Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Sáb Oct 21, 2017 9:02 pm



¿Qué pasó durante esa noche luego de beber tanto? A decir verdad, no lo recuerda. Lo que sí recuerda y sin problema alguno fue la resaca de campeonato que la dejó en cama por todo el día siguiente. Una sed que le hacía sentir la boca como un desierto en medio de África, una sed propia de un perdido en medio del mar y un dolor de cabeza tal que es capaz de jurar que alguien le dio con ladrillos antes de dejarla tumbada en su casa. Una noche sin duda divertida con no tan divertidas consecuencias. Lo bueno de esa noche es que ha conseguido un nuevo y especial amigo. Fye le cae bastante bien, le agradó desde el principio y desde ese día le manda un mensaje o selfie cada tanto. Con su edificio universitario recientemente en funcionamiento, ha regresado a clases de manera más activa, lo que le ha dejado libres únicamente los fines de semana.

Lo bueno de tener una cabeza hecha para el estudio es que realmente necesita poco repaso de sus clases prácticas. No tarda en ir a hacer servicio a algún hospital y sabe que esa será una verdadera prueba de fuego. Luego sigue su especialización en pediatría. Bueno, nadie la mandó a estudiar algo tan complicado y absorbente como la medicina, pero es algo que le gusta, y mucho.

Es sábado por la mañana y, al descubrir que ha acabado con su tarea antes de lo previsto y tiene ese día libre, de inmediato se da una ducha, se viste cómoda y sale de casa a dar una vuelta por la ciudad. Y como nada le impide comunicarse con ese nuevo amigo, toma su móvil y la manda un mensaje, algo sencillo: "Oye, descubrí que tengo el día libre, ¿quieres ir a comer y luego al parque? Creo que podemos dejar el licor para otro día". Va de salida de casa y mientras va a la estación de autobús en espera de su respuesta, pues cree que el día es hermoso para ir a pie y no en motocicleta. No pasó demasiado antes de que su móvil suene. Es Fye.

¡Hola, hombre! ¿Estás libre? Quería invitarte algo de papas y pescado, ¿qué dices? Luego podemos ir a otro lado, ¿vamos?


Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Mar Oct 31, 2017 8:13 pm



The Promise


Hacía mucho tiempo que no se había embriagado de aquella forma, sin duda las copas de más le pegaron duro al punto de olvidar lo sucedido pero no por eso olvidar a quien seria su nueva amiga. Los días siguientes la pasó de lo mas normal, el trabajo como florista no traía mucho ingreso pero era algo que amaba pero casualmente los fines de semana eran los días con menor trabajo y es por eso que podía darse un respiro, un tiempo para descansar. Aunque. . . No había mucho que hacer si tenía que ordenar su tienda, vaya flojera. . . Si Fye cayera seguro seria por la pereza.

Se vistió con ropas sencillas para empezar con su labor. Tenía que lavar algunos jarrones y tirar algunos tallos que de nada le servían, algo triste pues estas pertenecieron alguna vez a bellas flores. Justo cuando se disponía a recoger el primer jarrón su móvil sonó afirmándole la llegada de un nuevo mensaje, al fijarse en el remitente no pudo evitar sonreír como un niño. Entonces llegó su encrucijada. Miró su teléfono y luego al desastre de su tienda. . . hizo eso al menos unas cinco veces ¿Qué sucedió después?  Pues terminó llamando a su amiga.

¡Nini! Que gusto hablar contigo, siento que ha pasado tanto. — De hecho un poco pero como sabrán a este ángel le gustaba mucho exagerar las cosas, quizá mucho en realidad. — Hahaha Claro que quiero salir. . . pero tu propuesta como que no me convence del todo ¡Mejor vamos por algunos postres! —Y es que comer cosas como pescado o papas eran un completo martirio. No era broma decir que Fye vivía a base de dulces, caramelos, galletas y pasteles. Quizá por eso estaba tan delgado. —Uhm. . . Espérame unos minutos. Voy a cambiarme de ropa y te espero en. . .pues donde estés. — Un ángel de lo mas sencillo.

Una vez acordado la zona de encuentro no tarda en subir corriendo a la segunda planta pues resulta que su hogar también era el mismo que el de su trabajo en muchos sentidos conveniente. Buscó en su armario ropa de lo más sencilla, pantalón negro y una camiseta manga larga en tono gris. Se vio a través del espejo para verificar que todo estuviera en su lugar. . . menos el desorden que tenía en la primera planta, ese se quedaría asi por lo menos hasta el domingo. Sin darle muchas vueltas al asunto bajó por las escaleras de caracol exteriores y una vez en suelo firme corrió al pinto de encuentro. Apenas vio a su amiga a lo lejos el ángel estiró su mano para que la viera en medio de la multitud ¿No es eso adorable?  Era como un pequeño niño. —¡Nini! ¡Nini! ¡Aquí!  —Cuando le dio alcance se agachó un poco y sujetó sus rodillas pues el aire habia escapado de sus pulmones. — Hehehe Supongo que no estoy acostumbrado a tanto entrenamiento físico. Entonces. . . ¡Yo voto por ir a por pasteles! —Levantó su mano muy en alto como si estuvieran en algún tipo de votación y claro que tenia pensado ganar. — Y esta vez invito yo. . . Aun no pago lo que te perdí en aquel encuentro. Je.
Enyd| Lugares Varios  



Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Sáb Nov 04, 2017 8:28 pm



Su amigo es entusiasta y tan animado como ya aprendió que es. Sin duda un buen tipo al que vale muy bien la pena seguir viendo. Eso piensa Enyd y eso piensa hacer. Estando en New London cada buen aliado y amigo cuenta mucho. Tiene muchas cosas qué contarle a Fye y seguro que ese hablador ángel tiene cosas qué contarle por igual. Apenas escucha la vivaracha voz al otro lado de la linea, sonríe y toma sus llaves para salir de casa de una buena vez.

Salgo de casa apenas, pero no estoy muy lejos de la zona centro de la ciudad, podemos vernos cerca del andén del subterráneo o en la estación de autobuses —propone mientras sale corriendo de casa—. Iremos por los postres que quieras, nos vemos entonces en la estación —apenas queda de acuerdo, sale corriendo. Y al menos ella, que tiene entrenamiento de batalla, mas actividad física y que gusta de andar vagando por la ciudad, tiene más resistencia para llegar corriendo sin jadear tanto al punto de encuentro. Llega minutos antes que él y no tiene que esperar mucho por su amigo—. ¡Fye! Me alegra que sigas vivo —dice con una sonrisa enorme—. De acuerdo, vamos por algo dulce, nada de alcohol ésta vez, creo que los dos tenemos mucho por hacer mañana —ríe—. Vamos, vamos, conozco un buen sitio por acá que sirve dulce y salado. Y podemos beber una o dos cervezas, pero no mucho o nos vamos a emborrachar de nuevo. Eso podemos dejarlo para una siguiente ocasión.

Guía a su amigo a la zona de centro comercial, donde todo mundo va y viene y hace sus compras del día. Llegan a un pub donde tienen cerveza ligera, comida, postres y café. Entre la comida hay papás con pescado. Es decir, están en New London, la capital del Reino Unido, ¿cómo no iba a haber las comidas favoritas de los ingleses ahí? Y postres variados, claro. Incluso helado. Uno muy completo algo fuera de lo clásico pero popular por sí mismo. Llegan y tienen suerte de ocupar una mesa de unos clientes que recién han terminado de comer ahí. Toman su orden y al menos la ninfa quiere algo salado primero.

¿Cómo te ha ido, Fye? —pregunta, pero no ve problema en contarle primero—. Yo solo he estudiado y conocí una linda chica que trabaja en un local de ropa —le guiña el ojo—. Y tengo una cita con ella mañana y moría por contarte en persona —dice con una enorme sonrisa—. Pero te daré los sucios detalles luego, anda, cuéntame cómo te fue luego de que reviviste de la resaca.


Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Sáb Feb 10, 2018 11:51 am



The Promise


Nadie podía imaginar la alegría de este ángel, era tanta que se podía leer a simple vista. Cuando se tiene una linda amistad uno siempre espera pasar buenos ratos y no se equivocaba, se sentía de lo mas dichoso por volver a ver a la ninfa aun mas si se ha perdido por todo el camino tratando de encontrarla; tan tonto. — Claro que sigo vivo. —Hizo un puchero infantil pues no se consideraba a si mismo alguien débil aunque su cuerpo expresaba la contrario y ni que decir del estado en el que se encontraba un dia después de la resaca. — Menos mal… creo que no podría soportar otra resaca. — Y es que ese día se habia sentido obligado a comer sano y beber tanta agua como le fuera posible, solo asi el dolor de cabeza y zumbidos se iban. — Wow Nini, no te recordaba tan responsable. — Comentó a modo de broma mientras se dejaba guiar por la mujer. Ciertamente otra borrachera como la que habían tenido y muy seguro tendrían que faltar a sus respectivas actividades del dia siguiente.

El centro comercial era tan ruidoso como siempre pero este ángel ya estaba acostumbrado, a un lado por las rebajas en ropa para mujeres, por el otro los famosos restaurantes que emanaban un olor delicioso y no precisamente de comida, no, lo que Fye percibía era el aroma de los pasteles recien horneados ¿Sería muy temprano para una merienda? Esperaba que no. Ni bien llegaron el ángel se dispuso a observarlo todo y es que era su primera vez entrando a un lugar asi pues aunque su negocio quedaba medianamente cerca no se atrevía a ir a otros puestos, se veía todo de lo mas pintoresco. — ¿Huh? —Ladeó la cabeza a un lado sin llegar a entender todo el mensaje pero entonces su mente le gritó que respondiera, que distraído. — Ah… Lo siento haha. — No era noticia ver en Fye a alguien que podia distraerse hasta con una mosca pero ahora debía disfrutar de la compañía de su amiga asi que aclaró la voz antes de hablar.

¿Una linda chica? Que suerte Nini… apuesto a que caerá rendida. — Para celebrar el logro de la ninfa dio muchos aplausos, tan efusivos que llamo la atención de algunos comensales, estos rieron pues hallaron divertido ver a alguien tan infantil como lo era Fye. —Oh ~ Apuesto a que saldrá bien, si gustas podría darte algunas flores para ella… aunque podría ser demasiado. — Fye no conocía de citas ¿Qué se haría en una? Pero si sabía que era normal llevar algún presente ¿O eso era para los que eran ya novios? Se lo pensó demasiado tanto que se había olvidado de responder a la pregunta de esta.

Ah… Pues —En ese momento rascó su mejilla con algo de pena —Tooodo el día siguiente estaba en la cama, no podía comer algún pastelillo y viví a base de agua. — Hacia mucho tiempo que no le pasaba tan cosa, de hecho se sintió tan mal como para no desear otra resaca en mucho, pero mucho tiempo. Ah, pero recordar lo divertido de la competencia le hizo carcajearse un rato. — Supongo que aun asi fue divertido… era gracioso, cada vez que reía también me dolía la cabeza. — Puro masoquismo, pero ese dolor le divertida. Entonces los ojitos del angel terminan por emanar un brillo especial. Claramente algo se acercaba tras la muchacha y eso fue lo que llamó su atención. — Wow… ¿Es… enorme? —El mesero les había traído su famoso helado o mejor dicho una monstruosidad llena de calorías, pedido por Fye. El contenido era de vidrio transparente y se asemejaba a una copa de vino, de cuerpo ancho quizá unos veinte centímetros de diámetro. La base estaba cubierta por varias capas de helado de diferente sabor, luego una capa de gelatina y otra de fresas. Seguidamente habían wafles alrededor y encima aun más helado sin mencionar la gran cantidad de chantilly… Fye se quedó admirando la obra maestra un buen rato.

Dudo que pueda comer todo esto. — Oh si, la cantidad era hasta abrumadora pero no podía asegurarlo hasta ver cuando podía comer, si era postre seguro se lo acababa. — Nini ¿Qué se hace en las citas? Nunca tuve uno ¿A dónde la llevaras? Y… a que te refieres con detalles sucios. —Fye asomó su cabecita por un lado del recipiente de manera curiosa y juguetona, a veces su amiga salía con detalles muy curiosos sobre el romance, detalles que él claramente no conocía. Tomó una cucharilla y probó el chantilly quedando encantado, emitió un sonido de gatito para finalmente perderse un rato en el sabor. — Anda… pruébalo… —Tomó un poco con otro cucharilla e invitó a su amiga a probarlo, con tal, Fye pagaba y lo haría con gusto.

Enyd | Lugares varios  



Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Sáb Feb 10, 2018 9:48 pm





Le cae en gracia escuchar que el ángel igualmente la pasó mal con aquella resaca. Bebieron demasiado y en serio que tiene tiempo que no disfrutaba de una resaca de ese tamaño. Lo dicho, nada mejor que beber al lado de buenos amigos para pasarla genial, una buena cerveza sabe mejor con risas y agradable compañía. El ambiente de la cafetería es el acompañamiento perfecto para la conversación amigable. Ya de por sí Enyd es un bicho social, el juntarse con ese ángel que nada tenía qué envidiarle en cuando a socializar, sin duda hacen un combo explosivo... Tan explosivo como esa copa de helado que les acaba de llegar a la mesa... ¡Eso es una bomba de azúcar!

La ninfa no resiste sacar su móvil y sacar una foto de semejante monstruo para mandárselo, precisamente, a la cita de la que le contaba a Fye y de la que al parecer tiene que dar más detalles. El ángel y su inocencia aun le causan tierna sorpresa, al parecer aun hay seres puros en ese mundo, tan puros como clara agua de manantial... Pero que él no sepa qué se hace en una cita, ¡no, señor! ¡Por Wotan que iba a iluminar a su amigo en el mundo de la conquista de damas! O caballeros, lo que él quiera.

Las flores se tienen qué dar luego ya de varias citas, son perfectos regalos para un enfermo o una familia para que las pongan en su centro de mesa —comenta la ninfa mientras toma un par de fotos más del helado con su móvil—. Quizá si todo sigue bien, te pediré flores para regalarle. Y muchas gracias por los ánimos, pondré todo de mi parte para que todo vaya genial, posiblemente seamos compañeras de piso, es importante llevarte bien con la persona que va a compartir techo con uno —ríe mientras toma una foto ahora de Fye comiendo esa bomba de azúcar—. O, con que el lindo emplumado quiere saber los "sucios detalles", ¿verdad? Bien, mi querido amigo, yo te ilustraré —dice en gracioso gesto, comiendo un poco del helado con un trozo de fruta tal como él le ofrece. Nunca le ha molestado ni dado asco compartir trastes ni comida con otros.

Enyd recibe su propia orden, que es una orden de papas y pescado además de una soda con helado. Nada mal para una buena comida. Mientras da un par de bocados, dejand saber con su gesto que estaba delicioso, piensa en cómo contarle al Fye de manera clara lo que se siente salir con alguien que le gusta.

Verás, cuando alguien te gusta es cuando piensas en esa persona de una manera distinta a cuando piensas en una amistad —explica entre bocados—. Por ejemplo, en una cita de amigos, como tu y yo la estamos teniendo ahora, podemos ir a cualquier lado, tu corazón se siente bien, pero no alterado o acelerado. Quieres pasarla bien conmigo, sonríes como lo haces ahora y sin duda recordarás con ánimos ésta salida... Pero cuando es una cita con alguien que te gusta, entonces tu corazón está alborotado todo el tiempo —explica, señalando el corazón del ángel—. Por ejemplo, si yo toco tu mano —justo lo que hace al momento, posar su mano sobre la blanca mano del ángel—, no sientes nada más allá que el contacto, quizá mi piel y mi temperatura, estás cómodo y yo lo estoy, pero si es una persona que te gusta la que te toca, entonces el simple contacto hace que sientas que el cuerpo te tiembla, como si un relámpago te recorriera el brazo y te hiciera cosquillas en la barriga. Sonríes como tonto aun después de que te has despedido de esa personapara ese momento ya no le toca, si no que sigue comiendo—. Un simple intercambio de miradas —y ahí le mira fijo a los ojos—, hace que sientas débiles las piernas y sientas que te pierdes en sus ojos, podrías incluso no poder sostenerle la mirada porque te ha debilitado...

Esos síntomas ella los ha sentido más de una vez, no todas las veces ha terminado en romance o una noche de sexo al menos, pero la sola sensación, el cosquilleo, el contacto con la mano ajeno y sus labios ya sea en la mejilla los dedos ajenos es una sensación maravillosa de entrada.

Lo "sucio", querido amigo, es encontrar el valor de tomar su mano y no morir de vergüenza porque te suda la palma, lo "sucio" es arriesgarte a buscar besar a esa persona en su mejilla o su frente o... En los labios y no sentir que estás arriesgando todo o nada en ese beso. Buscar el contacto constante, abrazarle porque su calor te hace temblar y su aroma te hace suspirar, eso... Todo eso, Fye, son esos sucios detalles de los que puedo contarte. No te puedo decir más hasta que los experimentes por ti mismo.




Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Miér Feb 14, 2018 5:41 pm



The Promise


Apenas ahora Fye caia en la cuenta de que las flores no son para darse en cualquier momento, y es que él podría darlas a la primera persona que se le cruzara por el camino a modo de saludo, como despedida o para lo que sea. Por lo que cuenta su amiga Fye se siente especialmente emocionado, de hecho se sentía una especie de cupido, al menos por la parte de las alas. Con esa información podía darse una idea del estilo de ramo que podría prepararle a futuro… las flores tenían un significado, todas y cada una de ellas, no era lo mismo regalar un ramo de rosas a un ramo de flores apodadas bolsa de pastor; tendría que enseñarle a su amiga en otro momento.

Entonces tendré en mente que clase de flores le deberás  que dar… bueno, eso depende de que tan serio sean las cosas. —Justo antes del flash de la cámara, Fye se las arregla para hacer el símbolo de la paz con ambas manos y con la cuchara en la boca…  era todo un atolondrado e infantil ángel; luego regresa a su posición inicial. Ahora la mejor parte llegaba y es que el rubio se encontraba en especial curioso por saber qué cosas eran los “Sucios detalles” de quienes la mayoría habla o al menos los que viven en tierra.

Miró curioso la orden hecha por su amiga, pescado. Ese alimento en si era su némesis, literalmente, porque solo verlo podría irse corriendo sin embargo… ese olor no estaba nada mal. Curioseó por encima de su copa de helado el plato que desprendía un aroma en especial delicioso… tal vez no todos los pescados eran malos. Dejando eso de lado ahora mismo se enfoca en escuchar a su amiga pero al menos sus manos se encargaban de llevar a la boca una que otra cucharada con helado.
¿Distinta? — Susurró. ¿Qué de diferente habia con el cariño entre un amante y un amigo?  Realmente no lo entendía porque para él era lo mismo. Entonces cuando ella señaló su pecho instintivamente lo hizo, tocó cerca de su corazón, latía como normalmente lo hacía. —Es cierto… no está alborotado. —Aquello era un gran descubrimiento, al menos para un pequeño que desconocía del amor y esas cosas. Estuvo más y más interesado asi que dejó de lado su helado ¡Fye dejó su helado! Lo que contaba su amiga era mucho mas interesante. Sintió el cálido contacto de ella y luego su mirada fiera, era tal y como decía, no sentía un cosquilleo ni que las piernas le temblaran. — Cuando sienta eso que me dices… ¿es amor? —La sola idea lo llenaba de emoción. Miró su propia mano y luego tocó su pecho, cerca al corazón. Incluso sintió un ligero calor en sus mejillas pues ya ansiaba que su ser fuera alborotado, ser sacudido por tan solo el contacto de alguien mas.

¡Aja, sip! Ya entendí, entones también quiero ser una persona sucia. —Fye se veía mas que orgulloso por sus propias palabras pues nunca antes había amado a alguien “Amar y ser amado” se oía maravilloso ¿sería eso el sentimiento que tanto andaba buscando? ¿Cómo se sentiría hallar a la persona indicada? Tantas preguntas se formularon en su cabera pero era como Enyd decía… tenía que experimentarlo por cuenta propia. —Pero… pero — Siempre un pero interrumpía su vida y es aquello lo que él más temía. —¿Y si… esa persona que amo no me ama también? —De pronto toda aquella alegría se vio eclipsada por esa pregunta que tanto temía. —¿Duele mucho? — Fye nunca fue bueno para soportar dolor físico… y en lo emocional su mente era un desastre, juntar ambas cosas terminarían por matarlo lentamente. Sintió que preguntaba algo obvio asi que metió una cucharada de helado en la boca seguido de un suspiro. —¿Sabes? Si un ángel ama a una persona que ha cometido pecado… cae de inmediato… los sacan del paraíso y obligan a vivir en la tierra como ángel caído… A mi… a mi no me importaría caer si es por alguien amado pero ¿Y si ese alguien llega a abandonarme por ser una carga?  ¿Qué debería sentir?... Yo… Yo tengo miedo. — La mirada de Fye se hizo vacía, todo el brillo se había ido porque la sola idea de ser desterrado lo aterraba “Amar pero no ser amado” Mordió la parte interna de su mejilla y ocultó su mirada tras su alborotado flequillo.

Hahaha Eso suena triste… Lo siento… creo que no existe un manual para amar… Ah, ojala que alguien bueno venga a mi…¿O debería ir por ahí buscando el amor? ¡Qué curioso! — De nuevo comió helado como si nada pasara, odiaba estar tenso o pensar mucho en algo específico. —Nini… espero de todo corazón que tu amor sea correspondido. Estoy seguro que alguien tan buena como tu merece la felicidad. — No era como Zadquiel decía, no todos los pecadores son malos ni egoístas.
Enyd | Lugares varios  



Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Miér Feb 14, 2018 11:49 pm





Quizá usar la palabra "sucio" no es lo adecuado, Fye se toma las cosas un poco literal y no quiere que se meta el líos por decir o hacer algo inapropiado con la persona menos indicada. Puede imaginárselo, mejor corregir eso antes de que Fye se meta en problemas... Aunque la idea de verlo apenado es linda, no puede ser tan cruel como para dejarlo así como así. Suspira hondo y lo escucha, ha entendido lo importante, claro, Fye no es tonto, solo lo suficientemente inocente como para poner ese gesto de niño pequeño que sigue aprendiendo cosas que antes ni siquiera podía imaginarse. Definitivamente no puede dejar a su amigo en la niebla, no puede dejarlo  con las dudas a medias y con las respuestas.

Está por decir algo al respecto, pero entonces él le confiesa sobre lo que pasa con los ángeles cuando sienten amor por algo más que no sea su Dios... Caen, simplemente caen. Ha conocido ángeles caídos, pero no supo si no hasta ese momento del porqué caía. Por Amor. Vaya Dios entonces que no permite que sus amados hijos sientan algo tan hermoso. Eso, por un lado, por el otro y viendo todo desde el punto de vista de una guerrera, no es buena idea perder un soldado si éste está entregado a alguien y no a su misión. Y estando en New London, que es la capital mundial del pecado... Quizá no es del todo descabellado que caigan por algo así.

Creo que "sucio" no es la palabra que debí usar —dice con un gesto apenado y entre bocados, lo anima a comer su helado antes de que se derrita—. Más bien son gestos que haces sin darte cuenta o que quieres hacer pero te da nervios hacerlo —explica, tomando su tiempo de encontrar las palabras adecuadas—. Sí, eso, son gestos amorosos que hacen que todo tu cuerpo se alborote. Si ahora mismo nosotros caminamos de la mano nada pasaría, digo, no sería raro ni nada así —se toma un momento para comer un bocado de papas—. No tienes que ser una "persona sucia", más bien alguien... Mmm... "Amoroso", sí, algo así, pero no busques poner una palabra a ello, cuando lo llegas a experimentar es en lo último que piensas.

De pronto, Fye pregunta algo que de cierta manera se espera, es lo normal, le ha contado sobre lo bien que se siente cuando las cosas salen como uno lo espera, pero cuando no sale bien, cuando uno pierde la apuesta con el beso o con algún gesto amoroso. Tiene que decirle la verdad, claro.

Es triste al momento, y duele mucho, Fye, puede doler mucho, tanto que pierdes el apetito... Amar y no ser correspondido es un dolor en corazón —bebe algo de soda para explicar algo que a pocos les ha dicho—. Yo puedo morir por un desamor, literalmente, así es mi raza, muy entregada. Ustedes caen si aman a alguien de verdad, las ninfas morimos si no nos corresponden. Quizá por eso no me he enamorado del todo... Pero, ¿sabes? Eso solo te recuerda que estás vivo, y te da a saber que te entregas en serio y te dice que eres capaz de amar de esa manera. Debes tener cuidado a quien quieres tomarle la mano, Fye. Debes acercarte con cuidado. Si es una persona libre, hazlo, pero si es alguien que caza ángeles o alguien con pareja, entonces debes andar con cuidado. No deseo que alguna vez te rompan el corazón, pero si llega a pasar, solo recuerda que puedes comer helado por litros o emborracharte hasta caer... O ambos —ríe, divertida—. Hay cosas que tienes que aprender por ti mismo en éstas cuestiones. Quizá mañana alguien haga que salte tu corazón, quizá en semanas o en meses, quizá tardes años, nunca se sabe. Quizá esa persona está en la acera de enfrente justo ahora, quizá la encuentres donde menos te esperas. Esto es complicado y la vez tan simple que es tonto —ríe una vez más—. También puede pasar que nada te atraiga de esa manera, o lo logre de otra manera. Nunca tengas miedo de experimentar.




Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Miér Mar 07, 2018 5:46 pm



The Promise


Ahora que Enyd empleaba la palabra amoroso todo se sentía un poco mas real. Fye de por si era cariñoso, atento y muy amoroso con la mitad de New London de eso  no cabia duda pero si se trataba de un sentimiento romántico la cosa era distinta ¿Cómo diferenciarlo? Existía el amor y el afecto “Enamorándome podría saber la respuesta” pensó. La ninfa era muy amable por darle información tan nueva para el ángel y claro que este último sabría apreciarla para finalmente ponerla en práctica.
Después de un rato tenso por fin siente el peso de sus hombros disminuir a grandes pasos y es que de no obtener una respuesta muy seguro terminaría desvelándose, otra vez, para intentar resolver esa pregunta. Dolor… dolor…  ¿Qué tanto dolor seria? ¿Sería más duro que un dolor físico? Tal vez debería igualarlo como si fuera la perdida de alguien especial… eso si podia hacerlo. Fye permaneció en silencio, comiendo de a pocos su helado y a pesar de estar usando su máscara, sus ocelos azules parecían haber perdido el brillo especial que solía caracterizarlo.

¿Morir? Eso… eso es demasiado. — Si antes el inocente ángel estaba asustado ahora lo estaba aun mas, morir era demasiado, pero no podía hacer nada ya que cada raza tenia algo en particular que les hace especiales; en este caso las ninfas eran demasiado fieles, tanto como para morir por un mal de amores y eso… eso le asustaba. —Estar vivo. — Susurró. —Entonces… si tengo miedo eso también me demuestra que estoy con vida ¿Verdad? Esto me diferencia de ser un mero objeto… —De cierta forma eso lo hacía feliz, lo hacía sentir vivo. Entonces su amiga le salió con ciertas reglas que eran más que lógicas pero el corazón no decide a quien amar. Podría caer rendido ante un mero demonio o un cazador de ángeles o incluso fijarse en alguien comprometido. — El corazón no elige Nini… pero lo tendré en cuenta. — Las temas amorosos eran complicados. Nunca antes Fye se había preocupado por tener afecto a la primera persona que se le cruzara por el camino, siempre tenia los brazos abiertos para todo aquel que quisiera una abrazo, a partir de ahora debería tener cuidado.

La conversación había sido productiva. Enyd le había enseñado sobre un mundo desconocido hasta ahora para el ángel, no podía estar mas feliz por ser amigo de una mujer asi. — Hahaha si eso llega a pasar espero estés preparada, te llevaré a ese bar donde fuimos y no tendrás escapatoria ¿Te quedaras conmigo hasta que se me pase la tristeza? — Ideas como esas hacian que sus nervios bajaran muchísimo. De tener a nadie a haber conseguido muchas amistades lo ponían muy feliz, eran esas amistades que solía atesorar por siempre. — Yo también te acompañaré si alguien te hace daño. Para eso están los amigos ¿No? — Dar y recibir. El mundo del rubio se regia de esa forma, no podia solo recibir consejos y apoyo pues no era correcto. Fye tenía que devolver el gesto porque asi de noble era su corazón.

Bueno… por ahora nadie me atrae de esa forma. La romántica. Creo que estoy bien rodeado de mis flores y mis amigos. — Hasta ahora eso lo hacían feliz y hasta que alguien entrara con fuerza a su vida seguiría con la rutina. — Nini… ¿Vas a ser mi amiga por mucho tiempo, verdad? Yo… hace mucho no salía de casa a pasear con mis amistades… creo que podría tomarle el gusto. Uhm… si no es mucho pedir me gustaría que confiaras en mi tanto como yo lo hago contigo. Si te sientes triste dímelo, te aconsejaré. Si quieres ayuda para conquistar a tu chica, también te ayudaré… He… creo que sueno como alguien molesto. —No pudo evitar sentirse avergonzado por sus palabras que a su parecer eran un tanto egoístas. Sintió calor en sus mejillas y para disimularlas cubrió la mitad de su rostro con la mano pero en realidad era demasiado malo para fingir.

Ah… creo que… entre tanta charla… no sentí en que momento pasó esto. —Apenas se iba dando cuenta que su helado ya estaba a poco de terminarse ¿En que momento se comió la crema batida y las fresas?  Tan solo quedaba el fondo rosa junto con los pocky’s. Inevitablemente soltó una carcajada, sencillamente se vio alegre porque compartia muchas cosas con alguien especial.
Enyd | Lugares varios  



Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Vie Mar 09, 2018 12:59 pm





Fye en serio que se preocupa demasiado, incluso por lo que no pasa aun y eso es lo que lo hace alguien en verdad dulce. Enyd sabe que si se enamora de alguien en serio, si entrega todo de su ser a una sola persona, arriesga todo de si, hasta su vida. Eso de morir por un desamor sí que es una mala broma, pero así son las cosas. Quizá esa es la razón por la cual entrega mucho pero no todo, el porque se puede llamar "enamoradiza" a sí misma y ser coqueta con la chica que se deje, pero no permitir que alguien entre por completo a su corazón. Todo o nada, así son las ninfas. No puede hacer más que darle un apretado y cariñoso abrazo a su amigo.

Claro que siempre seremos amigos —le da los mismos mimos en el cabello que le daría a un niño pequeño. No tarda en soltarlo y mandarle una sonrisa amplia—. ¿Sabes porqué grabo y guardo todo? —le mostró su móvil—. Porque viviré unos doscientos años a lo mucho si me cuido bien, y luego de eso reencarnaré en el mismo bosque que me vio nacer, pero no recordaré nada, por eso me encargo de guardar todo, para no olvidar a mis amigos, para saber lo que hice o no hice con ellos. Fye, durante el tiempo que tú vivas quizá yo regrese unas tres veces a éste mundo. Y en todas esas veces quiero seguir siendo tu amiga —se llevó una mano al pecho a manera de promesa—. Tienes mi palabra de guerrera, siempre nos veremos —sacó su móvil y comenzó a grabarse junto con él—. Fye, nací en el bosque al Norte de la ciudad de Molde, en Noruega, nací a los pies de una enorme roca con forma de cabeza de caballo, tiene el tamaño de una casa pequeña. Ahí nací y ahí naceré, así que cuando nos despidamos, para volver a verme solo tienes que ir a buscarme allá, allá naceré una vez más —terminó la grabación y se la pasó al móvil a su compañero—. Siempre seremos amigos, Fye, así que asegúrate de aprender mucho, porque me tendrás a mi de alumna y serán tus pasos los que vaya a seguir.

Podía sonar incluso triste, pero no, era una promesa de amigo a amigo, una muy segura, de hecho, pues una ninfa siempre renace, siempre vuelve. Sin memorias, pero regresa sin falta apenas muere. Ella misma sabe que esa es su primera vida, no ha reencarnado otras veces, no como sus padres, que sí han reencarnado y que han guardado sus memorias en diarios y fotografías. Y ahora con tanta tecnología, Enyd puede permitirse guardar sus memorias de manera digital. Nadie le puede recriminar que sea adicta a su móvil considerando que está haciendo un enorme registro de su vida.

¿Ustedes renacen, Fye? —pregunta enseguida—. No sé mucho de tu gente y siempre he tenido curiosidad. Porque si vas a renacer, entonces también deberías guardar tus memorias como hacen los guerreros. Los ángeles son los paladines de Dios, ¿o no? Entonces mereces tu leyenda también —sonríe una vez más, recordando que ya una vez le había dicho sobre las canciones y lo que cantarían de él en un futuro—. Debes dar una buena canción para el futuro, Fye. Y no te preocupes, yo te ayudaré, seremos amigos, beberemos, comeremos helado y aprenderemos más cosas. Sé que sueno muy segura, pero hay cosas que no sé tampoco y sigo aprendiendo. Hay que aprender juntos, ¿de acuerdo? —le extiende su mano—. Amigos por siempre, mi querido Fye, por siempre. Es mi promesa de guerrera.

Y un vikingo nunca falta a su palabra.




Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Sáb Abr 07, 2018 12:57 pm



The Promise


Las personas no son eternas y eso Fye lo sabe. Se sintió como un niño siendo consolado apenas su amiga tocó su cabeza, tanto que incluso pudo percibir como su mirada se iba nublando por las lágrimas que amenazaban con dejarse notar. Era triste hablar de esas cosas, muerte. Por solo un segundo se sintió solo pero ahí estaba Enyd para reconfortarlo. La grabación en si era una excelente forma de resguardar todos los recuerdos y por eso mismo mostró su mas radiante sonrisa; cuando renaciera quería que recordara cuanta felicidad tuvo en su vida pasada. El humor del ángel era como una montaña rusa, si hace rato estaba algo decaído ahora estaba mas que alegre.

Yo también te lo prometo. Iré a verte cuando eso pase y te contaré también las cosas que hicimos… como comer este enorme helado.  —La copa se fue vaciando de a pocos, en medio de la conversación comió hasta dejarla con poco contenido. Aun a sus mas de cien años, Fye seguía aprendiendo. El conocimiento nunca terminaba y él iba tras ello, intentando seguirle el ritmo; el hecho de ser maestro de alguien, en un futuro lejano, le hacía feliz. Apretó los labios, era su forma de contener sus gritos, porque eso quería hacer, gritar algo como: “ ¡Si! ¡Yo te enseñaré todo! ¡No te preocupes! “ Así de adorable.

N-no estoy seguro si pueda ser buen maestro pero… creo que me gustaría ver una versión miniatura de ti. Uhm… — Y con esa respuesta le vino otra pregunta. —¿Ustedes renacen con esa forma adulta? ¿Tal vez nacen como niños? —De ser asi… la emoción era incluso mayos. — A mi me gustan los niños, creo… creo que podré hacer un buen trabajo. — Quizá era por su personalidad infantil la cual llamaba la atención de infantes  y niños menores a los quince años. — Hahaha creo que ahora te comprendo mejor. — Habló de forma casual al tiempo en que dejaba la cuchara de lado, apoyó el codo sobre la mesa y dejó repostar un lado de su mejilla sobre la mano zurda. Antes se estaba preguntando la razón por la cual Enyd andaba por la vida con su móvil en manos, ahora sabía porque.

¿Nosotros? Uhm —Se mostró pensativo. Dio un vistazo al cielo raso del restaurante, nunca se había hecho tal pregunta pero… eso de renacer sonaba como una buena idea, lastimosamente no era asi. — No. —Regresó su mirada a su amiga, una llena de nostalgia y una pizca de tristeza. —La vida de los ángeles son largas por una razón. Tenemos muchos tiempo para vivir como mejor parezca, para reír, llorar, enamorarse, pero al final todos mueren y no regresan ¿O tal vez si? Quien sabe… Quizá todos renacen sin recuerdos y con un rostro diferente, por eso nadie les reconoce. — Los misterios de la vida eran muchas, pero intentar darles respuestas era por mucho emocionante.

Yo no sé si pueda llamarme paladín de Dios. — Serlo sería sinónimo de portar un arma e ir acabando con seres malvados y oscuros, no, eso no era para él. — Quiero una vida tranquila. Quiero vivir cerca a mis seres amados. Quiero comer cosas ricas todos los días. Dudo que con eso vaya a volverme leyenda… tal vez algo como. —Esta vez intenta hacer una voz mucho mas gruesa a su tono de voz real. —El ángel más perezoso de todos” Aun me pregunto cómo no caigo por la pereza.— Esta vez apoyó ambos brazos sobre la mesa y se inclinó un poco hacia adelante, como quien desea contar un secreto. —No me gustan las peleas, ni las guerras… y aun cuando me han solicitado formar parte de los soldados celestiales me he negado. Por eso vivo en la tierra, tan solo una vez por mes subo al paraíso para entregar informes. Pero meh… — Se encoge de hombros. — No me han dicho nada hasta ahora. Supongo que puedo vivir de esta forma por un tiempo más.

Fye regresó a su asiento, luego estiró la mano para sujetar la de su amiga, una promesa. Las promesas se cumplían y eso haría. — Esta bien, yo también prometo ser tu amigo. Promesa de un ángel bobo. —La escena debería ser por mucho tierna. Ninguno de ellos estaba manchada por una sombra oscura y por eso se permitían hacer promesas como esas. Pero aun faltaba la cereza sobre el pastel. — Ni-ni — Canturreó su nombre en una melodía inventada. — Si ya has terminado vamos al parque un momento ¿Te parece? Ahí yo invito un… eh.. No, no mas helado por hoy. Tal vez un crepe. — Sin duda, Fye era como un barril con un fondo hueco. Su enorme copa de helado estaba completamente vacía, costaba creer que tales cantidades de alimento ahora se alojaban en el delgado ángel. Pidió la cuenta y él pagó todo ¿Por qué? Pues porque si, sin mencionar que en la apuesta de anoche él había permiso. —Andando señorita ninfa, que aún tengo dinero para derrochar. Estoy muy lejos de cubrir lo que apostamos. — Y es que con la cantidad incluso podrían ir de compras e incluso a alguna arcade.

Por cierto, no me has contado como te va en la universidad ¿O ya estas trabajando en el hospital? — A veces lo olvidadizo que era un problema pero nadie podia culparlo, a veces su atención estaba por debajo del promedio. Aun asi estaba ansioso por saber que seria trabajar salvando a personas.
Enyd | Lugares varios  



Léeme. (?):
Nebi Q-Q Lamento haber tardado tanto, el inter no me ha sido tan favorable este mes. Bueno, ahi la respuesta uvu Espero te guste y pues ideas siempre son bienvenidas. hug


Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Lun Abr 09, 2018 10:26 pm





Aunque por un momento ve una pizca en tristeza en el semblante de Fye, así como éste llega, se va, al parecer es más la alegría en el ángel. Claro, a nadie le cae bien saber que un amigo se irá de ese mundo y que lo diga con mucha tranquilidad, pero Enyd puede permitirse decir eso gracias a la seguridad de saber que iba a regresar sí o sí, entre los brazos de los árboles. Claro, tiene que explicarle primero cómo es el asunto de las ninfas y sobre su vida y su muerte con más detalle. Así que mientras terminan de devorar ese helado, pueden seguir platicando de esas y muchas cosas más.

Verás, nazco de madres y padres como cualquier otro ser, o mejor dicho, casi cualquier otro ser que conozcas, pero mi madre está llevaba por instinto a ese sitio donde yo debo nacer. Fue un bosque en éste caso —explica incluso usando señas y gestos bastante llamativos—. Ésta es mi primera vida, pero mis padres me han contado que cuando renaces, lo haces como un bebé, pero estás a salvo ahí, en tu zona, tu elemento te cuida, además, casi siempre hay alguien de los tuyos ahí para cuidar de ti. Solo naces de una madre en tu primera vida, en las siguientes llegas donde tu naturaleza te llama. Puede ser en un lago, en una montaña, en un bosque o incluso en el mar, donde sea —sonríe—. Yo soy una ninfa de bosque. Estoy atada al bosque que me vio nacer, y ahí mi familia ha nacido y renacido —en ese momento levanta un dedo y pone un gesto serio—. Pero si algo le pasara a ese bosque, no renaceríamos más. Mi gente cuida de esas tierras con toda su fuerza, para que sigamos viviendo.

La modernización y la conquista de territorios de nuevo, el que levantaran ciudades en sitios naturales acabó con muchos de nosotros durante siglos, pero mira, aquí seguimos —dice, sonriente—. Y al menos yo quiero vivir muchas vidas. Me verás como niña y me verás crecer. Quizá para mi siguiente vida te veas más masculino y tengas barba y pelo en pecho —y al momento se echa a reír de solo imaginarlo con más vello encima. La imagen en sí es graciosa y no puede parar de reír por varios segundos, incluso termina por soltar una lagrima de risa—. Lo siento, es que no pude imaginarte de otra forma...

Abandona el sitio junto con Fye luego de pagada la cuenta y al saber que aun tiene dinero, le pide ir al centro comercial a mirar aparadores. Ya si en el camino encuentran algo lindo para comprar, pues lo pedirá. Aunque pasar al arcade suena bien, no es una jugadora constante, pero en los juegos de destreza le va bien y ni mencionar los de disparos, que le resultan particularmente entretenidos.

En el colegio me ha ido bien, aun estoy por ver lo de mis prácticas, pero si todo va bien, podré ir a hacer de pasante en ese enorme hospital cerca del centro, acabo de olvidar su nombre, pero quiero hacer mis prácticas ahí, será genial y si hago un buen trabajo, seguro que consigo puesto ahí y no tendré que quebrarme la cabeza por buscar trabajo —levanta su pulgar, como dando a entender que tiene su camino ya listo y dispuesto a ese rumbo... Aunque, claro, siempre pueden pasar otras cosas que cambien los vientos y lleve su barco a una costa desconocida—. Por supuesto, te cobraré con descuento si te tengo que atender —ríe, divertida con la idea—. ¡Hey, mira, el arcade! ¿Vamos? Solo unos juegos, puedo conseguirte un peluche si quieres, los juegos de habilidad se me dan bien —ríe—. Tampoco estaremos horas, espero, ahí se va rápido el tiempo, ¡andando, a la marcha! Soy mala en los juegos de peleas, por cierto, prefiero usar mis manos con golpes y una espada de verdad a hacerlo con botones. Oh, y los de carreras también son divertidos.

Es gracioso que sea ella la que ofrezca el peluche, pero está más que claro que ni el ángel ni ella siguen las reglas que suele imponer la sociedad.

léeme:
hug no te preocupes, tú con calma, sé esperar.




Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Dom Mayo 06, 2018 3:30 pm




La forma en que Enyd le explicaba el proceso del renacimiento era simplemente fascinante. Era como estar frente a una maestra de biología… o algo parecido. Se puso a reflexionar mientras ella hablaba, ahora entendía porque esas criaturas nacidas de la naturaleza eran tan bellas, tan pacificas como letales. Ellos tan solo protegían lo suyo y eso era... admirable.

¡Oye! —Se quejó de manera graciosa. Él ya sabía que su físico no exactamente la de un hombre, de hecho, tenia rasgos femeninos y vaya que podía sacar provecho de ello; sin mencionar que se le hacía gracioso vestir como una chica. Ya saben, vestidos y ese tipo de cosas y no, no es que fuera algún tipo de travesti pervertido, era tan solo parte de un juego. Intentó hacer puchero pero no duró ni dos segundos, también empezó a reír con grandes carcajadas. —Ya veremos… en tu otra vida prometo que te haré llevas vestidos enormes con olanes y lazos. — Enyd era una mujer muy bonita y hasta ese momento, no habia sido capaz de verla por completo femenina, aun asi gustos eran gustos y si no le gustaba llevar prendas como esas… pues intentaría persuadirla en su segundo renacimiento.

¿De verdad? Entonces podría lastimarme seguido ¡Es broma! —Mitad verdad, mitad mentira. Fye era del tipo de ángeles torpes que suelen lastimarse seguido. En su negocio, normalmente suele herirse con las plantas, como las rosas, o simplemente se hiere el dedo al intentar cortar los tallos con las tijeras. Claro que solo conoce un tratamiento y eso es la formidable bandita de colores, un completo milagro para la actualidad… según él.

El arcade que estaba cerca se le hizo por completo interesante y es que jamás se habia animado a entrar. La mayoría lo hace en grupos, pero el ángel era lo suficientemente tímido como para mirar solo desde afuera. —Nini, eso no es tan femenino. —Una dama usando sus puños no era visto como algo bueno por la sociedad pero vamos, ¿Quién se preocupa de esos detalles? Es como ella decía. La vida era corta y habia que divertirse lo máximo que pudiera. —¡Ah! —Señaló a lo lejos, lo que sería un perro negro con cara de enojado, premio por ganar una cantidad alarmante de tickets. —Es… bonito. — Casi podían brillarle los ojos a Fye, de hecho, era de las personas con gustos raros, encontrando belleza en lo más inusual. —¡Ese, ese! —Tomó el brazo de su amiga y empezó a tirar, al tiempo que señalaba el extraño peluche. Era como un niño con su madre pidiendo aquel regalo. Entonces… tomó una decisión. —¿Qué juegos se ganan mas de esos tickets? —Estaba claro que no se iria del lugar hasta obtenerlo. Si bien su amiga se había ofrecido, no estaba de más ayudarla. — Oh… mira, un juego para golpear. —Hace un rato había escuchado que su amiga era mas de usar los puños que alguna clase de arma, seria interesante ver que tipo de record seria capaz de marcar. —¡Inténtalo!



Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Enyd el Mar Mayo 08, 2018 1:23 pm





La idea de verse con un enorme vestido era graciosa. Ni siquiera de niña vistió así, los modos de sus hermanos y padre se le pegaron mucho, y no que su madre fuera un ejemplo de femineidad. Aunque su madre si usaba vestidos, pero incluso de vestido se veía muy ruda porque no era algo en exceso estrafalario. Quizá la única vez que la vio vestir realmente guapa y "femenina" fue en las fotos de su boda y ella obviamente aun no nacía ni estaba planeada por ese entonces. Estaba segura de que se vería bien con vestidos, pero no era lo suyo, Enyd siempre buscaba la comodidad.

Le causó mucha gracia ver que Fye quisiera ese peluche tan feo, pero en su fealdad estaba su gracia y, si Fye lo quería, la guerrera lo iba a conseguir.

Vas a ver los puños de una vikinga. Podemos sacar varios en los juegos de fuerza y de pelotas, y también podemos probar en la ruleta —dijo mientras se arremangaba la ropa para tener los brazos libres—. ¡Vamos a conseguirte ese peluche! —en el arcade los premios tenían un valor más bien simbólico, era el esfuerzo y la suerte de sacarlos. Fue directo al primer juego que era golpear una pera de boxeo. Y a partir de cierto puntaje era que daban los boletos. Aflojó y estiró bien su brazo derecho, tomó distancia y con un bravo grito de guerra le dio un golpe bastante decente considerando su raza. El entrenamiento de batalla siempre lograba brazos fuertes. Sacudió un poco el puño mientras salían unos cuarenta boletos de los casi dos mil que necesitaban para el muñeco—. No es mi mejor golpe, pero ya vi desde donde comenzar. ¡Vamos!

Sonrió con fiereza y de esa máquina sacó alrededor de doscientos boletos. En un juego de anotar a la canasta sacaron menos, pero fue divertido ver las veces que fallaban y cómo sin querer golpearon a alguien con una pelota. Había una máquina de pulsadas donde también. Jugaron algunos normales también, como los clásicos de pelea o de disparos aunque estos no dieran boletos. No pasó mucho cuando ya tenían poco más de mil boletos juntados entre ambos. Tampoco que fueran forrados de dinero y a Enyd le quedaba solo un chance más de sacar los restantes. Probó suerte: la ruleta. Había premios de cincuenta a mil boletos como premio mayor.

Sí, probaría suerte.

Pagó el juego, rogó a todos sus dioses conocidos y tiró de la palanca.

La rueda giraba lentamente, pasaba los premios bajos y los altos con lenta velocidad. Conforme se detenía incluso algunas personas se detuvieron a mirar si sacaba el premio mayor o no. Y la flecha se detuvo a nada de ir a un premio menor: se ganaron el gran premio.

¡Sí! —gritó la vikinga con felicidad y le dio un gran abrazo a Fye—. ¡Lo hicimos! ¡A por tu premio! —llamaron al tendero y le dieron el resto de sus boletos y en menos de dos minutos, Enyd le entregaba en brazos el enorme perro a Fye—. Listo, todo tuyo, ponle un nombre lindo, como buena suerte —rió la vikinga de muy buena gana, bastante orgullosa de su golpe de suerte.




Enyd
avatar
Lujuria

Me acomodo donde tu quieras, preciosa.
Homo~
Ninfa

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Fye D. Flowright el Miér Mayo 23, 2018 2:01 pm




Decir que se lo estaba pasando bien era poco, muy poco. Hace mucho que no reía a carcajadas, de hecho haber salido al mundo era en si un increíble logro. Se divirtió tanto que incluso la cara se le estaba adormeciendo de tanto sonreír. Siempre estuvo pendiente de la fuerza de su amiga, las estrategias empleadas para meter aquellos balones y la increíble “Suerte” de Fye para golpear a alguien en la cabeza, eso tenía que contar como puntos aunque tan solo entre ellos dos.

Fye contó con cierta nostalgia los boletos, cada vez mas cerca a lo que en verdad quería. Entonces el destino probó algo “No importa que tan improbable sea algo, si no lo intentas te quedaras con la duda por siempre” Asi fuera algo tan infantil como querer un juguete o hacer algo que podría cambiar tu vida, a veces había que simplemente probar suerte. La ruleta había dado su veredicto y Enyd como buena jueza exigió el premio. El hombre que atendía el puesto no parecía aun creerse aquella hazaña y tardó en extenderles el premio. Aquel perro negro de peluche tenía dueño, un curioso ángel que simplemente termino abrazando al animal con tantas fuerza que podría sacarle el relleno.

¡Waa! Es increíble. — Fye era dele tipo de personas que le gustaban las cosas lindas y achuchables, por eso mismo, un peluche era un excelente regalo. — Gracias Nini. —Podría haber llorado de la alegría y tan solo por dramatizar, pero no lo hizo. Se quedó pensando en algun nombre que fuera acorde al animal, lo alzó en brazos y vio con tanta curiosidad, entrecerró los ojos, analizó el regalo y finalmente lo dejo caer entre sus brazos, otra vez. —Se llamará Kuropi — Vaya nombre más rebuscado pero vamos, Fye era el “Amo” de los sobrenombres, tratarle de buscar alguna explicación del porqué de cada mote seria caso perdido, él simplemente buscaba que fuera fácil de recordar y lindo al pronunciar.

Para la próxima yo te daré un regalo. Ya me dirás que cosas te gustan y te daré la sorpresa. — Él también tenía fanas de dar algún presente con el que pudieran recordarlo. En su salida de hoy aprendió que los recuerdos son cosas tan preciosas, que si bien quedan grabadas en el corazón siempre es bonito tener algo con que recordarlos, algo con que asociarlos y luego reir asi sea a solas. Cuando se percató de que la gente era mucho menor supo que habían pasado más tiempo en el arcade del que parecía, el tiempo corre cuando las personas se divierten. —Bien… supongo que ya debemos irnos  ... — Miró con cierta nostalgia a su amiga, las cosas buenas duran poco, pero los buenos recuerdos duran siempre. — Ánimo en tu cita de mañana. Solo dame una llamada y prometo que cuando sea el momento, te haré un ramo tan bonito que esa chica no podrá olvidarte. — Se sintió orgulloso con sus propias palabras. En parte tan solo para molestar. Agarró la patita del perro y la alzó, hizo la fachada de que el animal se despedía, incluso imitó una voz aguda tras esconderse tras el juguete. —Nos vemos… —Acompañó a su amiga hasta la salida de la arcada y efectivamente, ya empezaba a oscurecer. Corría el viento y sintió un poco de frio. — [color:eaff=#ffff00]Mándame un mensaje cuando llegues a casa ¡Ah! y también uno breve mañana, quiero saber que tal va mi amiga con su cita. — Fye cuidaba de sus amigos, aun si estos podrían portar una espada sin problema alguno. Abrazó a su amiga de improvisto, se la habia pasado tan bien que debía agradecerlo como dios manda; un abrazo sincero entre amigos, la iba a cuidar por siempre. Le susurró un “Gracias”



Léeme:
¡Nebiii!  hug  Bien, creo que aquí podemos dejar el tema ; ;  Siéntete libre de responderlo si quieres ♥️ Muchas gracias por querer rolcito con el bobo de Fye ; ;  


Fye D. Flowright
avatar
Ángeles

Versátil
El amor no distingue hombres de mujeres (Demisexual)
Ángel & Mago

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's Smile against this Dark World [Priv. Fye D. Flowright]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.