—I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Sanesue & Seiryû el Lun Ene 15, 2018 7:43 pm

I wanna feel you
10 p.m. — con Christoffer Lauridsen — Mansión Nichiren
Christoffer Lauridsen : Y Jefe, usted no me está dando el amor suficiente. Aún me siento depresivo.

Sanesue Nichiren : —. . . —se acerca a Chris y le da varios besos en los labios para levantarle el ánimo.

Christoffer Lauridsen : -Niega con su cabeza, disconforme todavía.

Sanesue Nichiren : -se pone pensativo y toma de la mano al licántropo, entrelazando sus dedos y llevarlo a sus aposentos. Se sienta y tira de este para que se recueste sobre su regazo y así mimarle los cabellos.

Christoffer Lauridsen : —Se deja hacer por el alfraude, recostando su cabeza sobre el regazo de este. Negó nuevamente—. ¿Acaso perdió su magia para los mimos? —busca realmente fastidiarle—

Sanesue Nichiren : — . . . —infló una mejilla y levanta su rostro, mostrándose digno—¿Está intentado provocarme y castigarle? Que atrevido terminó resultando...—miró hacia un lado y estiró su mano, inclinándose ligeramente—. ¿Qué buscas realmente? ah... y eso que te he extrañado, ¿realmente no sirve de nada lo que hago.. ?—seguía con la mejilla inflada, muy pocas veces se enojaba y ni siquiera duraba demasiado con Christoffer.

Christoffer Lauridsen : —Inevitablemente, una sonora risa de su parte apareció en respuesta a las palabras del hombre de cabellos largos, no siendo capaz de controlar la misma a tal punto de apartarse de su cómodo sitio y sentarse a un lado de su superior, abrazándose el abdomen con la intención de contenerse—... Mira cómo te has puesto —musitó—. Tan adorable pero... sabes que siempre fui un atrevido, de hecho, no debería sorprenderte —repuso con una sonrisa de absoluta diversión—

Sanesue Nichiren : — . . . —su expresión se notó seria en ese momento—. Sí, lo sé bien—tomó ambas manos ajenas y lo dejó debajo suyo, colocándose sobre el licántropo mientras alzaba una ceja—. No me provoques... porque realmente pienso que no lo hago bien—su expresión se volvió algo adolorida y luego soltó un suspiro—. Te gusta hacerme enojar... que malo...—lo abrazó fuerte y besó el cuello ajeno, ocultando su rostro ahí.

Christoffer Lauridsen : Oye, oye, oye... tampoco te lo tomes tan mal, Sane-san —repuso ahora ya más calmado, recibiendo al mencionado sobre su regazo y corresponder a su abrazo. Su cabeza se situó sobre la ajena, queriendo mantener aún más contacto con él—. Si te ves bonito enojado, así con la mejilla inflada y tus ojitos con un pequeño brillito de decepción —se burló un poco aunque realmente decía la verdad—

Sanesue Nichiren : —Malo, además lo admites…—levantó su rostro en ese momento, no sin antes dejar una pequeña mordida en su cuello a modo de reprimenda—. Por lo menos, por eso pude traerte aquí un momento—sus dedos acariciaron despacio el rostro del licántropo, acariciando ambas mejillas mientras le miraba directamente a los ojos—. No me veo bonito. Me veo... como un niño... uno muy caprichoso… umm…—hizo una mueca con sus labios como si no aceptase tal cosa. —Mientras solo tú me veas de esa manera…  y no lo tomé a mal…—murmuró apenas, ni él se lo creía a eso.

Christoffer Lauridsen : —Un leve quejido de su parte no tardó en aparecer ante la repentina mordida del adverso; aquello le sorprendió y dolió. Una de sus cejas se enarcó antes de hablar— ¿Pero acaso no eres un niño? —soltó con el fin de fastidiarlo aún más, colocándose en posición defensiva en caso de ser atacado físicamente por el pelilargo—. Un niño caprichoso precioso ¿A poco no es cierto lo que digo?

Sanesue Nichiren : Su cuerpo se tensó ante lo que escuchaba, incluso hasta sus pupilas se habían dilatado un poco—. T-Tú… ¡No soy un niño! ¡No lo soy!—se cruzó de brazos y bufó mirando hacia un lado. De verdad se estaba comportando como uno, peor no quería aceptarlo—… ¿precioso?—sin embargo, su malestar se esfumó poco a poco y volteó a mirarle—. Mi único capricho eres tú… aunque no lo considero en si como tal, es lo que los demás dirían. Yo solo... te quiero para mí, y hacerte sentir siempre bien. Y tú ahora haciéndome enojar... uff ¿qué tan indulgente debo ser contigo?—se inclinó y robó un beso de los labios ajenos, mordiéndolos despacio al separarse.

● Palito



Sanesue & Seiryû
avatar
Soberbia

Sanesue: Pasivo, Seiryû: Uke-woof~
Homosexuales
Sanesue: Alfraude, Seiryû: Amargado Dragón de agua.

Volver arriba Ir abajo

Re: —I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Christoffer Lauridsen el Lun Ene 15, 2018 8:45 pm

Christoffer Lauridsen : Otra risa de su parte no se hizo de esperar; realmente obtenía las reacciones que más deseaba ver en el más bajo por su culpa. No obstante, aún no pudo contener la misma ante el repentino cambio que presentó, considerando aquello algo adorable en el adverso —Mírate de nuevo, te alteras con facilidad por mi culpa —después del beso, tomó con cuidado pero con la fuerza suficiente las mejillas de su superior y así acercarle de nuevo con al de robarle un beso e imitar su accionar, mordiendo los labios de este pero siendo un poco brusco en su trato—. Caprichoso... —musitó—

Sanesue Nichiren : —Sí, por tu culpa… porque se trata de ti, precisamente. Eres el único que altera todo en mí... desde que cruzamos nuestras miradas por primera vez —dejó salir un ligero suspiro cuando fue mordido, lo cual eso provocó que sus mejillas ardieran con suavidad. Sus manos acariciaron los cabellos ajenos y volvió a besarlo—. Me haces ser caprichoso… y posesivo… ¿En qué me estoy convirtiendo?—movía sus labios poco a poco, concentrándose en degustar estos mismos, con la mayor calma que le era posible de mantener, la cual era muy poco—. De verdad te extrañé…

Christoffer Lauridsen :  Una sonrisa un tanto lasciva se dibujó en las facciones del licántropo con cada palabra que era capaz de escuchar por parte del alfraude; realmente era su enorme debilidad en todo momento, independientemente de si este se encontraba a su lado o no. Un suspiro murió sobre los labios del adverso ante las caricias que recibía en su cabellera, bajando totalmente su guardia con ello como si se tratase de un perro —En alguien que quiere a un perro Danés para sí mismo... —musitó en respuesta, manteniendo esa peligrosa cercanía con el más bajo al rozar con cada movimiento de sus labios los impropios, negándose a alejarse de su lado—. Yo también te extrañé y demasiado, Sanesue... no sabes cuánto —confesó por lo bajo en lo que, inconscientemente, su cuerpo se inclinaba en dirección hacia el cuerpo impropio, buscando realmente recostarlo en el suelo. Se movía por mero instinto en ese instante—

Sanesue Nichiren : En esos momentos, las palabras ajenas fueran casi como una revelación, Ciertamente se estaba volviendo más posesivo con Christoffer, cada vez más, no era capaz de negar sus palabras en momentos como esos. Simplemente dejó salir un suave suspiro, dejándose hacer por este—. Demuéstramelo entonces… cuanto me has extrañado —besó los labios ajenos una vez más, manteniéndose debajo del cuerpo del danés, no le molestaba estar así, no le molestaba estar en ninguna posición con él, siempre sentiría que encajaba perfectamente. Sus manos paseaban por la espalda del licántropo, con un toque suave pero con la leve sensación de ansiedad. ¿Cuánto tiempo estuvo sin poder tocarlo? Cada vez le era imposible separarse de él demasiado tiempo—. Llegué a necesitarte demasiado… —murmuró sobre sus labios, mientras acariciaba la mejilla ajena, dándole mimos y mirándole con las mejillas ligeramente coloreadas. Admitir ese tipo de cosas siempre le darían un poco de vergüenza.

Christoffer Lauridsen : El cuerpo del alfraude ante sus ojos era una pieza frágil de romper y que, con todo su físico, era capaz de acapararlo por completo, lo veía como algo pequeño a su lado aunque realmente no lo era en su totalidad. Una sonrisa lasciva se dibujó en sus facciones ante el permiso que obtuvo por parte del adverso, dejando ahora que todos sus deseos se apoderasen de su raciocinio y caer en la tentación que la situación le estaba entregando. Rozó con delicadeza los labios luego de que el pelilargo musitó, esbozando por cuenta nueva la misma sonrisa —¿Mucho? —inquirió aunque ya conociese la respuesta, le gustaba entablar un poco de conversación su superior cuando tenían encuentros de esa índole. Sus labios se trasladaron hasta la sien del ajeno, iniciando así un camino de besos, recorriendo cada centímetro de piel que tenía a su alcance y, cuando los mismos llegaron hasta el borde de la yukata que este poseía, junto a sus manos, comenzó a desvestirlo con cuidado pero a su vez ansioso; con tan sólo rozar la piel que no le pertenecía con su boca, podía percibir a la perfección la suavidad que la misma presentaba, digna de una “flor” como lo era Sanesue— ¿No te habrás tocado en mi ausencia, verdad? —volvió a preguntar, apartando por unos momentos su rostro del abdomen impropio para así poder deshacerse de aquella cinta que hacía posible que la prenda que cubría el cuerpo de su superior no dejara a la vista ningún milímetro de piel. Sin embargo, una vez logró despojar el mismo de sus ropas, se sorprendió muchísimo al encontrarse ya con el adverso totalmente desnudo ante sus ojos; realmente aquello no se lo esperó—. Sane-san… —murmuró en su asombro pero, a pesar de ello, sus manos decidieron esta vez acariciar la cara interna de los muslos del mencionado—.

● Palito


Christoffer Lauridsen
avatar
Ira

Dominante
Bisexual
Lycan

Volver arriba Ir abajo

Re: —I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Sanesue & Seiryû el Mar Ene 16, 2018 6:24 pm

Sanesue Nichiren : Los besos que le dedicaba, sentía que podrían deshacerle por completo, en verdad que había extrañado ese toque de su parte. Su cuerpo se expresaba claramente, aun si se movía de manera suave o tranquila, era la presión que ejercía en la yema de sus dedos las que daban la pauta de lo mucho que le había necesitado. Ante sus palabras, él asintió y dejó salir un “más de lo que te imaginas” casi repitiendo las palabras ajenas ya que eran las más apropiadas en ese momento. Por otra parte, aun sentía esa vergüenza recorrerle cuando escuchó su pregunta, más no podía hacer otra cosa más que contestar—. Lo intenté... pero no era suficiente, necesitaba... que fuera Christoffer quien lo hiciera—él no había tenido ese tipo de deseos lascivos estando lejos de él, pero ahora eran un poco más frecuentes, como si el hambre que hubiese despertado desde su primer encuentro, sólo se potenciase más y más con el correr del tiempo. Por lo que confesarlo le hubiese sido muy difícil en una situación normal, esto estaba sucediendo por culpa del ambiente, por como la temperatura de sus cuerpos y la excitación iban volviéndose más intensas. Se mordió ligeramente el labio inferior al verse despojado parcialmente de sus prendas y le miró directamente a los ojos—Te estaba esperando... —una de sus manos se estiró y alcanzó las prendas ajenas, tirando de ellas hasta rasgarlas, Era parte del uniforme del trabajo, y sonrió con una ligera malicia ante esto—. Por suerte tengo un conjunto guardado para ti en esta habitación—rasgó más esa camisa, no podía evitarlo, era algo con lo que había estado fantaseando últimamente. Era una flor, o eso se suponía, pero también estaba ansioso por sentir la piel ajena, por lo que sus modales se vieron esfumados por unos segundos—Bésame… Chris…—murmuró en una súplica y abrió ligeramente sus piernas para él.

Christoffer Lauridsen :Me alegra escuchar eso —musitó libidinoso en lo que mantenía firme aquellas caricias sobre la cálida y tersa piel que formaba parte de los muslos, siendo su sector preferido para tocar al adverso a tal punto de que se tomaba el tiempo de deleitarse con tal sólo un simple roce. El aroma, la imagen, el tacto, su voz e inclusive su sabor capturaba totalmente todos los sentidos de su persona, quedando nublado ante la belleza de semejante flor que tenía bajo suyo; no obstante, por ello, no fue capaz de sentir perfectamente el cómo aquella flor sujetaba su camisa blanca y jalaba la misma hasta que fue capaz de desgarrar la misma con un tirón logrando así despertarlo con el sonido contundente de las telas rompiéndose. Su sorpresa fue tal que, hasta que no se percató de que el más bajo seguía haciendo ese trabajo, no lo detuvo—. Sanesue —musitó su nombre en lo que, con ambas manos, sujetaba las muñecas del mencionado y dando provecho al tamaño de las mismas, las sujetó con su zurda firmemente— ¿Sabes que, a pesar de que tengas más prendas, mañana tengo que trabajar? —inquirió; no estaba molesto, aquello le sorprendió y le gustó a tal punto de que una sonrisa lasciva y amplia se dibujó en sus facciones. Con su diestra, cogió uno de los pedazo que había de su camisa arrojados a un costado y, siendo un poco brusco en su trato, ató como le fue posible ambas muñecas con aquel pedazo de tela con la intención de “inmovilizar” a su superior— Eso no se hace, Sanesue —musitó ya cerca de su rostro en lo que, ya teniendo sus manos totalmente libres, sujetar la cintura del alfraude y emplear la fuerza suficiente como para que el mismo se diera vuelta y así quedar boca abajo, dándole la espalda totalmente— ¿Qué debería hacer contigo, eh? —inclinó su cuerpo lo suficiente como para ser capaz de morder sin cuidado alguno uno de los glúteos del pelilargo, dejando así una evidente marca de sus afilados dientes sobre la nívea tez del mismo—
● Palito



Sanesue & Seiryû
avatar
Soberbia

Sanesue: Pasivo, Seiryû: Uke-woof~
Homosexuales
Sanesue: Alfraude, Seiryû: Amargado Dragón de agua.

Volver arriba Ir abajo

Re: —I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Christoffer Lauridsen el Miér Ene 31, 2018 12:50 pm

Sanesue Nichiren :  En esos momentos estaba sumido en un estado distinto. Había dejado atrás sus movimientos sutiles, su elegancia –aun cuando hubiera un poco de ella en el fondo de sus acciones-, pero la verdad es que todo eso tenía un por qué. Estuvo ese tiempo fuera, sin él, eso le molestaba tanto que le era insoportable. Se comportaba de esa manera porque no sabía que había estado haciendo el Lycan, y el solo sentir algo diferente en él le impulsaba a dejar una profunda marca en él de manera invisible. No se había dado cuenta en qué momento se había vuelto tan posesivo con él—. No… mañana me asistirás… te quedarás… todo el día conmigo—ya había hecho los arreglos pertinentes de alguna manera. Aun así, sus ojos se abrieron más cuando sus muñecas fueron inmovilizadas y, ahora, con su cuerpo en una nueva posición, se extrañó aún más—. ¿No es una reacción común en mí? En esta inminente necesidad… sólo busco sentirle lo más rápido posible—un jadeo abandonó sus labios ante la acción sobre su piel, estremeciéndose ante la sensación de suave placer que le recorrió el cuerpo. Realmente él no era de los que le gustase el dolor, pues había tenido que experimentarlo para fortalecerse y no le gustaba, pero siendo Christoffer, él podía hacer una excepción. Arqueó ligeramente su espalda y con sus muñecas inmovilizadas intentó colocarse de un modo más cómodo— ¿Qué cree que debería? Le extrañé tanto… y ahora intenta castigarme por sólo querer estar con usted… tal vez, debería solo dejarse llevar por el instinto…—se mordió el labio inferior en ese momento y abrió ligeramente sus piernas. —Simplemente hacer lo que siempre has deseado conmigo…. Porque es lo mismo que yo deseo—con las mejillas ardiendo al hacer tal confesión, ocultó un momento su rostro por la vergüenza y porque dado a como estaba siendo dominado era difícil para él el hacer demasiadas cosas. En verdad ansiaba tanto ser abrazado por él que no sabía qué hacer para que esto se concretara pronto. En aquel momento no tenía la paciencia, habían pasado demasiado tiempo separados.

Christoffer Lauridsen : Tras haberle entregado aquella mordida, su lengua no tardó en rozar las leves hendiduras que sus dientes habían dejado sobre el glúteo impropio, saboreando apenas aquel gusto peculiar metálico que tenía la sangre; no sabía si se había excedido o no pero el haber hecho aquello también formaba parte de la lista de sus gustos en ese momento. Quería dejar marca de su persona sobre el cuerpo del alfraude pero tampoco que la misma fuese complicada de cubrir, no podía actuar egoístamente con él. Aquella sonrisa que se dibujó en su rostro momentos antes de entregarle la mordida volvió a aparecer pero esta se esfumó cuando sus labios besaron la marca de su autoridad sobre el cuerpo del pelilargo —¿Acaso esa no es una orden egoísta de tu parte, Sanesue? —a pesar de su brusquedad, ahora delineaba con cuidado el físico del mencionado; Christoffer siempre iría de esa forma, destemplado y luego sutil, quería más pero tampoco deseaba que el más bajo sufriera por su culpa. Introdujo tres dedos de su propiedad en su boca con la intención de humedecer los mismos hasta que estos estuviesen completamente mojados por su propia saliva y aproximar dicha mano hasta la entrada del alfraude. No obstante, se situó al costado del adverso para así tener fácil camino hasta una de las orejas de este— ¿Sabes que jamás te haría daño, verdad? —preguntó por lo bajo ante la nueva cercanía creada, rozando con sus labios el cartílago de la oreja impropia antes de que, sigilosamente, acercó uno de sus dedos hasta el recto del pelilargo y alojarse lentamente en su intrínseco estrecho—… Aunque siempre quise tenerte de esta forma para mí, Sanesue —confesó antes de empezar a simular pequeñas embestidas, preparando aquel sitio para lo que se aproximaba; necesitaba tenerlo listo ya. Su dedo hacia un trayecto de pequeños círculos con la intención de dilatar aquel sector pero a su vez toqueteaba sus paredes internas con la intención de encontrar aquel punto en especial—. Si quieres que me detenga, sólo dilo —tras decir eso, no esperó para introducir un segundo dedo e imitar el mismo accionar que con el primero—
● Palito


Christoffer Lauridsen
avatar
Ira

Dominante
Bisexual
Lycan

Volver arriba Ir abajo

Re: —I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Sanesue & Seiryû el Jue Feb 08, 2018 8:19 pm

Sanesue Nichiren : Podría derretirse justo en esos momentos, dejando salir un suspiro por aquella sensación en su piel que aun escocía y que ahora era acompañada por las caricias que comenzaba a sentir. Su respiración se había acelerado mucho más y podía saber a la perfección lo excitado que estaba por todo eso. Sin pensarlo lamió y succionó suavemente aquellos dedos, dejándolos húmedos por su propia saliva. Pensar que sería preparado para lo inevitable, para lo que había estado necesitando ese tiempo que estuvieron lejos. Por eso se esmeró en ello y, cuando sintió una de las falanges impropias en su interior, sus caderas se movieron casi al instante, dejando salir un suspiro de satisfacción. — Christoffer... sé que no me harías daño... y saber que me deseas de esta manera, realmente me hace muy feliz. —volvió a dejar salir otro suspiro, que se volvió un jadeo por los movimientos en su interior. Sus mejillas estaban de un color fuertemente rojizo y su cuerpo mismo hervía. Su ser entero se había excitado perfectamente. ¿Sería por las acciones del Lycan? ¿O por sus palabras? Tal vez fuese todo eso junto, tal vez era el poderoso sentimiento que sentía hacia él y le impedía el pensar. — ¿Cómo te pediría que te detuvieses? Si ya estoy en mis límites…. Te necesito dentro de mí —sus labios se cerraban con una velocidad un poco mayor a la usual, básicamente por la necesidad, incluso sus propio ojos lagrimeaban ligeramente por el deseo que ahora mismo no podía controlar. No sabía que podía llegar a tales estados y  sólo con pocas cosas que el danés hiciera. En definitiva, su ser había sido entregado a este hombre, como una ofrenda a los dioses. Para Sanesue, Christoffer era esto, pero no podía decírselo. No porque no tuviese la confianza, o porque no quisiera que su ego se elevase, sino porque era un secreto preciado, algo íntimo, su corazón y su ser enteros eran dueños de este dios que le había dado algo invaluable, que le había enseñado del amor y del placer. Por este ser... que le hacía feliz a cada segundo, entregaría todo lo que pidiese y más. — Chris… en verdad… todo de mí es tuyo… así que tómalo como lo desees.

Christoffer Lauridsen : Sus dedos en el interior del cuerpo del alfraude se movían con absoluta libertad más allá de lo estrecho que era su entrada en ese momento, la humedad que sus falanges tenían le permitía el tocar cada centímetro de músculo que tenía a su alcance. No tardó en introducir luego un tercer dedo en el intrínseco de su amante e inmediatamente iniciar un movimiento acelerado con sus dedos con la intención de finalizar con su trabajo de preparación, aquel sector se encontraba ligeramente húmedo y sus falanges se deslizaban con tanta facilidad que eso le permitió tomar la decisión de quitar de una vez por todas los mismos de ese cálido sitio. Veía a Sanesue completamente colorado y excitado por el trabajo que estaba realizando logrando con ello que su mismo cuerpo se encendiera con el pasar de los segundos a su lado; ese alfraude era su adicción, su Adonis que si pudiera, ya caería en el abismo más oscuro a su lado. Esa flor era definitivamente suya — Tus palabras en lugar de calmarme me enloquecen, Sanesue —musitó antes de relamer sus labios con deseo y así retomar nuevamente su posición inicial, colocándose tras el cuerpo del mencionado. Su persona no iba a aguantar demasiado tiempo así, necesitaba tomarlo de una vez por todas y eso lo iba a cumplir; se despojó como le fue posible y siendo ágil de sus últimas prendas inferiores hasta quedar totalmente en el mismo estado que el pelilargo y arrojar las mismas a un costado con tal de que no fastidiaran el encuentro— . No sabes cuánto te extrañé y cuánto extrañé estar así contigo —confesó por lo bajo en lo que se inclinaba para besar la extensión de la espalda impropia en lo que le sujetaba su cadera con una de sus manos, siendo cuidadoso en su trato. Realmente el verlo en ese estado le descolocaba aún más pero no quería perder la noción del momento a su lado. Tomó su propio miembro y lentamente lo aproximó hasta la entrada del azabache, ingresando apenas la punta del mismo y, cuando creyó conveniente, adentrarse de forma gradual. Un gruñido por lo bajo se escapó de entre sus labios al sentir la calidez del intrínseco del alfraude, embriagándose totalmente con el mismo— . Sanesue… —jadeó su nombre una vez que ingresó totalmente; no quería moverse hasta que el adverso se lo indicara pero podía asegurar que estar así ya era demasiado para su persona.
● Palito



Sanesue & Seiryû
avatar
Soberbia

Sanesue: Pasivo, Seiryû: Uke-woof~
Homosexuales
Sanesue: Alfraude, Seiryû: Amargado Dragón de agua.

Volver arriba Ir abajo

Re: —I wanna feel you || Rol CB +18 || Priv. Christoffer

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.