The last memory [ Privado ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The last memory [ Privado ]

Mensaje por Ivanka Grigory el Sáb Mar 31, 2018 1:12 am

Una tormenta se había desatado en New London, el viento soplaba con fuerza así como la lluvia caía de manera torrencial, las gotas eran grandes y golpeaban con fuerza sobre cualquier superficie, los rayos colmaban el cielo y el estar ubicados cerca del Támesis no ayudaba de hecho hacía que la tormenta fuese más poderosa. Ivanka había salido hacia las ruinas de Londres en la mañana y arrivado cerca del mediodía al lugar, la loba tenía previsto pasar el día entero allí para realmente avanzar en su vida, tocó el momento de dejar atrás muchas cosas y solamente había una manera de hacerlo según ella, volver a un sitio donde podría enfrentar su depresión y sus miedos. ¿Cómo hacía Ivanka para enfrentar esos miedos y hacer frente a su depresión? La loba tenía una forma muy especial y era recurrir a un ejercicio que había abandonado hace años, una práctica ancestral que forma parte de ella y sus memorias hace 600 años apróximadamente, el Muay Thai. Durante toda su vida el arte de combate tailandés ha estado con ella, siempre le ha ayudado a escapar de situaciones difíciles así como evitar muchos problemas pero lo que tenía el muay thai era que ayudaba a despejar la mente, las dudas y miedos de Ivanka, los disipaba por completo dejando a la loba como una mujer nueva durante un período de tiempo ayudándola a recuperarse de daños graves y severos tanto a su corazón como psiquis, la loba se apoyaba muchísimo en esto para recuperarse cuando el final del pozo se veía tan negro que parecía no tener fondo y era lo que le ayudaba a salir cuando caía en el mismo y la caída parecía eterna. Esta práctica tenía la única regla que Ivanka se había puesto: solo podía hacerlo los días de pesada tormenta en un sitio en ruinas. ¿Por qué en ruinas? Ivanka creía fielmente que la mejor manera de conectar con sus miedos y mente era estando en un lugar donde el pasado y presente convergieran en un solo y único punto, en New Londo solo estaban las ruinas de Londres  que cumplían ese requisito por lo que al enterarse de esta tormenta la loba viajó allí para tener su sitio y momento de enfrentamiento. Cuando llegó a las ruinas Ivanka observó el lugar, el cielo se ponía negro y las nubes cargadas se agua parecían acomodarse, la loba con su bolso se movilizó hacia un edificio en ruinas con un poco de techo para dar espacio a su lugar.

Ivanka tomó su bolso para abrirlo sacando su ropa de entrenamiento, en ese momento la loba se quitó la campera, el sueter, la camiseta, los jeans y botas para luego quitarse el brasier, solo se quedó con las bragas para tomar unos conjuntos de vendas. Primero se vendó el busto presionando sus pechos y juntándolos para que la gravedad no hiciera de las suyas ni se desconcentrara, luego vendó sus manos y mitad de los antebrazos, vendó también sus patas hasta la mitad de las piernas incluyendo los tobillos, una vez lista la loba observó a su alrededor. El edificio estaba totalmente incinerado y quemado, las piedras del suelo y paredes estaban negras, casi carbonizadas, muros rotos, ventanas inexistentes, es más donde ella entró era un enorme lugar con la entrada destruida, solo quedaba el techo, algunas paredes y la ventana pero aún desde su sitio el cielo se veía. Ivanka resguardó sus ropas y bolsos bajo el techo para después ella misma caminar directo hacia las partes menos cubiertas y sentarse en posición de loto con los dorsos de las manos apoyados en sus piernas y los dedos entrelazados, la loba cerró los ojos y bajó las orejas para sumirse en una profunda meditación. Ivanka colocó su mente en blanco al tiempo que comenzaba a respirar lenta y profundamente, la meditación debía durar hasta que la tormenta se desatara y el agua mojara el cuerpo haciendo de este más pesado para la loba pues por el pelaje; la lenta respiración de Ivanka y concentración comenzaron a marcarle pautas en la mente, el porque sufría, sus decisiones, su corazón roto, poco a poco la loba comenzaba a comprender los errores de sus decisiones, mientras tanto en el fondo la tormenta comenzaba a desatarse. Primero comenzó el viento a soplar con fuerza meciendo el pelaje y cabello de Ivanka hacia el lado derecho pero la loba continuaba en su meditación. Ivanka estuvo sumida durantre tres horas en su cabeza recapacitando, moldeando y evaluando decisiones y acciones, ¿cuántos errores? La loba había descubierto miles de estos pero entonces fue cuando la lluvia se desató forzando a Ivanka a quedarse bajo esta por una hora más, sumida en los golpes de las fuertes gotas que golpeaban violentamente le cuerpo de Ivanka, el golpe en los párpados le dolía un poco pero aguantó por una hora.

La hora pasó con lentitud en la cabeza de Ivanka, ella contaba los segundos y minutos para llegar al control de la hora, una vez pasada la misma la loba se levantó para comenzar con su entrenamiento de despeje. Flexiones de brazos, abdominales, sentadillas, ejercicios varios en su mismo sitio, Ivanka pasó otras tres horas bajo esos efectos y la noche estaba comenzando a llegar, en el cielo se veía la oscuridad iluminada solo por los mismos relámpagos que sonaban segundos después de su destello. Ivanka se levantó una vez lista para tomar la postura de Muay Thai. Relajando el cuerpo levantó la guardia con el brazo derecho ligeramente extendido y flexionado hacia adelante, puño izquierdo casi altura del mentón, pierna derecha e izquierda separadas al ancho de hombros con rodillas sutilmente flexionadas y apoyada en la punta de sus pies haciendo un pequeño y corto rebote, una vez lista Ivanka cerró los ojos y comenzó con su entrenamiento. Dio un paso adelante levantando el codo derecho y flexionando el brazo como si diera un codazo hacia el mentón de alguien, luego retrocedió para girar sobre su eje cambiando a brazo izquierdo y comenzó de nuevo susurrando algunas palabras en el antiguo idioma tailandés, respetando la vieja tradición los movimentos de Ivanka eran suaves, graciles pero firmes, daban la impresión de que cada movimiento iba cargado de fuerza y esto fue despejando el dolor y las dudas del corazón de Ivanka. Lentamente la depresión iba desapareciendo, sus dudas se disipaban, el dolor se hacía cada vez menos evidente, la memoria olvidaba lo triste para quedarse con lo bueno, Ivanka eliminaba los rastros de lo negativo con su vieja actividad, se concentraba en ser ella, en ser un espíritu de guerra cargado de ambición y deseos de poder.
Ivanka Grigory
avatar
Lujuria

Tachi.
Bisexual.
Mestiza: Lycan - Sucubo.

Volver arriba Ir abajo

Re: The last memory [ Privado ]

Mensaje por Ajar el Jue Abr 12, 2018 6:45 pm

Había sido una noche larga de trabajo, por lo tanto en vez de ir a hacer las compras que tenía planeadas termino por dirigirse a casa y pasar el resto del día dormida, últimamente la jornada laboral era cada día más pesada, como si la gente no tuviera otra cosa más que hacer que ponerse a beber y gastar su dinero a lo estúpido en el casino, igual a ella no le importaba mucho, después de todo su sueldo base no se comparaba con las enormes propinas que ganaba día a día en la barra, si de ella dependiera seguramente podría vivir como reina sin recibir su salario, pero la avaricia y la mejoría de estatus social siempre le hacía querer más; ya tendría tiempo para ir por algo de comida y cosas de ese tipo que faltaran en la casa, por ahora lo único que la chica quería era dormir el resto del día.

Seis de la mañana, abrió barandal, cerro, abrió puerta, cerro, comenzó a quitarse la ropa empezando por los zapatos, cada cosa que se quitaba iba quedando en algún lugar de su recorrido hacia la segunda planta de su hogar donde se encontraba su habitación, su cuerpo nunca había necesitado de llevar ropa, era tan felpuda que su cuerpo cubría como debía ser sus partes más íntimas, sin embargo por razones moralistas, si es que se podía llamar así en la ciudad, tenía que llevarla a su pesar; para cuando llego a su habitación, simplemente se hecho en la cama, cerró los ojos y dejo que el sueño la invadiera por completo.

Cuatro de la tarde, Ajar pudo haber seguido dormida si no fuese porque el hambre había hecho que su estómago comenzara a doler, así que con gran pesar abrió los ojos y se quedó mirando al vacío de su habitación, con la mente en blanco, y no fue hasta que su estómago rugió casi tan fuerte como ella lo haría en una situación de molestia, que volvió a la realidad, tenía que comer y recoger lo que había dejado a su paso. A pesar del hambre se dio su tiempo para estirar su cuerpo, el cual comenzó a tronar con cada espacio de aire que se encontraba entre sus huesos, seguido de una leve sacudida de cuerpo para luego pararse y comenzar a recoger todo aquello que había dejado en el suelo hasta llegar a la primera planta. Con las cosas en la mano se encamino hacia la pequeña sala y dejo todo acomodado en un solo cojín del sofá mas grande, después camino con gracia y entre bostezos a la cocina, abrió el refrigerador y lo mejor que pudo obtener que no fuese  a ser tardado era un poco de pizza del día anterior que había quedado, fría, pero de buen sabor. Al terminar su comida, ya más despierta comenzó a hacer una revisión de los faltantes a su cocina, la verdad es que no eran muchos, por lo que aguantaría otro día sin tener que ir a comprar nada, después de todo la vida de soltera era lo que ayudaba a no tener gastos excesivos ni para otra persona.

Una vez tomada la decisión de no hacer las compras miro por la ventana y noto como las nubes negras de tormenta se acercaban hacia la ciudad, por alguna razón un rastro de nostalgia apareció haciendo que bajara sus orejas, desvió la mirada y sobre la puerta del refrigerador vio un calendario de papel que tenía pegado, se acercó a este y noto que era lunes, muchos odiaban los lunes, ella los odiaría si tuviera que trabajar, sin embargo la noche siguiente no tenía que ir al trabajo, descansaba por lo que a su mente le vino una idea bastante peculiar. De forma rápida regreso a la sala de su casa y tomo las cosas, subió saltando de dos en dos los escalones hasta su habitación, dejo las botas a un lado de la cama y la ropa sucia en un cesto, rebusco en sus cajones y termino por tomar un top deportivo rosa pálido casi como el de su pelaje y un short de mezclilla, algo corto, lo coloco en su cuerpo y se miró rápidamente en el espejo para acomodar un poco su cabello, tomo una pequeña mochila de hule negra la cual amarro a su pierna derecha, sabía que le serviría más adelante si se desataba la tormenta, en ella solo guardo sus llaves y un poco de dinero. Ajar salió de casa con una sola idea en su cabeza, regresar a su lugar de inicio.

Arribo a las ruinas de Londres pasadas las seis de la tarde, a esa hora aun debería haber un poco de luz, sin embargo la negrura de la tormenta no dejaba que esa luz se filtrara tan fácil; el agua comenzaba a caer de forma leve, así que se colocó bajo un pequeño árbol que aún conservaba un poco de su verdor después del incendio, de una de sus hojas callo una gota, la cual toco la punta de la nariz de Ajar haciéndola sacudir la cabeza un poco, por lo tanto eso la llevo a ejecutar su plan, hacia mucho tiempo que la gente no visitaba aquellas zonas por lo peligroso que era vagar, las construcciones aun estaban cayendo y no faltaba quien pudiese quedar bajo los escombros; Ajar removió su ropa por completo, la guardo en la mochila y se sintió libre, el fresco aire que se colaba por entre su pelaje y la brisa del agua que comenzaba a arreciar, era lo que necesitaba, sentirse libre de todo.

Al principio comenzó a caminar dejando que el agua la empapara por completo, cuando sintió el peso de su propio cuerpo comenzó a correr, a saltar, en dos patas o en cuatro dependiendo de los obstáculos, en ocasiones algunas cosas semi altas donde subía se desmoronaban pero ella siempre caía de pie, quería rugir pero no lo hizo, no quería dar su posición si es que alguien estaba ahí… y vaya que alguien estaba; por el rabillo de su ojo por entre la lluvia que ahora no era tan simple, era tormenta pues ya había comenzado a resonar el cielo, pudo ver a alguien que se movía entre una de las estructuras vagamente más estables, lo que la hizo girar en sus patas y arañar el suelo para poder detenerse en su carrera. Vio reducidos sus pasos en totalidad y volvió solo que esta vez no fue por la parte frontal, sino por la lateral, encontrando un par de escombros que la ayudaron a subir al techo; desde ahí planeaba ver mejor a quien se encontraba en el lugar, sin embargo el ruido ensordecedor de un trueno al chocar seguramente con algún árbol cercano la hizo perder el equilibrio y junto con una parte de la estructura cayo dentro del lugar a unos cuantos metros atrás de la persona, de pie claro, pero haciendo completo escandalo.

-Lo siento perdón, fue mi culpa, me asusto el sonido, te golpee con algo?, caí del techo, no quería molestar solo que te vi y ….- no dijo más, al ver el tipo de ser que era, a pesar de haber infinidad de razas en el lugar, pocos como ella había visto antes, se preguntó quién era, que era, mientras daba un par de pasos hacia atrás de lado, en cuclillas.

Ajar
avatar
Lujuria

Versatil

Volver arriba Ir abajo

Re: The last memory [ Privado ]

Mensaje por Ivanka Grigory el Dom Abr 15, 2018 1:36 am

Derecha, izquierda, derecha, derecha, patada. La secuencia del entrenamiento de Ivanka se repetía una y otra vez, los golpes eran rápidos y afilados pero las poses armoniosas y relajadas, la loba estaba entrando en un estado intermedio de paz y agresividad, su concentración está al máximo mientras la tormenta continuaba desatada. La lluvia caía con fuerza, las gotas de agua eran más pesadas y el impacto era más fuerte, ahora no era una tormenta de agua sino una verdadera tormenta la que azotaba las ruinas de Londres; el viento soplaba con fuerza meciendo hojas, cambiando la dirección del agua y sacudiendo el empapado pelaje de la loba que continuaba lanzando golpes precisos pero armoniosos y fuertes, la armonía podía, lentamente, comenzar a sentir alrededor de la mestiza que estaba entrenando como hacía muchísimos años atrás. Ivanka tenía los ojos cerrados y las orejas gachas, su mente estaba en blanco haciendo que sus recuerdos de antaño fueran sumamente nítidos, podía ver a su familia, amigos y compañeros de entrenamiento, ella no era tan fuerte ni nunca había llamado la atención como mujer tampoco, el recuerdo se volvía más nítido a medida que los segundos pasaba y la tormenta aumentaba, la loba recordaba ser una marginada y estar solamente apoyada por uno de los instructores, si bien su talento no era grandioso el ser una mitad lycan con agudos sentidos le daba una ventaja que compensaba sus fallas, Ivanka era rápida, más rápida y fuerte que el promedio pero su mente nunca alcanzaba la paz necesaria para ser una guerrera. De su infancia a su adolescencia y a su adultez, la loba comenzaba a recordar múltiples cosas nítidas como el abuso verbal y lo que hoy conocen como bullying que, bien o mal, había mellado su confianza por aquellos años de juventud, mayormente por ser tratada como una perra debido a su aspecto. Respiración lenta y profunda a medida que Ivanka recapitulaba su vida entera, salir de su depresión requería enfrentar su pasado y asumir muchos de sus miedos y fracasos. Ivanka tenía múltiples fracasos en su vida pero los que más dolían en su corazón no era ser una marginada ni una paria por tomar caminos distintos, su peor enemigo era la soledad y el abandono, el corazón de Ivanka ha sido fuerte toda la vida para enfrentar pérdidas e incluso matar cuando fue necesario pero ser abandonada siempre dejaba su corazón hecho añicos.

Cerró con mucha fuerza los ojos y la mandíbula, su mordida era fuerte, estaba sumamente tensa al recordar su último abandono, sin embargo no se detuvo y continuó, siguió golpeando el aire con precisión para no rendirse, Ivanka sentía a su corazón rendirse, romperse en pedazos a medida que enterraba el recuerdo de Violeta en lo más profundo de su subconsciente, pero el poder de la loba no es tanto, no es capaz de enterrar algo en su cabeza y olvidarlo, es un can y no puede olvidar el daño recibido. Durante los golpes se desconcentró y cayó al suelo de espalda dándose un fuerte golpe. El impacto hizo a la loba arquear la espalda y como efecto secundario se golpeo la cabeza, tardó unos segundos es sacudir la misma para sacarse el efecto de mareo y lentamente ponerse de pie — Duele más de lo que cualquiera imagina... — cerró los ojos unos segundos y mantuvo las orejas gachas mientras se levantaba con dificultad, su cuerpo pesaba mucho con la ropa y el pelaje empapado. Se arrodilló en el suelo ante la imposibilidad de pararse del todo, observó hacia sus rodillas y apoyó las manos en estas mientras "meditaba" unos momentos —Dejaste un agujero que no puedo llenar, la gente se escapa entre mis dedos, pareciera un castigo divino — rió un poco ante tal ironía, Ivanka encontraba irónico aquello. En este estado Ivanka carecía de olfato u oído, no escuchaba nada de nada ni olía, solo podía sentir algunas cosas siempre y cuando la tocaran a ella, de lo contrario, era imposible que ella previniese algo pequeño. Volvió a levantarse tras unos momentos para proseguir con su entrenamiento, no iba a detenerse y a pesar del golpe su cuerpo ya reaccionaba nuevamente. Lentamente se iba levantando para asumir pose de combate una vez más y dispuesta a enfrentar, sin embargo, la mente de Ivanka no volvió a estar en blanco sino que volvió a la realidad de su ruptura, su soledad y su enorme fracaso. Suspiró pesadamente, no fue capaz de lanzar golpes, el cuerpo no le respondía bien debido a esa depresión pesada y fuerte que sentía. Sacudió la cabeza con fuerza queriendo despejarse y sacarse un poco del agua del cabello y pelaje, aún así ella no estaba en la parte techada como tal causando que gran parte del agua siguiera cayéndole en la cabeza, eso no le molestaba en lo más mínimo.

Ivanka detuvo su entrenamiento por completo, necesitaba descansar unos momentos y elongar los músculos, entrenar con la mente ocupada y casi también en blanco causaba que toda su musculatura entrase en estrés constante, eso y había que sumar sus treinta kilos extras a causa del pelaje mojado, no hacían su entrenamiento más fácil. Bufó pesadamente y se sobó la cabeza un poco, estaba muy tensa, aún le dolía el corazón pero debía seguir adelante. Levantó la mirada para cruzarse con el nublado cielo buscando alguna clase de consuelo pero nada, solo vió lluvia, relámpagos y un firmamento total y absolutamente oscuro, sonrió tristemente por breves segundos hasta que un sonido algo ensordecedor llamó su atención y con ello la caída de una persona junto a unos cuantos escombros que la forzaron a saltar hacia atrás, aún así la caída de piedras logró darle algunos golpes en la cabeza y brazos, sin embargo nada tan grave como para noquearle; Ivanka se sobó la cabeza y el hocico, el golpe había dolido pero en esto levantó la mirada para encontrarse a una felina desnuda y en cuclillas alejándose en lo que se disculpaba — Solo un poco de daño colateral, unas piedras en la cabeza, hocico y brazos pero nada grave — respondió la loba irguiéndose y mirándole de reojo — ¿Qué hace una híbrida de lince aquí? Tienes un aroma muy particular, ¿y por qué demonios estás desnuda? Puedo comprender que los humanos u otros seres humanoides no noten la desnudez que llevas pero... venga que yo noto bastante claro tu cuerpo, tienes un buen pelaje — Ivanka se giró buscando su bolso para luego descubrirlo bajo los escombros que la felina había tirado — Una pena — suspiró con clara pesadez al ver roto su bolso y sus prendas bajo una lluvia de piedras — Supongo que tendré que comprar ropa nueva y un bolso nuevo. ¿Qué haces aquí? Hasta donde me concierne, los linces no son británicos — aclaró Ivanka desperezándose y caminó hacia la parte más resguardada de la estructura para sentarse contra la pared — Tranquila que no ataco a los felinos, no soy un perro. Bueno, si, pero no esa clase de perro doméstico — admite Ivanka encogiéndose de hombros y comenzó a quitarse las vendas de las manos, pies y piernas mientras observaba a la muchacha — La tormenta durará unas horas más, deberías tener cuidado — apoyando su cabeza contra la piedra soltó un suspiro largo — Algo de compañía no cae mal. Soy Ivanka, un placer, supongo — el ánimo de la loba era tal que no iba a enojase por sus prendas o porque pudieron haberla matado de un cascote en la cabeza.
Ivanka Grigory
avatar
Lujuria

Tachi.
Bisexual.
Mestiza: Lycan - Sucubo.

Volver arriba Ir abajo

Re: The last memory [ Privado ]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.