Fucking Kwik-E-Mart [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fucking Kwik-E-Mart [Priv.]

Mensaje por Nadezhda & Heimdall el Vie Ene 05, 2018 11:56 am


Fucking Kwik-E-Mart

Zona comercial — Supermercado


—No es nada del otro mundo, lo único que debes hacer es entrar, tomar algunos víveres, "pagar", si escuchaste bien, "pagar" por ellos y salir, sin caos, sin disturbios, sin persecuciones, salir como una persona "normal"— no importaba cuánto me reforzará en explicárselo, —¡no, no...! no estoy de humor para sacarte de problemas— mi dulce hermanita, quería seguir haciendo las cosas tal cual las aprendió a hacer en nuestra natal Rusia, —es mejor que dejemos que el equilibrio del universo continúe su curso, si quiero que las cosas salgan bien, debo hacerlas YO misma, olvida lo que te dije, iré yo—. ¿Qué sucedía con ella? ¿era tan complicado ir a cualquier supermercado y comprar una mísera caja de cereal sin provocar una catástrofe? Al parecer la palabra "simple" no existía en el vocabulario de Dominika. Dando por concluida esa llamada, colgué el móvil, mostrando una mueca de completo fastidio en mi rostro. No tenía más alternativa, si quería que esa niña dejará de comer la basura que encontraba en eso establecimiento de cuarta que sobre poblaban el mercado negro de la ciudad, debía encargarme por mi propia cuenta.

—Me largo de aquí cariño, no llores por mí ausencia— con esa frase sarcástica, me despedí de mi poco carismático jefe, lo aceptó, disfrutaba de hacerlo rabiar y provocaría aún más su ira en cuanto este se diera cuenta que se había quedado sin su preciado cacharro, ese al que él llamaba motocicleta, ¿pedirle permiso? por favor, no requería su aprobación y antes de irme de ese sucio taller mecánico, me decidí a tomar algo de su pertenencia, sus tan hermosas llaves. Agradecía el optar por usar unos ceñidos jeans de un tono azul profundo, esas botas de cintas con altura a las rodillas y una corta chaqueta de material sintético que al menos era suficiente para cubrir la diminuta blusa que llevaba puesta. Sin seguir perdiendo el tiempo, me marche. Al encender el motor de esa máquina y dejar escuchar ese melódico sonido del mismo, dejaba de ser mi problema si mi "adorado jefe" se aparecía para manifestar su cólera, por mi desmedido atrevimiento, pero ¿qué más podía hacer? sería un completo crimen si pensaba que me dirigiría hasta el centro de la ciudad usando simplemente las piernas.

De nuevo, mi decisión fue una de las mejores, unos minutos bastaron para llegar a mi destino, ese establecimiento de autoservicio. Retirándome esa molesta pero tan infalible protección de la cabezas, abandone ese "transporte prestado" y mientras intentaba arreglar un poco mi cabello, crucé la entrada con puertas plegadizas del lugar. Mire a la redonda, contemplando los coloridos carteles que incitaban al consumismo, a todas esas personas que iban de un pasillo a otro en busca de productos que muchas veces, no necesitaban y que añadir de esa molesta melodía similar a un "tono de espera" que se suponía, hacía más grata la estancia. Jamás pensé que ese punto de la majestuosa urbe de New London, fuera tan concurrido a esa hora del día. Ya era bastante tarde, debía darme prisa antes de que el ocaso terminara de morir en el horizonte, deseaba volver a casa, aunque eso implicaba tener que soportar la hiperactividad de Dominika el resto de la noche.

A pesar de que no tenía planes de realizar una gran compra, preferí llevar uno de esos carritos que todos en ese sitio usaban. Recargando los brazos en la barra metálica de este, di inicio a la travesía de conseguir provisiones. Sin duda fue prudente de mi parte no insistirle a Dominika que fuera ella quien visitara el supermercado, hubiera sido inevitable el gran destrozo que podrían ocasionar sus resbaladizas manos; me encontraba tan sumergida en ese pensamiento que no me percate del “obstáculo” que me obstruiría el paso, era claro que se trataba de una persona, pero eso no detuvo mi cordial comentario, —¡sexy trasero cariño!, pero deberías aparcarlo en otra parte, en una donde no se interponga en mi paso— pretendía seguir con mi camino, pero no podría hacerlo si quien estaba frente a mí, no me lo permitía y porque no, tal vez me llevaría una bonita respuesta por el cumplido.


Última edición por Nadezhda & Heimdall el Sáb Abr 28, 2018 11:24 pm, editado 1 vez


Nadezhda & Heimdall
avatar
Envidia

Nad: la dominatrix en la más erótica de tus pesadillas / Heim: no hay tiempo para esas cosas
Nad: Bisexual / Heim: Asexual
Nad: Lycan / Heim: Dragón de fuego

Volver arriba Ir abajo

Re: Fucking Kwik-E-Mart [Priv.]

Mensaje por Elizabeth Bjorn el Lun Abr 16, 2018 2:01 pm

Fucking Kwik-E-Mart
Zona comercial — Supermercado —
Desde que había salido de mi estúpida depresión, mi vida había dado un giro drástico. El trabajo se me había acumulado "Janus" había sido solicitado con más frecuencia de lo normal, pero claro con el infierno que se había desatado muchas empresas, tanto legales como ilegales, estaban desprotegidas a intrusiones y robos sobretodo fuera de nuestro País del pecado. La pequeña caída de New London era algo que muchos otros países esperaban con ansias después de todo, el misterio que el mismo representaba era algo que atraía a muchos.
La semana había estado llena de trabajo y encargos hasta el punto que apenas descansaba y me alimentaba de cereales, barritas de proteínas y de mi dosis habitual de fuego, puesto que mis alacenas y nevera estaban totalmente vacías de algo comestible; este día era el preciso salir había reducido considerablemente la carga de trabajo además de que me rehusaba a volver a ver en mi reflejo el despojo que se había convertido mi cuerpo en aquellos meses de oscuridad.

Con un ánimo rebosante de vida para la horas que eran-Es buena cosa que tengo un horario bastante intempestivo-me levante de mi cómoda silla en la que suponía llevaba horas sentadas, estire por completo mi cuerpo escuchando una que otra vez algún hueso sonar y uno que otro suspiro de alivio de mi parte por tal placer. Con un poco de enuencia me dirigi a mi cuarto, donde procedi a darme una refrescante ducha no tenia mal olor ni me sentia sucia pero si necesitaba refrescar un poco mi cuerpo antes de salir por algo de comida y tal vez esta noche podria hacerme una muy buena cena algo que mi cuerpo realmente agradeceria. Despues de secarme camine hasta mi armario donde me decante por un jean negro señido, un top blanco de tirantes y encaje que no hacia nada por cubrir mi abdomen, unas sandalias de plataforma y mi cabello semirecogido-Se supone que ire por la compra no de paseo pero bueno-me rei al verme al espejo me gustaba ver que mi cuerpo habia recuperado su vitalidad anterior-Algun dia te dejare de ver a mi espalda cariño-sonrei a aquel espejismo que se hallaba detras de mi, tome mis cosas de encima de la cama y sali de la habitacion.

Tome uno de mis hermosos autos y con una velocidad vertiginosa me dirigi al super. Tomando un carrito recorri los diferente pasillos metiendo una que otra cosa en el mismo-Necesito muchas cosas un carrito no sera suficiente-mire el carrito con cierto enojo, me detuve a pensar como haria tal cometido sin prestar atencion a quien podia estorbar hasta que un comentario me saco de mi mundito . Con toda la parsimonia que tenia me movi lentamente hacia a un lado para que la dueña de dicho comentario pudiera pasar-Gracias, si caminas unos pasos por delante de mi tal vez pueda darte la misma apreciacion aunque no me quejo de la vista que tengo en estos momentos-le guiñe un ojo para luego deleitarme con su fisico con todo el descaro posible.
— Saska Nix





Gracias :


Elizabeth Bjorn
avatar
Gula

La que prefieras
Bisexual
Dragon de Cristal

Volver arriba Ir abajo

Re: Fucking Kwik-E-Mart [Priv.]

Mensaje por Nadezhda & Heimdall el Sáb Abr 28, 2018 11:22 pm


Fucking Kwik-E-Mart

Zona comercial — Supermercado


¿Quién era “el” culpable de frenar abruptamente mis pasos? Lo que había iniciado como una simple y fugaz frase con toda la intención de molestar a quien se interpusiera en mi camino, haría honores al calificativo que sin ninguna sutileza me decidí a lanzar. Una hermosa y larga cabellera azabache semisujeta, la leve vista a esa piel de tentación que me obsequiaba su diminuta blusa blanca, si continuaba con mi expedición me podía encontrar con esa estrecha cintura, pasando por el motivo de mi halago y finalizando con esas bien torneadas piernas, en efecto, se trataba de una “dama” en toda la extensión de la palabra, no me quejaba de la imagen que se llevaban mis ojos, pero era cuestionable que alguien como ella, deambulara por los pasillos de un supermercado de cuarta como lo era ese.

Parpadeé un par de veces para volver a la realidad, al instante en que mis oídos dejaron de poner atención a la anticuada melodía de fondo, con la que nos torturaba ese establecimiento, para escuchar la dulce y sagaz voz de la dueña de esa “bonita retaguardia”. Una sonrisa se apoderó de mis labios, estaba recibiendo una mejor respuesta de la que esperaba, ¿sarcasmo de parte de la desconocida? quizá, pero ¿a quién le mortificaba eso?

Retome mi camino, contoneándome con leves movimientos, ¿pasaría de largo sin decir en lo absoluto nada al respecto? Por favor, eso sería un crimen que no estaba dispuesta a cometer, —eres tan considerada, me pregunto ¿por qué no existenten más bellezas tan amables como tu?— di replica a su hermoso comentario mientras me detenía en paralelo a ella, con el único propósito de contemplarla a la mínima distancia y ahora, corresponder a ese seductor guiño de hace algunos minutos, —debo mostrarme agradecida con tanta amabilidad de tu parte, ¿dónde estarían mis buenos modales si no lo hiciera?— recite esas palabras mientras levantaba mi brazo, con el objetivo de entrelazar uno de mis dedos con uno de esos mechones libres, del suave cabello de la joven mujer, ¿una completa osadía de mi parte, adjudicarme tantos permisos sin su previo consentimiento? No existía otra manera para referirse a mis acciones y permanecía en incógnita, la manera en como ella asimilaría y reaccionaria ante todo eso. ¿Me mortificaba lo que pudiera ocurrir? No, la verdad era que no, tal vez no volvería a ver a esa fémina en mi vida, así que no debía dejar escapar lo agradable de la ocasión.

—Si los anaqueles son muy altos para ti, no dudes en llamar a “Nady”, ella te ayudara a bajar todo lo que tú gustes— mi oferta era verídica y ella tenía todo el albedrío para disponer o no de mis buena voluntad. Le devolví el guiño, pero antes de alejarme, solté su cabello y deje que mi mano se deslazara por el curvo sendero de su espalda, disfrutando de aquello que me había deslumbrado a primera vista y por lo cual dio apertura a toda esta coyuntura.


Nadezhda & Heimdall
avatar
Envidia

Nad: la dominatrix en la más erótica de tus pesadillas / Heim: no hay tiempo para esas cosas
Nad: Bisexual / Heim: Asexual
Nad: Lycan / Heim: Dragón de fuego

Volver arriba Ir abajo

Re: Fucking Kwik-E-Mart [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.