¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Ness Blackwood el Mar Dic 05, 2017 1:59 pm

Un suave vaivén acariciaba el cuerpo del joven dragón, sus cabellos iban y venían contra su rostro, los movimientos mecían su cuerpo junto con cada musculo, todo era suavemente mecido por las corrientes de agua en el pequeño estanque donde reposaba su cuerpo, un estanque apenas suficiente mente largo para que su cuerpo extendido cupiera en este, podía sentir el frio metal rosando cada extremo de su cuerpo, en especial sus manos que casi como un reflejo impulsaban su cuerpo al lado contrario lentamente al llegar a un borde. Sus ojos se mantenían abiertos y fijos en las manchas de humedad en el avejentado techo de la habitación, su expresión era sumamente vacía y carente de emoción alguna, como si su propia conciencia hubiese dejado su cuerpo hace mucho tiempo.

La puerta de la habitación se abrió de golpe y un par de hombres entraron en la habitación, por primera vez en mucho tiempo sus ojos se apartaron del techo, calmadamente el joven se colocó de pie mientras sentía las frías gotas correr por su piel, con una sacudida el dragón acomodo sus cabellos y observo con enfado a sus guardias –deberían darme una cocinilla pequeña aunque fuese… yo podría hacer mejor comida que esa con los mismos ingredientes- menciono con molestia antes de salir del agua e ir a buscar a su almuerzo, probando la comida sentía fastidio, no era que fuese quisquilloso con la comida, es que sabía que en sus manos esos ingredientes se podrían aprovechar mucho más.

Al acabar de comer el dragón quedo solo otra vez en aquella habitación, con una cadena que sujetaba su cuello al suelo, no podía moverse ni siquiera en su totalidad de la habitación, motivo por el que solo pasaba el día recostado sobre el agua, extrañando las frías aguas de su país. Pero no solo era su tierra la que añoraba, también era el trabajo algo que extrañaba, esas manos entrenadas en tantas artes no habían creado nada desde su llegada a la ciudad. Estaba frustrado, y también muy furioso consigo mismo, finalmente esas manos tan hábiles cambiaron de forma en garras, y un “clank” resonó en la habitación, las cadenas se habían cortado.

Así fue como el día comenzó para dragón, ¿Qué había pasado desde entonces?, pues tras colarse en una cocina intentaron echarlo a la calle, pero el dragón se atrevió a desafiarles preparando cocteles y dar una ejemplo de su habilidad se le permitió trabajar esa tarde en aquel bar, había hecho un trato con el dueño de trabajar allí durante la tarde y volver luego a su habitación, fingiendo que jamás escapo, no pensaba cobrar pues llenar el vacío que sentía le sería suficiente para él. El bar era un sitio bastante de mala muerte, como solo podían haber en aquel lugar de la ciudad, pero era suficiente para que el escoces se sintiese mejor. Ahora atendiendo en la barra ¿Quién sería su cliente?.


Última edición por Ness Blackwood el Jue Ene 18, 2018 5:34 pm, editado 1 vez


Ness Blackwood
avatar
lujuria

Seme
Bisexual
Dragón de los aguas de Escocia

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Dominika & Mishenka el Dom Dic 10, 2017 7:48 pm

—Así que...— fanfarroneo la rubia, caminando con lentitud hasta quedar frente a quien se suponía era su "jefe", cruzando los brazos con una mirada desafiante, no sin antes dejar en un mueble aledaño la llave francesa que llevaba consigo entre sus manos, —¿el "viejo Mishenka" se portará generoso conmigo? y yo que creí que no viviría lo suficiente, para escucharte decir eso— ¿a qué se debía ese perspicaz comentario? era simple, la mañana en las entrañas de ese mercado negro Ingles, se había ido tan rápido siendo casi imperceptible sin duda, tanto ese despreciable ruso como la americana, se habían centrado con exclusiva en su trabajo, al punto de dejar pasar por alto esa "actividad" fundamental de cualquier criatura, alimentarse.

—¿Viejo?... viejo el decadente paisaje de esta inmunda ciudad, no saques especulaciones ni te imagines nada niña, no llegué hasta donde estoy siendo "generoso" fue la respuesta que dio el pelinegro, exhibiendo una burlesca sonrisa en el rostro a la par que se ponía de pie, colocando su mano en el delicado hombro de la adolescente, —te descontare de tu sueldo, hasta el último centavo de lo que consumas... así que deja de perder el tiempo y date prisa, estas malditas cosas no se reparan solas— con un leve empujón, la hizo salir de esa habitación con la única intención de sacarla del lugar para dar inicio a su ardua búsqueda, —¡e…ey!— frunciendo el ceño por completo molesta, retiró la mano ajena de su hombro, —eres un jodido cerdo, ¿sabes lo complicado que será quitarle esta mancha a mis ropas?— en efecto su furia se debía a que él, se tomo la libertad de usarla como paño andante, —ya… ya… “princesa de la pulcritud”, lo que no te mata te hará más fuerte— ¿pero qué era eso que se disponían a encontrar mientras discutían?, un lugar en donde les fuera posible adquirir un poco de comida.

El mercado negro de New London no era el sitio más adecuado para tener un “paseo matutino” incluso,  era dudosa la expectativa de poder dar con un  establecimiento que ofreciera algo que al menos fuera comestible. Lo que abundaba en esa zona de la metrópoli, eran bares de mala muerte, esclavos de una extensa variedad de razas y negocios clandestino de todo tipo. McKenzie mantuvo el paso delante del ruso, llevando su mirada a cada curiosidad que sus ojos eran capaces de admirar sin duda, la vida en las calles de aquella urbe inglesa, era exorbitantemente distinta a la que ese muladar les proporcionaba a sus “habitantes”.  

—¡Mira!— su rostro se ilumino por un instante, sujetando las ropas del pelinegro para obligarlo a observar en la misma dirección que ella, —al menos ese bar se ve más… mmm… “estable” que los demás— ella acababa de hacer su elección y no le dio oportunidad alguna a Mishenka de quejarse u opinar. Jalándolo con toda la fuerza que le era posible, lo “arrastro” hasta el interior de esa taberna, —tenemos suerte, esa mesa esta libre, así que podrás descansar tu anciano cuerpo sin problema alguno— con una mueca de fastidio por la insistencia de llamarlo “viejo”, el ruso se dejo guiar por ella. Cuando ambos estuvieron cómodos en esa solitaria mesa, la rubia irradiaba alegría, la misma que podría exhibir una persona que visita por primera vez un lugar, él por su parte, posiciono sus brazos detrás de la nuca y como buen haragán que era, poco le intereso si molestaba al propietario de ese local, al subir los pies a la mesa, —si yo fuera tu, no me haría tantas ilusiones con esta pocilga, quizá tu padre tira mejor basura de la que estas por comer aquí— le advirtió a la joven, quien se mostro un tanto confundida, después de todo ¿qué buena referencia se tendría de un “restaurante” en el mercado negro? una no muy buena sin embargo, las sorpresas suelen existir.




Dominika & Mishenka
avatar
pereza

Dk: No te prometo nada, esto te dolerá muuuuucho || Mk: una donde tu opinión no se toma en cuenta
Dk: sapiosexual || Mk: demisexual
Dk: mestiza (Lich/Shinigami) || Mk: Lycan

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Ness Blackwood el Sáb Dic 30, 2017 12:26 pm

El armonioso sonido del gin cayendo en el vidrio de un vaso agitando tenuemente el hielo contra los muros transparentes en donde estaban encerrados, la sinfonía era relajante y agradable, aun cuando fuera un gin de baja calidad servido en un viejo vaso que ni siquiera era de cristal, pero aun así no disminuía lo placentero de la experiencia de servir una bebida bien elaborada, en especial cuando era a una persona tan bella, así es, la mujer a la cual el rubio servía tan alegre era una bella joven, de aspecto callejero, pero aun así muy atractiva. Tras aplicar un toque de granadina roja el dragón coloco el vaso junto  la chica y tomando su mano con gentileza le observo a los ojos con una sonrisa –servida con mucho cuidado, incluso procurando que haga juego con el tono rojizo de tus cabellos- su mano sujetando la de la mujer acariciaba su piel, la mujer se ruborizaba con el contacto del rubio –como se mese el agua roja es tan similar a como tu cabello suave se mese cuando te mueves, y aun mas similar al rojo de tus mejillas cuando te veo a los ojos- avergonzada al joven sonreía inquieta par la personalidad coqueta del hombre. Pero un golpe en seco detuvo el comportamiento del joven, el dueño del bar lo había golpeado con un plato que se rompió en su cabeza, su mirada y sus palabras fueron severas con él, regañándolo por coquetear con una clienta cuando había más gente esperando ser atendida.

Para Ness cortejar gente que le resultara atractiva era casi un reflejo, a veces lo hacía con intenciones mas allá, pero a veces meramente lo hacía como algo que estaba en su naturaleza. Una vez más con el mandil puesto y una bandeja en sus manos el rubio fue enviado a atender una mesa que se acababa de ocupar, acomodándose su cabello el rubio soltó un suspiro y se acercó a la mesa para saludar con una sonrisa gentil a las dos personas allí, uno de ellos era un hombre que aparentaba un poco más de edad que el rubio, la otra persona era una chica que parecía bastante emocionada con el lugar, algo que en toda la tarde que llevaba atendiendo no había visto, y no podía culpar a los clientes por no emocionarse, el lugar era de mala muerte y la comida usual que tenían era deplorable.

-Buenas tardes, mi nombre es Ness y seré su mesero hoy… curiosamente también su chef… pero eso no va al caso por ahora- aclarando un poco su garganta el rubio dispuso las hojas del menú plastificado y gastado, coloco unos vasos con agua a cada uno –pueden elegir lo que deseen de allí, pero también si así lo quieren puedo darles alguna sorpresa- en estas palabras coloco un énfasis especial, como si realmente recomendara optar por esta sugerencia –prometo hacer crecer aún más la linda sonrisa de la joven emocionada, y colocar una sonrisa igual en la cara del señor- orgulloso de sus palabras el joven se despidió con una leve reverencia y volvió caminando a la barra recogiendo una jarra con agua y hielo para llevarla a la mesa. El dueño veía incrédulo esa costumbre, mientras Ness sabía que era bueno dar algo a la clienta a beber mientras para que no se aburriera, el simplemente creía que era pérdida de tiempo.

Nuevamente sonrió a los clientes de la mesa y coloco la jarra entre ellos -¿tomaron su decisión? Si aún no están listos puedo empezar por prepararles sus bebidas…- observando a la chica unos segundos empezó a dudar en algo y se le acercó para verle mejor el rostro, era muy linda y tenía su figura en las caderas, pero daba un cierto aire muy joven en su rostro -¿la señorita puede beber alcohol? ¿O prefiere un jugo?-.


Ness Blackwood
avatar
lujuria

Seme
Bisexual
Dragón de los aguas de Escocia

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Dominika & Mishenka el Miér Ene 03, 2018 12:31 pm

¿Qué podría tener de interesante una de las tantas tabernas de mala muerte, con las que contaba el mercado negro de New London?, ese establecimiento en particular, al que se aventuraron a entrar, tenía una gran ventaja al tratarse de un país completamente distinto a su helada Rusia y a eso se le podía sumar la capacidad de asombro con la que aún contaba Dominika. Ella se mantenía al borde de su asiento, cómo si algo realmente asombroso estuviera a punto de manifestarse ante sus ojos y las perniciosas referencias de su acompañante, de poco servirían para que ella se quitará la idea de la cabezas, con respecto a que había realizó una buena elección sobre el lugar.

Poco duraría el misterio y su curiosidad se saciaría, una figura masculina se plantaba ante ellos, según sus propias palabras, sería quien los atendería. Ambos rusos posicionaron la mirada en aquel hombre mientras lo oían hablar; el lycan enfocado en lo que este llevaba puesto, ¿a caso era un mandil? ¿desde cuándo un "mesero" requería de uno, en un sitio decadente como ese?, sus cuestiones se hacian presentes con la expresión de confusión en sus cejas. Dominika se mantuvo atenta a cada frase y movimiento del rubio sin embargo, una oración en específica provocaría que la peliazul se mordiera el labio inferior, hasta que ese caballero concluyera con su bien elaborada rutina.

¿A caso le estaba coqueteando al joven mesero? en lo absoluto y al verlo marcharse, detonó aquella eufórica risa que tanto intento contener, en efecto, aquel hombre había cumplido con eso de hacer crecer aún más la sonrisa en el rostro de la rusa. Cuando logró darse un respiro, colocó su mano en el hombro del lycan, aproximándose a él para exclamarle en el rostro, —¿lo escuchaste?... te llamó "señor", te han dicho de mil formas pero jamás "señor"... ¿y aún así dudas de la elegancia de este "refinado" establecimiento?—, poco a poco se alejó de su acompañante, retomando la comodidad de su asiento aún con esa burlona risa en los labios, para comenzar a indagar en el menú que hasta ahora permanecía sobre la mesa. Mishenka hizo lo mismo, mostrándose más "civilizado" al usar esa silla como se debía, dirigiéndole una mirada fulminante a la peliazul y percatándose  del retorno del rubio.

El momento de ordenar había llegado, la rusa no estaba del todo segura de que sería lo mejor, pero ahora que lo recordada, ese joven hombre les dio opción a una sugerencia, ella cavilaba sobre esa situación cuando, —¡ey...ey...! no tan cerca, no me hago responsable si ella te lanza una mordida— las palabras del pelinegro la harían notar que el rubio tenía demasiada proximidad con ella, esto no le molestaba en lo más mínimo, incluso aún ostentaba la sonrisa que se sería difícil borrar, o al menos eso creía hasta que, —¿alcohol? ¿jugo?... solo dale agua del grifo— el dictamen de su "jefe" no fue del agrado de la menor la cual, con una mueca de contrariedad, se levantó de su asiento y camino hasta detrás de su acompañante, para cubrir la boca de este con sus manos, de esa manera, ya no podría continuar con su falacia y dejaría que fuera ella quien hiciera la petición.

—Ness... ¿cierto?— era evidente que el lycan no estaría contento con las acciones de su "subordinada" así que cada segundo era valioso, —¿Puedo llamarte Nessie?— agrego para hacer más amena su breve charla, —si recuerdo tus palabras, nos diste una sugerencia... así que el "señor" y yo tomaremos la "sorpresa"... para él será un licor y para mí una bebida frutal... también dijiste que pondría una sonrisa en mi rostro y mira que lo conseguiste... pero si eres capaz de hacer sonreír al "señor", yo misma me encargare de darte…— tal vez le estaba pidiendo un imposible a ese hombre, pero de lograrlo la recompensa debía ser bastante gratificante, —… lo que tú quieras, en términos materiales, no te quieras pasar de listo… sé lo importante que es una buena remuneración para alguien que trabaja en un bar— ¿el joven mesero aceptaría o haría una omisión a su propuesta?, era la nueva incógnita que invadía a Dominika, —confió que realmente nos llevaremos una “sorpresa”, pero ahora ve, haz lo que debas… no me haré responsable si al liberarlo intenta mordernos— finalizó con ese comentario que se mofaba de las palabras que Mishenka le dijo al rubio, con respecto a ella, haciendo un ademán con su cabeza para que el joven se diera prisa y riendo levemente al notar que su “jefe” parecía un poco furioso con todo eso.




Dominika & Mishenka
avatar
pereza

Dk: No te prometo nada, esto te dolerá muuuuucho || Mk: una donde tu opinión no se toma en cuenta
Dk: sapiosexual || Mk: demisexual
Dk: mestiza (Lich/Shinigami) || Mk: Lycan

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Ness Blackwood el Sáb Ene 13, 2018 9:23 pm

Al momento de buscar donde trabajar para recobrar el ánimo, Ness esperaba tener que atender a ciertos clientes, entre ellos el clásico ebrio de taberna, los problemáticos peleoneros, clientes abusivos que buscaran pasarse de listos, alguna poca cliente bella como a la que cortejaba hace un momento y algunos otros clichés de los bares, pero tal parecía que este dúo sería algo distinto a esos clichés.

Aun intentaba identificar la edad de su clienta cuando su compañero de pronto exclamo su petición ante la orden de ella, a lo que el joven no logro responder antes de que la chica de inmediato lo silenciara de una forma no muy sutil, pero aun con la raro de eso Ness no pareció molestarse, solo contuvo una leve risa mientras escuchaba atentamente la orden de la muchacha. Sinceramente que ella aceptara su propuesta de darles una sorpresa con un platillo propio emociono bastante al dragón, aunque poder cocinar y servir le hacía sentir bien, la comida de ese lugar principalmente frituras y nada más, pero él podría planear algo aun con esos pocos ingredientes –No me han llamado Nessie desde que deje el lago… pero suena lindo viniendo de usted- menciono mientras escribía la orden –y no se preocupe señorita, el dinero no es muy útil a un esclavo como yo, no tengo nada que comprar en el mercado… vaya eso suena irónico cuando uno lo dice así- admite con una pequeña risa –así que no se preocupe por premios ni nada así, ni tampoco por las mordidas del señor, con la comida que les traeré estará tan feliz que no dará más mordidas por un tiempo-.

El rubio se retiró del comedor tras hacer una leve reverencia a los clientes y se preparó para cocinar. Recogiendo sus mangas y abriendo un poco más el cuello de su camisa el joven empezó a pelar papas de manera rápida y calmada, las pieles caían suavemente de lo delgado que eran al punto de que casi podía llevárselas el viento, listas las papas las coloco en un hoya para que se cocinaran, mientras el cocinero se dedicó a picar en tiras delgadas la col y la cebolla para luego saltearlas ambas en una sartén. El rubio no perdía el tiempo, en lo que se cocinaban las verduras él ya estaba fileteando una pechuga de pollo, teniendo 2 presas listas las dejo a un lado para poder sacar las verduras del fuego, moliendo las papas las mezclo con las verduras salteadas y algo de queso, luego lo vertió todo en una fuente que cubrió con algo más de queso y coloco todo en el horno.

Con la guarnición terminada ahora solo faltaba cocinar el pollo y la salsa de este, tenía algo personal para esto, un secreto familiar, cambiando su mano a una garra de dragón arranco un par de escamas de esta para colocarlas sobre una sartén nueva, agregando algo de azúcar y leche dejo esto en el fuego unos segundos antes de colocar encima el pollo, la escama de dragón marino de la familia blackwood daba un interesante picor dulce que sazonaría bien el pollo.

Al cabo unos minutos el rubio salió de la cocina con dos platos listos, en ambos se podía ver una guarnición gratinada y una pechuga de pollo que había adoptado cierto tostado azul, decorado por la escama de dragón ensartada en esta. –Quise sorprenderlos con algo personal, rumbledethumps, una guarnición típica de escocia y el pollo es una receta familiar con escamas de dragón marino- entregando una amplia sonrisa sirvió a ambos y espero tranquilamente a ver su reacción.


Ness Blackwood
avatar
lujuria

Seme
Bisexual
Dragón de los aguas de Escocia

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué quieres beber? [Priv. Dominika & Mishenka]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.