The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Vie Oct 27, 2017 2:25 pm



El día había sido largo, aburrido en cierta forma. Esa ciudad la estaba acabando lentamente con su hastío y su nada y no podía comprender cómo había gente tan sonriente y tipos que estaban felices de estar ahí. Tenía mucha envidia de su ignorante felicidad, de lo fácil que se llenaban con dinero, mujeres, hombres, alcohol, sexo, con cualquiera fuera su vicio estaban contentos y ella no lo comprendía. Sí, había amanecido con mucha amargura ese día. Su pequeño hogar estaba vacío, por un momento pensó que podía conformarse con tener lo suficiente para sobrevivir. Un techo, comida, una cama donde recostarse, muchos no podían tener eso siquiera y aun así no se sentía cómoda ahí.

Estaba no solo amargada ese frío día de Otoño, si no melancólica. Con su amo estaba un poco mejor, el viejo lycan era agradable, conocedor y protector, sabía mucho, le enseñó mucho y sentir que alguien no la quería lejos aun después de usar su cuerpo era una sensación agradable. Pero la vida no le dejó conservar a ese amo. Estaba sola, odiaba estar sola pero tenía miedo de apegarse de nuevo a alguien y que ese alguien se fuera o, peor aun, muriera. No le gustaba sentirse así, mucho menos antes de ir a trabajar, pues no sabía fingir sonrisas ante los clientes y eso solía ganarle regaños de los jefes y restarle propinas.

Su tarde-noche en el cabaret pasó lentamente aburrida, bailaba con una sonrisa forzada que más de uno pudo notar. Y como tal, recibió regaños. No estaba de humor para privados, pero lo hizo de todos modos. Uno de ellos solo quería desfogarse y ya, pero otro vio en aquel malhumor un reto pero no pudo contener a la loba enojada. El hombre, un mestizo de demonio de poca monta, se fue sin pagar y para nada ayudó a que su noche mejorara. Pensando en que la chica solo tenía un mal día, le dejaron ir temprano. Así como estaba no daría dinero al cabaret, mejor dejarla ir.

Lo que Tamryn no esperaba, era que el cliente insatisfecho y ofendido porque ella no se dejó domar, le estaba acechando con un par de amigos suyos. Al parecer al tipo nadie le decía que no, tan pobre era su ego que no soportó "la humillación". Tamryn tardó en percibirlos por medio de su olfato, y cuando lo hizo, ya prácticamente los tenía encima. Antes de darse cuenta, ya estaba en un callejón acorralada por los tres. Lejos de la avenida principal, lejos de donde trabajaba. Nadie podría escucharla.

Vaya manera de terminar el día —gruñó la loba, furiosa y lista para pelear aun con clara desventaja.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Miér Nov 01, 2017 4:36 pm

Había pasado todo el día “fuera” por decirlo de alguna manera ya que como se sabía, no tenía un lugar fijo para quedarme. De pronto dormía en la azotea de algún edificio abandonado, bajo una caja de cartón en un callejón oscuro o cosas así. Había pasado mucho tiempo desde la última llamada que había recibido para cobrar mi paga y ya la verdad, la cuestión de andar sin dinero, me jodía un poco la existencia. Veía a la gente pasar con mis manos metidas en mis bolsillos como de costumbre, mirando a mis alrededores, viendo a toda esa gente caminar, mirando sus celulares como si de unos robots se tratasen. Se escuchaba las risas, el bullicio de aquella ciudad mientras la noche caía sobre esta.

Me encargué de pasar por algunas calles más, viendo más y más gente pasando por los cafés, tiendas, de las cuales salían con bolsas gigantes llenas de ropa carísima y zapatos que costaban una millonada. Solté un suspiro y di un pequeño giro para dirigirme a la zona donde se encontraban  todos esos lugares donde los hombres de la ciudad se iban a gastar su dinero en alguna chica que les concediese un placer momentáneo a sus vacías vidas. Vi un callejón bastante húmedo y oscuro por el cual nadie pasaría si se lo pensara mejor. Mis orejas captaron el sonido de lo que parecía ser algún tipo de revuelta pequeña, pero sin embargo, me dediqué a acercarme para investigar para ver mejor qué pasaba.

Y así fue, me encontré con esa escena que parecía sacada de aquellas películas donde siempre había una chica en apuros. Tres hombres estaban alrededor de una chica, como si de águilas a punto de cazar a su presa se tratasen. La chica a simple vista se veía como una loba un poco indefensa y en clara desventaja. Si hay algo que yo odiaba, era que muchos se aprovechasen de aquello para satisfacer sus malditas necesidades físicas. No pude evitar querer ser el héroe y tomé posición de pelea para poder ayudar a la chica a defenderse y para ser sincero, se veía que sabía una que otra técnica de defensa personal. –Esto se va a poner rudo, ten mucho cuidado.- Esbocé una sonrisa ladina de mi hocico y bufé un poco, antes de meter el primer golpe a uno de los integrantes del trío de malhechores. El mismo intentó devolver el puño, pero logré esquivarlo a tiempo, haciendo que aquél hombre se golpease con el muro que había detrás. Los otros dos mostraban algo de miedo, pero se veían dispuestos a defenderse en cualquier momento.

Miré a la chica de arriba hacia abajo y me le quedé mirando a los ojos por un momento, atraído de cierta manera a algo que aún desconocía. –¿Qué esperas? Nos van a matar aquí mismo si no hacemos algo.- No pude evitar quitar el saco que llevaba encima y dejar a la vista la gran cantidad de cicatrices que habían sobre mi cuerpo y sobre todo, la grande que estaba en el pecho, donde me había rozado una bala en aquella guerra que libré durante mi juventud.

Se oía a los tipos amenazarnos de matarnos y todas esas cosas típicas, pero agarré al que ya había golpeado antes y lo tiré contra un muro, haciendo que este quedase inconsciente en el suelo y dejándonos en un igualitario 2 contra 2.–Ahora sí, todo igual y así nadie sale perdiendo o tal vez…ustedes son los que salgan corriendo de acá.- Reí de manera un poco estruendosa mientras esperaba que mi acompañante se dignase a cometer alguna acción.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Jue Nov 02, 2017 12:32 am



El mestizo de demonio y su par de amigos se mofaban de la loba, el "ofendido" le decía que nadie le decía que no, que nadie lo dejaba con las ganas y que se iba a divertir bastante con ella. La muchacha bufó solamente, ya había tenido un muy mal día como para escuchar ese tan gastado discurso de orgullo de macho herido. De hecho, una pelea sonaba bien para sacar todo lo que no había podido desquitar desde esa mañana. A veces olvidaba que era una guerrera por culpa de la vida que llevaba en New London... Bueno, esos sujetos querían pelea, la habían encontrado. Les gruño y ya desde antes sus garras y colmillos estaban listos para atacar a ese trío de idiotas. En ese momento le daba igual que le dieran una paliza, solo quería desquitarse de todo.

¡Pues vengan si quieren! —exclamó la rusa y antes de que nada pasara... Algo intervino. Un alto lobo quedó a su lado dispuesto a ayudarla en aquella complicada situación. Debía decirlo, hacía mucho que alguien la ayudaba de esa manera... Y también tenía bastante de no toparse con un lobo completo como ese. Mentir sería decir que no se le quedó viendo un par de segundos antes de devolver su atención a los agresores. Uno de ellos rápidamente quedó noqueado por un buen golpe y la habilidad del recién llegado. Una sonriente Tamryn miró aquello—. Ya voy, lobo, no molestes —respondió con tono malhumorado, pero una pequeña sonrisa que mostraba colmillos se dibujó en sus labios. Los otros dos amenazaban y el lobo a su lado se mostraba confiado.

Se veía fuerte y estaba por comprobarlo.

La pelea comenzó y hacía mucho que la loba no tenía oportunidad de pelear así, estaba algo oxidada, debía decir, pero al menos podía encarar al mismo tipo que comenzó a molestarla, mientras que su amigo, un demonio por igual, era despachado por el otro gran lobo. La rusa en todo momento gruñía y logró soltar más de dos zarpazos al otro. Recibió un par de buenos golpes en la cara, pero eso solo aumentó la adrenalina y violencia en su sistema. Su inesperado salvador terminó primero con su oponente, lo que la dejó a ella contra el agresivo mestizo. Tamryn, pese al par de golpes, había recuperado su fiereza. Con un veloz movimiento y una potente patada en los bajos, mandó al tipo a dormir con la cara desenjacada de dolor.

Jo, tanto para nada —escupió un poco de sangre y miró a la caballería—... Me quitaste a uno de encima, supongo que eso fue de ayuda —se encogió de hombros—. Gracias —dijo al fin luego de un suspiro, hacía mucho que no agradecía por algo así—. Pero no sé si vengan con más, salgamos de aquí o te meterás en líos por mi culpa, lobo... Vamos —lo animó a caminar fuera de esa horrible zona—... ¿Me aceptas algo de comer o beber en el camino como agradecimiento? No tengo mucho, pero supongo que podemos comprar un par de cervezas —no traía mucho pero sí suficiente, y por alguna razón no quería despedirse tan pronto. El lobo ante ella tenía un algo que hacía mucho no veía y quería reconocer qué era.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Jue Nov 02, 2017 1:11 pm

Todo había pasado en un maldito abrir y cerrar de ojos o al menos eso era lo que yo había percibido. Los dos hombres que quedaron después de lo sucedido estaban allí, tirados con las mejores muecas de dolor que pude haber visto jamás en todos mis años de vida. Di un suspiro de alivio y miré a mi acompañante por un momento, logrando notar ese hilo de sangre que le habían dejado bastante marcado el cual limpié con mi dedo índice luego de haber recibido el agradecimiento de su parte. – De verdad que duró muy poco para lo que tenía planeado. – Suspiré de manera pesada mientras volvía a escanear el cuerpo de la fémina de arriba abajo, notando cada detalle. Lo que cubría su cuerpo la verdad era muy poco, pero lo que me llamaba la atención era su cola, cola que demostraba que era una loba y que tal vez tuviese la capacidad de transformación dentro de si.

Escuché aquel ofrecimiento a salir del callejón e incluso la invitación a tomar alguna cerveza o un bocadillo. La verdad es que nunca había sido capaz de comer alguna otra cosa que no fuese carne o beber pura agua cuando la situación lo ameritaba, pero no pude evitar asentir suavemente ante aquellas palabras. De verdad que me hacía falta un poco de compañía y un poco de descanso del ajetreo de las calles. Oí decir a la chica que no era mucho lo que tenía,  pero no dudé en revisar los bolsillos del pantalón que traía en ese momento, logrando sacar no más que un par de billetes. – Bueno, creo que puedo ayudarte a pagar un poco más. – Sonreí ladino, dejando ver mis colmillos pero de pronto caí en cuenta de que lo que había dicho se podía tomar en un mal sentido. – No, no es que quiera comprar tus servicios o algo así, no… Solo quiero ayudarte a pagar en caso de ser necesario. - Le miré mientras caminaba a su lado y miraba de reojo aquella impactante figura que me acompañaba.

Dejar a un chica como ella tan sola en la oscuridad de la noche sería bastante descortés de mi parte y además, me alimentaba esa pequeña parte de la curiosidad que solo quería conocerle más y aprender más sobre los seres que habitaban New London. Llegamos a una pequeño bar que allí había en el cual no había más que un par de borrachos y el cantinero que tenía cara de que había sido un día bastante largo y con poquísimos clientes. Me senté en una mesa junto a ella y le hice la típica seña al cantinero para que trajese dos cervezas a nuestra mesa. Al llegar las jarras con aquel líquido amarillento y con espuma, di un largo suspiro y di un sorbo a mi bebida porque para ser honestos, estaba bastante sediento luego de todo lo que había sucedido. – Entonces, ibas sola por la calle y decidieron atacarte, vaya trío de inútiles. – Bufé y le dediqué una mirada seria a la chica, logrando notar el profundo color de sus ojos y el cual empezaba a atraerme de cierta manera, pero era muy pronto, demasiado pronto como para sacar algún tipo de conclusión. – Trabajas por aquí cerca, me imagino. Digo, por la ruta que tomas hacia lo que supongo que es tu casa, apartamento o donde sea que vivas. – Dije aún serio y mirando el leve reflejo que se llegaba a notar en la superficie de la cerveza cuando tomaba de esta.

No era tan extraño para mí estar en un sitio así ya que cuando alguien necesitaba de mi ayuda para cazar a alguien, éste era el tipo de sitios donde solían citarme para darme mi paga o darme los datos de la persona en cuestión. Tenía que admitir que la compañía de la loba era bastante agradable y el solo escucharle hablar tranquilizaba el rush de adrenalina que había sentido hacía tan poco unos pocos instantes. Necesitaba descubrir más, no quería decir adiós tan rápido. Además, otra cosa era que no había notado que dejé mi saco olvidado en el suelo y quedé con todas mis cicatrices a la vista, cosa que no me molestaba claro, pero quién sabía si a ella le parecía algo indecoroso o algo así.

Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Jue Nov 02, 2017 8:13 pm



Fue bastante tragicómico que ambos estuvieran igual de pobres y Tamryn no evitó dibujar una media sonrisa en sus labios. A mencionar que el gesto de que él limpiara la sangre en su rostro la tomó por sorpresa que procuró no mostrar. No siempre recibía esos gestos desinteresados, comenzando por la inesperada ayuda del enorme lobo. Olfateó un poco. Sí, olía a lobo a su parecer y no tuvo mucho tiempo de admirar un poco más al macho, solo escuchó cómo corrigió su frase y hasta ese momento entendió lo que había querido decir con "servicios"... Bueno, no estaría tan equivocado a decir verdad. Oficialmente era bailarina, pero a veces vendía su cuerpo para sacar algunos extras para poder terminar el mes. Gracias a todos los dioses que ya no había veneno o estaría más pobre aun.

No te preocupes, no es como si estuvieras muy lejos de esa idea —rió la loba con su propia mala broma y se acomodó un poco la blusa que se torció durante la pelea—. Vamos y ya veremos para qué nos alcanza. Salgamos de aquí, no vuelvo a tomar éste camino a ésta hora —era el camino de siempre, pero curiosamente, entre más tarde más gente había. Caminó al lado del enorme lobo hasta un bar que no estaba más que a unas pocas calles de distancia. Entraron, la hora estaba tranquila y recibieron sus cervezas. Por cuerte les alcanzaba para ese par de tarros y quizá un par más. Estaban en New London, el alcohol ahí corría como agua—. En realidad el tipo más hablador me tenía manía —le contó apenas el lobo hizo el comentario—. Trabajo en un cabaret como bailarina, el sujeto estaba molestando mucho desde allá, no le hice caso a lo que quería, tampoco pagó lo que era y ya sabes cómo son esos idiotas, es tu culpa que él no esté contento consigo mismo —dijo de manera irónica—. Por eso me atacó, no le di lo que él creía merecer. Mi casa es en el bloque de apartamentos a unos quince minutos de aquí, siempre camino al trabajo, así que ahí sí adivinaste.

Ahora sí, en un sitio más "cómodo", o al menos tanto como lo podía ser un pub en una mala noche, miró al lobo de reojo, no tan discreta pero sí analítica. ¿Acaso no llevaba una especie de chaqueta? Quizá se quedó en el callejón. Su pelaje oscuro y blanco al frente, manos grandes con garras largas, cicatrices hasta donde podía verse, alto sin duda, ella apenas le llegaba al pecho. Y mientras daba un trago a su cerveza, de pronto llegó a su mente el porqué le era tan familiar... Así se veían los lobos guerreros de donde ella venía. Grandes, marcas de batalla en su piel, sosegados gracias a la experiencia... Y sin duda no parecía tener dobles intenciones, o al menos Tamryn no tenía ninguna alarma encendida hasta ese momento.

¿Y tú vives por aquí cerca o te dedicas a rescatar damiselas en peligro? —preguntó mientras ponía su parte del pago en la mesa.Les alcanzaba para un par de tarros de cerveza más. Como dicen por ahí "una no es ni una". Dos sonaba bien—. ¿Eres un peleador o algo así? —le miró, curiosa, se rascó un poco la mejilla antes de poner uno de sus dedos, ya sus manos en forma humana, sobre una de las cicatrices del enorme lobo. No podía evitar sentirse cómoda con él, ser algo más familiar con su salvador, ¡era un lobo! Los lobos eran así... Solo le quedaba saber un poco más de él—... Oh, por cierto. Soy Tamryn, no soy de aquí, vine desde Rusia y no porque quisiera, pero ya estoy aquí. ¿Tú cómo te llamas, lobo? —podía tener un tono de voz un poco crudo, quizá no muy alegre, pero interesada sí estaba, se notaba en la forma en que sus orejas se mantenían erguidas y, sí, movía la cola.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Jue Nov 02, 2017 9:11 pm

Los minutos pasaban poco a poco y yo solo me podía dedicar a ponerle atención a la chica que me acompañaba. Mis orejas estaban alertas al igual que el resto de mis sentidos por si acaso. Pude notar como esas orejas color negro con las puntas blancas me escuchaban con atención cuando hablaba y la cola ajena que se movía en señal de tranquilidad. – Entonces todo empezó por el hecho de que uno de ellos no tuvo lo que quiso y por eso salieron entre tres a acosarte. He de decir que eso me parece bastante maleducado de su parte y por eso pasó lo que pasó. – No pude evitar soltar una sonrisa burlona ante mi comentario y junto a eso, volví a analizar la figura ajena con cierta curiosidad. ¿Acaso algo empezaba a atraerme de la chica que tenía frente a mí? La verdad era que parecía que sí, pero aún no terminaba de descubrirlo.

Otro par de tarros de tarros de cerveza llegó a nuestra mesa luego de haber pagado con el último par de billetes que sobraba. Di un corto sorbo a la cerveza y miré atento a la chica luego de haber recibido un par de preguntas de su parte, cosa que no dudé en responder porque la verdad, de buenas a primeras yo era alguien bastante misterioso. – Bueno, no soy de los que andan rescatando damiselas en peligro de cada rato, pero créeme que si hay algo que no me gusta ver, es que los demás se aprovechen de alguien y más si es una chica tan guapa como tú. Y no, no vivo por aquí para ser exactos, de hecho, vivo donde mejor me parezca. De vez en cuando estoy en una azotea de un edificio abandonado, otras veces duermo en callejones oscuros y húmedos, todo me acomoda o al menos hasta que encuentre suficiente dinero y algo digno.  – No dudé en hacer aquel cumplido, mientras que una ladina sonrisa se esbozaba sobre mi hocico, que luego se borró poco a poco al añorar ese pequeño calor que se sentía el vivir en un hogar, el cual jamás había sentido, pero había oído hablar de él.

Escuché a la chica presentarse, mientras notaba como aquellos dedos humanos se colaban poco a poco por sobre mis cicatrices, como si tratase de percibir algo. Yo no iba a detenerle porque de hecho, era una sensación bastante placentera. Puse mi gran mano sobre su dedo suavemente y de buenas a primeras, mis dedos se entrelazaron con los de ella de manera automática. – Soy Vyse, Vyse O’Donnell y soy…bueno, vengo del Área 51. Fui creado en un laboratorio a partir de los genes de un lobo y un extraterrestre y fui creado para participar en guerras en contra de mi voluntad, pero bueh, no es que pudiese protestar en contra sin recibir alguna clase de tortura. – Reí un poco irónico mientras intentaba recordar un poco de cómo había logrado poner un pie sano y salvo sobre New London. – Llegué aquí gracias a lo que aprendí, me colé en un barco pesquero que se dirigía a este sitio y bueno, logré estar escondido durante un mes entero dentro de cajas llenas de pescado, sobreviviendo con unas pocas cosas que había encontrado durante mi huída. - Le miré la cola por un momento, ya que su movimiento era algo bastante hipnotizante.

Di otro sorbo a mi cerveza con la mano que tenía aún libre y limpié el excedente con mi larga lengua. – Vaya que hacía falta algo así, de verdad. Lástima que estamos cortos y no podemos comprar algo de comer porque para serte honesto, Tamryn, la pelea me dio hambre. – Reí de nueva cuenta y usé uno de mis dedos para acariciar su mejilla suavemente. – Conozco a los rusos como tú, vi muchos de ellos cuando nos iban a visitar en el laboratorio, eran científicos demasiado inteligentes, pero creo que no más que yo. Claro, no estoy diciendo que me vayas a hacer daño o algo así, pero he visto a muchos más como tú, provenientes de aquel lugar tan frío. - Suspiré y dejé la mano libre sobre la mesa, para luego dar un último sorbo a mi cerveza. - ¿Nos vamos? Digo, no es que tengamos mucho que hacer en un pub de mala muerte como este. – Sonreí, pero no me atreví a levantarme de la silla para no parecer descortés.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Jue Nov 02, 2017 11:05 pm



Vaya, se trataba de un tipo que solo tenía las estrellas sobre su cabeza cuando era la hora de dormir. Sin un techo y la verdad no le sorprendió, ella misma tenía suerte de no estar en las mismas condiciones, ganaba lo suficiente para pagar lo de su pequeño apartamento y tener al menos algo de comer en la alacena. No sabía exactamente a qué se dedicaba pero lo que estaba escuchando hacía lo que podía para sacar dinero. En New London siempre se necesitaba algo de dinero en las bolsas, era como una regla. Aunque teiendo ese pelaje era posible que no sufriera tanto los fríos como en esa época. Los cumplidos le hicieron sobreír brevemente, sonaban sinceros y no obligados como cuando bailaba para alguien.

No tardó en saber su nombre. Vyse, muy apropiado a su parecer para un lobo grande como él. Pero conforme prosiguió con su introducción, el gesto de la loba se tornó sorprendido, incrédulo en cierta manera y embelesado por lo que escuchaba. ¡Claro que sabía sobre el Área 51! Pero pensó que todo eso era mentira y exageraciones de la gente, ¡en serio hubo y había extraterrestres ahí! Bueno, ya sabía que los había en New London, había conocido ya a más de uno, pero conocer a alguien que venía de ese mítico lugar era emocionante. Sonrió mientras escuchaba todo, claro que él la pasó mal hasta llegar ahí, pero, ¡hey! ¿Quién puede presumir de tener una historia realmente feliz en New London, eh?

Le sorprendió que tomara sus dedos entre los suyos y como pago los transformó a su forma lobuna, y aun así la mano de él era más grande. Eso le causó gracia.

Sí, también muero de hambre, mira, no tenemos para comprar algo, estamos lejos del bosque para cazar y aun te debo el salvarme de esos tipos, así que te invitaré a comer a mi casa, es lo menos que puedo hacer por ti, lobo —jugó un poco más con las garras ajenas—. Confío en que no eres un maniático que querrá matarme apenas me tenga a solas —rió con esa broma y al fin lo soltó, dejaron el dinero en la mesa, eralo justo por los cuatro tarros—. Ven, como te dije, no es lejos... Podemos volver por tu chaqueta si quieres —miró el torso desnudo—. Puedes tener frío o algo... Creo... ¿Sabes? Hueles completamente a lobo para mi, si no lo hubieras mencionado, no sabría que eres creado —miró a su abdomen—... Por eso no tienes ombligo, ¿verdad? —se miró el propio levantando un poco su blusa y luego otro pensamiento llegó a su cabeza—. Oye, ¿y tienes todo en su lugar en tu cuerpo? —esa pregunta le causó gracia y lo animó a salir, ya fuera que recuperaran su chaqueta o no—. Me da algo de curiosidad ahora, pero la verdad solo te percibo como un lobo.

Y resultó ser una especie de guerrero como lo imaginó a la primera. Cada vez le agradaba más y no siempre se topaba con lobos ahí, solo con lycans que no era lo mismo. Vyse era creado de laboratorio, pero eso a la loba no le importó, ella lo veía como lobo. Salieron del pub camino a la zona de departamentos simples que daba el gobierno. No eran los de lujo, pero al diablo, tenían muros, techo y una cama, pequeños para una familia y grandes para alguien que vivía solo, pero era mejor que estar en la calle. Eran bloques de apartamentos y el suyo estaba apenas entrando a la zona, en un extremo de la planta baja. Arriba vivía una familia y lo sabía porque escuchaba a los niños jugar con sus juguetes en el suelo. Tal como dijo, tardaron minutos solamente.

Pasa, ponte cómodo —dijo ni bien le dejó pasar. Por dentro era un tono crema muy suave. Todo estaba a la vista. La cama con sus respectivos muebles al fondo, tenía alfombra debajo, al centro un sofá con una televisión, al otro lado una cocina-comedor con los electródomésticos básicos, el único cuarto aparte era el baño. Retrete, lavamos y regadera. No necesitaba más. Apenas entró, se quitó el calzado y sus pies adoptaron su forma lobuna—. Tengo unos filetes que podemos asar, comamos bien ésta noche, nunca sabemos qué vendrá mañana, ¿verdad?


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Vie Nov 03, 2017 9:46 am

Noté como aquellas manos se transformaban en un par de patas lobunas tal cual como las mías, pero estas tenían pelaje completamente negro. Me vi bastante impresionado ya que tenía el leve presentimiento de que Tamryn sería capaz de transformarse en una completa loba y al parecer era cierto. Nos levantamos de la mesa y ella me ofreció ir a cenar algo en su casa, cosa que me pareció bastante interesante ya que si no estaba pagando algo de comer con lo poco que a veces ganaba, hurgaba en los botes de basura para encontrar algo de alimento. – Bueno, creo que no sería un problema absoluto para mí acompañarte hasta tu humilde morada. – Le sonreí ampliamente logrando enseñar mis colmillos lobunos de una vez por todas, ya que la idea de comer por fin algo de comida de verdad me emocionaba después de tanto tiempo.

Le volví a mirar con extrañeza cuando ésta dijo que no le mataría al estar a solas, lo cual también me sacó una pequeña carcajada llena de ironía. - ¿Yo? ¿Matar a alguien tan preciosa como tú? Eso iría en contra de mis principios y además, me agradas mucho como para querer hacerlo. – Empezamos la caminata hacia lo que es el apartamento de la loba que me ofrecía su compañía en el momento. El frío viento movía un poco mi pelaje, dejando al descubierto una que otra cicatriz menor. – Sé que no me lo has preguntado, pero soy cazarrecompensas y por eso es que me ves así. Suelo ganarme la vida matando a los demás por encargo de otros, pero aquí solo hay pequeños delincuentes de poca monta por los que te pagan una miseria. – Bufé ante mi comentario y de pronto una de mis cejas se arqueó al oírle preguntar por mi ombligo. – No, no tengo ombligo como tú por el mismo hecho de haber sido creado en un maldito laboratorio de genética. – Suspiré levemente y de pronto escuché otra pregunta que al oído de muchos sería incómoda, pero no para alguien como yo. – Sí, todo está en su sitio como debe ser. Al menos puedo agradecer que no me dejaran deforme luego de haber experimentado tanto con alguien como yo. Pero sí, tranquila, soy más lobo que cualquier otra cosa, por eso no debes preocuparte. – Sonreí de nueva cuenta mientras seguía el camino alumbrado por las luces de la ciudad.

Luego de una corta caminata amenizada por la luz de las lámparas, llegamos a aquel lugar donde se suponía vivía la chica. Entré lentamente mirando a mis alrededores, percibiendo ese típico olor a hogar que tenían todo ese tipo de sitios. Fui invitado a ponerme cómodo, por lo que fui derechito al sofá y me senté, sintiendo la suavidad del mismo y dando un largo suspiro. Me sentía bastante cansado, pero mi estómago sonaba cada dos por tres debido al hambre que tenía. Me vi tentado a encender la televisión, pero de verdad que no me apetecía en el momento ya que siempre hablaban de lo mismo, que en New London mataron a este, al otro, que la guerra continúa y esas cosas triviales de la vida.  

Le oí hablar sobre unos filetes, lo cual me pareció la mejor idea que había oído en mucho tiempo. Asentí y miré hacia la cocina desde donde estaba, sin poder negar que empezaba a disfrutar el hecho de que Tamryn mantenía la vista adornada con su figura, la cual era hermosa, pero de verdad que intentaba mantener el instinto un poco fuera del momento ya que no quería arruinarlo. – Claro, unos filetes me parecen una excelente idea. Claro, tampoco es que al ser un lobo puedas comer mucho que se diga. - Reí y recosté mi cabeza lentamente sobre el respaldo del sofá en el que me encontraba, esperando ansioso por la comida que iba a ser preparada pronto y quién sabe si por algún tipo de postre luego. – He de decir que es un departamento muy bonito el que tienes a pesar de ser pequeño, pero es muy acogedor, de verdad que sí. – Sonreí y cerré mis ojos por un momento, dando un leve suspiro de alivio ya que al fin estaba bajo techo y no sufriendo las calamidades de vivir a la intemperie.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Vie Nov 03, 2017 9:09 pm



Ya estaba decidido, comerían carne asada, tenía algo de pan en la alacena, sazonadores y unas cervezas en la heladera. Tenía sus ahorros, claro, pero esos estaban bien guardados por si la situación lo requería. En su despensa tenía algo de comida enlatada, sopas instantáneas, sazonadores y pequeñas dotaciones de carne seca que conseguía de vez en cuando. Tampoco estaba reventar pero tenía suficiente para no morir de hambre. Muy al contrario de su invitado en esa noche, que además de no tener techo poco podía hacer para conseguir algo de comer cuando no había suerte en el trabajo.

Ya le había dicho que era una especie de sicario, un matón, un cazarrecompensas como muchos otros en la ciudad. Había que vivir de lo que se pudiera. Ella misma sería una de no ser porque se sabía físicamente inferior en poder y físico a los monstruos que habitaban en New London, además, el poder de los lobos como ella residía en el número y el trabajo en equipo, así aprendió a pelear y eso no podía hacerlo ahí, en esa ciudad cada uno veía por sí mismo. Aun así, esa noche dejó que su instinto le dijera lo que era correcto: ver por otro lobo. Un lobo guerrero que al igual que ella, andaba por su cuenta en esa ciudad.

Sacó una sartén y todo lo necesario para asar la carne, no le molestaba tenerlo cerca, de hecho, era agradable tener a alguien en casa.

Sé que es cómodo, es mejor que nada —dijo, aun a sabiendas que él dormía en la calle—. Aunque puede ser demasiado grande cuando estás por tu cuenta en la ciudad. Viviría en el bosque, pero casi todo está tomado por otros seres y tienen los territorios divididos. Una vez lo intenté, pero terminé yéndome. Además, también hay monstruos en el bosque —contó a su invitado. Puso a asar dos enormes trozos de carne con especies. También sacó dos cerveza de la heladera—. ¿Puedes voltear la carne? La mía la quiero término medio. Me pondré algo más cómodo —dijo y dejó al lobo a cargo de la cena. De paso encendió el televisor y dejó un canal de videos musicales. Mucho mejor que las noticias. Fue a su closet y sacó unos shorts cortos y una simple blusa de tirantes. Cómoda para esa noche y perfecta para dormir en cualquier momento—. Te diría que te pongas cómodo, pero no creo que mi ropa te quede —rió con graciosa ironía.

Regresó junto a él a preparar la cena. Estaba contento aunque no por ello dejaba de lado sus comentarios a veces pesimistas y ese tono irónico que le enseñó la vida. Se sentía bien estar junto a alguien que se sentía como un igual. ¿Una manada? Casi, porque apenas se estaban conocendo y se sentía bastante cómoda con él. Apenas estuvo la cena lista sirvió dos platos y puso un tenedor para cada uno. Era hora de cenar y no perdió la oportunidad de ver comer a su nuevo conocido y los gestos que ponía. A saber por las penurias por las que ha pasado.

¿Sabes? Me agradas por alguna razón que desconozco. Creo que es por que te ves como lo que yo conocía antes de llegar aquí, hasta me pareces familiar —por no decir que su presencia la ponía ansiosa pero no de mala manera. ¿Culpa de la soledad, quizá? Sí, podría ser eso. Además el lobo era un buen ejemplar a su parecer. Alto, fuerte, un buen partido por el que hembras de su manada habrían peleado sin duda alguna. Quizá él no sabría asuntos de mansdas, pero si lo hicieron con ADN de lobo, entonces quizá tenía ese instinto dentro suyo, quien sabe—. Es duro estar solo siendo un lobo, ¿verdad? —y sin poder contenerse, tocó suavemente con su garra una de las cicatrices en uno de los grandes brazos de Vyse.

Sí, era duro estar solo siendo lobos.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Vie Nov 03, 2017 10:25 pm

El mero hecho de tener un sitio donde poder pasar al menos una noche, me reconfortaba de cierta manera. No era el sitio lujoso que cualquier persona esperaría para quedarse, pero me sentaba más que bien. El olor a carne empezó poco a poco a llenar el pequeño departamento que ahora estaba habitado por ambos. La verdad es que el aroma de la carne con las especias empezaba a apoderarse de mi olfato y hacía que el hambre acrecentara de cierta manera, haciendo que mi estómago rugiese. Ella me pidió el favor de voltear los trozos de carne cuando fuese necesario y mientras lo hacía estaba sorprendido por el hecho de que a ella y a mí nuestra carne nos gustaba igual: Término medio. Volteé ambos filetes y dejé que se terminasen de cocer ambos. Al apenas voltear, noté como la figura de la loba estaba cubierta por unos simples shorts y una blusa de tirantes que dejaban muy poco a la imaginación. Le miré de arriba abajo de una manera muy poco disimulada, pero es que ya sentía esa pequeña ansiedad que nos caracterizaba a los de mi especie.

Se podía notar a través de la blusa que ella usaba piercings en los pezones, cosa que le hacían ver bastante atractiva. Al estar lista la comida, me senté en la mesa tranquilamente, esperando que la carne se enfriase un poco para poder darle el primer bocado, mientras que sentía como una de sus garras tocaba mis cicatrices de nueva cuenta. ¿Acaso ella sentía alguna fascinación por mí? La verdad era que la curiosidad me invadía y más cuando se juntaba con el hecho de que me sentía completamente a gusto con ella. ¿Estaba empezando a gustarme, acaso? No quería sacar conclusiones tan rápido, pero alguien tan ansioso como yo maquinaba las mil y una ideas al mismo tiempo. Escuché como ella alababa la idea de estar con alguien como yo, ya que se sentía en casa tal vez. - Bueno, puede que por los genes te parezca completamente familiar, pero si te soy honesto...Tammy, ¿te puedo llamar Tammy? Las formalidades no van mucho conmigo. Pero como te decía, si te soy honesto no recuerdo haberte visto jamás. - Reí un poco y tomé un trozo de carne para probarlo, sonrojándome por el delicioso sabor que este tenía. - Es...deliciosa. - Dije con una gran sonrisa en el rostro, mientras que mis orejas se movían un poco por el éxtasis producido en el momento.  

Ella parecía alguien por quien seguro se pelearon cuando estaba en su tierra natal. Ese acento ruso, que estaba bastante marcando, se me hacía malditamente atractivo y resonaba en mi cabeza como nunca. Intentaba controlar mi instinto para no abalanzármele y comerla a besos como ya se me había ocurrido hacía un par de minutos. Con la mano libre tomé su garra y la aparté de mi cicatriz lentamente, llegando a tomar la mano ajena plenamente y entrelazando sus dedos con los míos. - La verdad es que sí, es bastante difícil estar solo siendo un lobo, pero mira y date cuenta. No estás sola, ahora estás conmigo o al menos, por ahora lo estás. - Dije con una pequeña carcajada irónica mientras soltaba su mano para poder tomar el cuchillo y poder tomar otro trozo de carne que llevaría a mi boca.  

Al terminar de comer, me levanté y tomé ambos platos para dirigirme al lavaplatos y lavar estos tranquilamente. Noté en el momento que el hecho de ponerme cómodo sería un poco difícil ya que la ropa de la chica no me quedaría ni queriendo. Suspiré de manera pesada y luego reí de manera un tanto estruendosa, era un lobo bastante confianzudo, por lo que muy pocas cosas me importaban. Desabroché el cinturón de mi pantalón y quité este, quedando sólo en ropa interior. Para ser honesto se sentía muy bien y no era necesario estar pidiendo ropa prestada de alguien. - Así es mucho mejor, así puedo estar tranquilo y muy fresco. - Me dirigí al sofá y me dejé caer recostado sobre éste, mi espalda dolía un poco por la pelea que habíamos tenido, pero tampoco era mal de morir.  

Estaba preparado para recibir la orden de dormir en el sofá, porque ninguna chica de buenas a primeras te iba a pedir que durmieses en su cama con ella, sobre todo cuando se habían conocido bajo extrañas circunstancias y hacía tan solo un par de horas, en la mesita había puesto la lata de cerveza que ya estaba a medio tomar y de vez en cuando me levantaba un poquito solo para darle pequeños sorbos. Ese calor de hogar lograba sentirse y yo con cada minuto que pasaba, me sentía mucho más en casa, en lo que a lo mejor pude haber vivido si hubiese nacido de manera normal. - Oye, gracias, de verdad. Es preferible estar aquí que afuera pasando frío, es algo muy amable de tu parte, Tammy. - Le dediqué una sonrisa a mi acompañante y puse un brazo detrás de mi cabeza para hacer de almohada, mientras miraba el techo con aires de esperanza. - ¿Te soy honesto? Me gustas y te me haces realmente hermosa. - Mi cara se tornó completamente seria, lo que significaba que iba en serio y que no iba a andar con ninguna clase de rodeos.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Sáb Nov 04, 2017 7:04 pm



Al parecer ahora tenía un mote de cariño que no esperaba. Hasta sus orejas se irguieron al escucharlo y sin esperarlo formó una pequeña sonrisa en su boca. Las cosas iban demasiado rápido y hablaba con el lobo como si se conocieran de mucho. Posiblemente era el instinto, su raza, la soledad y un poco de deseo de encontrar algo un poco mejor en ese horrible sitio. Le daba igual en ese momento, solo sabía que había encontrado un igual y que despedirse tan pronto sería una pena. Mención aparte que no lo mandaría a la calle luego de invitarlo a comer, eso era una fea sensación que no le deseaba a nadie en realidad. Además el muy ladino le tomó a pecho el ponerse cómodo y ahora estaba en ropa interior sobre su sofá y...

No la visión no le molestaba para nada. De hecho sintió ronrojarse y bien sabía lo que era, ¿ara qué darle tanta vuelta al asunto entonces? El lobo le agradaba y ella le agradaba a Vyse. ¿Había más por discutir? No en realidad. Tampoco tuvo problema en notar las pocas discretas miradas al físico que recibía de parte de Vyse y, tenía qué decirlo, ella misma vio sin pena sobre su ropa interior y lo que guardaba ahí parecía ser físicamente correcto. Sonrojada por todos esos pensamientos, refunfuñó un poco.

¿Sabes? Supongo que también me gustas un poco y no sé porqué —dijo, ya rendida a la situación y sin muchas ganas de hacerse líos la cabeza, se sentó en el regazo ajeno, mirando los ojos de su invitado. Lanzó un hondo suspiro cuando su pecho se pegó al amplio pecho ajeno y los piercings en sus pezones se apretaron. Como pudo contuvo un gemido—. No me malentiendas, no es como si me hubiera enamorado a primera vista o algo, solamente me agradas, y te vi y ahora siento que el cuerpo me arde y detesto esto —le miró con gracioso fastidio antes de pasar sus garras suavemente por el pecho ajeno, procuraba no presionar mucho sobre el área de las cicatrices—. Si no quieres está bien —se encogió de hombros—. Pero si no quieres entonces te duermes en el sofá —amenazó con gracioso tono de enfado—. Me agradas, ¿de acuerdo? Podemos seguir viéndonos y cuando no tengas dónde quedarte puedes venir a mi casa —suspiró de nuevo, eso era raro—. Siendo lobos no tenemos que estar solos, ¿verdad?

Y ni bien preguntó eso, sujetó a Vyse por la cara usando ambas garras y le plantó un beso en la boca. No quería parecer demasiado descarada, pero en los animales el instinto mandaba y si el instinto le decía que ese lobo era uno al que quería conocer más, entonces no tenía porqué negarse a su instinto.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Dom Nov 05, 2017 11:42 am

Sentía como si el tiempo estuviese más lento, era una de esas sensaciones agradables que te causaba una persona a la cual empezabas a agarrarle cierta confianza. Seguía acostado en el sofá, pensando en lo que había dicho hacía algún momento, ¿tal vez me había apresurado mucho? ¿Le haría sentir incómoda y en poco tiempo me echaría a la calle? Ya estaba lo suficientemente cómodo como para volver al frío suelo de un maldito callejón oscuro.

De pronto sentí como la chica se sentó sobre mi regazo, luego de haber dicho que también le gustaba, cosa que hizo aparecer un leve sonrojo en mi rostro porque para ser honestos, no me lo esperaba en ningún momento. Ella se recostó sobre mí y pude sentir a través de su fina blusa, como los pezones tocaban mi pecho, llegando a sentir un poco del metal de los piercings que esta llevaba. Para ser sincero, era una sensación muy agradable, por lo que no me quejé en ningún momento, pero lo que si paso fue que una gran sonrisa se dibujó en mi rostro. Le escuché hablar sobre enamoramiento a primera vista, lo que hizo que arquease una ceja y riese. – A ver, si te enamoras a primera vista ya no es mi culpa, digo… Tampoco es que yo sea poco atractivo, no te culpo. – Dije con un egocentrismo bastante notorio en mi tono de voz mientras notaba sus caricias sobre mis cicatrices, cosa que me agradaba, me agradaba ver a alguien interesado por alguien como yo. Luego le escuché aquella amenaza falsa y volví a reír, rodeando su cintura con mis brazos. – Entonces, si yo quiero, ¿puedo dormir en tu cama, contigo a mi lado? Me parece una excelente propuesta, acepto. – Sonreí y le miré a los ojos, quedándome un poco atontado al ver el color de estos.

La chica mencionó el hecho de poder seguir viéndonos cuando quisiera y además, me ofreció un espacio en su hogar cada vez que no tuviese donde dormir. – Bueno, si te soy honesto, no tengo nunca donde dormir así que… ¿Qué tal si vivo contigo? Sé que suena apresurado, pero vamos, sabes muy bien que no tengo un lugar fijo para quedarme y me la paso a la intemperie. Además, podría ayudarte a pagar las cosas, prometo no ser una molestia. – Dije con la mayor seriedad posible, mientras mis manos subían y bajaban por su espalda, volviendo a llegar a su cintura, intentando en lo más posible no dañarle con mis garras que ya estaban a la vista. Cuando de pronto…

Boom como la cosa más repentina, sucedió. Tamryn me había agarrado por las mejillas y sin poder rechistar, planto un beso en mis labios que no dudé en corresponder con la misma intensidad que ella le había imprimido al mismo. Mis manos apretaron la cintura ajena con un poco de fuerza y luego rodeé su espalda con mis brazos para pegarla más a mí y continuar el beso de manera apasionada. Luego de unos segundos más me separé de aquel beso, pero no sin antes lamer los labios de mi acompañante con una sonrisa, me quedé mirándole a los ojos fijamente y acaricié su mejilla para volver a besarle, pero esta vez de manera corta. – Jamás vas a estar sola, no mientras éste lobito esté aquí. – Dije mientras reía lentamente y bajaba mis manos a su trasero para darle un leve apretón, notando como sus glúteos eran bastante firmes, me imagino que debido a su trabajo. – Decir que no me siento bien sería mentir, así que… He de decir que me siento excelente.  Además, sabes muy rico. – Luego de decir aquello con un tono bastante malicioso, me dirigí a su cuello para empezarlo a besar. Mi instinto empezaba a tomar forma de nuevo y todos sabíamos que ante el instinto, un lobo no puede controlarse.

Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Dom Nov 05, 2017 6:49 pm



El lobo aceptó el acercamiento y Tamryn no se vio en la necesidad de tragarse su orgullo en caso de que él hubiera rechazado el detalle. Eso le dio la pista de que Vyse era todo un lobo sin importar cómo nació, tenía el instinto bien despierto y eso le agradó. Era uno de los suyos, no podía negarlo. Suspiró hondo cuando le sujetó por la espalda y la acercó más a su fuerte cuerpo. Era un tanto pequeña en comparación con el robusto lobo, pero no se quejaba. Tenía que decirlo, se sentía bien tener contacto así que no fuese porque le estaban pagando o porque le dio la gana al instante de acostarse con alguien. Vyse no era el caso, lo sabía, solo buscaba el contacto con él como si lo necesitara, como si lo hubiera estado buscando por mucho.

Puedes quedarte si quieres, no estás obligado, además, viene el invierno y no es agradable estar con tanto frío afuera —ni a ella le gustaba a pesar de nacer en una zona nevada—. Y que me ayudes con los gastos me vendría genial —dijo apenas el beso se detuvo, fue breve pero intenso y no perdió de vista el rostro de Vyse cuando comenzó a decir todas esas cosas que comenzaron a revolverle algo en el pecho a la loba—. No des tu palabra tan a la ligera, Vyse —dijo con seriedad ante la promesa de no dejarla sola—. No tienes que quedarte siempre —aunque un sonrojo la delataba por culpa de ese manoseo a su trasero, se mantenía seria en lo posible—. No me hagas pensar demasiado ahora mismo, ¿quieres? Podemos hablar los detalles luego... Solo —suspiró y acarició su pecho desde los anchos hombros. Era fuerte, todo un guerrero—... Solo sigamos.

No le gustaba hacerse líos la cabeza, así que volvió a besarlo mientras meneaba suave y firme su cuerpo contra el regazo ajeno. No podía evitarlo, pero el instinto era fuerte y los deseos de ese lobo le llenaron los sentidos a la rusa, que simplemente se estaba dejando llevar. Usaba su lengua en el beso, no importaba que Vyse tuviera el hocico alargado, podía besarlo bien. El abrazo y las caricias de esas grandes y cálidas manos se sentía demasiado bien y ella misma sentía mojarse de a poco. La blusa comenzaba a estorbarle y haciendo un espacio se deshizo de ella de un tirón. Le dejó ver al lobo sus pechos quizá no grandes pero sí coronados por un par de piercings que ayudaban a que sus pezones se endurecieran mucho.

Tamryn podía sentir su propio aroma propio del celo y estaba segura de que él lo sentía. Aquello lo tenía con el rostro ardiendo, pero no se detenía, no quería. Solo quería sentirlo. No era sentirlo por sentir y ya, lo quería específicamente a él por lo que representaba, porque le recordó que había otros como ella. Además, Vyse tenía cierto encanto que le fue imposible de ignorar desde que la rescató. Sus besos sonaban húmedos y los movimientos se hacían más intensos. No resistió la tentación de mover sus garras cerca de la pieza de ropa interior del lobo y tocar un poco. Decidió cambiar su mano a forma humana para no arañarlo sin querer.

Vaya, lobo, parece que escondes algo aquí —dijo, riendo al fin y con las mejillas encendidas de creciente placer.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Dom Nov 05, 2017 10:45 pm

Notaba como el ambiente empezaba a calentarse poco a poco, como si de un sauna casero se tratase. Besos iban y besos venían, las caricias también se mantenían en una secuencia perfectamente ininterrumpida. El insitnto estaba allí, latente y haciendo que ambos sintiésemos ese revoltijo de sensaciones en el cuerpo. Empezaba a sentir esa necesidad de tenerla cerca de mí, de tratar de no alejarla nunca con una de mis acciones, no sentía esas ganas de que solo fuese un acostón y listo, cada quien por su lado; definitivamente eso no iba conmigo. – No es que me sienta obligado o no, es que me siento bien aquí y sería bonito el saber cómo se siente vivir en “familia”. – Suspiré y miré a sus ojos por un instante, volviéndome a perder en estos. – Ayudarte será todo un placer, he aprendido unas cuantas cosas, así que no seré un inútil. – Sonreí ampliamente hasta que de pronto mencionó algo que puso mis orejas completamente erguidas. - ¿Un soldado como yo dando una palabra a la ligera? Eso jamás. Me enseñaron a nunca jurar en vano. – Suspiré hasta escucharle pedir que solamente continúasemos, cosa que no dudé en hacer.

Sus caricias se sentían como las mejores que había recibido en muchísimos años, cosa que no me evitaba recordar que muchas de esas cicatrices fueron hechas por maltratos de algunos clientes hacia mí. Continuaba aquel beso que ella había iniciado, esta vez su lengua se unió con la mía en el beso más húmedo y delicioso que experimenté jamás. Este hacía los ruidos más obsenos que pudieron escucharse jamás y mis caricias seguían sobre su trasero, ayudándole con los movimientos que ella hacía. Quitó su blusa y pude notar aquellos pechos tan perfectos, cubiertos por ese par de piercings que a decir verdad, empezaban a gustarme más de la cuenta. La excitación de mi parte ya empezaba a ser completamente palpable. El bulto que se formaba en mi ropa interior comenzó a rozar la intimidad ajena poco a poco.

Sus manos humanas rozaron el borde de mi ropa interior y escuché aquel comentario que me hizo reír un poco entre el beso que ambos estábamos protagonizando. – Te lo dije, los que me crearon lo hicieron a la perfección. – Sonreí ampliamente con mis mejillas ardiendo por completo, ya tenía a Tammy allí conmigo, pero maldición, empezaba a desearla mucho más de lo que ya de por si la deseaba. Empecé a dejarme de tonterías y aproveché mis garras para algo bastante importante, así que poco a poco fui haciendo un par de cortes en sus shorts para terminarlos desgarrando, dejándole solo con la ropa interior, la cual era bastante estorbosa así que la rompí también con una de mis garras sin importar si luego tenía que comprarle bragas nuevas. – Oops. – Fue lo único que alcancé a decir antes de empezarme a mover, rozando aquella intimidad que ahora estaba completamente desnuda. A través de la fina tela de mi ropa interior podía sentirse la humedad y el calor que producía aquella feminidad tan suya.

También debía admitir que ese maldito acento ruso me encendía de todas las maneras posibles, oírle hablar era como transportarme a otro mundo diferente, empezaba a amar ese acento, me encantaba. Abrí mi mano lo más que pude y aprovechando la desnudez ajena, di una nalgada que debido al tamaño del departamento sonó bastante fuerte y para ser honestos, no me importaba en lo absoluto el hecho de que los vecinos pudiesen escucharnos. Al contrario, amaba esa sensación de peligrosidad a la que tanto me había acostumbrado. Me seguía moviendo al compás de Tamryn sin tapujo alguno ya, el instinto mandaba en el momento y no me iba a detener hasta satisfacer a la última célula del cuerpo de la chica con la que estaba en ese preciso momento. – Tú no habrás sido creada artificialmente, pero vaya que todo está en su lugar. – Dije sonriendo antes de darle otro pasional beso en los labios, para luego terminar el mismo con una suave mordida a su labio inferior.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Lun Nov 06, 2017 9:27 pm



La loba respingó al momento que el atrevido lobo le rasgó primero los shorts y luego la ropa interior. ¡Vaya perverso que era Vyse! Y le gustó a decir verdad, le guardaría el reclamó de sus prendas para después, no es como si su clóset desbordara de ropa... Aunque ya tenía ganas de deshacerse de esas prendas, necesitaba nuevas, al parecer solo fataba una excusa para ir de compras por ropa nueva. Vyse se la dio. Le gruñó suave por el atrevido movimiento, incluso arrugó su nariz en fiero gesto que a decir verdad se veía muy lindo en su rostro ruborizado. Mordió un poco la nariz ajena mientras esas fuertes manos recorrían el cuerpo de la loba. Imposible no sentirse bien cuando esas manos se sentía suaves pese a su fuerza y tan calientes que sentía casi derretirse.

¡Ah! —el roce de su intimidad con el bulto del lobo la estaba volviendo loca, y eso, sumado a las caricias, hacían que cualquier futuro reproche perdiera por completo su fuerza—... Ya... Ya hablaremos lo de mi ropa... ¡Ahhh! —apretó los dientes y al momento de la nalgada respingó y soltó un alarido más largo en señal de placer. Le miró con el ceño fruncido, pero parecía todo menos enojada. Correspondió el beso—. ¿Y qué esperas ganar con tus halagos, Vyse? —preguntó con una sonrisa que mostraba los colmillos. Al momento se le fue quitando de encima de a poco, resbalaba por el cuerpo ajeno hasta quedar de rodillas entre las piernas de Vyse, no dejaba de verlo a los ojos—. Ya diré yo si te pusieron todo en su lugar o no —dijo, divertida, y le bajó la ropa interior al lobo hasta quitarla. Lo hizo rápido y pronto pudo verlo. Su miembro estaba erecto, duro y se veía palpitar. Era grande, debía decirlo—. Sí, creo que sí te pusieron todo en su lugar —dijo en suave tono.

Sus manos humanas acariciaron desde la base mientras pasaba su lengua por la punta. Jugueteaba ahí y le gustaba ver aunque fuera de reojo los gestos del lobo. Quería probarlo un poco más, quería darse el gusto de saborear al lobo primero, a saber si Vyse se quedaría quieto o tomaría el mando, ambas opciones serían bienvenidas en realidad. Con su lengua recorrió desde abajo y luego de segundos de húmedas caricias, finalmente lo atendió por completo con su boca. Tenía que acostumbrarse a su tamaño. Aunque no fuera muy apropiado mencionarlo, su tiempo como esclava y su oficio la habían preparado de importante manera a saber complacer a un hombre. Y justo eso hacía, demostrarle al lobo lo que podía y quería hacer.

No decía nada, tenía la boca ocupada, pero miraba su rostro cada tanto, al menos hasta que el lobo decidió el siguiente movimiento y Tamryn, como marcaba su lado más pasional, no le molestaba dejarse llevarse, permitirse dominar por alguien fuerte y con ese carácter como Vyse. Así lo hacían los lobos, así les dictaba el instinto.

Creo que puedo meterlo por completo en mi boca, solo necesito algo de ayuda, lobo —le dijo con su marcado acento ruso y una sonrisa amplia.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Mar Nov 07, 2017 9:47 am

Los gemidos de la loba recorrian el lugar como si de una hermosa melodía se tratase. Mis orejas se movían cada vez que los escuchaban y obviamente, dentro de mí empezaba una sensación indescriptible. Podía sentir como sus fluídos empezaban a humedecer la superficie de mi ropa interior, haciendo un poco más notable la erección que ya había aparecido por completo. Ante la mordida que ella dio a mi nariz lo unico que pude hacer fue soltar una risilla muy juguetona. Aquella piel tan suave y blanca me encantaba, para mí era como un pecado dejarle alguna marca en tan perfecto cuerpo. El metal frío de los piercings seguía en contacto con la piel de mi pecho, pero empezaba a acostumbrarme y a enamorarme de aquella sensación.

Continuaba rozándole, esta vez con un poco más de fuerza ya que por instinto pensaba que si una mujer gemía, era que le gustaba así que ¿por qué no complacerle más? Noté aquella expresión de falso enojo en su rostro luego de haberle asestado una buena nalgada que en un poco tiempo, dejaría una muy linda marca, tal cual lobo que marcaba a su presa. – ¿Con mis halagos? Pues fíjate que no sé, creo que por aquí lo llaman “ligar” o algo así. Pero tal vez creo que me gane un poco más de cariño. – Reí mordiendo el labio inferior de mi acompañante de manera suave. Después de un rato de jugueteo y besos pasionales, noté como ella empezaba a desaparecer poco a poco de la superficie de mi cuerpo, llegando hasta mi entrepierna con una mirada que a decir verdad, me gustaba, acompañada de ese hermoso acento ruso que desearía jamás dejar de escuchar. Mi ropa interior desapareció con un rápido movimiento de ella, lo que me dejó bastante sorprendido para ser sinceros.

De pronto, sus manos cubrieron mi miembro, haciendo que soltase un pequeño gruñido de placer. La chica movía las manos en un perfecto compás que me hacían sentir de la mejor manera, su lengua estaba tibia y bastante húmeda; cosa caracterísitca de los de nuestra especie. Hasta que de pronto esta no aguantó más y usó toda su boca para complacerme. Algo así como un pequeño aullido salió de mi boca y mi espalda se arqueó por completo, haciendo que hundiese un poco más mi miembro en la boca ajena. Hasta que en un momento, pidió ayuda para poder hacer un mejor trabajo. – Vaya, será un completo placer ayudarte.. – Susurré y con una sonrisa en el rostro y poco a poco me senté para estar más cómodo. Mis manos se posaron detrás de su cabeza para ayudarle a introducir mi miembro en su boca nuevamente, usando mis manos para moverle de arriba hacia abajo, disfrutando de aquella sensación. Si su lengua por si sola era húmeda y tibia, el interior de su boca  era increiblemente mejor. Pequeños suspiros salían de mi boca, acompañados de leves bufidos.

Pasaron algunos minutos de intenso jugueteo, gruñidos y gemidos iban y venían de cada rato. – M-maldita sea, T-Tammy… Lo haces excelente..pero… -Susurré de manera maliciosa antes de sacar mi miembro de la boca de la chica. Me bajé un poco para rodearle con mis brazos y la subí sobre mis piernas para besarle intensamente, mientras la punta de mi miembro se encargaba de rozar la entrada ajena. – Me encantas, Tammy. – Susurré sobre sus labios y poco a poco fui penetrando la intimidad ajena. Pude sentir de lleno como su tibio interior empezaba a succionarme, como si me quisiera mas y mas adentro de si. No dudé en empezarme a mover lentamente, mientras besaba su cuello y dejaba suaves mordidas en este.

Empezaba a sudar poco a poco por el simple hecho del calor que ambos emanábamos de nuestro cuerpo. Mis manos se posaron sobre la cintura ajena, para ayudar a la chica subir y bajar. Mi rostro estaba completamente rojo y ardiendo de placer, al igual que todo mi cuerpo. Se sentía correcto, no era como esos encuentros que duraban una sola noche y ya está, se sentía como algo bastante sincero y que no sería por mero placer y ya. Continué mis movimientos, penetrándole esta vez con un poco más de fuerza y dejándome caer lentamente a la cama para quedar acostado y dejar que ella tomase el control por un momento. Sí, amaba ser el dominante, pero que una chica tomase el control también me encantaba, de hecho, me gusta ser muy igualitario en esos sentidos.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Mar Nov 07, 2017 9:43 pm



No tardó en recibir la "ayuda" que esperaba de Vyse. En parte lo hacía para saber qué ritmo le gustaba tomar, pues sabía que podía ser tanto un tierno cachorro como un violento lobo. Si era del lado mas tierno no había problema, incluso se topaba de cuando en cuando a clientes que solo querían la ternura y dulzura que sus parejas no les daban, o bien que tanta falta les hacía. En cambio, su Vyse era más intenso, más apasionado, rudo o agresivo, Tamryn solo quería medirlo, le gustaba conocer a quienes encontraba agradables, pues una cosa era estar a vista y otra muy distinta a estar en la cama. Quería conocerlo en la cama.

Lo estaba conociendo.

Hasta el momento no era brusco pero dejaba sentir su mano al empujarla contra su miembro. Logró que lo metiera entero y solo su práctica le ayudaba a no perder el aire. Seguía usando su lengua y gemía mientras porque la verdad se estaba excitando cada vez más y más. Su centro escorría líquido a sus muslos, estaba lista para la acción pero debía esperar un poco más porque le encantaba oír todos los sonidos que venían de Vyse. Sus orejas se movían a casa gemido, gruñido y pequeño grito que salía del hocico del mayor. Estaba tan metida en eso que no percató que el lobo tenía otros planes. Se sintió levantar del suelo y antes de darse cuenta estaba de nuevo sobre él y éste se encontraba listo para el gran acto. Podía sentir la punta de ese miembro tentar su entrada, acariciarla y a punto de hacerse espacio.

No pudo responder a sus palabras, el largo beso la calló y lo siguiente fue él entrando en su cuerpo mientras le daba mordidas. No pudo evitarlo, soltó un largo gemido mientras se abrazaba del cuello de Vyse con ambos brazos. Era como una muñeca en los brazos del lobo. Los cuerpos se rozaban tan cerca que el piercing en su clítoris se presionaba contra el cuerpo de Vyse y le daba aun más placer del planeado. Se sentía totalmente llena de él. En algún momento terminaron en la cama y no supo cómo, estaba tan perdida en la sensación de ese miembro llenando su interior que perdió por completo el sentido del espacio.

Vyse... Vyse... ¡Ahhhhh! ¡No te detengas, Vyse, se siente muy bien —gimoteaba la loba mientras lanzaba alaridos como de un animal herido, se sentía tan bien que incluso gemía en ruso, olvidando que él no podía entenderle—... Дайте мне сильнее! —eso era un "dame más duro" que sin duda podría traducirse gracias a los movimientos de cadera de la loba. Sus manos ya eran garras de nuevo por culpa de la excitación en efervescente mezcla con el placer y arañaba sin querer la espalda de Vyse—.... Vyse... Трахни меня тяжелее... Ah... Dame más duro, hazlo, me estás volviendo loca —y su cuerpo y su boca lo corroboraban. Se sentía como nunca, llena, casi plena sin entender del todo el porqué en ese momento.

La respuesta simple era porque en verdad Vyse le gustó, lo vio como a un igual, como alguien a quien podía y quería aceptar a su lado y bastó un momento para darse cuenta. Después de todo, eso del "lobo solitario" era una tontería a decir verdad, los lobos no están hechos para andar solos, los lobos se dan calor y protección juntos. Y así se sentía, cálida y protegida. Había echado tanto de menos esa sensación que no la quería perder ahora.

La cama sonaba pero no alcanzaba a golpear el muro, no estaba pegado a éste. Solo de fondo estaba la luz del televisor, había videos musicales que quedaban ahogados bajo los gemidos y gritos de la pareja sobre la cama.

Vyse... Vyse —solo atinó a alcanzar su cara para besarlo fuerte, intenso y profundo, usando su lengua—... No dejes que me sienta sola de nuevo...


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Miér Nov 08, 2017 3:13 pm

Y así continuaba aquel acto tan nuestro, los movimientos eran completamente fluídos, ininterrumpidos y perfectos. Nuestros gemidos iban y venían, junto a nuestro sudor que se mezclaba con cada movimiento. La tenía sobre mí, completamente entregada al placer al igual que yo. El reflejo de la tv se veía alrededor de todo el cuarto, lo que le daba al ambiente un toque bastante distinto a lo que normalmente solía hacerse, que era la típica y aburrida habitación a oscuras. Seguía moviéndome con el mismo compás que traía desde el inicio, pero a veces aportando un poco de fuerza al asunto.

Jamás me había sentido tan bien en todos los años que tenía pisando el planeta. Los gemidos de ella sonaban cual sinfonía en perfecta sincronía. Oía como pequeños aullidos salían de mi boca, pero estos salían solos, sin ser forzados ni nada pro el estilo. Mis embestidas dentro de ella seguían con fuerza, llegando a tocar el fondo de su intimidad. Se podía sentir como si un tambor estuviese siendo tocado, mientras que sus pezones rozaban con mi pecho, excitándome cada vez más y más. Mis manos volvieron al trasero de la loba, apretando este y clavando un poco las garras, intentando no dañarle. Escuchaba como esta hablaba co su típico acento ruso, pero de pronto empezaba a hablar de nuevo en su idioma nativo.

Quería más, estaba extasiada y eso podía verse en su mirada. El que me hablase en perfecto ruso, hizo que en mi rostro se dibujara una amplia sonrisa. Su compañía era perfecta, era como si ambos fuéramos dos piezas de rompecabezas que encajan perfectamente. Mi lengua recorrió todo a su paso, incluyendo su cuello, el cual saboreé con muchísimo éxtasis. Ella era una chica muy dulce aunque no lo pareciera y para ser honesto, eso me hacía sentir en casa. De verdad que me daba algo de risa el pensar que los vecinos pudiesen escucharnos en plena acción, pero… ¿A quién le importaba eso? Lo que importaba era el momento y con quién me encontraba ahora. - ¡A-ah! ¡Dios santo, Tammy! ¡Eres excelente! - Dije en un tono bastante fuerte, pero se notaba mi respiración bastante entrecortada por mis movimientos tan bruscos.

Oí perfectamente cómo ella pidió que no me retirase de su lado y mis ojos se abrieron como un par de platos que se quedaron mirando fijamente los suyos, mientras detenía mis embestidas por un momento. – No dejaré que te sientas sola de nuevo, Tammy. Es una promesa. – Susurré luego de corresponder aquel húmedo beso que ella había empezado, junto con ese jugueteo de lenguas tan intenso. – Tampoco me dejes solo, te lo pido. – Le sonreí completamente sonrojado y volví a moverme dentro de ella, soltando un suave gemido que se camufló con el sonido de la cama.

Tenía que ser honesto conmigo mismo. Lo que conseguía con ella, no lo iba a conseguir con nadie jamás. Tamryn era como esa chica que llegaba a tu vida así, como si de un meteorito golpeando la Tierra se tratase. Mientras embestía, subía y bajaba mis manos suavemente por su espalda, dedicándole una caricia a la misma, intentando no dañarle. A pesar de ser una cuestión de instinto, podía palparse el romance, la sinceridad y la pasión. No sabía si era momento de volverme la cabeza nudos, pensando cosas que tal vez no debía, pero maldición, ¿A quién engañaba? ¡Quería ir más allá! Tammy me complementaba y yo podía sentirlo, pero no me atrevía, no aún.

Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Miér Nov 08, 2017 10:12 pm



¿Quién iba a apostar porque un fortuito encuentro terminaría con la loba en la cama con un lobo que acababa de conocer? Y no solamente por un arranque de simple lujuria como le sucedía de vez en cuando, si no por una necesidad más allá de la carne. La necesidad de un calor que le fue arrebatado por mucho tiempo, la necesidad de sentir a alguien como ella a su lado, la necesidad de escuchar algo sin dobles intenciones. La loba podía sentir cuando el hombre en turno solo quería algo de sexo rápido y nada más, o cuando intentaban algo más malévolo justo como había sucedido con el sujeto del que Vyse le ayudo a deshacerse. Aunque ahora que lo pensaba, gracias a ese pervertido fue que conoció al lobo.

Las furiosas embestidas contra su cuerpo apenas si le dejaban pensar, en cada penetración se sentía invadida por completo, además de un calor que sentía le quemaba las entrañas y que se sentía demasiado bien como para ser verdad. Quizá culpa de la soledad, pero era más bien porque había encontrado a un similar a ella, a alguien con quien podía formar al menos una pequeña manada. En un horrible sitio como ese, qué mejor que estar con uno de los suyos, ¿verdad? Además, Vyse parecía ser otro perdido en New London. Había sido un golpe de suerte el encontrarse.

De... De acuerdo... No estarás solo si... ¡Ah! —era complicado hablar por culpa del placer—... ¡Ah! Si... Si no me dejas sola a mi —y era una promesa que podía cumplir si Vyse cumplía su parte. Apretaba los dientes a momentos, tener encima el cuerpo de Vyse y ese calor casi asfixiante era realmente maravilloso. El lobo era quien mantenía el ritmo y era la rusa la que se movía a los deseos de éste. Y estando en la cama no fue complicado que ella terminara en cuatro y con el lobo motándola como el par de animales que eran—. ¡Vyse...!

Algo en un movimiento profundo de su compañero tocó un punto muy sensible dentro de ella que la hizo enloquecer y lanzar un gruñido de claro placer. Ella misma pegaba su cuerpo al ajeno para sentir eso una vez más. Era la primera vez que sentía algo así con alguien, y no que le gustara comparar, pero ni su difunto amo había llegado tan a fondo de ella y tocado esos puntos sensibles de su interior. Terminó clavando sus garras en las mantas de la cama, literalmente estaba mordiendo la almohada mientras Vyse la embestia. Sus gemidos quedaban opacados por la misma almohada pero eran sonoros a su modo.

Pasaba el tiempo y solo eran ellos dos dando calor a ese pequeño departamento en un rincón olvidado de la ciudad.

Puedes... ¡Ahhh!... Puedes terminar dentro si... Si quieres, ¡ngh!... Estoy con... Con píldoras, no hay riesgo de... De nada —avisó al macho para que no se contuviera nada dentro, quería sentirlo por completo, quería que la llenara, quería que la marcara. Eso deseaba Tarmryn en ese momento y se lo estaba dando a entender con su cuerpo.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Jue Nov 09, 2017 7:07 pm

Con un rápido movimiento, Tamryn había logrado quedar en cuatro, conmigo tomando su cintura y embistiéndola de la mejor manera posible ya que la posición favorecía bastante en el momento. Seguía embistiendo y llegando al fondo de su intimidad, llenándola al completo. La promesa que habíamos hecho ahora era mutua y eso significaba para mí que no nos separaríamos de manera tan fácil. Seré honesto, no es fácil hacer click con una persona cuando apenas la conoces y más en la situación en la que nos conocimos Tamryn y yo. Sus gemidos me embargaban por completo, deseándole cada vez más, queriéndola cerca de mí todo el tiempo. Bufaba, gruñía y de vez en cuando se me escapaba uno que otro gemido. Encontrar a alguien prácticamente igual que tú en un sitio como New London era casi imposible así que me sentía con mucha suerte al haberle podido encontrar a ella.  

La verdad era que ahora no pensaba en nada más que satisfacerle y más cuando ella ya estaba completamente entregada al placer, verle morder la almohada lo que hizo fue ponerme en el punto más alto de la excitación. Pasé mis manos a su trasero y me agarré fuerte de este, clavando un poco mis garras en el mismo. Entre el ruido de la cama, los gemidos y la tv, pude oír mi nombre en repetidas ocasiones e incluso, la luz verde para poder acabar dentro de ella debido a que usaba las típicas píldoras que usaban los humanos para no generar lo que muchos llamaban "accidentes". Y nunca mejor dada la orden, porque ya estaba a punto de llegar al clímax del momento. Podía sentir la presión en el pecho y como mi miembro comenzaba a palpitar dentro de ella. - ¡T-Tamryn!, ¡A-ah! ¡M-me!...- Y antes de poder decir alguna otra palabra, el momento llegó. Una gran cantidad de mi semilla se fue depositando lentamente en su interior y podía sentir perfectamente como si un peso estuviese abandonando mi cuerpo. Al terminar de llenarle, respiré de manera entrecortada, intentando recobrarme de tan intenso momento. Fui saliendo de ella lentamente y mientras lo hacía, me inclinaba un poco hacia adelante para besarle la nuca, los hombros y su espalda, mientras una sonrisa estaba dibujada en mi rostro acompañada de un gran sonrojo y algunas gotas de sudor que corrían por mi cuerpo. Poco a poco me fui reincorporando y me recosté boca arriba en la cama, para tomarle a ella y ayudarle a recostarse sobre mi pecho.  

Todo parecía una escena de esas romanticonas sacadas de alguna novela barata, pero así había sido, así se había dado el momento y nadie iba a detenernos ahora. Sentía como si hubiera unido fuerzas con un aliado muy importante, me sentía bien y empezaba a sentir demasiada tranquilidad. Besé su frente y fui acariciando su espalda con suavidad, mientras aún miraba al techo con aquella sonrisa tan tonta que se apoderaba de mi rostro. ¿Quién lo iba a imaginar? Siempre que se formaba alguna pareja era con la típica formalidad de esas citas tan elaboradas, regalos, comida cara, cosas así. Pero nosotros habíamos roto el molde, nos queríamos conocer más y lo habíamos dejado en claro con lo que había sucedido hacía algún momento. - Wow, estoy impresionado. Tú eres genial, Tammy... - Susurré en su oreja, la cual mordí de manera suavemente, intentando no dañarle. Mi cabeza empezaba a maquinar de nueva cuenta todo lo que había sucedido, poniendo cada pieza en su sitio y dándome una clara imagen de que lo que estaba pasando, era real.  

De ahí en adelante yo sabía, ella sabía que como lobos no nos íbamos a abandonar tan fácilmente. Podría decirse de manera casi inequívoca que lograba sentir ese calor de manada, de familia del que fui prohibido durante muchos años. Lágrimas empezaron a brotar de mis ojos por más increíble que pareciera. Eran muchos sentimientos encontrados y aunado a que sufría de ese pequeño estrés post traumático debido a las guerras en las que estuve. No me daba tan fuerte como a los demás, pero si ponía la suficiente atención podía escuchar los disparos, gritos, explosiones y todo lo demás. Sacudí un poco mi cabeza y le dediqué una mirada a la loba que me acompañaba, para luego besar aquellos labios con suma suavidad.  

No tenía intenciones de levantarme de la cama aún y menos cuando estábamos tan cerca el uno del otro. El clima frío empezaba a aparecer de nuevo en el ambiente, pero no era algo que importase mucho, nuestro pelaje era lo suficientemente grueso como para protegernos. Palpé mi pecho por un momento, notando que la cruz que siempre llevaba conmigo como amuleto, seguía allí y no la había perdido durante aquella corta pelea en el callejón.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Sáb Nov 11, 2017 12:04 am



Hacía mucho que no se sentía tan llena, tan plena por sentir el calor y el aroma de alguien. Y sin ánimos aun de comparar, ni con quien fuera su amo había sentido tanto cariño tan de pronto, solo por el hecho de ser, por el hecho de estar ahí para la otra persona. Ahora estaba para Vyse y él para ella y ya podía considerarse como una pequeña manada al menos en su cabeza. ¿Quién diría que había un lobo en la ciudad para ella? Solo tuvo que esperar a toparlo, y ahora que estaba a su lado no quería correrlo ni perderlo por alguna tontería, ni siquiera por ese intrínseco miedo en su ser de perderlo como le ha sucedido con tantas cosas. Quería aferrarse a lo que acababa de encontrar, deseaba que nada ni nadie se lo arrebatara.

Las embestidas de Vyse finalmente culminaron en un clímax mutuo que al menos en ella se dejó sentir de los pies a la cabeza, toda su piel y su pelaje se erizó, su interior se presionó y su cuerpo terminó bañado en su propios sudor y al parecer también en el ajeno. El aroma a sexo en ambos era intenso y el calor en el cuarto nunca había sido tan cómodo. Se sentía tan bien que incluso ese pequeño apartamento parecía la guarida perfecta para dos. Ya se las arreglarían con el tiempo, tenían cosas qué definir aun, pero eso se daría con el tiempo, así se organizaban los lobos. Al separarse, Vyse se tumbó a su lado y antes de darse cuenta ella terminó encima del cuerpo de su acompañante.

Creo que podría decir lo mismo de ti —respondió a sus dulces palabras y esa mordida que le hizo sentir un agradable escalofrío. Sintió que la semilla del lobo escurría desde el interior de su cuerpo y no fue incómodo, más bien excitante a su modo. Suspiró hondo y quedó con la mejilla pegada al pecho de Vyse. Podía sentir su respiración y escuchar el aun acelerado palpitar de su corazón. Todo fue un calmo silencio hasta que algo la hizo mirar el rostro del lobo. Estaba llorando. Verlo así hizo que el pecho de la loba se encogiera, Al parecer a él le pegó incluso más fuerte su encuentro. Solo atinó a lamer las lágrimas del rostro del lobo—. Vamos a dormir, fue un largo día al menos para mi. Ya nos arreglaremos al amanecer. Ah, la televisión se apaga sola luego de un rato, dejémosla así —soltó un bostezo mostrando incluso colmillos—. No necesitamos levantarnos temprano, yo trabajo hasta la tarde en el cabaret, mañana te doy una copia de la llave de la casa, podrás entrar incluso si no estoy yo... Pero mañana, mañana lo veremos. Me dejaste agotada.

Se estiró toda antes de acomodarse bien sobre el cuerpo de Vyse y simplemente se durmió. Tuvo un sueño tranquilo, después de todo a los lobos les gustaba estar en compañía, el aroma y el calor de Vyse le estaban sentando de maravilla. En algún momento de la madrugada tuvo que levantarse para usar el baño, pero aprovechó para mojarse bien la cara y convencerse de que no era un sueño, que en realidad había un lobo como ella en su cama. No tardó nada en volver a la cama con él y volver a abrazarse de su cuerpo.

La muy holgazana claramente iba a despertar después de Vyse ni bien amaneciera.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Dom Nov 12, 2017 10:57 am

Y así pasó, como si de un sueño se tratase, un sueño demasiado vívido y colorido; lleno de aromas distintos, sabores e incluso de un calor tan nuestro, tan personal, que era indescriptible. Tamryn se había quedado dormida sobre mí luego de haber dejado en claro que a la mañana siguiente tendría una copia de las llaves para mí y así poder entrar cuando me diese la gana a su apartamento. Ahí me di cuenta de que la cosa iba completamente en serio y que ninguno de los dos iba a apartar al otro de su lado, por más difícil que se pusiera de situación, ahora éramos esa manada de dos que lucharía contra todo pronóstico. Ella había logrado quedar rendida sobre mí, por lo que no pude evitar acariciar la espalda ajena de arriba abajo suavemente, como si tuviera un bebé entre mis brazos.

Tardé un poco en quedarme dormido, ya que seguía pensando en lo que había pasado en cuestión de tan solo horas y lo que habría pasado de no haberme yo topado con aquella situación en el callejón. Tal vez ella estaría muerta y su cuerpo estuviera en la morgue, esperando ser identificado por alguna persona cercana o algo así. Moví mi cabeza un poco para apartar aquellos pensamientos y cerré los ojos lentamente para así por fin quedarme dormido junto a ella, con la mejor de las sonrisas en el rostro y un notable calor en mis mejillas.

Llegó la mañana siguiente, se podía oír el cantar de un pequeño pájaro en la ventana y se notaba a simple vista que había amanecido bastante nublado y que el sol no iba a aparecer de buenas a primeras. La loba aun dormía sobre mí y no tenía el valor para despertarle, para ser honesto así que como pude, le bajé lentamente de mi cuerpo y la puse sobre la cama para darle luego un suave beso en la mejilla. Me senté en el borde de la cama aún sin ropa alguna, dejando ver mis marcados músculos de la espalda mientras ponía mis manos sobre mi rostro. Lo único que lograba hacer era pensar y pensar, porque seguía sin poder creerme lo que me estaba sucediendo.

Me levanté de la cama para ir al baño y echarme agua en el rostro, no me importaba ir desnudo por la casa, así que salí de la habitación que ahora compartíamos ambos y fui directo a la cocina, pero no para comer; fui a mirar por la ventana que lograba dar a la calle y así lograr ver a la gente que tan temprano en la mañana empezaba a moverse a sus trabajos. Sí, cualquiera pensaría que luego de lo de anoche me iba a quedar durmiendo hasta quién sabe qué hora. Suspiré por el hecho de saber que Tamryn iría en la tarde de regreso al cabaret y para ser completamente honesto, no quería que ella trabajase más ahí.

Tenía que pensar en una solución para aquello porque ambos sabíamos que nuestros trabajos representaban algún tipo de peligro. Yo tenía que salir a las calles arriesgándome a que me matasen en el proceso y Tammy, pues… Ella simplemente podría quedar atrapada en una situación como la de la noche anterior y de verdad no quería que eso pasase en algún momento. Regresé a la cama y me senté a un lado de mi compañera que aun dormía, intentando no despertarle en el proceso. – Las promesas de un soldado se cumplen y yo cumpliré la mía de no apartarme de tu lado. – Susurré con seriedad y miré a la chica dormir tan plácidamente. Empezaba a sentir ese calor interno, el cual me decían que se sentía cuando empezabas a querer a alguien más de la cuenta, pero quería descubrirlo, quería saber qué había más allá para nosotros dos, pero lo que si sabía a ciencia cierta era que Tamryn se había convertido en alguien muy importante para mí. – Tranquilo, Vyse, todo está bien, todo saldrá bien de ahora en adelante. – Volví a susurrar, esta vez con una sonrisa que denotaba seguridad en mi rostro mientras daba suaves caricias a los cabellos de mi acompañante.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Tamryn el Lun Nov 13, 2017 7:00 pm



Hacía tanto tiempo que no pasaba una buena noche, que no supo nada de sí misma hasta después del amanecer. Los aromas que llegaban a su nariz eran agradables aun en su ensueño, porque era no el aroma del sexo, no, era el simple y sencillo aroma de estar acompañada. El calor se había incrementado lo suficiente como para ser perceptible con sus finos sentidos. No quería adelantar nada pero se sentía contenta de estar en una manada de nuevo. Los amigos y aliados no estaban de más, un compañero haría más fácil vivir ahí y por mucho que no quisiera encariñarse, era imposible. Vyse era un tipo transparente y sin dobles intenciones, o al menos eso había percibido hasta el momento.

Ya el tiempo y el capricho de la ciudad se encargarían de ponerle los obstáculos a los que ya se había acostumbrado, pero ésta vez, al menos, estaría acompañada.

Cuando despertó estaba sola, y si no se asustó de no ver al lobo en su cama fue porque aun percibía su aroma fresco en la habitación. Se incorporó y se estiró toda para desperezarse. Un enorme bostezo salió de su boca y finalmente vio a Vyse mirando por la ventana. Podía ver su enorme cuerpo de espaldas, desnudo. La imagen le agradó, sin duda podía acostumbrarse a eso. Igualmente sin pena, se levantó de la cama y fue a abrazarse a su espalda. Era tan alto que no llegaba demasiado arriba en su espalda, pero era cómodo.

Buenos días, Vyse, ¿disfrutando la vista? —logró hacer que aquel se agachara para poder besar su mejilla—. Me daré una ducha, como vez, es muy difícil que la casa quede echa un desastre —y una vez por semana quitaba el polvo. Era fácil mantener las cosas cuando se tenía poco—. Puedes acompañarme si quieres —ya que estaba bien despierta y fuera del hechizo sexual, les tocaba definir lo que harían ahora como compañeros, como manada, como... ¿Pareja? No estaba segura de catalogarlo aun como eso, era eso o que todo le había llegado tan de golpe que aun no terminaba de digerirlo—. Me dijiste que tú trabajas como mercenario, ¿verdad? Si no tienes lo contactos adecuados pasa lo que me contaste, que no encuentras trabajos buenos, o ninguno —abrió la regadera y el agua tibia le cayó perfecta, se lavaba sin pena dejando la puerta abiera para que él pudiera entrar de querer—. Puedo ayudar con eso un poco, me topo con gente de todo tipo, y el cabaret donde trabajo no es precisamente un sitio santo, así que escucho de gente que quiere deshacerse de otra, o solo buscan protección en ciertos sitios. Puedo ayudarte con eso, más de una vez me han preguntado si conozco a alguien —enseguida hizo un gracioso gesto de enojo—. Y cuando me ofrezco yo, se ríen —se frotaba el cabello hasta quedar llena de espuma—. Aunque... Con lo de anoche quedó claro que estoy algo oxidada, necesito entrenar de nuevo.

El desánimo que venía con el hastío le había quitado las ganas de ejercitarse, a mencionar que bailar y el ocasional sexo le ayudaban a estar en forma, pero no había entrenado sus habilidades de lucha. ¡Ella era una guerrera! Podría haberse encargado de sus atacantes pero estaba más lenta que de costumbre, de no haber aparecido Vyse para salvarle el pellejo quizá habría amanecido en la calle y si tenía suerte aun estaría respirando. Diablos, tenía que volver a las raíces que le fueron arrebatadas. Conocer a Vyse le recordó lo que era, y la rusa no era una bailarina barata de cabaret, no, era una guerrera.

Claro... Necesitaba bailar para comer, en la ciudad del pecado la violencia era un negocio muy competitivo.

Como te dije, puedes vivir conmigo, te daré una copia de la llave —le miró con un gesto serio, pero en sus ojos no estaba la frialdad que la noche anterior, era un gesto más bien cálido. Ya con las cartas en la mesa, los dos debían llegar a un acuerdo—... ¿Qué es lo que quieres hacer ahora, Vyse? Yo solo quiero pedirte algo, quiero que me des tu palabra con eso —tomó aire e hizo una pausa de dos segundos antes de seguir—... Siempre dime la verdad, incluso si es algo desagradable o que creas que me puede lastimar, no importa. Siempre dime la verdad.


Tamryn
avatar
envidia

Domíname si puedes
Bisexual
Híbrida de Lobo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Vyse O'Donnell el Jue Nov 16, 2017 8:44 pm

Seguía mirando por la ventana como si de una hipnosis se tratase. La ciudad se veía hermosa con la primera luz de la mañana, pero de pronto aquello se vio interrumpido por el abrazo repentino de la loba que me acompañaba desde hacía tan solo una noche. Pude sentir su piel rozar con la mía por un breve instante y sus brazos rodearon lo que pudieron cuando se juntaron, porque con mi tamaño no era fácil dar un abrazo. Ésta me hizo agacharme para poder darme un beso en la mejilla. - Buenos días tengas tú, hermosura. Y sí, disfruto de la vista que tiene la ciudad desde aquí. - Sonreí ampliamente y le miré de reojo mientras con mis manos cubría las suyas. Al soltarme, Tamryn fue a darse una ducha, mientras yo me quedé por un momento más apreciando la neblina que se posaba sobre los edificios de New London. Ella me dijo que si quería podía acompañarle a darse un buen baño, cosa que no pensé dos veces y empecé a caminar tras ella para llegar al baño y quedarme recostado por un momento al marco de la puerta.

Vi como ella empezaba a abrir la regadera poco a poco mientras hacía una pregunta a la cual asentí con suma seriedad. - Sí, soy cazarrecompensas y sé que tú trabajas en un cabaret y para serte honesto... No me gusta que estés ahí bajo tanto riesgo. Sí, sí, ya sé que te sabes defender y todo lo demás, pero aún así. Me parece bien que puedas ayudarme a buscar trabajo cuando no esté haciendo nada así que creo que podría funcionar bien para ambos. Además, así podría estar pendiente de ti por si algún tipo de situación se sale de control. - Le dije con una amplia sonrisa mientras me metía con ella a la regadera y comenzaba a enjabonarle la espalda poco a poco, mientras el agua caliente de la regadera empezaba a crear ese vapor que hasta cierto punto yo disfrutaba.

Me gustaba el cómo iban ocurriendo las cosas poco a poco. Ya éramos algo así como lo que llamaban "una pareja". Claro, tampoco le habíamos dado el nombre serio al asunto, pero así se sentía. Ahora era mi turno de abrazarle por la espalda a ella, mientras mis brazos pasaban alrededor de su esbelto vientre. Todavía se me hacía increíble el hecho de que estaba viviendo con alguien de un momento a otro. - ¿Una copia de la llave para mí? Bueno, no es que me queje de hecho, porque ahora vamos a vivir juntos y sería increíble que la única copia la tuvieses tú. - Reí un poco y besé su mejilla antes de tomar el jabón y empezarlo a frotar poco a poco sobre mi cuerpo, dejándome lleno de espuma por todos lados hasta que de pronto la seriedad de Tammy se impuso por sobre todas las cosas, haciendo que yo le mirase ante la pregunta que me estaba haciendo en el momento. - ¿Que qué quiero hacer? Pues mira, quiero seguir contigo y que nos sigamos conociendo el uno al otro poco a poco, eso quiero, quiero aprender a sentir junto a ti. - Un sonrojo bastante notable apareció en mis mejillas y de pronto se vio opacado por una petición de mi acompañante.

Se me había pedido que fuese sincero en todo momento sin importar lo que pudiese suceder. Asentí con seriedad y deposité un beso en los dulces labios que ahora me harían compañía hasta quién sabe cuándo. - Claro que te diré la verdad, Tamryn, te lo prometo. Es palabra de soldado y esa es muy difícil de romper. Solo que también te pediré que si en algún momento pasa algo, comunícamelo, quiero saber, no quiero quedar por fuera. - Dije en un susurro y deposité otro suave beso en sus labios.

Éste apenas era el comienzo de una nueva historia de la vida de ambos, una historia que no iba a escribir cualquiera; una historia que íbamos a escribir nosotros y solo nosotros. Me metí debajo de la regadera para quitar los restos de jabón de mi cuerpo y mi pelaje. Al terminar, salí de la ducha y tomé una de las toallas que estaban colgadas para secarme y esperar por Tamryn en la habitación. Al salir me quedé pensando un poco, porque la verdad no tenía ropa y la de ella no me iba a quedar nada bien. Suspiré y me senté en la cama con las manos cubriendo mi rostro. Empezar desde cero no iba a ser fácil, pero con la correcta compañía todo iba a ser meramente posible. Tamryn creaba en mi una especie de sentimiento extraño, pero muy lindo a la vez, un sentimiento como de pertenencia o algo así.
Vyse O'Donnell
avatar
avaricia

La que yo diga.
Heterosexual
Híbrido de lobo y extraterrestre.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Night We Meet [Vyse O'Donnell +18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.