

Mensaje por Día. el Mar Sep 19, 2017 10:20 am

Óleo sobre lienzo

Haz click sobre el gif para música ambiental.



"El arte debe hacer eterna a la naturaleza en nuestra imaginación." - Paul Cézanne



La inalterable condición de subjetividad del arte. La autenticidad de cada obra, lo que las hace únicas, y lo que las hace especiales. A veces incluso el contexto es importante. El dónde, el cómo, el por qué...

Para Día no existía nada de eso. Solo el placer de dejar salir lo que hay en su cabeza.

El tiempo se plegaba y desaparecía para aquella artista mientras mezclaba las pinturas en su paleta con la espátula. Los colores ocres y cobalto predominaban en la gama que había escogido especialmente para la ocasión. Su posición era recta sobre la silla alta, manteniendo el porte de quien dedica extensas horas a la manutención de su postura a la vez que trabaja en algo más. Sus manos, finas, ligeras, pero callosas en las yemas, y movían con experticia la herramienta que sujetaba. La pigmentación en sus yemas era notable, fruto de los largos siglos ensimismada en sus lienzos vacíos, y en su gran gusto por rellenarlos. A su alrededor se apilaban numerosos materiales, entre los que un novato podría distinguir distintos tubos de pintura, lápices, acuarelas y alguno con más experiencia podría ver los pasteles e incluso los pigmentos puros almacenados en tarros.
Ah... Pero había escogido pintura al óleo. ¿Había algún motivo en concreto? Definitivamente no.
Un aura bucólica envolvía la figura femenina que se hallaba al contraluz de una ventana rota. Aquel hangar abandonado tenía un aire viejo, viciado, quizás incluso algo polvoriento y definitivamente no era un lugar bien iluminado, mas se mantenía en condiciones estables por algún motivo. Tomó una brocha fina entre sus dedos y sus primeras pinceladas fueron toscas, descuidadas, pero igualmente medidas. No sería mucho más tarde cuando hubiese tiznado casi por completo de aquel naranja la superficie de trabajo. El espacio restante, lo manchó de grises y azules, dando un aspecto abstracto a lo que era la primera fase de su trabajo.

Trabajaba de forma metódica pero relajada. Absorta. Sus ojos rojizos bailaban al son del pincel que se deslizaba por aquella tela espesa apoyada en el caballete. Sus labios se fruncían en señal de su concentración, una vieja manía. Sus pinceladas daban un aspecto casi tridimensional a aquel cuadro, movimiento, brillo, vida. Aun sin estar terminado, lo que se podía observar era una técnica impresionista casi impecable. El agua parecía estar en movimiento, y el viento mecer las hojas de aquel gran árbol de otoño. Y sin embargo solo se trataba de una imagen quieta, estática.
El pincel se le resbaló de las manos, cayendo al suelo, atreviéndose a profanar la belleza de su inconcluso cuadro con una línea de azul oscuro en vertical sobre el reflejo de la vida vegetal representada. Lo observó caer, sacada a la fuerza de su estado de concentración. Apretó los labios, indecisa. ¿Debería bajar a por él?

...

Pudo pasar perfectamente una hora desde que el objeto cayó, y la peliblanca seguía con la mano en alto, en la misma posición, con las pupilas clavadas en este. Así, pausadamente, sin prisa alguna, comenzó una secuencia de movimientos torpes, lentos, cuidadosos, que llevaron al descenso de la silla, a volver a tener los pies sobre la tierra. Se agachó a tomar el mango del pincel, y entonces fue cuando percibió una sombra. Una presencia ajena a aquel tranquilo lugar, gris y silencioso. Enfatizada su calma, aquel simple gesto de recoger el pincel le había llevado por lo menos quince minutos. Para cuando se levantó y giró, veinticinco. Escudriñó los rincones de la habitación, en busca de un rostro o un cuerpo al que dirigirse. No esperaba ninguna visita hoy. No había sido notificada de que fuese a llegar nadie. ¿Quizás una persona curiosa acerca de los rumores? ¿Alguien interesado en su poder? ¿Un alma en busca de refugio? Le daba igual.

-¿Qué deseas?-

Su voz era suave, melodiosa, sin fuerza apenas, pero lo suficientemente potenciada por la reverberación de la sala como para ser oída desde cualquier rincón. No implicaba amenaza, solo una saludable curiosidad acerca de las intenciones de su visitante.
Día.
avatar
pereza

Ángel caído

Volver arriba Ir abajo

Re: Óleo sobre lienzo [Libre]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 02, 2017 4:59 pm

— Q, necesito localizar su ruta, ahora… o se escapara
La señal esta inoperable, parece que me bloquearon el acceso al satélite
— El tiempo corre Q
Por supuesto, voy a tener que situarme en un lugar que aísle la polaridad de las ondas electromagnéticas que me bloquearon el acceso
— ¿Cuánto tiempo?
Treinta minutos. Estaré informándote de la reconexión
— Enterado

New London, se vuelve más apacible de día, las ratas se esconden de la vista, escondiendo sus dientes, dejan de roer los cimientos y duermen aparentemente bajo la luz, ocultas en la oscuridad. Eso es lo que creen las personas, al menos las que van por ahí difuminando sus sueños con la realidad. Es fácil perder de vista los puntos clave mientras relajas tu vista de las sórdidas historias que escuchas, es muy fácil, dejarse llevar por el pecado y formar parte de él, es sencillo y tentador. La humanidad dejo de ser pura, dejo de ser lo más fascinante en este mundo desconocido, pues el miedo a trascendido, ha mutado en algo nuevo e inescrutable.

El joven de anteojos contenía el aliento sujetando una portátil, el aire caliente de sus pulmones que salía disparado por su boca, dejaba ver que estaba agitado corriendo por largos minutos, su presión arterial era estable y sus niveles de stress estaban estables, pero a pesar de ello, a pesar de que se había cerciorado de cada uno de los detalles a le quedaba varias preguntas, algunas ideas venían y se esfumaban. Los minutos corrían y lo hacían a contra reloj. Tambien y por supuesto lo hacían para el servicio de inteligencia, pues la sola conexión de cierta memoria de almacenamiento comprometería datos muy relevantes a cerca de cierto lugar donde se tiene “cierto” código para la activación y lanzamiento de una docena de ojivas nucleares. El joven frente con el ordenador sabía que era vital reconfigurar la señal y triangular la posición del dispositivo que había caído en manos desconocidas. El joven, ya a sus veinticinco años corría una gran responsabilidad, pudo estudiar algún otro doctorado, puedo haber conseguido un trabajo respetable para una compañía de investigación, sin embargo, él está ahí, jadeando mirando a ambos lados, intentando conseguir una epifanía. Sin embargo, hasta a los más ingeniosos e intelectuales se les escapa de las manos cuando se trata de materia fantástica, cuando el ocultismo y el misticismo se unen. Ahí, justamente ahí, cuando entramos a terreno desconocido es cuando nuestro miedo muta, desarrollando la curiosidad

No fue hasta luego de unos minutos que pudo visualizar una estructura metálica vieja, el metal corroído por algunas partes, con un aspecto decaído y desgastado. Una obra de ingeniería y arquitectura que al parecer ya había cumplido su cometido muchos años atras en el pasado y ahora solo espera que el tiempo haga lo suyo. “Quizás el grosor de la superficie sea el indicado para bloquear las ondas electromagnéticas” Pensó el joven barriendo el terreno con la vista. No había tiempo que perder. Se adentró con el portátil en mano y su mochila. Lentamente se abrió paso entre las oscuras habitaciones sin dedicar su atención a ninguna en particular, cuidadosamente evitó las superficies punzocortantes y sucias para evitar daños en su vestimenta. El interior era extraño y no era por la poca presencia de luz ni la apariencia interior de la estructura, el aire se sentía extraño con una sensación de pesadez y frialdad. No era un sentimiento esperanzador para el joven, sin embargo, el quería creer que todo se trataba de episodios distópicos de su percepción pues es una equivocación creer que el horror se asocia inextricablemente con la oscuridad, el silencio y la soledad.

Dobló hacia la derecha hasta toparse con un cuarto totalmente diferente, una apariencia desgastada por toda su extensión y una miscelánea de útiles para pintar. Cuadros por aquí y por allá… era como un estudio abandonado, perteneciente quizás a un artista perseguido a quien no le afligía dejar todo atrás para dirigirse a una nueva vida, o al menos esa era la impresión que le había causado al joven. Sin embargo, no había tiempo que perder, no hay tiempo para vislumbrar cada color y monocroma de esta habitación, no había tiempo que perder abstraído en el exterior. Asi que con una nueva actitud renovada por su sentido del deber el joven apoyo su portátil en una mesa de madera que estaba parcialmente libre, la abrió, deslizo el cierre de su mochila y saco una antena de fibra de carbono de no más de un metro de longitud, apuntando hacia arriba y comenzando a aporrear el teclado de su ordenador y ¡Voila! Conexión restablecida y triangulación de la señal del dispositivo correctamente enviada al agente de campo a quien el joven de anteojos brindaba soporte.

Coordenadas enviadas, Mr. Gawain.
                                                    Q.

Finalmente, luego de apretar la tecla correspondiente para que se enviara el mensaje a su destinatario es cuando él tuvo la sensación de escuchar un pequeño chasquido fino y agudo, el sonido no era metálico y descartaba cualquier movimiento en la estructura, sin embargo, él quiso dejarlo pasar inadvertido, pues nada a su alrededor se perturbo, a pesar de alzar la vista y mirar a sus alrededores rápidamente, no detectó movimiento “Mis imaginaciones” se reprochó a sí mismo y volvió la vista su ordenador, nuevamente el destino haciendo una jugarreta al humano para no darse cuenta que una figura misteriosa se deslizaba cuidadosamente de una silla, ajena a su presencia, ajena a su tiempo y a su entendimiento.

El destino es juguetón y engañoso sin embargo no cruel, pues una voz frágil y fantasmagórica le acaricio los oídos como un susurro que viaja a través del aire viciado del lugar. Esto provocó una reacción en cadena sorpresivamente estoica en el joven, quien aparentemente se había quedado petrificado al escuchar ese suave contraste fonológico. Lentamente como casi un autómata dirigió su mano derecha a su cinturón donde portaba una Walther PPK (Pistola semiautomatica). El tacto le resultaba suave y cada curva del arma era poesía ingenieril para el joven quien la tocaba dubitativo ante respuesta de aquella voz femenina, retirándole el seguro lentamente y con un brusco movimiento apunto hacia la dirección de donde venía la voz apreciando mucho mejor su entorno.

Lo que vio abrumó sus sentidos en una inmensidad de unos cuantos segundos, era una presencia abismal, infinita e incalculable. El ambiente desprendía una sensación esotérica junto al paisaje en acuarela tras ella que enmarcaba su figura. "Ella" era blanca y muy pálida con unas ropas holgadas y extrañamente remotas de este siglo con una expresión humana en su rostro desprovisto de cualquier expresión, unos insondables ojos rojizos que miraban desde la mediática oscuridad. En esos pocos segundos que el joven mantuvo la mirada en su presencia dudo en jalar el gatillo, se olvidó de su actual situacion, se olvidó de las coincidencias y puso en tela de juicio su indudable coeficiente intelectual ¿Se trataba de otra alucinación? ¿Me habrán drogado con un narcótico alucinógeno?

No… esto era tan real como la oscuridad, el silencio y la soledad que había en el lugar…

Solo… es una casualidad — Las palabras se le deslizaron entre los labios al joven, intentando realizar las sinapsises correctas para poder entender lo que sucedía, pues algunos segundos más tarde habría disparado por acto reflejo contra esa figura a pesar de lo apacible que parecía. Su ávida lengua estaba guardada y sin señales de vida, su raciocinio trataba de explicar ¿Cómo es que no notó a una persona aquí? Entre otras preguntas que se hacía, entre otras más descabelladas como llegar a pesar de que existe la remota posibilidad de ver fantasmas en pleno día. Sin embargo… lo sabía y quizás muy en el fondo sabía que no estaba en compañía de una “persona” en todas sus facultades, pues el… a su corta edad había visto ya algunas cosas que uno lo podría considerar imposibles.
Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Óleo sobre lienzo [Libre]

Mensaje por Cassandra Reyes el Mar Oct 03, 2017 2:48 pm

Óleo sobre lienzo


¿Dónde me hallo?
No lo sé.
¿Mas, a dónde voy?
Tampoco lo sé.
¿Es este el final?
Lo dudo mucho.


Los finales están hechos para ser agridulces.

Aun así,
aún siento,
aún respiro,
aún me muevo.
¿o es todo una ilusión?


Recuento mis pasos como un camino empedrado,
Y todo lo que encuentro no deja de ser polvo,
Polvo, mucho más vacío que antes, sólo polvo.
¿Y las cenizas? No son sino lo que nos aviva.
La muerte, el dolor, lo que se escapa: la vida.


Debo seguir adelante.

Paso mis dedos, blancos como la cal,
y el olvido no me responde.
¿Me ha olvidado ya el mundo?
¿O me he olvidado yo de ellos?

Toco mi pecho y noto que aquí
poesía es lo que reside.
Pero ha pasado ya demasiado tiempo,
he dejado de ser la estilográfica más bonita,
ya no pinto este mundo vacío de color negro
desde que fui pintada en blanco.


Sonrío, aún con todo, no estoy sola.
Creí estarlo durante horas:
he visto la luna guiñarme su único ojo,
he visto al sol darme fuego bajo una farola.
he visto las nubes llorar sobre mí.
Aún con todo, no he visto nada así.


Un trazo, una línea.
Un nuevo mundo.
Un lienzo. Lleno de vida.
De la que a mí me falta.


No. No está vivo. Eres tú quien, como observadora, lo está dotando de vida. El cuadro está muerto, como una fotografía.

Y aún así no estoy tan segura.
¿El hecho de estar inmortalizado
lo convierte ya en muerto?
Si, irónicamente, lo doto de vida,
dejará el mundo del sueño
por unos instantes y vendrá a mí.
Y se revelará.
Y tendrá sentido.
Y me hablará.

Querido lienzo,
escribo esta carta verbal para ti.
Nunca admiré el arte como debí.
Nunca llegué a llorar con Rembrandt.
Nunca me inspiré con Leonardo.
Nunca transcendí en vida,
como Santa Teresa.

Soy un resquebrajo de la vida,
admirandote como nunca hice.
Has sido tallado con esmero.
¿Serás tú el Cain de tus hermanos?
¿Matarás a tus hermanos
con sólo tu belleza?
¿Te despreciará tu creadora?
¿O vivirás refugiado en el perdón?

Querido cuadro,
ese trazo azul que te recorre
ese trazo que mancha la imagen
esa mácula que corrompe todo
ese será tu mayor pecado.
Atentar contra la quietud.
Vivirás siendo la oveja negra.
Y se te recordará por ello.

¿Y toda esa naturaleza muerta?
Ese otoño no volverá a ser igual.


Querido arte,
he de dejarte.
No porque quiera.
Sino porque deba.,
La prosa me arrastra.
Pero no por ello
te olvidaré.

Volveré a por ti en un momento.
No me eches de menos.


Aquella visión, aquel cuadro...
No quería interrumpirla, claro que no. Pero se ha tenido que dar cuenta ya. Algo tan poco cotidiano no lo puede expresar un humano, no un simple humano. Tal vez no haya querido darse cuenta, tal vez ambas nos habremos visto y sin decirnos nada, hemos disfrutado una de la presencia de la otra. Quién sabe.
He dado vueltas por el recinto entre un momento y otro para ver cómo era un resultado comparativo de su progreso a saltos. Si observas algo crecer poco a poco, nunca te darás cuenta de que finalmente ha crecido. Es en el salto de etapas cuando percibes las cosas y los cambios.
¿Pero qué voy a saber yo, si solo soy un Fantasma?

Es ahí cuando le veo. tecnología en sus dedos, pistola en mano, listo para matar. Pero, ¿sabía de verdad que la podría matar? Las armas están para ser empuñadas y usadas para matar. Me gusta fantasear con la idea de que no soy la única inmortal aquí. ¿Por qué lo sospecho? Por su expresión, por su melancolía.

Cualquier artista que se precie se dejaría manchar por sus propias obras. No hacerlo significaría rechazar la idea de que lo que hayas engendrado  haya hecho mella en ti, de que solo sea un producto más.
Quiero oirlos hablar, quiero oirlos sentir y vivir. Esto puede que no acabe bien. Y seré partícipes de su tragedia. Pero por ahora dejadme ser la voyeur de este romance que aún no sabe que es un romance. Dejadme disfrutar de la muerte antes de que se sepa que esto es un asesinato. Sólo un poco más, y después, actuaré con vosotros, mi querido público.



Cassandra Reyes
avatar
pereza

Versatil
Pansexual
ゆうれい (Ghost)

Volver arriba Ir abajo

Re: Óleo sobre lienzo [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.