Antes de la herida - Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antes de la herida - Libre

Mensaje por Invitado el Vie Sep 22, 2017 12:11 am


«16 de octubre de 1793 -Francia»

Se podía decir que no era un buen día para la familia Real, casi todos se habían envuelto en llanto, al menos todos menos Oscar, oculto en el cuerpo de una mujer. Pero no lloraba de manera lamentosa o pasible, su rostro era inexpresivo en el funeral. La madre era quien más lo lamentaba y había sido una fortuna que viniera a Francia, donde ella había residido. Los parientes eran lejanos, pero a pesar de eso aquellos sentimientos los invadía, un huracán dentro de ellos. Otros eran unos desgraciados, claro los hermanos podían serlo pero con esa semblanza de justicia-. Un par de “primos” cotilleaban sobre la frialdad de Oscar, era una sensación enferma ya que todos sabían que él era tan cercano con ella, que su sonrisa resplandecía tan hermosamente a su lado, un niño que estimaba a esa persona mayor, pero no, ellos soltaban veneno, que todo lo que había hecho era una falsedad para quedar bien con ella y conseguir esa codiciada herencia. Ese nido de víboras te podía deformar cualquier cosa mientras vieran un pequeño error.

No le importaba las demás personas, quería estar con él todo el tiempo que fuera posible. Terminada la ceremonia se quedo contemplando el ataúd. Seguramente tú también lo harías si vieras a lo que confesarías como amor, ahora era nada más que palabras que se iban a enterrar. Alguien con quien siempre eras tan unido. Así era como Oscar perdió gran parte de su vida ese día. El clima empeoraba, la temperatura descendía pero él permanecía ahí contemplando, ignoró a la familia que se retiraba, solo quería quedarse. Sin importar el tiempo no lloraba, ni una gota salada salía de sus ojos.

Estando enfrente de esa lapida, murmuro esas palabras que cualquiera le dolería decir <>, tan distante y sin saber que tanto iniciaría su soledad.

Enfrente de un entierro que ni siquiera era de él, porque para nadie fue una persona importante y así darle tal ceremonia, solo era una muerte más en el campo de batalla. Solo Oscar miraba el entierro de la reina de manera simbólica, como si él también estuviera ahí.

La última presencia fue la dama de rubio que nadie conocía.



{…}
«16 de octubre de 2072 –New London»


Su cuerpo se había movido sólo, ni el mismo se dio cuenta que ahora traía un ramo de rosas, tan hermosas, mientras atravesaba un parque pero solo cuando recordó a su ¿amante?... Terminó sentándose en una de las bancas. En un ahogo de dolor, que solo su interior lo demostraba. Sin duda, ningún movimiento más que contemplar, el paisaje de un lugar tan verde oscuro, todo el cielo oscuro y la lluvia que provocaba que se tornara más brilloso cada objeto. La gente que pasaba lo miraba extraño, no siempre te topas a un joven tan hermoso, de cabellera rubia y unos hermosos risos, vistiendo traje negro además de rosas rojas debajo de la lluvia sin ningún paraguas. Era de contemplarse pero su gesto desganado provocaba un leve temor.

La lluvia aun caía mientras se mojaba por completo, más aun podía soportar el ver tanta cantidad de agua, estaría más tranquilo si se sumergiera en el mar…. Espera, en ese mismo instante en que deseo al mar sus ojos comenzaron a inundarse de lágrimas, no lo entendía pero mejor lo dejo así mientras cerraba de ellos y sonreía. Solo pensando en el dolor.

Invitado



Volver arriba Ir abajo

Re: Antes de la herida - Libre

Mensaje por Alex B. el Lun Sep 25, 2017 2:32 pm



El impermeable amarillo que traía puesto no solía ser suficiente cuando llovía, por alguna razón las lluvias eran un poco más abundantes los últimos días, por lo que aparte de esas botas plásticas y el impermeable, también cargaba un paraguas que  la cubría bastante bien.
Realmente le preocupaba mucho llegar a casa, pues tenía mucho trabajo aun que hacer en la pastelería. Si bien aún estaban arreglando lo del departamento que se había perdido en el incendio, su local era su hogar momentáneamente.

Mientras caminaba pensaba en la ironía que sufría. Mientras que su moderno departamento, junto con el edificio, se habían perdido casi al 80% y se esperaba una reconstrucción total del edificio, la casa clásica del siglo XIX de sus abuelos, que era donde tenían la pastelería, había sufrido daños mínimos, aunque esa ironía realmente, ahora era buena.
No miraba mucho al frente, pues aquel artefacto que la cubría de la lluvia era sin  duda grande y le impedía un poco la vista al frente, pero fue entonces que se detuvo repentinamente, elevando un poco su protección pastica y mirando hacia una figura trajeada, sin duda parecía una hermosa mujer…u hombre, realmente nunca se sabe.

—¿Estas bien?— Pregunto la morena mientras se colocaba a un lado de aquella hermosa persona y lo cubría con el paraguas impidiendo que se mojara mas, pero aun así seguía preocupada por aquel rubio ser. Sus instintos animales le gritaban que estaba afligida o tenía un pesar, pero no sabía bien que causaba aquello o si eso era del todo cierto. Después de todo, al ser hibrida su lado animal podía entender de emociones, sentirlas, pero nunca estaba segura si funcionaban de aquella manera.

Mientras le cubría seguía mirándola, esperando su respuesta, aunque seguramente se estaba metiendo en donde no la llamaban, así que no sería raro una respuesta hostil.
Alex B.
avatar
gula

Bisexual con preferencia por los hombres.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.