My place is by your side「Priv. Leight」

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My place is by your side「Priv. Leight」

Mensaje por Jesse Windsor el Mar Oct 31, 2017 10:49 pm


The Promise


Nervios, miedo, alegría, tristeza. ¿Cómo una persona podía sentir tantas cosas al mismo tiempo? Aquellas sensaciones se asemejaban a los tiempos en las que combatía con el resto de sus amigos; los Knights. Pero esos fueron tiempos atrás, buenos tiempos sin duda pero lo actual era incluso más terrorífico ¿Qué le diría cuando se vieran? No tenía ni la más mínima idea pero estaba ansioso, por abrazarlo, por besarlo, por gritarle lo mucho que le hizo falta, que lamentaba su propio egoísmo al irse pero era necesario. Había mucho que contar, al igual que explicar, tan solo esperaba que no hubiera resentimiento alguno o eso terminaría por destrozarlo.

Su reloj pulsera marcaba ya cerca de las siete de la noche. Era muy temprano aún y faltaba poco para que el turno de Leight terminara, que gracioso, pues Jesse jamás se dio la molestia de averiguar si su hermano continuaba con la misma rutina pero de algo estaba seguro, su mellizo no cambiaría nunca y es por esa confianza que se apersonó al lugar donde antes  él también trabajaba pero no se atrevió a entrar; iba a esperar fuera. Se apoyó en la pared de una tienda cerrada justo al otro lado de la pista, estratégicamente cerca de un lugar donde los faroles no alcanzaban su luz, era extraño que un ángel se sumergiera en la oscuridad pero asi lo hizo.

En su cabeza pasaba un tic tac incesante, los segundos parecían horas y ni que decir de los minutos. Pronto se vio sumergido en sus propios pensamientos, momentos hermosos, antaño, donde él y su hermano Vivian felicidad pura junto al resto de sus amigos ¿Qué serian de ellos? En su viaje tan solo encontró a uno y pistas de otros pero nada seguro. Los echaba de menos, quería que todo regresara a como antes pero no sería posible. ¿Cuánto tiempo pasó?  Según el reloj, el cual vio de nuevo, eran las ocho en punto. . . Llegó el momento.

Era increíble como el cuerpo reaccionaba ante sus emociones las cuales desbordaban. Las manos empezaron a sudarle e incluso quiso salir huyendo pero ya no, no más huidas ni jugar a las escondidas, tenía que verlo. . . quería verlo. Inhaló valentía y exhaló miedo. Lo vio salir de la puerta trasera del local y caminaba como si nada ¿Esa era su rutina? Era gracioso pensar en que todo seguía igual. Quería darle alcance pero sus piernas no respondieron, fue trágico pensar en qué pasaría si Leight lo negaba. Este último avanzaba y pronto lo dejaría atrás. —Camina. . . sé valiente. —Se tomó un instante para calmarse y por fin su cuerpo reaccionó.

Leight le llevaba al menos una cuadra de diferencia pero no importaba, sabía bien a donde se dirigía así que no había problema sin embargo no tomó en cuenta que aquellos lares pertenecían a los barrios bajos donde la delincuencia y maleantes eran muy comunes. Solo bastaba con ver como su hermano fue interceptado por al menos tres sujetos. Si antes su cuerpo no se movía ahora parecía que recibió el estímulo suficiente pues cubrió la distancia tan rápido que alcanzó a sujetar la muñeca de uno de esos desagradable hombres antes de que tocaran a su hermano. —No lo toques. —La voz que Jesse empleó fue tan fría y oscura que fácilmente parecía ser un demonio, si se trataba de su hermano podría serlo. Tenía el ceño fruncido y su expresión no era para nada bonita, aquellos sujetos al notar que su víctima no iba sola decidieron simplemente irse. . . ¿Y ahora qué? Eso no estaba en sus planes, de hecho tenía pensado otras cosas para encontrarse cara a cara con Leight pero la situación se había tornado algo. . . silenciosa.

Con cuidado giró y se mostró por completo ante su mellizo, aquella expresión dura se había ido tan rápido. Ahora se mostraba algo apenado y tan solo abrió la boca para susurrar su nombre. —Leight. . . hermano. —¿Había hecho mal en presentarse tan pronto? Tenía miedo. . . estaba aterrado ¿Iría a golpearle? No, no importaba si lo hacía, Jesse soportaría todo regaño habido y por haber. Sin pensarlo mucho, sin atreverse siquiera a preguntarle si estaba bien, lo abrazó con fuerza.
Leight Windsor | Lugares Varios



Jesse Windsor
avatar
Ángeles

Versatil
Demisexual
Ángel

Volver arriba Ir abajo

Re: My place is by your side「Priv. Leight」

Mensaje por Leight Windsor el Jue Nov 02, 2017 11:39 pm


Esa noche, salió del casino como siempre, luego de terminar su turno. Esto era, más bien, una rutina para él. Servir tragos, observar a las personas caer en los pecados y el vicio y él... sólo podía observar, sólo eso podía hacer de momento. Quería hacer algo, pero a lo sumo, podía dar alguna que otra charla a las personas que eran sus clientes, nada más que eso.

Desde hacía un tiempo, el mundo de Leight comenzaba a recomponerse. No sólo se había asentado y había comenzado a tener nuevamente amigos o comenzaba a ser un poco más expresivo, también había podido perdonarse por muchas cosas que hubiera hecho en medio de su desesperación. Peor, tal vez por ese tipo de cosas, porque todo comenzaba a ser mejor, la oscuridad vino a él en un golpe bastante certero. No es como si realmente se percatara de esto, o quisiera realmente que le afectase, pero… algo dentro de él estaba vacío. Había un hueco que no podía ser llenado, sin importar que tan buenas o que tan malas las personas a su alrededor pudieran ser.

Él tenía consciencia que, aun estando bien, la tristeza podría dominarle en cualquier momento. Aun cuando pudiera llegar a sonreír, se sentía ligeramente culpable por ello. La causa: su hermano. Lo extrañaba, lo había extrañado cada día. Se había ido sin motivo, de un momento a otro. ¿Por qué? ¿Qué había hecho mal? Pensó que, luego de lo que había ocurrido –un episodio lamentable- su hermano se quedaría para siempre a su lado. Se había equivocado. Todo lo que él hubiese conocido y dado por sentado que sería eterno ya no estaba allí. Ni sus amigos de antaño ni su mellizo.

Dejó salir un suspiro, sus pasos iban haciéndose lentos, tranquilos, el frio rodeaba su cuerpo pese al abrigo que se había puesto al salir. Ya había caminado esas calles muchas veces, se sabía el camino de memoria. Sí, podía incluso caminar por allí con los ojos cerrados. Y, al hacerlo para probarlo, chocó contra otra persona. Abrió sus ojos y se vio rodeado.

¿De nuevo?

No era la primera vez que se cruzaba con personas como estas, ya también se había convertido en una rutina. Los observó sin mucho interés,  y mientras estos le hablaban de manera bastante intimidante o con palabras que él no comprendía bien, se estaba preparando mentalmente para dejarles inconscientes con algún movimiento. Pero esto no fue así, jamás llegó a concretarse sus intenciones.

Escuchó una voz, una voz tan familiar que hizo temblar su cuerpo mientras el sentimiento de la emoción comenzaba a recorrerle sin fin. Se dio vuelta y allí estaba, ese rostro parecido al suyo, aquellos ojos de un color azul tan profundo como el mar.

¿Cuánto tiempo había pasado? Él no lo sabía con exactitud, dado a que su propio tiempo se había quedado detenido. De vez en cuando este avanzaba, y es por eso que había podido mejorar en muchas cosas, pero seguía estando ese doloroso vacío en su pecho. ¿Dónde estaba? ¿Estaba bien?  No… no habrá caído ¿cierto? Hubieron un montón de preguntas en su mente por aquel tiempo, preguntas que nunca serían contestadas, que pensó que nunca lo serían. Por lo menos la última ya lo había notado, seguía sintiendo a su hermano con esa aura tan característica, tan similar a la suya.

Jesse…—no era una aparición, no era su fuerte deseo de volver a verlo, estaba ahí, frente a él una vez más. Tragó saliva y, sin pensárselo dos veces, abrazó con fuerza el cuerpo de su hermano menor. Sus ojos se habían llenado de lágrimas por aquel reencuentro entre ellos y sus dedos se habían aferrado a las prendas que este portaba. Su mente que había estado lleno de preguntas hasta ese día, se había vuelto en blanco y en lo único que podía pensar era en que la calidez que estaba sintiendo en ese momento era real. Se  separó ligeramente y tomó el rostro ajeno con ambas manos, acariciando las mejillas de este con cuidado. Quería verle bien, quería asegurarse completamente.

Te…  tomaste tu tiempo ¿eh?—sonrió para él y apoyó su frente sobre la ajena mientras continuaba con la caricia. Se sentía tan aliviado, tan feliz. Aquel vacío que había quedado en su pecho volvía a llenarse. No importaba nada más, sólo ese momento— . De verdad… estoy tan feliz de volver a verte, tan feliz—¿estaría siendo exagerado? No lo sabía y no le importaba mucho en esos momentos, solo quería quedarse así un momento más, aun cuando el frío que comenzaba a ser más notorio estuviera provocando que temblase.


Leight Windsor
avatar
Ángeles

Versatil
Demisexual
Ángel

Volver arriba Ir abajo

Re: My place is by your side「Priv. Leight」

Mensaje por Jesse Windsor el Dom Nov 19, 2017 7:09 pm


The Promise


Aquel deseo que pedía por cada estrella fugaz se había cumplido, tardó mucho tiempo pero dicen que las cosas buenas tardan en llegar. Las sensaciones empezaban a desbordar por su pecho a una velocidad vertiginosa, con una intensidad digna de quemarse en su piel y con un miedo igual de grande. Aquellos tipos que salieron huyendo quedaron en un plano secundario pues lo único verdaderamente importante que tenía en su mundo lo estrechaba en sus brazos, era tan irreal. Correspondió al abrazo fue tan solo de un milisegundo, el anhelo de tenerlo así para siempre fue otro deseo egoísta que le pidió a la luna testigo de aquel encuentro, era hasta mágico.

Leight, por Zadquiel. . . Leight, hermano. — La felicidad era extrema tanto como para que un par de lágrimas se asomaran por sus orbes azulinos pero no llegaron a deslizarse por sus mejillas. Con un gran pesar soltó a su mellizo y de esta forma tocar aquellas manos que tocaban su rostro, podía leer más allá de aquella simple caricia. —Soy real. . . soy real. — Y es que en esos momento el poder asociar todo como un magnifico sueño era probable, pero dos no podían estar soñando lo mismo ¿Verdad? O tal vez si era posible, cuando dos personas desean algo con fuerza incluso la mente podría ser un poderoso enemigo pero no ahora…Jesse recorrió aquellas mejillas de porcelana en un tacto tan suave cual seda, intentó quitar aquel rastro de lágrimas pero estas se negaban a parar y quizá era cruel en admitirlo pero aquel rostro lloroso de Leight era la cosa más bella que vio a lo largo de su viaje, en verdad hermoso.

Lo siento, lo siento tanto. —Susurró como si fuera el mayor de los secretos una vez ambas frentes estuvieron unidas. Él mismo se prometió que lo primero que debía hacer apenas viera a su otro yo era disculparse. Jesse era consiente desde un principio que dejar a su hermano traería consecuencias, dolor y quizá algo de odio pero él no deseaba eso, no quería ser odiado ni mucho menos rechazado y por eso mismo sus manos se posaron en la cintura de su hermano solo por el temor de que este impusiera espacio entre ellos, había mucho que explicar, es cierto. —Yo también, no sabes como deseaba venir corriendo a casa. . . contigo. —Sintió temblar a su hermano por eso mismo lo envolvió un rato entre sus brazos, lo hizo con tanto cuidado. Con un disimulo mayor se limpió aquellas lagrimas que amenazaban con deslizarse por su propio rostro. —Hay tanto por contar. . . ¿Me escucharas? —Se separó tan solo un poco, sujetó la mano derecha de Leight y brindó un beso en el dorso, con su aliento trató de subir un poco la temperatura, su hermanito siempre era tan débil con el frio pero ahí estaba él para encargarse de que no muriera de frio. —Leight. . . mírate. No has cambiado nada. —En todo momento Jesse estuvo observado las facciones del rostro que era similar al suyo, arrastró sus ojos por aquel menudo cuerpo para regresar de nuevo a verle a los ojos. Notó que le habia ganado algunos centímetros y algo de masa muscular, cualquiera diria que era Jesse el mayor de los hermanos vaya jugarreta del destino ya que siempre estaba cuidando de Leight, siempre velando por su seguridad y felicidad.  —Seguro sigues viviendo con ese anciano cascarrabias. —También le debía una explicación a aquel sujeto, ya lo haría después ya que su prioridad en esos momentos era de ponerse al dia con su hermano y aunque la noche no fuera suficiente aun tenian en tiempo del mundo. —Es tarde y no quiero molestarlo. Vamos a donde quieras, o te vas a congelar aquí afuera. —Su dedo índice barrió los ojitos de su hermano para quitarle aquellas brillantes lágrimas y por fin dejó que una cálida sonrisa se notara en sus labios. Cuando niños eran tan unidos, yendo de aquí para allá por eso mismo en un intento por revivir que aun deseaba ser asi de cercano entrelazó los dedos de su mano con las de su mellizo.
Leight Windsor | Lugares Varios



Jesse Windsor
avatar
Ángeles

Versatil
Demisexual
Ángel

Volver arriba Ir abajo

Re: My place is by your side「Priv. Leight」

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.