Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Reserva de físicos
Hoy a las 10:22 am por Miroslav L. Schiavone

» [FB] Like Family — Privado
Hoy a las 9:35 am por Nikolai A. Záitsev

» Reglas! 3.0 {Leer y Firmar}
Hoy a las 3:24 am por Nexus Killian

» Ryo Seimei Crowley
Hoy a las 2:35 am por Ryo Seimei Crowley

» Centuries. {Leyna Zweig}
Hoy a las 2:00 am por Chrysanthe Stratos

» Casualidad -Privado
Hoy a las 1:44 am por Ylyasciel


Ir abajo

A. Persephone Skóuros
PERMALINK
el Dom Abr 01, 2018 3:16 am
❝broken vow
tell me the words i never said
Encontró un poco de paz en medio de la tormenta, un poco de silencio en medio del bullicio que la ciudad cargaba consigo. Disfrutaba más de lo que cualquiera podría imaginar el vagar por las ruinas, estar sola en ese pequeño mundo que creó para sí misma.

Creerlo o no, los momentos a solas los disfrutaba bastante, le gustaba caminar sin rumbo por los alrededores en lugares así, donde no se encontraba nada más que el viento recorriendo las viejas edificaciones a punto de caer, aquellas reliquias que poco a poco perdían la majestuosidad de la que gozaron antaño. Su mirada viajó distraida por aquello que le rodeaba, y tras unos momentos decidió tomar asiento en la cima de una estructura dañada, un pilar que en poco y nada terminaría derrumbándose como si se tratase de un castillo de naipes.

Persephone disfrutaba esa soledad, disfrutaba observar cómo todo caía poco a poco, cómo las cosas más insignificantes eran consumidas por el caos, la destrucción, dejando de lado todo lo que alguna vez fueron, lo que podrían llegar a ser. Pero entonces su atención fue captada por algo más, o más bien alguien, una presencia que en ningún momento pensó podría siquiera aparecer por esa zona.

Pero mantuvo la calma, observó en silencio, de pies a cabeza, un muchacho que lucía perdido, que lucía más bien apagado, como su la vida misma se hubiese encargado personalmente de hacer de las suyas y quebrarle al punto en el que no hubiese vuelta atrás. La doncella miró, guardó silencio, y esperó a que algo más ocurriese. Todo se mantenía en silencio, y minutos tortuosos pasaron antes de que la azabache al fin tomara una decisión. Descendió de aquella zona, justo donde el cuervo observaba a su presa, y con lentitud lóbrega y desesperante fue acercándose a lo que, en ese momento, podría considerar presa.

Su figura se detuvo entonces frente al muchacho, mirándole fijamente, altiva, orgullosa, frente en alto y presencia imponente, su mirada aún escrudriñándole, analizando cada una de sus facciones, sus gestos, hasta el más mínimo detalle. Entonces la voz se escuchó, mas contrastaba enormemente con su presencia. El tono era suave, apenas hostil, más como si quisiera saciar sus dudas que como si quisiera advertir.

¿Qué haces por aquí, solo?—preguntó directamente, y esperó paciente una respuesta. No hablaba demasiado, prefería no hacerlo, sólo recibir respuestas concisas a preguntas de la misma naturaleza, ¿es que acaso necesitaba más?


❝tears of an angel
Stop every clock, stars are in shock, the river would run to the sea. I won't let you fly, I won't say goodbye, I won't let you slip away from me... Can you hear heaven cry the tears of an angel?
Spoiler:
avatar
Jinete
Posición Sexual :
Versatil

Volver arriba Ir abajo

Juliàn Lacroix
PERMALINK
el Dom Abr 08, 2018 9:21 pm
Inútil, todo el esfuerzo que hacía era completamente inútil. No importaba a cuantas terapias fuera, a cuantos consejeros viera, todo era igual, incluso las medicinas que tomaba no hacían más que debilitar su cuerpo físicamente sin obtener realmente un resultado favorable. Al final todo era benefactor para su madre que solo necesitaba un hijo sumiso; la única manera que se podía zafar de todo era buscando no tomar sus medicinas y escapar por las noches encontrando paz entre las sombras de los callejones y tejados, había encontrado una manera bastante productiva de descargar su molestia para hacer el bien, suponía que su padre no estaría en contra de ello. La verdad, cada día que pasaba y cada vez que tomaba su medicina, su rostro se hacía cada vez más borroso, apenas lo recordaba cuando se veía en el espejo porque muchas veces le señalaron lo que se parecía al mismo, aunque nunca le pareció así. Además no tenía mucho sentido porque usaba una máscara para que no fuera reconocido, quizás la imagen de un fantasma que ayuda a las personas era un tanto más poética que sus actuales acciones.

Al menos encontraba consuelo regresando su cartera a una mujer o ayudando a los padres cuyos niños se perdieron, aunque si era honesto, a veces veía cosas terribles entre todos esos callejones, ya ese punto no había nada que le sorprendiera, al menos eso creía por los momentos. Simplemente se dejaba llevar a ese punto, era inevitable que tarde o temprano alguien se pudiera dar cuenta de lo que hacía, claro que tenía que tener algo de cuidado con ese alguien en específico pero esperaba que fuera tarde sobre todas las cosas y que no reaccionara demasiado dramático, quizás darle pistas con su actitud, aunque la última vez terminó todo involucrando psicólogos y terapias absurdas.

Quizás volver a la escena del crimen le diera un poco más de inspiración, esa poesía que necesitaba para armarse de valor a enfrentar sus problemas reales, porque estaba claro de que sus acciones no eran más que un escape a una estrellante realidad que se rehusaba a aceptar desde hacía mucho tiempo. Pero no podía hacer nada para cambiarlo y eso era lo que realmente más le dolía. Un montón de escombros a la merced de sus pies era lo que quedaba, como si el mundo hizo polvo todos los recuerdos felices que había tenido en su corta existencia. No, como más bien hizo añicos la única felicidad que alguna vez tuvo; hacerle probar lo dulce para sumergirle en lo amargo por el resto de su vida era el peor castigo que alguien le pudo dar alguna vez. Para él, jamás volvería tener momentos dulces y era ahí donde florecía todo lo actual, incluyendo su vestimenta, comportamiento y radical cambio de personalidad. Figurativo o no, en él pasó como un pequeño switch activó sobre él, como su sombría persona en algún momento se transformó en melancólico mientras observaba un pedazo de piedra desgastado, como si tuviera algún significado valioso y no, era la ironía lo cual causaba nostalgia.

Éste mismo se apagó cuando un sonido le alertó de nuevo, fue la distancia del eco lo que le hizo despertar ¿Cómo fue que sus sentidos se apagaron tanto y permitieron esa aproximación? Un descuido que jamás se podría perdonar en momento de amenaza. Al girarse una fría sensación recorrió su espalda, una persona con fuerte imponencia pero era su calma lo que le alertaba más. Su porte casi diplomático le hacía helar la piel, pero de alguna manera contrastaba con el semblante el cual era reconfortante. Tanto cinismo no podría ser bueno y hablaba por experiencia – ¿Debería preocuparme estarlo? – Claro que era un contrapunteo para descifrar si debía salir en huida o apaciguar más su porte en defensa, porque sí, tensó cada musculo y colocó un pie hacia atrás – Creo que regreso la pregunta e insisto que responda primero usted – No le interesaba mucho la respuesta si no más su lenguaje corporal al hacerla o cómo la diría. Era demasiado paranoico y sobretodo en la noche, odiaba cada momento en el que se quitó su máscara, se sentía desnudo ahora frente a un extraño pero podría disfrazar todo si melaba sus palabras en una buena labia, como también le podría cortar la cabeza.
avatar
Soberbia
Posición Sexual :
Versatil

Volver arriba Ir abajo

A. Persephone Skóuros
PERMALINK
el Sáb Abr 14, 2018 5:41 pm
❝broken vow
tell me the words i never said
Las acciones de ese muchacho no fueron suficientes para que ella se sintiese amenazada, sino extrañamente... tranquila. La mirada que alcanzó a percibir con la propia causaba en Persephone cierta melancolía, como si hubiese sido testigo de las vivencias que éste tuvo para haberle recibido con un gesto de ese tipo. Se le escapó un suspiro, y con la misma tranquilidad con la que habló hacia ese muchacho, una sonrisa atravesó sus facciones en respuesta a las palabras contrarias. Si bien era peligrosa, no era una mujer que actuase sin pensar en la situación en la que estaba metida.

¿Qué hago aquí? Me gusta estar en un lugar tranquilo, ¿podrías responderme a mi ahora? —no era hostil, no era exigente, sino que trataba ese momento con la delicadeza que merecía, no hacía falta siquiera ponerse a la defensiva al saber que era ella quien inició de una manera que probablemente a ese muchacho pudo no haberle parecido la más adecuada. En cuestión de segundos esa manera de actuar tan directa se esfumó, mutando al instante en algo más tranquilizador, casi como si esa aura oscura a su alrededor se hubiese esfumado por completo. Ahora era sencillo notar en ese rostro una sonrisa comprensiva aunque no fuese más que una máscara que cubría sus verdaderas intenciones.

Un muchacho así, por su cuenta en un lugar tan apartado como lo eran las ruinas, una zona donde fácilmente podría toparse con mil peligros esperando a cada esquina, pero alguien de la ciudad del pecado debería conocer algo como eso más que a la perfección, ¿no es así? Persephone ignoró toda advertencia que los movimientos ajenos, por más pequeños que fuesen, pudieran llegar a demostrarle, y fue acercándose hasta que estuvo a una distancia prudente donde pudiese extender su diestra hacia la mejilla contraria, una caricia que además de helada, irónicamente se sentiría dulce y reconfortante. Tan engañosa, tan manipuladora, una oscuridad que podría envolver a cualquiera.

Buscaba caos, así fuese sólo en un muchacho, ¿mas por qué en su propia caricia sentía una descarga que le recorrió hasta la espalda? Ese tipo de reacciones que su piel en contacto con otra podría llegar a provocar.

Siempre dicen que no es bueno estar solo por estos lugares, ¿te molestaría si te hiciera compañía por ésta ocasión? —así pues, su mano se alejó, y se ofreció en un amistoso saludo que con el nombre después de la doncella podría sellar un trato imposible de quebrar—. Mi nombre es Persephone.


❝tears of an angel
Stop every clock, stars are in shock, the river would run to the sea. I won't let you fly, I won't say goodbye, I won't let you slip away from me... Can you hear heaven cry the tears of an angel?
Spoiler:
avatar
Jinete
Posición Sexual :
Versatil

Volver arriba Ir abajo

Juliàn Lacroix
PERMALINK
el Mar Mayo 08, 2018 8:33 pm
Era… Extraño, no sabía cómo manifestarlo exactamente con palabras pero era como si todo su alrededor se llenó de un ambiente lleno de tristeza y dolor, pero era un dolor que de alguna manera parecía ser empatía sobre todas las cosas como si ambos hubieran pasado por un momento terrible y esos dos juntos se rechazaban trayendo paz. Era una sensación extraña, tomando en cuenta que se trataba de un desconocido quien se posaba frente a él, bueno, desconocida para ser más específicos. Pero estaba fascinado que alguien tuviera aún la imagen de que quedaran personas puras en esa ciudad, acercarse de esa manera a un desconocido solo podía reflejar dos cosas, ignorancia o peligro, la segunda era más para la persona a la que se acercaba y eso era lo que temía porque hasta ahora no veía una pizca de malicia en sus aires y ello le ponía un tanto intranquilo – Solo quería un cambio de panorama – Respondió como una mentira a medias, porque en parte era cierto pero realmente era para espaciar en su cabeza, de todas maneras a ella realmente no le debería interesar tal cosa.

Lo que no le terminaba de entrar en la cabeza era como alguien así podría estar allí, ilesa, sin un solo rasguño o visión perversa, emanar tal calma y tranquilidad, claramente eso no era para nada normal y no deseaba descubrirlo por las malas tampoco. Sin embargo, hubo un pequeño momento que le aterró, como fue que su cuerpo se congeló en cuestión de segundos luego de que pareciera eliminar esa aura hostil a su alrededor, casi como si la tierra le prohibiera dar un paso hacia algún lado, más allá, ninguno de sus músculos parecían reaccionar y tan pronto ella se fue acercando aumentaban sus ganas de moverse, así fuera un poco, hasta su respiración se volvió pesada, como si se sumergiera debajo del agua. Lo único que pudo hacer fue seguir con la mirada como su mano se acercaba a su rostro con tanta calma; si era honesto y no fue eso lo cual le perturbó, sino lo que vino después, como sus dedos le tocaron su piel era helada, demasiado helada, no eran los dedos de una persona que había estado mucho tiempo en el frío, eran más comparables como los de un pedazo de hielo lo cual no era para nada reconfortante.

Apenas pudo se apartó dando un par de pasos torpes hacia atrás, su mirada más allá de ser aterrada era defensiva y un tanto agresiva, una reacción normal para alguien como él la verdad, quien más podría reaccionar de manera favorable luego de sentir algo como eso, su piel se erizó en segundos y ella parecía tan calmada, necesitaba huir de allí ASAP, usualmente le hubiera arrojado algo y luego corrido pero en su cabeza todas las alertas le decían que era una mala idea; y ella seguía tan calmada que le ponía los nervios de punta – ¿Por qué querría hacerle compañía a un extraño en un lugar así? – La pregunta era bastante evidente, decirle a un desconocido tal cosa en un sitio así podía malinterpretarse terriblemente, más aun por la ciudad asquerosa en la que compartían. Vaciló un poco pero no podía simplemente correr o de seguro le tomaría por el tobillo de regreso, debía salir de ahí de manera “lógica” lo cual, si era honesto, no era su fuerte – . . . Robin – Respondió seco en su vil mentira pero de seguro ella había hecho lo mismo, al menos sonó convincente – Verá, señorita, no entiendo cómo fue que llegó hasta aquí sin una sola mancha de tierra en sus zapatos y realmente me perturba – Salió de sus labios como si fuera magia, tan pronto se dio cuenta sus labios temblaron levemente, no quería decir eso, expresar su inconformidad era una apertura a la debilidad pero ¿Cómo? De nuevo sintió una molestia que se extendió hasta su espina dorsal haciendo que moviera levemente la cabeza a un costado – Disculpe pero… No sé por qué dije eso – Admitió de nuevo, pero esta vez voluntariamente tratando de cubrir de una manera barata eso, ni siquiera era honesto con su psicólogo y una mujer random había hecho que dijera eso, algo no le olía muy bien y no era exactamente su alrededor.
avatar
Soberbia
Posición Sexual :
Versatil

Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado
PERMALINK

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
ESTE OBRA ESTÁ BAJO UNA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS RECONOCIMIENTO-NOCOMERCIAL-SINOBRADERIVADA 4.0 INTERNACIONAL IMÁGENES CONSEGUIDAS DE TUMBLR, ZEROCHAN, PIXIV, ETC Y SUS DERECHOS CORRESPONDIENTES A SUS AUTORES A LOS CUALES AGRADECEMOS POR SUS OBRAS QUE EMBELLECEN NUESTRO FORO. NUESTRA GRATITUD TAMBIÉN POR LOS CÓDIGOS Y TUTORIALES DE OURSOURCECODE. SKIN HECHO POR A. PERSEPHONE SKÓUROS. GRACIAS POR TU HERMOSA COMPRENSIÓN Y PACIENCIA, TE JURO APRENDERÉ MAS DE TEMPLATES, PERO AUNQUE NO QUIERES CREERLO.... NOS MATARAN A TODOS!!!; DE IGUAL MANERA AGRADECEMOS A LOS RESPETIVOS AUTORES DE CADA UNO DE LOS CODIGOS UTILIZADOS EN LAS CATEGORÍAS Y QUE APOYAN A LOS USUARIOS CON SUS FICHAS. HISTORIA ORIGINAL DISEÑADA POR ZYLAR XELLENT. MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS ADMINISTRADORES Y MODERADORES QUE DEDICAN A MANTENER ESTE FORO. ESPECIALES AGRADECIMIENTOS A NUESTROS USUARIOS SIN LOS CUALES ESTO NO SERÍA POSIBLE.. PROHIBIDO LA COPIA TANTO DE TEXTOS, IMÁGENES, CÓDIGOS Y DEMÁS SIN LA AUTORIZACIÓN PREVIA DE SUS RESPECTIVOS AUTORES. ESTE SKIN NO PUEDE SER COPIADO O REPRODUCIDO SIN CONSENTIMIENTO.
hermanos + élite