[NAV] [+18] The Wild Kingdom [Priv. Jessica Holtzmann]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[NAV] [+18] The Wild Kingdom [Priv. Jessica Holtzmann]

Mensaje por Nebiri el Sáb Feb 10, 2018 12:31 am



PASADA MEDIODÍA
CASA DEL ÁRBOL EN EL BOSQUE
COMPAÑÍA
IT'S A NICE WINTER, TIGER
¿Cuánto ha pasado ya desde que ayudaron a Sveta a ir al otro mundo? Ya varias semanas, casi el mes si al tigre no le falla la memoria. Fue un momento complicado aquel, su esposa necesito su apoyo y comprensión en todo momento, necesito sobretodo el abrazo de los bebés y esa aura calma que solo ellos tenían. Incluso Nebiri era capaz de encontrar tranquilidad casi instantánea apenas tenía a los mellizos en brazos, lo mismo era con su esposa. Aun recordaba que antes de saber que Sveta aun estaba en ese mundo, Jessica le comentó sobre no saber más sobre su amiga alien, y claro que recordaba que ella dijo sobre al menos haber podido despedirse de ella, quizá decir algo más adecuado. Uno nunca sabe cuáles van a ser las últimas palabras que va a decir a un ser querido, hasta donde supo, las de su esposa antes del suicidio de Svetlana no fueron las mejores, o mejor dicho nulas, así que, ésta vez, el destino le permitió hacer las cosas como ella hubiera querido hacerlas en aquel entonces. Vaya macabra manera que tenía New London de dar segundas oportunidades. Pasaron varios días para que su esposa se recuperara de la despedida; el trabajo, los mellizos y su encimoso tigre hicieron el trabajo de ayudarla a sobreponerse. Al menos ésta vez pudo despedirse debidamente de ella.

Las siguientes semanas estuvieron llenas de frío, de trabajo de algunas peleas que estaban poniendo a pensar en demasía al birmano. Luego de saber lo que su esposa sentía cada que él llegaba de luchar, había llegado a una decisión por cuenta propia: dejar las peleas ilegales, seguir solamente como compañero de sparring y, quizá la mejor parte, ayudarse de su esposa en posición como ama legal para conseguir de forma oficial el trabajo de guardabosques de la zona de camping. Por supuesto, solo había una manera para el tigre de salir de ese mundo de luchas de manera que nadie más le fuera a molestar de nuevo: perdiendo. Si se iba de nuevo de la nada entonces muchos creerían que sería como la vez anterior donde regresó arrasando a todos para retomar su puesto en el trono como el campeón. Tony le advirtió que necesitaba salir de ese mundo perdiendo contra alguien fuerte, quizá dejarse ganar un poco, el punto era que el tigre se fuera de ahí con la espalda en el suelo y alguien más que no fuera él levantando los brazos. Al tigre le pareció sensato, no quería que fueran a retarlo si se le ocurría irse sin más. Solo hubo una sola persona en toda la ciudad que podría dejarlo en el suelo, solo en una persona podía confiar algo así... ¡Además se lo debía por casi haberlo violado! Sí, le pidió a Abgal que ella se convirtiera en la nueva campeona. Le explicó su situación y ella, quizá ayudada con nuevas experiencias que siempre da New London, accedió a pelear con él y ganarle de la más creíble manera. Incluso montaron un show con la alien retando abiertamente al campeón.

La pelea fue un par de semanas antes de navidad.

Se junto mucha gente en uno de los antros más concurridos de la ciudad, las apuestas estaban parejas y Tony estaba ahí para grabar todo. Y por mucho que hubieran arreglado ya el final de ese combate, no por ello la guerrera de otra galaxia y el guardián de la selva se estaban dando manotazos como colegiales, no, señor. Dieron una pelea realmente para recordar. Nebiri dejó salir todo, lo dio todo a sabiendas que no volvería a pisar un sitio como esos de nuevo. No quería quedar malherido en una mala noche y no ser capaz de volver a casa, no quería darle problemas a su esposa cuando ella volviera a trabajar. Quería estar con su familia, se quería a sí mismo vivo y al fin había dejado de lado la insensatez de ir a meterse a una cueva de lobos a soltar mordidas. El campeón tenía que serlo pero solo para su familia y sus más cercanos. Solo para ellos. Abgal le astilló unas costillas, Nebiri le dislocó un hombro. Un poco de esa saliva ácida llegó a su brazo izquierdo dejando una marca de despedida de parte de aquella nueva aliada. La pelea duró más de diez minutos para beneplácito de todos, pues los peleadores se daban con todo... Y fue Abgal la que se coronara campeona luego de darle un golpe monumental al tigre que lo dejó en el suelo.

El Tigre tenía fuerzas para levantarse una vez más, podía hacerlo, pero no. Ya no. Esa era por su familia.

El campeón quedó en el suelo sin aparentes fuerzas y la alien se coronó como campeona, ahora sería ella la que defendiera ese título y quizá en nuevos rivales encontraría más respuestas a su renovada vida en ese mundo. El tigre fue sacado en camilla, pero más por completar el cuadro que por realmente necesitarlo. Tony se encargó de encontrar al mejor sanador de la zona para devolver al tigre sin un solo rasguño a su casa... Claro, cuando el pobre francés era amenazado por su socia humana, éste buscaba la manera de hacer bien el trabajo. Esa noche, el tigre se rindió ante su diosa y le dio a saber que solo estaría para ella y para los cachorros. Le juró no ponerse en peligro innecesario, que cumpliría todas sus promesas y para ello se mantendría vivo. Y el ex-campeón, claro, pidió el consuelo en brazos de su esposa... Aunque en algún momento de su romántica velada quedó encadenado a la cama y no con esposas cualquieras. La ladina italiana le consiguió a Jessica unas esposas mágicas que no se romperían con la gran fuerza del campeón. Esa noche el tigre ganó mucho más perdiendo.

Ya nadie lo buscaría para pelear al menos en esa zona, además, el birmano tenía mucho trabajo tan solo como esclavo de Jessica Holtzmann. Se dedicó a ser el sujeto de pruebas de INMATERIAL. Regresó a ElectriX como era debido y no rompiendo caras como la última vez, no vio a Zhukovski, pero estaba seguro de que éste le miraría al menos por las cámaras de seguridad. Tal como Jessica comentó, el birmano resultó ser un hueso más duro de roer para la prueba con la armadura. Su sensible oído, su olfato, aquel sexto sentido animal y cada característica única del animal hacía que le fuera relativamente sencillo evadir al que llevaba la armadura y le perseguía. Cada prueba arrojaba nuevos detalles que podían agregar o debían quitar a la armadura, y entre prueba y prueba, finalmente lograron el producto definitivo, todo bajo el mando de Jessica Holtzmann y su equipo. Para la prueba final, el birmano quedó reducido en menos de cinco minutos gracias, en gran medida, a todo lo que él les mostró durante las pruebas. Y todo eso en conjunto con la genialidad de la inventora, lograron un arma que dejó maravillados a sus superiores. Incluso miraban bien al esclavo de Holtzmann. Durante los descansos de las pruebas, Nebiri aprovechaba para socializar con Alik y hacer algo que quizá solo logró que el mono quedara más maravillado: darle de comer de lo que él cocinaba. Primero fueron unos pastelillos, luego un guisado de verduras y carne que llevó para comer y del que le dio una ración. Le llevó de comer en cada ocasión y el mono estaba encantado.

En serio que Nebiri tenía mucha estima por el muchacho, era una lástima que no pudiera decirle que él era el padre de los mellizos. De hecho, todos en ElectriX querían saber de los bebés al ver que Holtzmann ya no tenía su barriga. La vieron el día que llegaron a la primera prueba donde su esclavo participó activamente. Ese día los bebés se quedaron bajo cuidado de Chiara, por cierto. Todos se lo preguntaban, pocos preguntaron pero nadie obtuvo más respuesta que una fulminante mirada de la inventora. Su esposa le dijo que sería mejor que Alik se diera cuenta por sí mismo, Nebiri lo aceptó.

Luego de que oficialmente mandaran el prototipo final de la armadura al importante cliente, Nebiri decidió que, para celebrar, irían al zoológico todos juntos. Fueron entre semana para que no les tocara pelear entre una multitud a ver a los animales. Los mellizos lucían lindos abrigos que Jessica les eligió para la ocasión, y debajo llevaban cálidas prendas de piel que su padre les hizo con ayuda de su madre. Los bebés estaban muy despiertos y el paseo lo disfrutaron mucho, tanto como sus padres al parecer, pues cada animal que veían, gritaban y lo señalaban mientras balbuceaban. Miraban a su madre cuando ésta vocalizaba el nombre de la especie en cuestión, y claro que comparaba a esos animales con Nebiri en más de una manera, haciéndolo rabiar para dicha de los cachorros. Su primer paseo familiar había sido un éxito total pese a la fría temporada.

Y hablando de salidas, el tigre cumplió con otra de sus promesas: regresar a la activa vida sexual con su esposa, pero a la intensa que tuvieron antes de que Jessica ya no estuviera en condiciones de tener sexo rudo. Fueron al cine y el tigre la tomó en un callejón, por las mañanas se metía a la ducha con ella y sus sesiones duraban poco, pero eran tan intensos como ambos lo necesitaban. Incluso el muy animal volvió a tomarla mientras trabajaba, haciendo que ella le pegara una bofetada y le regañara apenas terminaron el acto. No podían tomarse mucho tiempo entre sesiones, pero sí podían tener varias breves sesiones midiendo bien el tiempo que los mellizos dormían. El nuevo estado mental del tigre, su decisión de ya no ser luchador callejero y su trabajo como guardabosques, padre, esposo y esclavo llenaron las horas de cada uno de sus días. No mentía al decir que era realmente feliz en ese momento. Otra actividad que hicieron juntos, fue hacer una nueva cantimplora de calabaza para el birmano. Su esposa había quedado muy apenada porque la otra se había perdido, pero el tigre le dio a saber que ese fue el costo por correr libre al lado de su esposa. Al parecer del birmano, fue un precio justo. Fue una experiencia tan hermosa que aun sonreía como tonto al recordarlo. Su nueva calabaza estaba más trabajaba que la anterior, era más resistente e incluso permitía que la bebida se mantuviera a buena temperatura gracias a un material que usó su esposa dentro de la calabaza. Al birmano le encantó y llenó de molestos besos a su esposa en agradecimiento.

Sin duda, no había pareja en New London que se amara más que ellos dos.

En pocos días sería navidad y sus únicos planes eran pasar las fiestas en casa, quizá dar un paseo nocturno de la ciudad para ver la iluminación y los adornos, llevarían a los mellizos también, pues los curiosos cachorros. Esa época del año era muy viva en la ciudad, por alguna razón el Rey tenía especial afecto por esa época del año y lo daba a saber a lo grande. La ciudad era un mar de luces y colores que valía la pena ver cuando el sol se metía. El frío era lo de menos, el ambiente en general era genial para dar un paseo frente al edificio de gobierno, y ni qué decir de la zona comercial. En esos días, Chiara le pidió a Jessica ir de compras a la zona por más ropa invernal, los cachorros se quedaron con su padre y el par de mujeres tuvieron un rato de calidad como amigas. Sí, amigas que se coqueteaban pero nada más allá de ello. La vampiresa le contó a Jessica que Anthony y ella irían a tener una romántica cena en uno de los nuevos restaurantes de la ciudad, uno que estaba haciendo bastante ruido y que había que hacer la reserva con bastante anticipación. El francés y sus contactos lograron una mesa que ambos pensaban disfrutar a lo grande.

Ese día en especial, el birmano estaba tras de su esposa luego de que ésta, en calidad de ama, fuera quien recibiera el cheque de pago del tigre por su trabajo de guardabosques. La paga era decente y todo el asunto, pero era la ama del eclavo No. 37 quien recibía el pago por él y siempre era una delicia para la inventora hacer rogar a su marido por unas libras para ir a comprar alcohol.

Demonios, mujer, no soy un jodido niño que debe pedir dinero —peleaba graciosamente el birmano mientras tenía en brazos a Ran, que parecía muy entretenida palpando las prendas de su padre. Aaron estaba en brazos de su madre—. Esa es mi parte por mi trabajo —pasaba de mediodía, la comida y casi todos los quehaceres estaban hechos, además, luego de terminado el proyecto de INMATERIAL, todo mundo en ElectriX estaba en espera por el visto bueno del Rey. Aun no había noticias. Incluso Nebiri estaba nervioso y ansioso por saber de si les había gustado el proyecto a los de arriba—. Tengo que comprar las especias para la comida, ¿verdad, Ran? —y la bebé solo balbuceó el respuesta, bastante divertida de ver a su padre hacer berrinche. La pequeña se echó a reír cuando su padre le llenó la cara de besos. Ran era muy cariñosa, le gustaba mucho el contacto.

Estaba siendo un muy buen día ese miércoles donde, para alivio de la preocupada esposa, su esposo no iría a jugarse la vida esa noche para mantener su testosterona a raya.



ကျား

Spoiler:

"You're my home" tiger dad said us.

Cronología ± Relaciones


Nebiri
avatar
ira

Always with my woman
Only lovin' her
I'm a frickin' Tiger!

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.