The Silent Voice. {Hermes G.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Silent Voice. {Hermes G.}

Mensaje por Chrysanthe Stratos el Dom Mayo 13, 2018 4:54 pm

Q
uizás sería la influencia de New London en ella, pero con el tiempo y de forma progresiva, comenzaba a cambiar su actitud ante la vida. Oh, seguía siendo tan fiel a su Dios que, de ser invocada a combatir en el frente, sin temor alguno se lanzaría. Aún así, en la zona residencial, cerca de donde está ubicada la mansión que usaba como hogar por el dinero de su familia, había encontrado una zona con edificios altos, tan altos que en cierta forma le recordaban a la Torre de Babel, que amenazaba con tocar el cielo. Ella sabía que eso era imposible, pero desde la vista filosófica y religiosa, quizás lo era. No cuestionó.

Ya era de noche, casi cerca de las 11 de la misma noche, y un cielo despejado dejaba ver, a penas y con esfuerzo, las luces de las estrellas que se veían con más intensidad. Las luces artificiales de la ciudad impedían verlas claramente, salvo por las que brillaban con más fuerza que las demás. La luna llena se alzaba imponente y brillante, con un tono casi platinado que regalaba su luz ante el escenario artificial creado por el hombre. De un tiempo atrás a la actualidad había estado saliendo de forma más constante por las noches, volviéndose más valiente y hábil en lo que correspondía a defenderse, aún si no le gustaba hacerlo.

Ceraph, a pesar de su notable juventud aún siendo una ángel y con todo el poder de razonamiento que poseía, no lograba comprender el por qué de aquel lugar le gustaba tanto, casi que le daba una paz interior. En sus memorias, no existía nada relacionado con ese lugar, siquiera algún lugar cercano al mismo, nada. Era como si algo en dicha zona fuese tan atractivo para ella que le era imposible no acudir ahí, porque no era ni la primera vez que estaba en la zona, ni sería la última.

Vistiendo una pantalonera en un color rosita muy claro-casi blanco, y una playera blanca, con el estampado de un gatito al frente, en honor a su gata, la joven estaba en su pijama dando a entender que no había podido dormir. Su cabello estaba ligeramente despeinado porque no creía importante su apariencia como el incógnito significado de dicho lugar. Iba descalza, porque siquiera sentía una necesidad de usar algo.

Sentada al borde de un edificio, en lo más alto de la zona, le permitía observar todo el panorama. A esa hora, el ruido era muy reducido, salvo aquellos más lejanos que se escuchaban de fondo. Alguno que otro ruido esporádico de vez en tanto producido por las personas que aún podían estar despiertas en dichas horas. Sin embargo, sus ojos estaban fijos en la luna. Era como si una voz estuviera hablándole, pero ella fuese incapaz de poder entender lo que decía.




Última edición por Chrysanthe Stratos el Mar Mayo 15, 2018 2:31 am, editado 1 vez


Tú, sí, tú. Eres feo.
Chrysanthe Stratos
avatar
Ángeles

Versátil.
Demisexual.
Ángel.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Silent Voice. {Hermes G.}

Mensaje por Hermes G. el Dom Mayo 13, 2018 10:28 pm



Viajar por las noches siempre daba una perspectiva nueva de la ciudad. Los seres que vivían una vida promedio se guardaban en sus casas luego de que el sol se metía. Una vez que el "día" pasaba a llamarse "noche" era cuando otro tipo de vida salía a poblar las calles de la ciudad. Era increíble lo vibrante que era la ciudad bajo el manto de la oscuridad. Y dada la estación, había mucha más gente que en los fríos meses de invierno. Era muy interesante pasear y mirar todo en días así. Estaba con su batería cargada y listo para ver todo desde fuera, ¿y cómo? Desde las alturas sería mucho más práctico.

Sus ojos construidos con un potente zoom le permitirían ver lo que sucedía incluso en zonas oscuras. Las partes más altas eran los de edificios de apartamentos. No podía acceder a los de las empresas porque estaban cerrados, así que fue a uno de los edificios de la zona residencial. Nadie ahí solía fijarse porque un extraño subiese, siempre eran visitas a vecinos y nadie se preocupaba de ver rostros ajenos cada tanto. Ese día los únicos rasgos metálicos a la vista eran los de su rostro, llevaba una sudadera, unos jeans y zapatos deportivos. Muy normal y con rasgos que alguien distraído en su camino no pararía a mirar.

Con pasos ligeros subió por las escaleras. Piso a piso, sus pasos apenas si se escuchaban gracias a la ligereza de su cuerpo y a los zapatos que poco ruido hacían. Esperaba que la puerta a la azotea estuviera abierta. El allanamiento de morada no era algo que su sistema viera como prioritario a menos que hubiera alguien en peligro. Nadie le vio en las escaleras, todos solían tomar el elevador. Para suerte suya podía acceder al último nivel de la edificación. Aun con pasos ligeros, en silencio, cruzó la puerta y vio aquel inmenso cielo que, pese a su enormidad, sus estrellas eran opacadas por las luces de la ciudad. Por suerte, sus ojos podían ajustar eso. Había una enorme luna y... ¿Había una persona en la orilla del techo? Sí.

... —buscando no asustarla, camino procurando algo de ruido, pero nada demasiado escandaloso. Cerró la puerta pero no de golpe, se dejó escuchar—. Buenas noches —saludó a la mujer, sí, era una mujer, su escaner se lo dijo—. Debería tener cuidado al estar en esa zona de la construcción. Podría resbalar o —su sistema le dijo algo más apenas hizo un registro más de la fémina—... Mi escaner me dice que usted puede hacer aparecer alas gracias a su raza, pero de todos modos procure tener cuidado, a ésta altura el viento es fuerte, sobretodo en ésta estación del año. Tenga cuidado, por favor.

Invadir a privacidad ajena era algo en lo que aun estaba trabajando, pero lo del espacio personal sí lo tenía registrado, así que se colocó a unos metros de la chica mirando la ciudad. Sus ojos brillaron, se ajustaron y pudieron ver lo que sucedía a decenas de metros bajo sus pies. Era un buen sitio de vigía.

Oh. Lamento no haberme presentado antes, me llamo Hermes, señorita —y volvió a callar, viendo la ciudad.
Hermes G.
avatar
Envidia

Dime cuál es tu preferencia y así se hará.
Antrosexual
Androide

Volver arriba Ir abajo

Re: The Silent Voice. {Hermes G.}

Mensaje por Chrysanthe Stratos el Mar Mayo 15, 2018 2:31 am

P
ensaba que la voz que creía escuchar sólo era un recuerdo atrapado en su mente, allá en lo más profundo de los recuerdos que ni ella lograba alcanzar, pero si le preguntasen del lugar, ella respondería con sinceridad que no había estado allí antes, ni siquiera antes de haber sido separada, es decir, el antiguo ángel que fue. Como una pequeña niña animada sus piernas se movían con cierto ritmo, moviendo de forma ligera su cabeza de un lado a otro, como si estuviera escuchando alguna canción o inquieta de alguna forma, quizás eran ambas y ninguna a la vez.

Pero su tranquilidad, o al menos su soledad se vieron interrumpidas por aquel ser que no alcanzó a detectar en un área. Sintió un dolor en el pecho como si alguien estuviera aplastándola sin piedad alguna, era el remordimiento y la sensación de recordar cuando así era violada por un íncubo, precisamente por no estar alerta le pasó. Pero lo que más alarmó, después de enterarse de la presencia ajena, es que no sentía su presencia como tal... Era vacío, sin aquella fuente de emisión que las vidas emitían y le permitían saber si estaba cerca de alguien. Siquiera los  fantasmas pasaban desapercibidos, pero aquel hombre sí.

Extrañada, por unos instantes quedó quieta sólo mirándole por encima del hombro sin pararse aún escuchándolo tan atenta como Ceraph sólo podía. Pero su atención se desvió y desapareció pronto en cuanto aquel hombre mencionó sobre las alas, acción ante la cual ella volvió a mirar a la luna. Se entristeció por ello, porque si bien era cierto... Sus alas eran deformes, imposible volar con ellas. No lamentaba aquello, y desde lo más profundo de su ser, siempre pensó que si tenía las alas así eran como parte del castigo que, su antiguo ser, recibió. Quizás no estaba destinada a volar, aún si tenía alas, pero fuese el motivo que fuera, ella no envidiaba a los demás que sí podían.

Mientras su escáner no le permita ver mi ropa interior, creo que estaré bien. —bromeó la joven ángel, sí, una ángel bromeando sobre ropa interior. En todo caso, dado que aquella era su pijama, realmente lo único que tenía eran unas bragas simples y ya, porque dormir con sostén, como todos sabían, era incómodo. — He estado cerca de la muerte, así que estar aquí realmente no me asusta o implica algún problema para mí. Caer no me dolería, aún si pasara. —respondió tranquila aún mirando a la luna para, lentamente, comenzar a pararse apoyándose del borde con una mano. Se giró sobre sus pies descalzos para mirar al hombre.

Hermes, como el Dios Mensajero. Es curioso, porque una de las traducciones que se dan a los ángeles, al nombre como tal, mejor dicho, es precisamente la de mensajero. Precisamente, en griego. —y como ella pertenecía a Grecia, ciertamente estaba relacionada con la etimología de las palabras, principalmente aquellas de origen griego o latín. — Mi escáner no lo logró detectar. —volvió a bromear sobre aquel hecho, y si bien ella era una ángel sin ningún tipo de radar o escáner, sí que podía detectar las energías de los seres e identificar a los demás, algo vital con el fin de saber quienes eran objetivos de purificación. — ¿Qué es lo que es, mensajero Hermes? ¿Acaso es un ser artificial, sin alma? —preguntó con naturalidad, mirando al otro. Posiblemente aquella noche sería una bastante especial.





Tú, sí, tú. Eres feo.
Chrysanthe Stratos
avatar
Ángeles

Versátil.
Demisexual.
Ángel.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Silent Voice. {Hermes G.}

Mensaje por Hermes G. el Miér Mayo 16, 2018 5:01 pm



Su sistema abandonó el estado de alerta una vez que la fémina le recibió sin exaltarse. Escuchó lo que ella comentó sobre el escáner y ya había escuchado esa broma otras veces, pero de esa aun no se reía, al menos no a la primera porque claramente el escáner no dividía entre las capas de ropa, sino que mostraba directamente otros tipos de materiales según la calibración del sensor. En su caso se iba por materia orgánica y... Sí, ha explicado eso ya otras veces y solía matar la broma sin querer. Pero ésta vez no lo haría, se ahorraría la explicación.

¿Alma?... Supongo que los seres orgánicos son los que han sido confeccionados para tener esa chispa que detectan entre sí —dijo para sí mismo, el concepto de "alma" era algo en lo que aun estaba trabajando. Carecía de ella al no ser detectable aun—. Aun no estoy capacitado para responder algo así. Pero sí soy un ser artificial, un androide, que es como se me clasifica. Mi creadora me puso "Hermes" por que se trataba de una mujer con predilección por la Grecia antigua y su mitología. Tengo activo mi programación pacifista, así que no debe despertar sospecha alguna mi presencia aquí, señorita —aclaró, era parte de su protocolo. Procesó el resto del discurso de la joven en su cabeza, todo por dar la respuesta más lógica según su base de datos.

El peligro y las experiencias pasadas suelen liberar ciertas hormonas e impulsos cerebrales que sirven para avisar del peligro —explicó—. La sensación de peligro es vital para la supervivencia de las especies orgánicas, pero me atrevo a suponer que experiencias pasadas han disminuido esos impulsos y no le permiten ver que estamos como ochenta y tres metros de nivel de suelo. Una caída desde ésta altura es fatalmente peligrosa —informaba con mucha casualidad, como quien informa de la hora del día—. Aun así, sería una perdida que le llegase a pasar algo, los suyos con una raza muy interesante y generalmente ligada con la justicia y las buenas obras —pensó un poco lo último—. Según datos, es un error generalizar, pero supongo que son las etiquetas ligadas con cada ser vivo de la ciudad.

Miraba la noche, las calles, el paisaje, incluso el cielo. Hermes al parecer tenía una emoción muy humana que era la curiosidad más allá de simplemente recopilar datos. No. Mejor dicho, su sentimiento más real, más orgánico, era la envidia por aquellos que sentían mucho más que él, que veían gente y no personas ni datos. No podía ver el mundo de esa forma, no aun. No procesaba concientemente el nombre de ese intrincado algoritmo del que se conformaba su envidia.

¿Qué se siente carecer de ese sentido del peligro, de "no tener miedo"? —preguntó de repente—. Incluso mi sistema me avisa de un peligro inminente en una situación clave. He visto a seres físicamente inferior atacar a alguien de una raza superior en cuando a poder físico y mágico —vaya que lo ha visto—. Y aunque mi escáner indica que esa persona está pasando por estrés y que podría estar por colapsar, y de todos modos se mantiene firme ante la amenaza —era un dato que siempre le había parecido llamativo—. Dices que no temes caer, yo solo sé que estoy en buena posición como para evitar que un fuerte viento me derribe así que no experimento eso... ¿Qué te hizo no temer a ésta altura?
Hermes G.
avatar
Envidia

Dime cuál es tu preferencia y así se hará.
Antrosexual
Androide

Volver arriba Ir abajo

Re: The Silent Voice. {Hermes G.}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.